Intel: un grave fallo en sus procesadores afecta a millones de ordenadores (y móviles)

Written by  M. A. MÉNDEZ Jueves, 04 Enero 2018 09:50

Un fallo en el diseño de los 'chips' de Intel afecta a todos los sistemas operativos: Windows, Linux y MacOS. Los procesadores de AMD y ARM Holdings también son vulnerables

Prepárate para que tu ordenador empiece a funcionar un poco más lento dentro de poco. Y será culpa de Intel. Un grave fallo de seguridad descubierto en sus procesadores va a forzar a actualizar los sistemas operativos. Todos, desde Windows 10 a macOS pasando por Linux. Microsoft y Apple distribuirán en los próximos días una actualización de sus sistemas, pero el problema es lo que viene después. La solución de 'software' hará que el ordenador se ralentice. Aún no hay números definitivos del impacto, pero las primeras estimaciones apuntan a una caída del rendimiento entre el 5% y el 30%. Y no hay escapatoria.

El fallo, denominado Meltdown, adelantado por la web especializada The Register, afecta a los procesadores fabricados por Intel durante la última década. Es decir, es muy probable que tu PC o Mac se vea afectado de forma inevitable. Los programadores de Microsoft ya trabajan en modificar el código base de Windows para hacer frente al problema. macOS en su versión de 64-bits también necesitará modificarse. Se espera que Intel haga públicos los detalles técnicos del problema en los próximos días.

El fallo en los procesadores de la compañía deja al descubierto partes de la memoria del núcleo de los sistemas operativos, conocido como kernel. Cada vez que realizamos algún trabajo de cierto calado con nuestro ordenador (modificar documentos, crearlos etc), los programas tienen que acceder de forma temporal a la memoria del kernel de Windows, Linux o macOS. Y lo hacen cediendo al procesador (CPU) acceso temporal a esa memoria. Se produce en ese momento lo que se conoce como transición entre modo de usuario y modo kernel. Sin embargo, un fallo en la forma en la que funcionan los chips de Intel (en concreto, en la función de ejecución especulativa, que predice qué harán los programas en los siguientes pasos para ahorrar tiempo y recursos) deja al descubierto partes de ese proceso que en teoría debe ser seguro.

Las consecuencias son graves: se pueden producir problemas de estabilidad de los sistemas operativos (dejando de funcionar correctamente) y, peor aún, se abre la puerta a ataques externos para robar información almacenada en el núcleo o kernel del sistema opertivo, desde contraseñas a todo tipo de permisos para acceder a diferentes programas.

Intel reconoce el problema

El gigante tecnológico ha salido al paso de la información y ha reconocido el fallo, pero con matices. Asegura que no solo los procesadores de Intel están afectados. "Según nuestro análisis, muchos tipos de dispositivos, que funcionan con diferentes procesadores y sistemas operativos de otros proveedores, están expuestos a esta vulnerabilidad", explica en un comunicado.

Si se confirma que AMD y ARM Holdings también están afectadas, casi cualquier ordenador, móvil y tableta en el mundo es vulnerable

Intel sostiene que el fallo puede permitir a un atacante robar información "sensible" de un ordenador, pero no permite "modificar, eliminar o corromper datos". La compañía está trabajando, asegura, con AMD y ARM Holdings (cuyos diseños de chips se usan en millones de móviles y tabletas en todo el mundo), entre otras empresas, para ofrecer una solución coordinada al problema. Reconoce que las actualizaciones de software que están por llegar sí van a tener un impacto en el rendimiento de los equipos, pero este dependerá de "cada carga de trabajo. Para el usuario medio no debería haber un impacto significativo y este será mitigado con el tiempo".

La afirmación de Intel de que otros fabricantes de chips están afectados es muy preocupante. AMD lo niega, y también niega estar siquiera trabajando con Intel en buscar soluciones. Sin embargo, parte de los investigadores que han descubierto el fallo aseguran que una segunda vulnerabilidad, conocida como Spectre, sí afecta a todos los procesadores del mercado: Intel, AMD y ARM. Y para esta de momento no hay solución. Ingenieros de Google pertenecientes al Google Project Zero e involucrados también en el descubrimiento del fallo, reconocen que los procesadores ARM son vulnerables, pero aseguran que no han encontrado casos de móviles Android con chips de ARM Holdings que sean susceptibles a ataques.

Habrá que esperar a ver la reacción oficial de AMD y ARM pero de confirmarse que sus procesadores también son vulnerables, prácticamente cualquier ordenador, móvil y tableta en el mundo está afectado. Podríamos estar ante la mayor vulnerabilidad informática de la historia.

No puedes evitar la ralentización

Están por ver los detalles técnicos que publicará Intel, AMD, Microsoft y compañía y ver si reconocen una ralentización media o no de los equipos. La calculada hasta ahora, de entre el 5% y el 30%, dependerá de la antigüedad del procesador y las especificaciones técnicas de tu ordenador. El problema es que no hay forma de evitar que tu equipo al final vaya más lento. Tendrás que actualizar sí o sí tu Windows, macOS o Linux cuando el parche esté disponible para evitar que tu ordenador deje de funcionar por completo o te roben información. Y eso implica, por la propia naturaleza del cambio en la gestión de la memoria del núcleo del sistema, que todos los procesos irán más lentos.

La única salida es cambiar el procesador por uno nuevo que no esté afectado. Algo que tendrás que esperar un tiempo a hacer hasta que Intel y el resto de fabricantes aclaren los modelos afectados. Aún así, solo tendría sentido si realizas con tu ordenador trabajos intensivos en recursos (edición de vídeo, foto etc).