Domingo, 10 Septiembre 2017 06:17

Adaptaciones

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El texto pasado lo cerramos con varias preguntas para ustedes los lectores. Una de ellas era ¿Qué implica adaptar un libro/videojuego/anime a la gran pantalla? A partir de ella abordaremos este texto.

Primero lo primero: las implicaciones. Si nos remitimos a la biología, cuando se habla de adaptación se habla de un proceso a través del cual un organismo se adapta a un nuevo entorno, principalmente para su supervivencia. El organismo se ve obligado a cambiar. En el cine esto no es muy distinto, pues cuando una obra -siempre me ha gustado pensar en las obras de arte como entidades con vida propia- se adapta a otro medio, irremediablemente cambia. Para bien o para mal. Es importante que como espectadores dejemos de ver todo como bueno o malo, o cuando menos no nos precipitemos a enjuiciar tan pronto. Sería interesante y hasta divertido hacer comparaciones con un afán distinto, no para determinar si la obra original o la película son mejores, sino para que este análisis comparativo, sea profundo o no, sirva para poner en marcha el pensamiento.

Pero no podemos generalizar en este tema, ni en ningún otro. Es importante hacer uso de ejemplos para que las cosas comiencen a dilucidarse. Uno que cabe la pena mencionar es el de ‘La naranja mecánica’, la película que Stanley Kubrick estrenó en 1971. Famosísima cinta por su extravagancia y su violencia explícita. En ella se nos cuenta la historia de Alex de Large, un joven incapaz de reprimir sus más violentos instintos, entregándose a toda suerte de travesuras infernales, hasta que tiene que vérselas con la ley y termina en la cárcel. Allí es elegido para un tratamiento experimental llamado Ludovico, que tiene como propósito extraer todos esos impulsos violentos que lo dominan y que se reintegre a la sociedad como un manso mamífero. Este tratamiento, como es de esperarse, es más bien una tortura que termina por condicionar a Alex a sufrir cada vez que su cuerpo siente un impulso violento (incluyendo el deseo sexual).  De Large sale de la cárcel y aparentemente es hombre nuevo, pero la vida social no lo recibe con los brazos abiertos, precisamente. Después de una serie de incidentes que casi le cuestan la vida, termina en la cama de un hospital y se da cuenta de que ya no está bajo el control del tratamiento, que ha sido curado de la cura.

¿Por qué les conté todo esto? Antes que nada, me disculpo si arruine detalles importantes de la trama, pero es importante mencionarlos para que el ejemplo sea claro. En la novela, escrita por Anthony Burgess, Alex se cura definitivamente, arrepentido se redime y se reintegra a la sociedad a la que tanto daño le ha hecho con sus arrebatos de violencia juvenil. Pero en la película no es así. El tratamiento fracasa y esto ha sido motivo de diversas interpretaciones acerca de por qué Stanley Kubrick decidiera que así fuera. Cuando uno conoce más la obra de ese director, y conoce más sobre su vida, sobre sus opiniones e idea, cuenta con más elementos para interpretar o apreciar. Burgess escribió esa novela impulsado por la rabia que la causó que haber sido golpeado por soldados y que violan a su mujer frente a él (quienes han visto la película reconocerá la referencia). Por lo que desencantado con la sociedad creo un personaje que pagara por ellos. Era una fantasía liberadora. Kubrick, que tenía ideas muy distintas a las de Burgess, decide omitir el final, y darle otro cauce. Que Alex de Large no se haya curado puede tener que ver más con el hecho de que la violencia es parte de la esencia del ser humano y que algunos miembros de nuestra especie no son capaces de reprimirla. También tiene un sentido político: en el filme vemos cómo el poder político y policiaco constantemente abusan del protagonista, hacen con él lo que quieren. Es decir, Alex es ese chico que por las condiciones en las que vive, no necesariamente de miseria económica, terminó por pervertirse hacia el crimen, y el mismo sistema que lo creo, lo trata de castigar y de reformar con métodos inhumanos que más tienen que ver con querer hallar una forma de controlar la voluntad de las personas, que con hacerlas buenos ciudadanos. No lo sé, Kubrick es un cineasta que siempre retrató lo más crudo y paradójico de nuestra raza, poniéndonos a pensar en nuestra condición.

En fin, este es un caso emblemático que hasta la fecha sigue causando revuelo. La discusión es muy amplia y hay muchos que decir y pensar al respecto. Como verán, las adaptaciones son un tema que puede llevarnos a pensar sobre muchas cosas, siempre y cuando no queramos caer en el lugar común de determinar si el libro u la obra original es mejor que la película o viceversa, porque eso no tiene ningún caso. Hay mejores cosas que discutir.

 

Visto 766 veces
Luis Eduardo Flores

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « Adaptaciones
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.