Héctor Raúl González

Héctor Raúl González

Junto con el gobierno federal se buscará el rescate financiero de la institución, asegura Javier García Chávez.

Una comisión especial que trabaje de la mano con los gobiernos entrante y saliente de Morelos en el rescate financiero de la UAEM, propuso el diputado local de Morena, Javier García Chávez.

El legislador reconoció que existe una deuda con la Máxima Casa de Estudios, la cual debe ser solventada.

“Primero, garantizar la autonomía universitaria con plenitud y, segundo, asumir un compromiso para que el recurso sea suficiente para una cobertura amplia y universal y de calidad. Me parece que eso es lo fundamental y tenemos una deuda histórica con la universidad y tenemos que reponerla lo más pronto posible”.

“La Legislatura 54 seguramente será sensible a esa necesidad y tenemos que, a la hora de discutir el presupuesto de egresos, poder etiquetar los recursos suficientes para que la universidad, en concurrencia con el gobierno federal, pueda refinanciarse y resolver sus problemas; estamos comprometidos con la universidad”, dijo García Chávez.

Ante el inminente inicio de huelga la próxima semana, el diputado adelantó que propondrá la integración de una comisión especial en el Poder Legislativo.

“Yo creo que urge que hagamos una comisión especial entre el Ejecutivo entrante y el Legislativo ya en funciones a partir de hoy con la universidad, de tal manera que hagamos las gestiones con el gobierno federal y podamos resolver esto y evitar que el conflicto se desate y se prolongue, si es que se desata”.

“Deveras tenemos que hacer un esfuerzo muy fuerte para que la universidad salga adelante”, expresó.

 

 

Avanza la integración de las comisiones de la nueva Legislatura, afirma el diputado del PT.

La crisis financiera por la que atraviesa la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) es uno de los principales temas que -de inmediato- serán atendidos por la nueva Legislatura local, dijo el diputado del PT, José Casas González.

“Tenemos que hacer un trabajo conjunto con el señor rector para poder analizar qué es lo que está sucediendo con la universidad. Sabemos que necesita recursos, pero –obviamente- tenemos que ser disciplinados en el ejercicio del gasto, habría que hacer un ejercicio, ver dónde está su déficit, dónde podemos reforzar y, por supuesto, traemos la línea de Andrés Manuel López Obrador que él va apoyar mucho a la universidad. No quiere que ningún joven se quede sin universidad y nos ponemos a trabajar”, dijo Casas González antes de protestar como diputado local.

La crisis de la Máxima Casa de Estudios de Morelos derivará esta semana en el probable comienzo de huelga por la falta de recursos para el pago de su nómina.

Más de 40 mil estudiantes se quedarán sin clases a partir del jueves 6 de septiembre, cuando los trabajadores inicien un paro de labores y estallen la huelga el lunes 12.

Alrededor de 640 millones de pesos es lo que requiere la universidad para hacer frente a sus compromisos laborales del 2018.

“En unos minutos vamos a tomar la investidura de diputados y buscaremos inmediatamente el acercamiento con el señor gobernador, con el rector y comenzaremos a hacer las mesas de trabajo para hacer el análisis. Ya también con nuestro gobernador electo hay mesas de acercamiento. Tenemos que instalar las mesas para ver la Comisión de Hacienda, comenzar a trabajar el presupuesto y ver de manera emergente cómo podemos apoyar a la universidad”, dijo Casas.

El legislador acudió a su toma de protesta vestido con traje de color negro y zapatos de colores, elaborados en el pueblo mágico de Tepoztlán.

“Es para enaltecer a nuestras comunidades”, expresó al llegar al recinto legislativo.

El diputado, quien ganó el proceso electoral abanderado por Morena, decidió sumarse a la bancada del Partido del Trabajo.

Dijo que la integración de las comisiones legislativas avanza al interior del Congreso y será en los próximos días cuando se haga pública su conformación.

“Vamos muy avanzados en los temas. Hoy tomamos la investidura, se van a generar ya las bancadas, las fracciones, daremos paso rápidamente a instalar las comisiones y, a través de las comisiones, comenzar cada trabajo; que esté seguro el pueblo de Morelos que le vamos a hacer justicia”, dijo.

A través del Poder Legislativo, advirtió, no habrá venganzas, pero sí justicia social para los morelenses.

“Ya se tienen nombres, ya se hizo una primera evaluación. Yo creo que así como se aprobó la mesa por unanimidad, así será el tema de las comisiones. Ya hay alguien para la Junta Política, vamos a esperar que sean mis compañeros en la sesión correspondiente que se dé a conocer y les puedo asegurar que no va a haber venganza, pero justicia social -como lo ha pedido el pueblo de Morelos- sí va a haber”, expresó.

 

El propietario del corralón denuncia intento de extorsión.

El jueves, a las 18:00 horas, Pedro Ramírez, apoderado legal del depósito de vehículos de Grúas Cuautla, en el municipio de Yecapixtla, recibió una llamada de un grupo del crimen organizado para cobrarle “derecho de piso”.

En la llamada telefónica, un hombre le dijo que o pagaba 60 mil pesos de entrada y una renta mensual de siete mil, o incendiaban su negocio.

“El día jueves a las seis de la tarde, y te lo digo con horario de precisión porque tengo caballos y a mis caballos les doy de comer a las seis de la tarde, recibí una llamada donde me pedían 60 mil pesos y siete mil pesos mensuales”, dijo Pedro, quien además es hijo de la dueña del depósito de autos, una mujer de la tercera edad que inició este negocio hace 45 años.

Pedro se negó a pagar al grupo delictivo. Los extorsionadores cumplieron su amenaza y la noche del martes incendiaron los autos almacenados en el corralón.

“Me negué, me enojé y les colgué. Les dije que no les iba a dar nada. No recibí más llamadas, no recibí más nada. No acudí a las autoridades porque en tantos años de trabajo me siento en un estado de indefensión porque no sé a quién acudir y estos son los resultados”, expresó.

De acuerdo con los cálculos del apoderado legal, aunque la intervención de los cuerpos de bomberos y Protección Civil de Yecapixtla, Cuautla, y de Chalco, en el Estado de México, fue inmediata, el 40% de los autos se incendiaron.

Unos 400 vehículos, dijo Pedro Ramírez, ardieron en llamas. 

“Cumplieron su amenaza. Gracias a Dios no hubo víctimas, que eso sería lamentable, todo topó en cosas materiales. Sí es una pena porque es mi trabajo, no son cosas mías, son cosas de sus propietarios. Finalmente yo tengo una responsabilidad con ellos, yo pago una póliza de seguro, yo cumplo muchas obligaciones como para que la delincuencia venga y te haga esto”, dijo.

Fernando Alonso, jefe de turno del Heroico Cuerpo de Bomberos de Cuautla, informó que las llamas estuvieron a 20 metros de alcanzar las casas más cercanas al depósito de autos.

“Se empezó a incendiar un corralón que se encuentra en esta parte y lo que hicimos fue evitar que se propagara hacia otros puntos. Nos colocamos de este lado con apoyo de bomberos Chalco y bomberos de Yautepec Zaragoza y ya contuvimos el siniestro, ya nada más se está enfriando. Debido al material combustible que tienen los vehículos, como asientos, llantas, todos los tableros, sí es bastante el fuego que se genera”, explicó.

Al sitio arribaron elementos del Ejército y policías del Mando Único, además de unos 50 bomberos y elementos de Protección Civil que participaron en el combate al fuego.

Pedro Martínez dijo que esta es la segunda vez que lo intentan extorsionar.

La primera fue hace 15 años, pero el grupo delictivo que lo amenazó en ese entonces no afectó el negocio.

Hoy exige que las autoridades del estado atiendan el incremento de la violencia que se ha desatado en la zona oriente y en los llamados Altos de Morelos.

“Ahora, desgraciadamente, sí cumplieron sus amenazas. Estamos viviendo las circunstancias y lo que tenemos que hacer es seguir adelante y convocar a las autoridades a que hagan algo por el estado de derecho”, expresó.

 

En un recorrido realizado por autoridades municipales, estatales y federales fue detectado un nuevo punto de riesgo para los vecinos y usuarios del Paso Exprés de Cuernavaca de la autopista México-Acapulco, obra ejecutada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

A través de un comunicado de prensa la Coordinación Estatal de Protección Civil Morelos (CEPCM) informó que derivado de los hundimientos que se registraron sobre el Paso Exprés el 13 de junio, se comenzaron mesas de trabajo con autoridades de Protección Civil Cuernavaca, el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de la Ciudad, la Comisión Estatal del Agua, Obras Públicas, Secretaría de Gobierno, SCT, Secretaría de Gobernación y Conagua, con la finalidad de coadyuvar en las tareas de reparación y mitigación del riesgo.

“La CEPCM ha identificado puntos de riesgo sobre los taludes ubicados en la colonia Palmira, los cuales presentan escurrimientos que probablemente son originados por filtraciones de aguas residuales de algunas viviendas que se encuentran en las inmediaciones de esta colonia, esta situación genera un riesgo a la ciudadanía que transita por esta zona, así como el deterioro de este talud”.

“Por lo cual se llevó a cabo una reunión el pasado 8 de agosto donde se acordó llevar una visita el día 9 de agosto sobre la avenida Palmira, para analizar las descargas que vierten sobre el talud de la mencionada colonia. Las autoridades que acudieron a esta visita fueron SAPAC, Protección Civil Cuernavaca, Coordinación Estatal de Protección Civil y la delegación Morelos de la SCT”, informó el gobierno del estado.

Hasta el momento ni las autoridades municipales, estatales, ni federales han informado cómo frenarán las filtraciones y disminuir con ello el riesgo de deslave o derrumbe del talud.

 

Las víctimas denunciaron los hechos: aseguran que pagaron 15 mil pesos para salir libres.

Oaxtepec, Morelos.- Dos jóvenes mecánicos de 24 y 25 años de edad denunciaron ante la Fiscalía General de Morelos que sujetos encapuchados y armados con rifles y pistolas, identificados como autodefensas del municipio de Tlayacapan, los retuvieron ilegalmente y les cobraron 15 mil pesos para liberarlos.

Se trata de dos habitantes de la comunidad de Oaxtepec -ubicada en el municipio de Yautepec- quienes el 29 de julio alrededor de las 16:00 horas se dirigían a Tlayacapan para visitar a dos mujeres que días antes habían conocido en una fiesta en Tenextepango, municipio de Ayala.

Habían acordado encontrarse con las dos mujeres en el mirador de La Cañada, en el barrio de San Agustín, cerca del centro de la cabecera municipal, pero cuando llegaron a la entrada del pueblo, se encontraron con un retén instalado por los autodefensas de la comunidad.

Como los dos mecánicos no pudieron decirle a los autodefensas los apellidos de las dos mujeres con las que iban a encontrarse ni la dirección en la que viven, les impidieron el paso.

Los jóvenes cuentan que al retirarse derribaron por accidente con su vehículo dos conos de alerta (de color naranja) lo que provocó que los hombres armados y encapuchados los persiguieran.

“Fue el domingo, fue por ahí de las cuatro de la tarde, cuatro y media, algo así. Mi primo y yo fuimos al pueblo de San Agustín, íbamos a buscar a unas chicas. Llegamos a lo que era la entrada, a donde está la barricada, a donde están las autodefensas, y nos niegan el paso porque no dimos ni apellidos de las personas ni el lugar donde vivían exactamente, sólo queríamos pasar al pueblo”, contó Luis Alberto.

Por miedo, los jóvenes no accedieron a detenerse y continuaron su camino.

Los autodefensas los persiguieron e incluso les dispararon, lo que provocó que el automóvil en el que viajaban los primos chocara contra otro auto.

“Para esto obviamente pues no nos paramos y nos seguían gritando, pero ahora ya nos disparaban. Entonces iba con mi primo y le dije a mi primo ¿sabes qué?, pues no te pares”, contó Miguel Ángel.

Fue en la entrada a Tlayacapan, municipio declarado como Pueblo Mágico en 2011, donde los jóvenes chocaron y finalmente fueron alcanzados por los encapuchados.

Al lugar también llegaron elementos de la Policía Morelos de Mando Único, a cargo de la Comisión Estatal de Seguridad, dirigida por el tijuanense Alberto Capella Ibarra.

“Cuando escuché estaban disparando y cuando escucho los disparos, me dice mi primo ‘¡písale!’. Entonces yo le piso al carro, bajamos desde donde está la barricada hasta un poquito abajo del centro de Tlayacapan, ahí enfrente de una casa de materiales que se llama Construrama, ahí fue donde fue el accidente. La gente nos bajó del carro, nos empezó a agredir un poco con los que fue el problema del golpe del carro, llegaron unas patrullas del Mando Único, nos bajaron, nos pidieron nuestros datos, qué éramos, a qué nos dedicábamos y de dónde éramos”, recuerda Luis Alberto.

Otros elementos de la autodefensa de Tlayacapan arribaron al sitio.

Los encapuchados y armados retuvieron a los dos jóvenes y frente a los policías de Mando Único los subieron a golpes a una de sus camionetas.

Ahí les vendaron los ojos, los golpearon y trasladaron a la ayudantía de San Agustín, donde también los amarraron de pies y manos.

“Les dijimos somos de aquí de Oaxtepec, somos mecánicos, nuestros nombres, edades y todo. En eso llegan unas camionetas de las autodefensas, los que nos venían siguiendo y estábamos con la policía y los autodefensas nos quitaron de la Policía y nos subieron a golpes a la camioneta. Cuando nos suben a golpes a la camioneta, nos vendan los ojos, nos vendaron los ojos y fue un transcurso de camino como unos 15, 20 minutos. Nos iban golpeando, nos iban interrogando que quiénes éramos, para quién trabajamos, qué qué mamadas andábamos haciendo. Les dijimos que éramos mecánicos de Oaxtepec”, expresó uno de ellos.

A pesar de que sus credenciales de elector, de las que fueron despojados, los acreditan como ciudadanos mexicanos, algunos de los hombres encapuchados los señalaban de ser extorsionadores colombianos.

Incluso así fueron presentados ante los pobladores de San Agustín, por lo que fueron recibidos con más golpes y amenazas de ser linchados.

“El problema fue que la gente que nos llevó en la camioneta cuando entramos a su pueblo, les dijeron a los demás que éramos colombianos y ahí fue cuando la gente empezó a bajar, se empezó a correr el rumor que éramos colombianos”, contó Luis.

 

Miguel Ángel es diabético

Durante su retención sufrió un cuadro hiperglucémico que los pobladores confundieron con un estado etílico o bajo la influencia de alguna droga.

“Después de esto, después de unos minutos de seguirnos golpeando, empiezo a sentirme mal de la azúcar, padezco de diabetes mellitus tipo uno. Entonces empiezo a sentirme mal y es cuando empieza un poquito más de descontrol con la gente porque no me creían; ellos señalaban que venía ebrio y en calidad drogado; decían que había consumido drogas, pero nada que ver”, dijo Miguel Ángel.

En ese momento familiares de los dos mecánicos que arribaron al centro de San Agustín confirmaron la enfermedad de Miguel.

Los autodefensas solicitaron a una enfermera del pueblo que lo revisara, con la advertencia de que si no confirmaba que padecía diabetes, matarían a los dos detenidos y a sus familiares “por mentirosos”.

“Me toma el azúcar y sí tenía el azúcar alta. Entonces ella fue la que en pocas palabras abogó por mí, después de que llegó una de mis primas y uno de mis tíos, en eso pues me dejan ir. Yo salgo de ahí, ya se queda nada más mi primo y unos familiares míos que estaban ahí, que habían ido a mi rescate, a mi apoyo”, expresó.

Para permitir que también se fuera Luis Alberto y sus familiares que acudieron a apoyarlos, los pobladores y autodefensas exigieron un pago de 15 mil pesos.

“Pasó un buen rato y la gente que ahí estaba que pedían 15 mil pesos para que nos dejaran ir; si no daban los 15 mil pesos no nos dejaban ir y nos iban a trabar a todos los que estábamos ahí, nuestra familia y a nosotros. Fue por ahí de las 11, de las 12 que se les dio el dinero y nos dejaron ir”, recuerda Luis Alberto.

Tras ser liberados, los dos jóvenes acudieron a la Unidad Especializada en Combate al Secuestro (UECS) de la Fiscalía General del Estado para interponer una denuncia.

Sin embargo de acuerdo con el testimonio de los dos mecánicos y su abogado, en esa dependencia fueron revictimizados.

“Nos preguntaron qué había pasado, les dijimos todo y de hecho dijeron que éramos unos mentirosos, que eso no podía haber pasado. Que conocían a la gente de allá arriba y que eso no lo hacían ellos, que no se dedicaban a hacer eso y pues en sí no nos aceptaron. Nos dijeron que éramos unos mentirosos y por hacer falsos testimonios que nos iban a meter al a cárcel; nos negaron el derecho”, dijo Luis Alberto.

Finalmente, la denuncia fue interpuesta en la Fiscalía Regional Oriente en el municipio de Cuautla.

“Todo el tiempo fueron coaccionados con privarlos de la vida, con amenaza de dispararles y antes de que fuesen detenidos en la persecución para que los detuvieran, detonaron varias veces las armas de fuego que llevaban estas personas. Fueron golpeados, consta en la carpeta de investigación, la 3435, radicada en la zona oriente del estado”, informó Alfredo Juárez Iglesias, abogado de los dos jóvenes.

En este momento, agregó, toca a la Fiscalía General investigar el caso y dar con los responsables del secuestro de los dos mecánicos, aunque una persona ya ha sido identificada por las víctimas.

Se trata de David Ramírez, ayudante municipal de San Agustín.

“Estamos en espera de que el grupo de investigaciones pues recabe las entrevistas a todos los imputados. Estamos señalando de entrada al ayudante municipal, al señor David Ramírez, que es el que exigió y recibió la cantidad de 15 mil pesos y mismo que daba las órdenes de golpear a estos jóvenes para el efecto de generar más presión hacia los familiares”, dijo el abogado.

Para el litigante el tema de las autodefensas que operan en Los Altos de Morelos se ha salido de control, pues incluso las autoridades policiacas de la entidad están rebasadas por los encapuchados.

“Esa gente prácticamente en esto ya es un vicio que esta gente ya lo está agarrando de costumbre. Ya vieron una forma fácil de obtener recursos económicos, prácticamente en su afán por auto protegerse, pues ya no están trabajando. Es gente que ya no trabaja y eso genera, obviamente deducimos, que eso genera que se den las extorsiones o la coacción en contra de gente que no es de esa comunidad”, dijo.

 

Cuauhtémoc Blanco Bravo -gobernador electo de Morelos- adelantó que el esquema policiaco de Mando Único, impuesto por la administración actual continuará durante su gobierno al menos durante seis meses.

Como alcalde de Cuernavaca y durante su campaña política en busca de la gubernatura Blanco Bravo insistió en que esa estrategia policiaca no había dado resultados, por lo que prometió echarla abajo una vez que asumiera la titularidad del Poder Ejecutivo estatal.

Sin embargo, cuestionado al respecto luego de sostener una reunión con Andrés Manuel López Obrador, en la que abordó el tema de la violencia e inseguridad en Morelos, Blanco dijo que ese esquema permanecerá entre seis y ocho meses en su gobierno.

“Por el momento no (se va el Mando Único), no podemos dejar de proteger a la gente, pero le vamos a regresar la Policía a los municipios, nos vamos a tardar como seis, ocho meses para que acomodemos a la Policía para regresársela a los municipios”, señaló el todavía presidente municipal de Cuernavaca.

Dijo que durante esos seis u ocho meses la Policía Federal y la Gendarmería reforzarán la seguridad en la entidad.

“Lo único que fuimos a hablar con él (López Obrador) es que nos ayudara para que cuando nosotros entremos, traer la Gendarmería y la Policía Federal porque no podemos seguir con esta situación”.

“A eso fuimos a la Ciudad de México y te digo que mañana tenemos otra reunión, el lunes tenemos una con Gobernación para entrando que nos manden a la Gendarmería y a la Policía Federal”, expresó.

Sobre la ola de violencia desatada en Morelos en las semanas recientes, Blanco dijo que es producto de la desatención del comisionado estatal de seguridad Alberto Capella.

“Cuando lleguemos lo tenemos que afrontar, sabemos lo que se está viviendo. Yo se los había mencionado a ustedes, hace como un mes les dije que en dos meses se iba a poner esta situación más complicada, más difícil porque yo creo que al comisionado ya no le interesa”, dijo.

 

Familiares y amigos de Ricardo Alonso, el hombre colombiano asesinado a golpes por pobladores de Tetela del Volcán, aseguraron que no era un criminal sino una buena persona.

De acuerdo con una investigación realizada por Caracol Televisión, una cadena colombiana, Ricardo Alonso viajó hace unos meses a México en busca de mejores oportunidades laborales.

Beatriz Cardona, esposa del hombre asesinado, a quien pobladores de Tetela lo acusaron de ser extorsionador, dijo que su muerte no fue justa.

“Lo cogieron, lo bajaron del carro y que le quemaron el carro con el pasaporte, que le decían que eran los colombianos, a los negros por el racismo no los querían allá.  Y yo no entiendo, yo estoy como entre la espada y la pared, no sé por qué me le hicieron eso, la muerte que me le dieron a él no era justa”.

“Él después de estar en la estación de policía, por qué lo entregan a la comunidad, si ellos tienen primero que investigar”, dijo la mujer a Noticias Caracol.

La esposa de la víctima también reveló un audio, donde se escucha al colombiano pedirle ayuda.

“Los policías me salvaron prácticamente, ellos porque eran más de mil personas y eran cinco policías, me sacaron a fuerza de ahí y están todos afuera, por favor ayúdame, por favor”, se escucha en el audio.

Antonio Mosquera, amigo de Ricardo Alonso, aseguró que no era un delincuente.

“No era un matón, no era un sicario como lo dicen ahí. Ni un extorsionista (sic), si me entiendes, era una gran persona”, dijo.

En Colombia se dedicaba a entrenar dos equipos de futbol juvenil.

“Le enseñó a mi hijo calidad de vida, le enseñó a ser una mejor persona, a ser humano, le enseñó mucho el respeto, la responsabilidad, fue una gran persona”, dijo Sindy Alejandra Vanegas, madre de uno de sus alumnos.

Nataly Granados, hija adoptiva de Ricardo, también lamentó su homicidio.

“Estamos esperando que él nos llamara, nos dijera como todos los días que nos amaba, que nos esperaba, sólo faltaban días para reencontrarnos con él”, dijo a la televisora colombiana.

De acuerdo con esa investigación, el cuerpo de la víctima no ha sido repatriado, por lo que familiares y amigos de Ricardo piden la intervención de las autoridades colombianas.

El gobierno autorizó grabar en las instalaciones del Centro de Reinserción Social (Cereso) Morelos en el municipio de Xochitepec, la serie sobre narcotráfico “Enemigos Íntimos”.

La serie es producida por Argos Comunicación para Telemundo. Está escrita por Hubert Barrero, dirigida por Danny Gavidia y Felipe Aguilar. Se estrenó el 21 de febrero y ahora es transmitida por Netflix.

El secretario de gobierno Ángel Colín López reconoció que se autorizó a una productora la grabación en las instalaciones del penal, aunque aseguró que no se trataba de una serie.

“La Comisión Estatal de Seguridad y la Coordinación de Reinserción Social han permitido, buscando siempre privilegiar el esquema de seguridad, algunas tomas o algunas filmaciones”.

“No son exactamente hechos para generar ningún tipo de serie, pero bueno, bajo los esquemas de seguridad pertinentes se ha permitido en algunas partes del Cereso, que no implican un riesgo a la seguridad, hacer algunas tomas”, dijo.

El funcionario estatal aseguró que el gobierno de Morelos no cobró por el uso de las instalaciones penitenciarias.

“Es una producción que nos pide tener acceso a ciertas partes, nosotros limitamos con el esquema de seguridad, hasta donde pudieran tomar o hacer algunas tomas; no hay ningún costo, ningún cobro por este ejercicio. Y lo que queremos nosotros de alguna manera que hemos coordinado con Comunicación Social y con Reinserción Social en términos de seguridad, pues que también se conozca lo que sucede adentro y que tenemos una total transparencia”, dijo Colín.

 

Jojutla.- El sismo del 19 de septiembre de 2017 trajo de regreso a casa a Nayib Montero, un joven médico veterinario que radicaba en la Ciudad de México y quien tuvo que cancelar su boda para ayudar a reconstruir el negocio de su familia.

“Por algo pasan las cosas”, dice Nayib, frente a la mesa donde todos los días prepara la masa para las donas, conchas y teleras que vende en el centro de Jojutla.

La tarde del 19 de septiembre Nayib estaba en la Ciudad de México.

Poco antes se había graduado como médico veterinario zootecnista.

El edificio donde estaba, en Naucalpan, comenzó a sacudirse.

Sus compañeros se alarmaron, pero él lo tomó con calma porque aún no sabía la magnitud del terremoto, ni que la panadería donde estaba su familia se había venido abajo.

“Los médicos de la zona se espantaron porque ahí no temblaba, me metí a las redes sociales y fue cuando vi que en Jojutla estaba muy feo por comentarios de primos, amigos, conocidos, pero fue como es una broma, allá no tiembla, no pasa esto, no pasa nada, ¿cómo es posible que pueda estar destrozado? Me entró el miedo en ese momento, comencé a ver un humo hacia la ciudad, hacia el DF y quise localizar a mis familiares, no pude localizar a nadie y después comencé a creérmela, sí pasó algo”, cuenta.

El 19 de septiembre no pudo regresar a Jojutla. El viaje lo realizó hasta la madrugada del día siguiente.

Cuando llegó a Jojutla, Nayib no podía creer lo que sus ojos veían: la comunidad estaba destrozada.

“Llegué en la madrugada, no tuve oportunidad de ver muchas cosas, pero sí vi y dije no manches, pasó todo esto, todo está tirado, por dónde paso porque había escombros por aquí, todo tirado, no había servicio de luz, estaba feo realmente”, recuerda.

Por fortuna, aunque el local donde estaba instalada su panadería se vino abajo, sus familiares no resultaron muy dañados físicamente, salvo su papá, que recibió algunos golpes en la cabeza.

“Mi familia afortunadamente, los que estaban en la panadería que era mi papá, estuvo bien, más que unas lesiones en la cabeza. Se le cayeron parte de piedras, de bloks de la estructura, al momento de entrar”.

“Él ayudó al rescate de varias personas que estaban enfrente, la señora Caro con sus hijos, desafortunadamente una falleció con el bebé, que eran vecinos de la panadería de hace años, que teníamos contacto con ellos. Y mi hermano estaba en la secundaria, estaba en educación física en ese momento, como pudo salió, no pasó a mayores. Mi mamá estaba trabajando, estaba en Puente de Ixla, en la 24 de Febrero, en la primaria; mi abuelita y mis demás tíos, mis familiares estaban en la colonia Pedro Amaro, allá vivían, allá vivíamos, pero la panadería pues sí quedó pues… ya no se pudo regresar ahí”, dijo.

Tras saber que su familia estaba bien de salud, Nayib supo que tenían que levantar de inmediato el negocio familiar.

Lo primero fue rescatar lo que se pudo de la panadería, como algunas charolas, un horno, cortadoras y moldes.

El siguiente paso era encontrar un local.

La mayoría estaban dañados, pero por fortuna, la familia de Nayib encontró uno en una colonia aledaña.

“Afortunadamente encontramos un local a una calle de la casa, un local que está en la colonia Pedro Amaro: Allá reiniciamos, teníamos el miedo de que la gente nos fuera aceptar o con qué cara porque aquí en la zona sur el pan promedio, una pieza de pan te viene costando 3.50, 4 pesos, está económico. Nosotros ya lo estábamos dando a 4.50, 5 y 7 pesos, por la calidad de los materiales, los ingredientes”.

“Aquí estábamos en el centro, allá nos íbamos a una colonia, más provincia, con otros pensamientos. Entonces pensábamos, puede que sí, puede que no, vamos a ver, pero nos cobijaron bastante bien. Yo me quedo bastante agradecido de la colonia, de la gente”, dijo.

Les habló a los proveedores de la panadería para pedirles mercancía, pero algunos se negaban a ingresar a Jojutla pues los caminos estaban desechos.

“Sí nos costó trabajo, gran parte de lo que nos valió, es que veníamos comprando por promociones con distribuidores, entonces teníamos gran parte de mercancía y materia prima almacenada. Lo que sí no teníamos y se nos acabó fue el huevo, entonces lo que hice, a nosotros nos surte Bachoco, lo que hice con ellos fue alcánzame en algún lugar, voy y te localizo, canijo, pero súrteme porque tengo que surtir a las tiendas, tengo que surtir aquí y pues es huevo, no puedo decirle a las personas no tengo huevo, se acabó, no hay’”, dijo.

Un fin de semana antes del 19 de septiembre, Nayib había propuesto a su novia, también veterinaria de profesión, casarse en diciembre.

En la siguiente semana hablarían con sus familias para darles la gran noticia.

Pero el sismo los obligó a posponer sus planes.

“Yo ya estaba haciendo gran parte de mi vida allá, venía aquí y trabajaba sábados y domingos, y me volvía a regresar y apoyaba las actividades. Yo aquí inicié con ellos en la panadería hace casi 17 años vendiendo donas en la calle, en la colonia donde vivíamos. A mí me surgió en ese momento la impotencia, digo, no puedo regresarme al DF y estar como ok, no pasó nada, me voy, me lavo las manos”.

“Platicando en ese momento con mis familiares, mi chica en ese momento, dije no puedo, me tengo que regresar y me regresé. Seguimos, dije, voy a echarle ganas, voy a renunciar, me vengo con ustedes papá, vamos a sacar la panadería adelante”, recuerda.

El dinero que tenía ahorrado para la fiesta lo utilizó para reconstruir la panadería.

“En diciembre eran los planes de casarnos. Todo (lo ahorrado) se ocupó porque nuestra intención pues fue ¿qué hacemos? ¿Vamos a pedir apoyo? No, no podemos porque afortunadamente se le da empleo a varias familias, en ese momento teníamos siete personas más, aparte nosotros los que estábamos en la panadería, familiares, sí éramos 10, 15 personas”.

“Mi novia me acompañó en esta travesía, afortunadamente seguimos juntos, nos ha apoyado bastante y seguimos juntos. Yo le comenté ¿sabes qué?, yo tengo gran aprecio, vaya, aquí nací en el pan y es lo que me hace feliz. Estamos juntos y llegó un bebé en ese momento y la noticia y todo, y dije bueno, por algo pasan las cosas, no pasa nada”, indicó.

Al paso de los meses no sólo continuó el éxito de la panadería que instalaron en la colonia Pedro Amaro, sino que encontraron un local a pocas cuadras del centro de Jojutla, muy cerca de donde estaba el negocio original y decidieron abrir allí una sucursal.

Y aunque fue producto de la tragedia del 19 de septiembre, hoy Nayib ve realizado su sueño junto con su familia: trabajar en la panadería como siempre lo quiso hacer, aunque ahora tiene planes de expandir más su negocio.

“Me gustaría estar aquí en Jojutla, consolidarnos más y poderle brincar tal vez a Cuernavaca, Taxco, Ciudad de México, pero ir creciendo a la par”, dijo.

Y aquel evento que tuvo que suspender por el sismo y por ayudar a su familia, cada vez está más cerca de realizarse.

Nayib espera casarse el próximo año con su novia el día que bautice a su hijo Emilio Fabián.

- ¿Extrañas la Ciudad de México?

- Un poco, un poco, pero estoy contento.

- ¿Vas a regresar?

- Probablemente sí, pero ya será con una panadería, será un objetivo.

- ¿Te vas a casar?

- Sí.

- ¿Pronto?

- Espero, espero que sea pronto, en el bautizo de mi niño, yo creo que será el siguiente cuando él cumpla un año.

“Y por algo pasan las cosas muchas de las veces, hay que aprender a aceptar los fracasos, las dificultades y verles la mejor cara. Hay que echarle ganas también, no doblarse y seguir trabajando, que es lo que hace el esfuerzo, la constancia y la disciplina, marcar la diferencia”, dijo.

 

Viernes, 20 Julio 2018 05:24

Sin daños en Morelos tras sismo

Con una magnitud de 5.9 grados, el epicentro se registró al suroeste de Huajuapan de León, en Oaxaca.

Luego del sismo de 5.9 grados registrado la mañana del jueves en Huajuapan de León, Oaxaca, las autoridades de Morelos reportaron saldo blanco en la entidad.

En la capital morelense, el temblor provocó que algunos edificios públicos fueran evacuados, como el hospital general y las oficinas del Palacio de Gobierno, pero no pasó de un susto.

Luego de una revisión general, las actividades continuaron normalmente.

“Aquí únicamente continuamos con el protocolo de… Los compañeros sintieron el sismo, a pesar de que fue tan lejos. Los compañeros sintieron el sismo y lo que procedemos son las evacuaciones pertinentes. Se evacuó a todo el personal, solicitamos el apoyo de Protección Civil para checar el inmueble, lo checamos con ellos, con las brigadas de emergencia que tenemos aquí en las instalaciones de Casa Morelos y, una vez evaluadas, ya lo que continúa es darle seguridad al personal para que pueda continuar con sus labores”, expresó Emmanuel Pedraza, director de brigadas de Protección Civil del Palacio de Gobierno estatal.

A través de un video enviado por la coordinación de comunicación social de Protección Civil municipal, el director Enrique Clement Gallardo informó que se implementó un operativo para monitorear posibles daños, sin embargo, hasta el momento no se reportan afectaciones.

“Hasta el momento, aquí en el estado de Morelos, no se ha sentido ninguna afectación. Hemos estado monitoreando, de hecho, se está monitoreando a diferentes lugares, como son la catedral, la universidad, el centro, entre otros, para saber si hubo daños y hasta el momento no tenemos ningún reporte”, dijo.

Las autoridades pidieron a la población estar atenta de los reportes que puedan emitir las direcciones de protección civil de los municipios y el estado.

 

Página 1 de 21
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.