Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

Miércoles 11 de abril de 2018. El gobierno del estado negó que los afectados por el sismo del 19 de septiembre en Hueyapan estén construyendo sus casas sin cumplir con las normas que se ordenan para las zonas de alto riesgo.

Ello a pesar de que vecinos de este pueblo, localizado en Tetela del Volcán, manifestaron, de acuerdo con una publicación de La Unión de Morelos del 2 de abril de este año, que quienes recibieron la ayuda del Fonden están construyendo por sentido común o según como les alcanza para los materiales, ya que no recibieron asesoría de nadie y el recurso que les entregó el gobierno federal es muy poco: “Sabemos que estamos en una zona sísmica y que se necesita una construcción con características especiales, pero nosotros no sabemos eso y nadie nos ha asesorado, pero tenemos la urgencia de parar nuestras casas”, explicó Ausencio Lavín Balcázar, afectado por el sismo.

Francisco Javier Bermúdez Alarcón, director general de la Coordinación Estatal de Protección Civil Morelos, dijo que un equipo de especialistas ha verificado en toda la entidad en que las nuevas construcciones se estén observando estas normas:

“Un grupo de asesores en reconstrucción que vino a apoyar por parte del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de la ONU, y han trabajado en específico en Yecapixtla y Tetela del Volcán brindando asesorías”.

Sin embargo, cuando se le explicó que había testimonios y fotografías publicados en el periódico referido respondió que había un equipo liderado por el ingeniero Patricio Medina, ecuatoriano, de la comisión del PNUD, encargado de esa zona y que pondrían atención:

“Vamos a pedirle que verifique todas las casas que se están construyendo”, concluyó Bermúdez Alarcón.

Esto ocurrió durante el anuncio que hicieron autoridades estatales de la publicación en el Periódico Oficial "Tierra y Libertad" de la Norma Técnica Complementaria para Construcción y Reconstrucción, Derivada del Sismo del 19 de septiembre de 2017.

 

 

 

Tetelpa. Las calles de esta comunidad localizada en Zacatepec se llenaron de sones, rugidos, chillidos, sonidos de tambor y bulla el sábado 7 de abril.

A eso de las 11 de la mañana inició el Segundo Encuentro Nacional de Tecuanes, con grupos de danzantes que partieron de la primaria “Vicente Guerrero”, con la participación de agrupaciones de San Nicolás Huamuxtitlán y Zitlala, Guerrero; de Acatlán de Osorio, Puebla, y de Ocotepec, Alpuyeca y Tepalcingo y Tetelpa.

En cada esquina, los danzantes realizaban exhibiciones para visitantes y lugareños que salieron de sus casas para observar el espectáculo: los aplausos se confundían con los sones que emanaban de los tambores y flautas de los piteros.

El calor brutal no venció las ganas de los danzantes de realizar su mejor interpretación en las calles del pueblo, ni de los turistas y pobladores; éstos regalaban agua a quienes desearan refrescarse.

La danza de los Tecuanes en el pueblo indígena de Tetelpa, gira en torno a la caza de un jaguar, tigre o coyote -de acuerdo a la región del país-, que acechaba el ganado de un hacendado, por lo que pide ayuda a su caporal para cazar a la bestia.

En la danza participan al menos 10 personajes. Esta danza va acompañada por sones que interpreta un “pitero”, que toca una flauta de carrizo y un tambor sencillo.

Con variantes, este argumento es similar en los demás pueblos en los que la danza también se practica.

Zenón Ortiz Anonales, ayudante municipal, dijo que esta danza es muy importante para el pueblo porque los vincula con sus raíces: “nuestro pueblo tiene más de seiscientos años porque ha conservado su cultura, no queremos perder nuestra tradiciones, y estos encuentros ayudan a que se difundan”.

En esta segunda edición del encuentro se realizó una pequeña muestra de objetos relacionados con la danza de los Tecuanes en Tetelpa y fotografías de esa danza desde 1946, propiedad de Florentino Sorela Severiano, nombrado como Tesoro Humano Vivo por su difusión y preservación de la danza en 2011 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Emanuel Espín, difusor cultural, lamentó que los grupos de danza representantes de Veracruz y Tlaxcala, que participaron el año pasado, no hayan podido participar por falta de recursos económicos.

Lunes, 09 Abril 2018 05:15

Miguel Ángel y los dulces

Todos los días, desde la cinco de la tarde hasta que oscurece, Miguel Ángel Avilez Herrera y su mamá Yazmín Alejandra Herrera Carvallo llegan a Plaza de Armas a vender dulces.

Margarita López Pérez, “rastreadora”, madre de una chica desaparecida en Oaxaca, dio a conocer que -de acuerdo con las organizaciones que participan en la búsqueda de familiares desaparecidos- hay más de 300 mil personas cuya identidad se desconoce, además de la cifra negra.

Esto lo dio a conocer después de que se le preguntó si eran ciertas las cifras que acababa de dar a conocer Rafael Adrián Avante Juárez, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, quien dijo que se tenía un estimado de entre 30 mil y 35 mil desparecidos a la fecha, de acuerdo con las cifras oficiales y según consta en las averiguaciones previas.

En una reunión de familiares de víctimas con autoridades estatales y federales, Margarita López dijo que era necesario que todas las autoridades involucradas en este fenómeno de desaparición se sentaran a escuchar los casos, pero además que no sólo escucharan, sino que actuaran.

También explicó que estaban inconformes en que se haya supeditado a la Comisión Nacional de Búsqueda a la Comisión Nacional de Seguridad, ya que esto en vez de ayudar obstaculizará la búsqueda y hallazgo de los desaparecidos: “tenemos desaparecidos que han sido víctimas de la Policía Federal; ¿cómo se va a proceder a la búsqueda de estas personas? No podemos permitir que el decreto se aplique”, comentó.

Margarita López Pérez es madres de Yahaira Guadalupe Bahena López, quien el 13 de abril de 2011 fue sacada de su domicilio por un comando armado en Tlacolula de Matamoros, Oaxaca, y a pesar de que en julio de 2013 le entregaron un cuerpo que, según dictámenes del equipo argentino de antropología forense que trabaja con la Corte Interamericana de Derechos Humanos, era de su hija, de acuerdo con pruebas genéticas que le entregó el Buró Federal de Investigaciones (FBI) hace siete meses, los restos no correspondían los de Yahaira Guadalupe.

 

 

Miércoles, 04 Abril 2018 05:06

Los feos de Maciel

Voy a hacer retratos, pero de gente fea, y quiero que tú seas el primero -me dijo, a bocajarro, Leonel Maciel en la puerta de su casa.

Muchos se hubieran ofendido ante la propuesta del pintor nacido en Petatlán, Guerrero, en 1939, pero como sé que detrás de sus afirmaciones hay argumentos muy interesantes respondí que aceptaba y que a qué hora iniciaríamos.

Me explicó que comenzaría después de que hiciera entrega de dos o tres proyectos que tiene pendientes.

–Estás tú, el abuelo (el pintor Germán Hernández), Félix Vergara, Jesús Zabaleta, entre otros; son como diez o más –siguió explicando, mientras me fue metiendo a su casa hasta su mesa de trabajo.

Me pidió que me sentara y él se apoderó de su sillón de madera de más de setenta años de antigüedad y comenzó la platicadera.

Dijo que le interesan sólo aquellos que tienen algo que en vez de inhibir atrae, ya que considera que además de las características físicas existe muy adentro de ellos algo que no alcanza a entender y que quiere captar con una serie de retratos; tres o cuatro por cada modelo y uno será para el participante.

“Creo que estoy en las antípodas. Los hombres que quiero pintar feos, rudos. Esos hombres que llaman ‘Míster Universo’ están bien para que les saquen moldes, sin embargo, a mí lo que me conmueve es lo humano. Mucha gente me dice: ‘qué feos somos los mexicanos’, entonces le digo feo serás tú, cabrón. No hay razas feas, sólo hay las razas que se olvidan a sí mismas. Como mexicanos nos negamos, nos avergonzamos de esta mezcla que somos. No aceptamos a la parte que fue dominada y engrandecemos a la parte que nos dominó, al español; eso es algo interno, pero fluye hacia lo externo, a la superficie.

Su idea es hacer una serie de retratos de los “feos”, es decir de aquellos que van más allá de la belleza eurocentrista o gringa que nos han impuesto, tipo Hollywood.

“No se trata de ´capturarlo´. Debe pasar por mí, que soy tú. Son, en todo caso, ´autorretratos´: yo voy a ser tú y tú vas a ser yo, ahí en esa parte primitiva nos aunamos, nos juntamos”.

“Todos somos diferentes, pero hay algo de uno mismo en los otros, un pequeño cerillo que está ardiendo. Es difícil encontrarlo, captarlo es muy complicado. Uno de los pintores que sin duda tenía ese don fue el maestro Rembrandt (Harmenszoon van Rijn). Tal vez en alguno capte yo eso que busco, no lo sé, por eso lo voy a hacer, no sé qué me voy a encontrar en ustedes, no sé qué me voy a encontrar de mí, algo de mí voy a encontrar, que no lo sé. Eso que el otro me provoca, eso que soy incapaz de controlar, algo desconocido, algo misterioso”.

Su idea no es hacer retratos realistas:

“Voy a hacer obra negra, son retratos o mejor: autorretratos, pero puros dibujos, trazos”.

Mi aportación a su idea de los retratos o autorretratos fue una promesa de imprimirle “la noche de los feos”, de Mario Benedetti, también expuse algunas ideas sobre la fealdad como ventaja en el palpable amor de madre:

Es falso que las mamás vean a todos sus hijos hermosos, esto es un mito más de la intuición maternal; lo cierto es que saben quién es el más feo y a éste lo cuidan más, muchas veces es el consentido o mimado. Si es feo y además tiene alguna discapacidad el hijo se vuelve intocable. Como si le dieran más leche materna que a los demás, le prodigan más cuidados, como para fortalecerlos del mundo al que deberá enfrentarse. Jesús de Nazaret, por ejemplo, debió ser muy feo, por eso su madre lo protegía tanto: su mamá lo tuvo con ella por más de treinta años, le consiguió trabajo en el taller de carpintería de José y no lo dejaba ni a sol ni a sombra.

Por otro lado, el feo debe saber, desde chiquito, que es feo, porque esto le va a permitir aceptarse y cultivar algunas disciplinas que le van a posibilitar que las personas soslayen su fealdad. El feo que sabe que es feo tiene esa ventaja frente a la gente bonita: lo ven feo, pero sorprende cuando demuestra otras virtudes que pueden superar por mucho a los bonitos o bien parecidos. “Es feo pero cariñoso”, dice la canción; o “feo, pero es buena persona”, “es feo, pero acomedido. En realidad, no se necesita algo extraordinario.

A este comentario, él respondió:

“Entre los aztecas y los troyanos a los feos o defectuosos los mataban. Yo era feo. Me decían el ‘Muerto’ porque era yo alto y flaco, huesudo. Yo sabía que era feo por y eso me permitió aprender muchas cosas. También me di cuenta que ser feo provoca en las mujeres una especial atracción. Cuando era chamaco las maestras me cuidaban mucho porque era yo feo. A cada rato me llevaban a la enfermería, yo les decía que estaba bien, pero percibí que ellas, las maestras, disfrutaban llevándome a revisar por el médico para que me dijera que estaba yo bien, entonces me dejé consentir”.

El proyecto de los retratos de Leonel Maciel es un hecho, pero no le interesa llevarse o quedarse con algo del modelo:

“Yo no quiero quitarle nada a nadie. La gente cuando modela o posa piensa que permite que el pintor tome algo y se lo lleve para exponerlo para que todos lo observen o aprecien. Yo quiero hacer todo lo contrario, quiero que algo mío quede en mis modelos, en mis feos”.

 

 

Tetela del Volcán.- Afectados por el sismo del 19 de septiembre, en Hueyapan, tienen suspendida la construcción de sus viviendas porque no les llegan recursos para terminarlas.

Félix Amaro Flores es uno de los beneficiarios del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), cuyos documentos originales fueron encontrados en un paquete en una calle de Santa María Ahuacatitlán, en el municipio de Cuernavaca, el 8 de marzo de este año (número de folio original es 155300), y en la actualidad sus documentos se encuentran en poder del ministerio público, debido a la denuncia que se presentó el 9 de marzo contra quien resulte responsable.

Él vive en la calle Morelos, número 4, del centro de Hueyapan, tuvo pérdida total y ha tenido que suspender la construcción porque desde hace más de dos meses no recibe recursos para continuar.

El 27 de marzo, no se encontraba en su casa, había salido a trabajar, por lo que la entrevista se realizó con su esposa Floriela Rendón Soberanes, quien explicó que sí habían recibido recursos del Fonden por la cantidad de 25 mil pesos, pero que éstos se habían acabado y por esa razón la construcción estaba a medias:

“Desde hace meses no ha recibido más recursos, ha dejado de construir porque no tienen dinero. Mi esposo se dedica al campo, cultivamos huertas, milpas, cuando no hay trabajo se va de peón, lo invitan a trabajar y se va. Somos cinco personas, él, yo y tres niños chiquitos”.

También afirmó que están esperando más fondos para continuar la construcción y que esperan les lleguen pronto porque se acerca la temporada de lluvias.

Margarita Hernández Juárez es otra de las afectadas cuyos documentos originales se encuentran en poder del ministerio público, debido a la denuncia que se presentó el 9 de marzo contra quien resulte responsable porque sus documentos (folio 73648) se encontraron en un paquete en una calle de Santa María Ahuacatitlán, en el municipio de Cuernavaca.

El 27 de marzo ella tampoco se encontraba en su casa (localizada a un lado de la ayudantía municipal), pero atendió una persona que dijo llamarse Juan; él dijo que sí había recibido los recursos del Fonden (25 mil pesos) y que faltan recurso de gobierno del estado: “ella sí ha seguido construyendo, pero con recursos propios”, explicó.

Otros afectados por el sismo también reportaron que la mayoría de las construcciones se encuentran a la mitad porque desde hace más de sesenta días no ha habido dinero para comprar materiales y pagar a los albañiles para seguir construyendo y que esperan que se les entreguen los recursos prometidos a la brevedad porque se acerca el tiempo de aguas y no tienen un lugar seguro para protegerse de las inclemencias del tiempo.

Así lo dieron a conocer vecinos de barrios cercanos al centro de ese pueblo, entre ellos José Enrique Aragón Galicia, panadero y guardia civil; Juana Pérez Gutiérrez, ama de casa con domicilio en la calle Centenario, Ausencio Lavín Balcázar con domicilio en la calle Zaragoza, de oficio agricultor, y Ema Ariza Flores, ama de casa y con domicilio en la calle Emiliano Zapata número 3.

 

No hay albañiles

Ema Ariza Flores dio a conocer que en ese pueblo había de por sí pocos albañiles y en la actualidad éstos no se dan abasto con todas las construcciones, por lo que algunos trabajan una o dos semanas en unas casas y después dejan éstas sin acabar y se van a otras a continuar las edificaciones.

Algunos muchachos que se dedicaban a la agricultura ahora andan de peones porque es el trabajo que hay y que mejor se pagan en el pueblo.

 

Temen quedar incomunicados

José Enrique Aragón Galicia pidió ayuda a las autoridades federales, estatales y municipales, ya que en temporada de lluvias el acceso al pueblo es complicado y el sismo dejó los caminos y puentes en muy mal estado:

“Se entra o se sale por puentes y caminos que están muy mal y en peligro de colapsar, nosotros los seguimos usando porque no hay de otra, pero deben repararse. Ni las autoridades federales, ni las estatales, menos las municipales han reparado las vías de comunicación y ni siquiera nos han dado material para que el pueblo haga las preparaciones que pueda; por eso les pedimos que nos ayuden, se acerca la temporada de lluvia y tememos quedar incomunicados por el olvido en que nos tienen”.

 

Cada quien construye como puede

Ausencio Lavín Balcázar dijo que las personas que recibieron la ayuda del Fonden están construyendo por sentido común o según como les alcanza para los materiales, ya que no recibieron asesoría de nadie y el recurso que les entregó el gobierno es muy poco.

“Sabemos que estamos en una zona sísmica y que se necesita una construcción con características especiales, pero nosotros no sabemos eso y nadie nos ha asesorado, pero tenemos la urgencia de parar nuestras casas”, explicó,

 

Las cifras

De acuerdo con Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), el gobierno federal, por medio del Fonden, aportaría a los damnificados por el sismo del 19 de septiembre, en caso de daño total 120 mil pesos por vivienda y por daño parcial 15 mil pesos; de estas cantidades sólo ha aportado 90 por ciento; al gobierno del Estado de Morelos, en su caso le correspondería aportar 25 por ciento de la totalidad de las cantidades por pérdida total y parcial, citadas (que de acuerdo a información oficial fue depositada el pasado 16).

 

Tal y como se acordó con las autoridades federales y los damnificados por el sismo del 19 de septiembre, ese día el gobierno de Morelos entregó vía Bansefi los 280.5 millones de pesos que corresponden al 25 por ciento de los recursos que dará el Fondo Nacional de Desastres (Fonden) a las familias cuyas viviendas fueron calificadas con daño total.

De acuerdo con el boletín B-13607, del 15 de marzo de este año, emitido por el gobierno del estado, éste entregó por medio de Bansefi “los 280.5 millones de pesos que corresponden al 25 por ciento de los recursos que dará el Fondo Nacional de Desastres (FONDEN) a las familias cuyas viviendas fueron calificadas con daño total.”

A finales del año pasado, la alcaldesa de Tetela del Volcán, Ana Bertha Haro Sánchez, denunció que este municipio estaba en situación de abandono por las autoridades estatales y federales y que de acuerdo con el levantamiento de datos del Fonden hubo mil 850 viviendas dañadas a nivel municipal, entre ellas muchas con pérdida total y otras con fracturas severas, a las que se suman 300 hogares perjudicados que desafortunadamente no entraron en el fondo”.

 

 

El martes 27 de marzo, al inicio del programa La hora del pueblo, el escritor Efraín Guzmán Jiménez presentó su libro titulado “La Hora del Pueblo”.

Acompañado de Luis Barrera Hurióstegui, compositor, cantante y organizador del programa, y por Jacobo Peralta, la voz gemela de Rigo Tovar, animador y locutor, entre otras personalidades, Efraín Guzmán dijo que el libro documenta la existencia del programa más antiguo y de más arraigo en Morelos: La Hora del Pueblo, desde que nació el 17 de marzo de 1949, según lo consigna José Gutiérrez Sandoval en su libro “Personajes y sucesos de Morelos”.

Guzmán Jiménez expuso que La Hora del Pueblo fue un espacio para que muchos artistas de renombre iniciaran su carrera dándose a conocer como cantantes o compositores:

“En este programa vino y se anotó para cantar Joan Sebastian cuando era un desconocido; de ahí partió, aquí se le dio la oportunidad para que la gente escuchara lo que cantaba y componía, y siempre debe estar abierto para la gente del pueblo porque no sabemos en qué momento va a surgir otro Joan Sebastian o alguien que tiene talento y necesita un espacio, que necesita oportunidad para dar a conocer su talento”, afirmó.

El autor de veintiséis libros más criticó la falta de interés de las autoridades estatales y municipales en La Hora del Pueblo, ya que lo tienen en un evidente abandono el parque que sirve de escenario: está sucio, no hay luminarias y no le dan mantenimiento:

“No les interesa, a los políticos no les interesa el pueblo ni los lugares en donde el pueblo se reúne, no sé si no son de acá o sencillamente no conocen la historia de Cuernavaca y su gente, pero no les interesa”, finalizó.

Por su parte, el coordinador del programa, Luis Barrera Urióstegui, dijo que se acercan los setenta años de La Hora del Pueblo y que organizarán un gran evento y pedirán a las autoridades estatales y municipales den mantenimiento al Jardín San Juan y que le instalen luminarias suficientes y sillas y acondicionen algunos lugares para que ese sitio se vea bonito y las familias sigan asistiendo y reuniéndose, además de que los artistas tendrán un espacio digno para dar a conocer su talento

Todos los martes de 18:00 a 20:00 horas en el Jardín San Juan -ubicado en la esquina que forman la avenida Morelos y la calle Santos Degollado- se reúnen de ochenta a ciento cincuenta adultos para convivir, bailar y escuchar canciones en voz de aficionados y profesionales.

En La Hora del Pueblo se juntan cerca de veinte intérpretes, la mayoría de ellos aficionados, que cantan en vivo con pistas y llevan su equipo de sonido: Jacobo Peralta Solís, La Voz Gemela de Rigo Tovar; Andrés Sotelo Urióstegui, Andrés Amores; Juvenal Román, El Perro Negro; Patricia Bustamante, Flor del Campo; Laura Cruz, La Joyita de Morelos; Tomassini, Liliana Mendiola, La Orquídea Negra; Mariana Mariche López, Mariana de la Noche; Araceli Rivas, Luis Barrera Urióstegui, entre otros.

El parque es un espacio abierto, gratuito, que también se utiliza para instalar exposiciones, ferias y vendimias. Los viernes es sede de un programa de adultos de la tercera edad coordinado por Tomasa Lambarón Díaz, llamado Cuernavaca en Primavera, y los domingos de otro, innominado Al baile con el Buen Titino.

La Hora del Pueblo nació en el zócalo de Cuernavaca, y desde hace más de 17 años funciona en el Jardín San Juan.

 

 

Miércoles, 28 Marzo 2018 05:47

Invaden diablos calles de Cuernavaca

Empleados del Ayuntamiento de Cuernavaca cuelgan en la calle Rayón, con alambres, monigotes de diablos llamados “Judas”, en el marco de las celebraciones de Semana Santa.

Los muñecos de papel llamados “Judas” se elaboran con carrizo, alambre, cartón y pintura y tienen forma de diablos, que a su vez representan la maldad de Judas Iscariote, quien traicionó a Jesús.

El sábado de Gloria se quema al Judas. En Morelos, esta tradición se practica en los pueblos de los diferentes municipios.

Según los historiadores, la quema de Judas se relaciona con “Las Fallas de Valencia”, una costumbre de origen turco que se fomentó en la Península Ibérica y que llegó a tierras mexicanas luego de la conquista, aunque otra corriente afirma que la tradición nació en el siglo VII como parodia de las ejecuciones que hacía el Santo Oficio de la Inquisición.

 

 

Lunes, 19 Marzo 2018 05:46

El amate amarillo: Carlos y José

Tepoztlán.- A Carlos y a José les gusta trepar a los cerros de Tepoztlán. En las partes más altas buscan una buena piedra para divisar todo y se sientan a observar cómo se pierden las líneas de verde al fondo y el follaje es cortado por la autopista, las líneas de autos y los tráileres que van y viene como hormigas por la carretera La Pera-Cuautla. Son las 11:30 de la mañana.

También observan a los minúsculos obreros con sus chalecos y sus cascos dando paso con banderas a los automotores.

Más allá, dos máquinas arrasan con la vegetación, otras raspan los costados de los cerros para abrir paso al asfalto.

Los trabajos de ampliación de La Pera-Cuautla se realizan en terrenos de régimen comunal y ejidal de Tepoztlán, que forman parte del Área Natural Protegida Parque Nacional “El Tepozteco”, de competencia federal. Mediante resolutivo S.G.P.A./D.G.I.R.A./D.G./5887 de fecha 4 de agosto de 2011, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Semarnat autorizó la construcción de la ampliación,

José y Carlos ya atravesaron por esa zona cargando su bicicleta. Se dieron cuenta de que los obreros no guardan las debidas precauciones con la señalización de la obra en construcción y cuando cierran o dan el paso a los autos y camiones pesados que durante el día y la noche pasan y pasan por la autopista. Eso de las medidas de seguridad lo escucharon de un grupo de cinco personas que fueron a hacer una revisión al lugar donde se amplía la autopista: Larisa del Orbe, Jaime Lagunes, Nanci Arispe, Lety Villaseñor y un fotógrafo.

También oyeron que algunas veces las enormes piedras ruedan hacia la autopista y ponen en peligro a los conductores. Incluso ya hubo un accidente de fatales consecuencias. Los visitantes documentarían cómo la vegetación cambia en las áreas en las que los obreros metidos en las máquinas van abriendo la tierra y llevándose matorrales y árboles jóvenes, adultos y viejos a la orilla de la carretera que va de la Ciudad de México hacia Cuautla.

Cerca de ahí está zona arqueológica de Tlaxomolco, que en 2014 prácticamente fue arrasada por la empresa Tradeco, con permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia por considerarla un “basurero”: Según Jaime Lagunes, Tlaxomolco es más antigua que Teotihuacán, tiene más de tres mil años y es patrimonio de la humanidad y, si no estaba en un proyecto de rescate, no la hubieran destruido.

Sentados en una piedra en lo alto de un cerro, con su mochila al hombro y ropa deportiva, los niños platican de los pleitos que hay en la primaria o de las muchachitas bonitas o de los profesores que aburren y se descuidan para que los chamacos se vayan “de pinta”. La mayor parte del tiempo sólo miran: la carretera entra por sus miradas, con todo y los colores verdes y los morados de las flores de los árboles que están urgidos de los tiempos de lluvia, con los follajes que palpitan y esperan la llegada de la primavera.

A lo lejos, un trascabo rompe enormes rocas con su broca, como un pájaro carpintero de metal y diésel.

Carlos y José bajan de la piedra, se incorporan al grupo de adultos que llevan cámaras y grabadoras, y que ahora descienden por el cerro. Les platican que sus maestros no les informan sobre las obras en la carretera, que ya lleva varios años; alguna vez el director de su primaria comentó algo sobre la ampliación de la autopista La Pera-Cuautla en una junta de padres de familia, pero no se ha vuelto a tocar el tema, aunque ellos se dan cuenta cómo se ha ido destruyendo el paisaje: lo ven como algo extraño, aunque no saben las consecuencias que esto acarreará. Les gusta ver la maquinaria pesada y los tráileres salchicha desde la parte más alta de los cerros.

Hay un amate como un enorme arácnido oriental que ha hundido sus raíces a una parte del cerro. A los niños les preocupa que en cualquier momento las máquinas que lo destruyen todo vayan a matar a este gigantesco árbol amarillo que destaca por entre la vegetación marchita.

Una de las personas que lleva una cámara fotográfica les dice que no cree que eso suceda, porque hace dos o tres años los pobladores de Tepoztlán y autoridades federales convinieron en respetar ese árbol y la enorme roca a la que se encuentra asido.

Los chamacos son muy preguntones, quieren saber para qué van a servir esos túneles que están haciendo debajo de la carretera. Una adulta del grupo contesta que son paso de fauna, para que los animales atraviesen la carretera sin peligro de que los vayan a matar.

Una vez que el grupo de siete desciende hacia donde más obreros trabajan, los niños se despiden. Atraviesan la carretera por el túnel del paso para la fauna, cargando la bicicleta como a otro miembro del grupo; son ya las doce y media.

Antes de llegar al otro extremo miran hacia atrás, los visitantes están platicando con un obrero que tiene un chaleco verde con rótulo de la empresa Grupo Constructor Jalapa; ya no alcanzan a escuchar lo que dicen: en un agujero que abrieron en la tierra están depositando la mezcla sobrante y otros desechos que se generan en la obra.

Desde finales de 2011, una gran parte los tepoztecos y de otras comunidades, que después se organizaron en los Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán, han hecho que a lo largo de varios periodos se suspenda dicha obra por atentar contra la flora, la y fauna, los mantos friáticos, los vestigios arqueológicos y los pobladores de esa comunidad.

 

 

Jóvenes estudiantes de español criticaron la ley que autoriza a profesores portar armas en Estados Unidos.

Una veintena de chicos norteamericanos que estudian español en Cuernavaca, rindieron un homenaje a los 17 muchachos que fallecieron hace un mes por causa de los disparos dentro de la secundaria Stoneman Douglas de Parkland en Florida, Estados Unidos, y criticaron la ley que autoriza a profesores portar armas en Norteamérica.

En la Comunidad Educativa Cemanahuac los estudiantes prendieron veladoras y pusieron los nombres de los caídos en un soporte sostenido por un caballete en la escuela de español.

Regan, una estudiante de preparatoria en Tampa Florida, dijo que el asesinato de los preparatorianos fue una tragedia que la impactó porque ella vive muy cerca de donde ocurrió la masacre y entre las personas asesinadas hay gente que ella conocía.

Sobre las leyes que permiten a los profesores portar armas dijo:

“Creo que ningún cambio de los que se vayan a hacer, va a ser una solución rápida y no sabemos cuáles van a ser los resultados, pero la mentalidad tiene que cambiar; las armas van a estar ahí, lo que tiene que cambiar es la mentalidad de las personas”.

A su vez, Hunter Coplan, estudiante de secundaria en Florida, dijo que hay muchas cosas y leyes que deben cambiar en Estados Unidos para que el control sobre las armas tenga resultados positivos.

“Es difícil saber lo que va a pasar con esta ley y las repercusiones que va a tener. Para unos casos sería bueno, pero para otros no”, expuso.

Ambos estudiantes dijeron que durante su estancia en Cuernavaca se han sentido seguros y que las personas que han conocido las han tratado muy bien.

 

 

 

Página 1 de 37
logo

Elecciones

Jornada electoral y día de votación.

Rumbo al 2018

Encuentra aquí temas de política y sociedad en el que colaboran editorialistas plurales, talentos de opinión, cartones y humor. Curamos las noticias más recientes y relevantes de la política para ser un referente del tema en México.

Ver Más
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.