Científicos no saben por qué los macacos acosan sexualmente a los ciervos

Written by  National Geographic Lunes, 18 Diciembre 2017 12:17

Se sabe que los macacos interactúan regularmente con los ciervos Sika de Japón y que muchas veces juegan cuando se aburren. Sin embargo, una conducta reciente en los macacos ha intrigado a los especialistas.

En ocasiones son los macacos macho los que acosan a las ciervas, pero en otras son los macacos hembra las que montan a los ciervos macho. ¿Qué sucede?

Se tienen muchas teorías: unas indican que se trata de juegos inocentes y otras que los macacos buscan maneras de satisfacer sus necesidades sexuales cuando no encuentran una pareja de su misma especie.

A lo largo de varios monitoreos de la interacción entre los macacos japoneses y los ciervos se han observado ciertas conductas extrañas. Por ejemplo, en ocasiones un macaco hembra acicala al ciervo macho antes de sobar sus genitales contra su lomo.

Hasta hace poco los primatólogos de la Universidad de Lethbridge, en Canadá, no supieron diferenciar entre las interacciones normales entre especies y el comportamiento sexual, pero luego de observar a los grupos en Minoo, un centro de Japón, se identificó la probable explicación de lo que estaba pasando.

Los macacos adolescentes hembras tienen deseos sexuales que muchas veces no pueden satisfacer con otros miembros de su especie debido a que son más agresivos, por lo que suelen desquitarse con los ciervos macho que no reaccionan violentamente cuando son montados.

Se determinó que, de 64 intentos entre dos monos hembras y 258 intentos entre monos hembras y ciervos, hubo 25 interacciones exitosas que duraron más de diez minutos. Doce ocurrieron entre monos y 13 con ciervos. Algunos juegos sexuales duraron hasta dos horas.

Los primatólogos creen que estos juegos son únicamente ensayos de movimientos sexuales que los macacos usarán una vez que realmente tengan que reproducirse con otros miembros de su especie.

También se maneja la teoría de que molestar a los ciervos es una forma de aliviar la tensión sexual entre los miembros más jóvenes de la comunidad de macacos japoneses.

Lo cierto es que a los ciervos no parece importarles mucho las urgencias genitales de sus compañeros, pues cuando son montados, estos continúan comiendo como si nada o simplemente se sacuden un poco para quitarse a los macacos de encima.

Con información de National Geographic.

Last modified on Lunes, 18 Diciembre 2017 12:20