Publicado en Vida y Estilo Miércoles, 20 Junio 2018 10:21

Alimentos que te provocan estrés y no lo habías notado

Escrito por Beatriz Esquivel

Hacer yoga, dormir bien o tomar unas vacaciones no son las únicas alternativas para bajarle a tu estrés, cuidar tu alimentación también lo es.

Has escuchado una y otra vez que comer de más es resultado del estrés o mera ansiedad, no obstante, ¿te habías detenido a pensar que tal vez precisamente lo que comes está causando tu estrés?

Es una preocupación real, comer por estrés es un problema en sí mismo, ahora piensa que se crea un círculo vicioso del que parece difícil salir, pero no te angusties, hay determinados alimentos que puedes consumir en menor medida o en definitiva eliminarlos de tu dieta para disfrutar de tus días con mayor tranquilidad. 

 

Respira hondo y relájate:


-
La cafeína 

 

Esa dulce amiga en los momentos en los que necesitas despertar sí o sí, o amarga enemiga si es que descubriste que ya sufres de síndrome de abstinencia. La cafeína —presente en el café, tés, refrescos, bebidas energéticas y el chocolate, entre otros— de por sí es una bebida estimulante, y consumida en exceso aumenta tu presión arterial —lo cual puede devenir en taquicardia o temblores—, tu ansiedad y, por supuesto, puede alterar tu sueño. No te decimos que abandones tu taza de café de la mañana, sólo procura no beber demasiado durante el transcurso del día. 

 

-
El azúcar

 

La elevación de los niveles de insulina está relacionada con el estrés, de hecho, el exceso de cortisol —la hormona liberada cuando estás estresado— puede provocar desequilibrios de insulina; en ese sentido, si consumes muchos alimentos azucarados tu cuerpo, en respuesta, liberará más cortisol para equilibrar el nivel de azúcar en tu sangre… y adivinaste, te encontrarás estresado. Por si fuera poco, consumir muchos alimentos dulces puede causarte dolores de cabeza, incluso problemas de sueño. 

 

-
Grasas y carbohidratos procesados

 

Esta es la comida predilecta para cuando nos da por comer por estrés, por lo general nos saben a gloria, pero le aportan poco a nuestra alimentación. No es sólo eso, la mayoría de los carbohidratos procesados cuentan con un nivel alto de sodio, por lo que retienes agua y fluidos, así que no sólo estarás estresado, también inflamado y lo que es peor: tu corazón se verá forzado a bombear más para mantener la circulación de tu sangre. Si te sientes mal, no hay manera de relajarte y bajar tus niveles de estrés. 

 

-
La sal 

 

Seguro ya lo veías venir. Hay una razón por la cual los diabéticos e hipertensos le han dicho adiós a la sal en sus comidas. Tu presión arterial no se beneficiará de esos paquetes de papas saladas que comes a diario… o de cualquier otra comida súper condimentada con este grano blanco. Dale un respiro a tu corazón en intenta medir la cantidad de sal que le agregas a cada bocado. 

 

-
El picante

 

Si eres de esos que le agregan salsa o chile a absolutamente todo, ten cuidado. Los problemas estomacales o digestivos están íntimamente relacionados con el estrés, puesto que no puedes procesar adecuadamente tus alimentos, peor aún cuando sufres de gastritis o colitis. Si ya te estás midiendo con la sal, probablemente puedas hacerlo con otro condimento más. 

 

-
Alcohol

 

Las bebidas etílicas tienen distintos efectos en nuestro cuerpo, en los físicos se encuentran la subida de la presión arterial, y la consecuente liberación de cortisol, pero si tu trago lo mezclas con algún jugo o refresco, podrías estar creando una bomba de estrés para tu cuerpo. Ya lo has leído, el azúcar en la sangre desencadena la producción de cortisol, así que prepárate para que sufras de estrés después de una gran noche de copas. Eso sí, que esto no te prive de tomarte una copa junto a tu cena, después de todo ésta puede relajarnos después de un mal día. 

 

-
Bebidas energéticas 

 

Si has prestado atención, no te será difícil descubrir por qué las bebidas energéticas son de lo peor que puedes consumir. La mayoría mezclan el azúcar y la cafeína para darte ese “levantón” de energía, por lo que tu presión arterial y sueño se verán comprometidos… y ya ni hablemos de la presencia de sustancias como la taurina. Sabemos que de vez en cuando creemos necesarias este tipo de bebidas, si de verdad lo necesitas, procura hacerlo en la menor medida posible. 

 

Lo has visto, la mayoría de estos alimentos además de activar ciertos mecanismos de respuesta en nuestros cuerpos que resultan en una elevación de tu estrés, también involucran otro tipo de síntomas, como la ansiedad o la falta de sueño. Así que no sólo moderes tu dieta, procura dormir bien y realizar algunas técnicas para relajarte.

Publicado en Vida y Estilo
Etiquetado como
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.