Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo Domingo, 17 Junio 2018 05:46

Acapulco siempre

Escrito por

Si tener una relación sentimental es una alegría (¡te extraño, ya quiero verte guapo!), tener amigos es una bendición. Ahora que estamos en épocas de reencuentros, yo estoy viviendo el mío con amigos de la prepa. Hemos hecho un grupo padrísimo y a pesar de los años que nos dejamos de ver, nos hemos vuelto a entender y bueno hasta mejor!  Hemos logrado cultivar y madurar nuestra amistad.

Es fácil hacer amigos, pero no me van a negar que es mucho más difícil mantenerlos. La vida muchas veces pone a prueba nuestra lealtad, y no siempre se sale bien de ella. De aquellos amigos de la prepa que éramos un grupo grande, como de no sé 50 alumnos, quedamos 14 pero para toda la vida <3.

Para celebrar nuestra amistad nos fuimos un fin de semana a Acapulco. Sé qué para muchos Acapulco ya dejó de ser atractivo, que ya pasó de moda, pero es el mar que más cerca nos queda y que al menos a mí me sigue gustando muchísimo, gusto heredado por mi padre <3 (a ti te extraño también y más hoy en el día del padre. Eres y serás el gran amor de mi vida, perdí al único hombre sobre la tierra que me amaba incondicionalmente, y eso marca :( te llevo siempre en mi mente y corazón).

El tema es que escogimos este bello puerto para pasarla bien y vaya que la pasamos bien.

Fue toda una película convivir dos noches y tres días cuando ya no tenemos 16 o 17 años! porque a esa edad eres mucho más alivianado, te acomodas donde sea, no te importa si comes aquí o allá, pareciera que todo es más fácil, y sí, sí lo era y debería seguir siéndolo!

Ahora a esta edad ya tenemos una madurez mayor, gustos diferentes y sobre todo personalidades bien definidas, así que los días que pasaríamos juntos nos ponían nerviosos y ansiosos.

El primer día padrísimo todo fue cordial y armonioso. Pero ya a la hora de ver quién iba a dormir con quien… cosa tan fácil a simple vista, pero bueno superamos la prueba. Segundo día; ¿dónde vamos a desayunar? unos querían garnacha, otros huevos, pancito, café, otros no sé, lo que se les ocurra, total que otra media discusión, por fin nos pusimos de acuerdo. Ya por la noche ¿antro o salir tranquilos a cenar? ¡Ay no, ahí vamos de nuevo!

Unos decían que algo tranquilo que por el puerto estaba caliente, otros que no pasaba nada. Y es que en realidad la fama de Acapulco es de un lugar peligroso ¡qué! no me digan que Cuerna es el cielo. Creo que todos los lugares son peligrosos si tú te pones en ese riesgo. Pero si vas a lugares recomendados por los guías de turistas o los mismos lugareños, y además vigilados por las autoridades, el riesgo a que te pase algo se aminora. Obvio, si me meto en un barrio oscuro y peligroso, no pensaré o pretenderé que saldré como entré! Eso es aquí en México y cualquier lugar del mundo.

Tercer día playa o alberca? ups! que difícil, cuando voy con la familia todo está claro y escrito, nos conocemos tan bien que sabes perfecto que hacer a qué hora y cómo. ¡Todo fluye!

Optamos por la alberquita de la casa, que por cierto estaba bien bonita. Pasamos nuestro último día en armonía y cuando se acercó la hora de hacer maletas, nos entró una nostalgia tremenda, ya saben como que quisieran regresar el tiempo y volver a vivir lo vivido, aún así las diferencias que haya habido. Al final y como siempre “nada es para tanto” hasta me dan ganas de tatuarme esta frase, porque es bien, bien, neta. Al final nadie se murió o se quedó calvo ya sea por comer camarones cuando quería tamales, ¿si me explico? ¡No pasa nada! para mí todo es cuestión de adaptación, punto. No es algo que vayas a vivir para siempre y por siempre, yo me relajo porque estoy consciente de que la amistad es fundamental para vivir mejor. Yo no podría sobrevivir en la soledad completa, necesito esa amiga (o) en quien confiar, a quien llamar cuando las cosas se ponen difíciles y con quien reír a carcajadas cuando ya todo pasó.

Como ya lo saben, la amistad es un pilar fundamental en mi vida; por ello no permito que mis relaciones de amistad se enfríen y no me espero a que él o ella me llame, yo tomo la iniciativa y será por eso que a mí no me sobran dedos para contarlos ¡ME FALTAN!

Afortunada yo.

Hasta la próxima.

I love <3

 

Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo
Laura Medina

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Laura Medina

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.