Margarita Rebollo

Margarita Rebollo

Domingo, 09 Septiembre 2018 05:03

Última oportunidad

En la semana que concluye comenzaron las negociaciones para iniciar un Tratado Global de los Océanos, en la Organización de las Naciones Unidas (ONU); actualmente, las aguas internacionales, más allá de las fronteras nacionales, cubren aproximadamente dos tercios del planeta y casi están completamente desprotegidos, ya que hay varios tratados y organizaciones para realizar gestiones en el alta mar, pero principalmente para explotar y no para proteger.

Con dicho tratado global -al cual los científicos llaman "la última oportunidad para los océanos"- se busca cambiar esta tendencia y crear una gran red de santuarios a través de los océanos del mundo, protegiendo al menos el 30 por ciento de ellos para el año 2030; es una oportunidad histórica, y activistas como los que integran "Greenpeace" han luchado por este tratado histórico durante muchos años.

En este espacio hemos comentado en diversas ocasiones acerca del tema de los océanos, señalando que se ha comparado a los océanos como el corazón de nuestro planeta, ya que regulan el clima, alimentan a millones de personas, producen oxígeno, son el hábitat de una gran variedad de seres vivos y proporcionan numerosos recursos; por eso es indispensable informar a la opinión pública de las consecuencias que la actividad humana tiene para los océanos y poner en marcha un movimiento mundial ciudadano a favor de los océanos y su gestión sostenible, respetando su belleza, riqueza y potencial.

Y es que nuestra existencia depende de los océanos: la muerte de ellos sería el fin de nuestra forma de vida, y la educación sobre cómo usar los recursos ambientales de manera eficiente es la clave para proteger nuestro planeta.

Pero actualmente la vida marina corre gran peligro con la pesca industrial, la contaminación e incluso el aumento de la minería del fondo marino; millones de toneladas de peces, tortugas, tiburones y delfines quedan atrapados en redes, y alrededor de ocho millones de toneladas de plástico llegan a los océanos cada año; además, los efectos del cambio climático hacen que la protección de los océanos sea urgente, y que existan "santuarios oceánicos" que estén fuera de los límites de actividades extractivas y destructivas.

Callum Roberts, profesor de Conservación Marina en la Universidad de York, destaca que las aguas internacionales "están sujetas a una intensa actividad pesquera escasamente controlada que está causando un daño inmenso a las especies objetivo, como el atún, y a los animales que simplemente se cruzan en su camino"; refiere también que en los mares de Costa Rica los métodos de pesca causan un indecible daño colateral, como los de sedales del arte de palangre, "que suelen tener una longitud de varias decenas de kilómetros y están jalonados por miles de anzuelos".

Al respecto y según registró un estudio, apunta Roberts como ejemplo que "para capturar 211 dorados nada más, engancharon también 468 tortugas golfinas, 20 tortugas verdes, 408 rayas-látigo violeta, 47 mantas mobula, 413 tiburones sedosos, 24 peces zorro, 13 tiburones martillo lisos, seis tiburones cocodrilo, cuatro tiburones oceánicos, 68 peces vela del Pacífico, 34 marlines rayados, 32 rabiles, 22 agujas azules, 11 petos, ocho peces espada y cuatro peces luna. Eso no es pesca, es aniquilación a destajo".

Según ha anotado la bióloga ambiental Pilar Marcos, activista de Greenpeace, la comunidad científica pide que al menos el 30 por ciento de los océanos del mundo estén protegidos en 2030, tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales, ya que ahora sólo el uno por ciento de los océanos mundiales tienen protección; es por ello la necesidad de una red completa de santuarios marinos en todo el mundo, lo que el Tratado Global del Océano haría posible, a través de sus Estados miembros.

Las negociaciones durarán hasta 2020 y a lo largo de los próximos dos años se celebrarán cuatro conferencias intergubernamentales para negociar y concluir el tratado; la primera tuvo lugar esta semana, en Nueva York, y la Conferencia del Océano que celebrará la ONU será en 2020, organizada por Portugal y Kenia, en Lisboa.

Por su parte, Isabella Lövin, viceprimera ministra de Suecia y copresidenta del grupo Friends of Ocean Action, ha indicado en un artículo para EFEverde que "se trata de una oportunidad única en toda una generación para invertir el deterioro de la salud del océano, impulsar nuestra lucha contra el cambio climático y detener la dilapidación no regulada de los tesoros naturales que compartimos. Todo el mundo debería seguir muy de cerca esta historia del océano, porque podría marcar el punto de inflexión hacia un futuro más sostenible".

Lövin añade que culminar con éxito un tratado sólido y jurídicamente vinculante sobre la alta mar "puede permitir que se extiendan los esfuerzos de gestión integral, aplicable y real a los dos tercios del océano que caen fuera de toda jurisdicción nacional, y que se encuentran actualmente a merced de múltiples amenazas de origen humano"; significará "que todo el océano esté amparado por reglas integrales, actualizadas e inapelables (...) una vez que el océano entero esté sujeto a la gestión y la protección holísticas que requiere, podremos abordar los retos que le afectan en su totalidad, tales como la sobrepesca y la contaminación por plásticos, que no entienden de fronteras.

De ahí la necesidad de cumplir el plazo de 2020 y asegurar la salud del océano entero, que no se puede posponer más ya que es el paso más importante para mitigar el cambio climático.

Tal como lo refiere Lövin, "el océano ha absorbido el 40 por ciento de nuestras emisiones de carbono y el 90 por ciento del calor adicional que éstas han producido desde la revolución industrial. Un océano expoliado y contaminado no podrá ejercer esa función de amortiguación frente a los peores impactos del cambio climático. Tenemos que proteger el océano para protegernos nosotros (...) en este año con máximos históricos de calor, incendios e inundaciones, todos hemos atisbado las dolorosas consecuencias". Coincidimos.

 

Domingo, 02 Septiembre 2018 05:04

Desapariciones Forzadas

El 30 de agosto se conmemoró el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas; desde el año 2011, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) fijó dicha fecha luego de que el 21 de diciembre de 2010, la Asamblea General, en virtud de la Resolución A/RES/65/209, expresó su preocupación ante el incremento de las desapariciones forzadas o involuntarias, en todo el mundo.

En la Resolución A/RES/65/209 se apunta que “las desapariciones forzadas, que en su día fueron principalmente el producto de las dictaduras militares, pueden perpetrarse hoy día en situaciones complejas de conflicto interno, especialmente como método de represión política de los oponentes”: la desaparición forzada constituye un delito y, en determinadas circunstancias definidas por el derecho internacional, un crimen de lesa humanidad.

Es importante destacar que tanto el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, que entró en vigor el 1 de julio de 2002, como la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, aprobada por la Asamblea General de la ONU en el año 2006, establecen que, cuando como parte de un ataque generalizado o sistemático dirigido a cualquier población civil, se cometa una “desaparición forzada” ésta se calificará como un crimen contra la humanidad y, por tanto, no prescribirá; se dará a las familias de las víctimas el derecho a obtener reparación y a exigir la verdad sobre la desaparición de sus seres queridos.

Y es que las víctimas de desaparición forzada, al haber sido separadas del "ámbito protector de la ley" y al haber "desaparecido" de la sociedad, se encuentran privadas de todos sus derechos y a merced de sus aprehensores. Las desapariciones forzadas violan con regularidad el derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica, a la libertad y seguridad de la persona; a no ser sometido a torturas ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; a la vida, en caso de muerte de la persona desaparecida; a una identidad; a un juicio imparcial y a las debidas garantías judiciales; a un recurso efectivo, con reparación e indemnización, entre otros.

Al respecto de este tema, este año la ONU señaló que la desaparición forzada se ha convertido "en un problema mundial que no afecta únicamente a una región concreta del mundo. Las desapariciones forzadas, que en su día fueron principalmente el producto de las dictaduras militares, pueden perpetrarse hoy día en situaciones complejas de conflicto interno, especialmente como método de represión política de los oponentes".

Y agrega que preocupa especialmente el acoso de los defensores de los derechos humanos, los parientes de las víctimas, los testigos y los abogados que se ocupan de los casos de desaparición forzada; el uso por los Estados de la lucha contra el terrorismo como excusa para el incumplimiento de sus obligaciones y la todavía generalizada impunidad por la práctica de la desaparición forzada.

Por su parte y en el informe anual de actividades del 2017, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) refiere que Veracruz fue el estado del cual se recibió el mayor número de reportes de personas desaparecidas, seguido de Baja California, Jalisco, Sinaloa y Tamaulipas, mientras que los estados de los que se recibió el menor número de reportes fueron Hidalgo, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo y Sonora, y las entidades federativas de las que no se recibió reporte de desaparición fueron Aguascalientes, Campeche, Colima, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

Cabe indicar que sobre estos datos, el organismo nacional refirió que corresponden al número de reportes recibidos para coadyuvar en la búsqueda y localización de personas y no reflejan el número real de personas desaparecidas en cada entidad federativa: la llamada "cifra negra".

En dicho informe, la CNDH también destacó que "la desaparición de personas en México constituye una dolorosa e indignante realidad que confronta y cuestiona. Confronta porque el tiempo sigue pasando y todavía no se han generado las condiciones adecuadas para dar la debida atención a esta problemática, lo cual refleja, en los hechos, falta de voluntad de diversas autoridades de los distintos órdenes de gobierno, particularmente de las entidades federativas, para atender los legítimos reclamos de las víctimas y de la sociedad (...) Cuestiona, porque la falta de una respuesta adecuada ante este flagelo parecería implicar que existe una actitud indiferente ante el sufrimiento y dolor de las víctimas y de sus familiares".

Mientras que en este 2018, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV)  informó que, a la fecha, en el Registro Nacional de Víctimas (Renavi) se tienen inscritas dos mil 795 personas por el delito de desaparición y mil 394 por el de desaparición forzada; la mayor parte se concentra en los estados de Guerrero, Coahuila, Veracruz, Tamaulipas, Nuevo León, Estado de México y Guanajuato.

Según la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se entenderá por "desaparición forzada" el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes del Estado, o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley.

Es conveniente difundir el contenido de algunos artículos de esta Convención: “Nadie será sometido a una desaparición forzada” y “en ningún caso podrán invocarse circunstancias excepcionales tales como estado de guerra o amenaza de guerra, inestabilidad política interna o cualquier otra emergencia pública como justificación de la desaparición forzada”. También, “cada Estado Parte tomará las medidas necesarias para que la desaparición forzada sea tipificada como delito en su legislación penal”: “la práctica generalizada o sistemática de la desaparición forzada constituye un crimen de lesa humanidad tal como está definido en el derecho internacional aplicable y entraña las consecuencias previstas”.

Respecto a las noticias locales, en la semana que concluye y sobre el tema que nos ocupa en este domingo, el jueves pasado activistas se manifestaron para reclamar justicia; al respecto, José Martínez Cruz, integrante de la Comisión Independiente de Derechos Humanos (CIDH), refirió que hay al menos 500 personas desaparecidas en Morelos -más de 200 mujeres y 300 hombres-, cuando menos desde el 2008 a la fecha, de acuerdo con cifras proporcionadas por la autoridad estatal; Martínez Cruz también agregó que hay muchos casos de desaparecidos que no están incluidos dentro de las cifras oficiales.

Cabe recordar, finalmente y en ocasión del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, la batalla personal del poeta y periodista argentino Juan Gelman Burichson, quien en 1976 estaba en Roma cuando llegó la dictadura militar a Argentina, lucha sobre la cual comentamos en el espacio de Panóptico Rojo del 30 de agosto del año 2015, titulado “¿Olvido verdadero?”.

Gelman, quien murió en México el 14 de enero de 2014, nos legó un ejemplo de vida que consiste en no desistir en la lucha por conocer y superar un hecho violento, trascendiendo a la injusticia. Recordemos entonces, y no sólo hoy, a todos los hombres y mujeres que fueron desaparecidos y de los cuales aún se desconoce su paradero.

Cedemos las palabras finales de este espacio a Gelman Burichson: "Las heridas no están aún cerradas, su único tratamiento es la verdad y luego la justicia; solo así es posible el olvido verdadero (...) Hay periodos de la historia, como el que atravesamos, donde las expectativas de cambio retroceden a zonas pantanosas. Pero la misma historia demuestra que hay flujos y reflujos y que la expectativa vuelve. Todo esto tiene que ver con la utopía. La utopía jamás se cumple, fracasa, pero deja una renovación y la idea imperiosa de retomarla”. Coincidimos.

 

 

Domingo, 26 Agosto 2018 05:29

Contra la deshumanización

El primer Día Internacional de Conmemoración y Homenaje a las Víctimas del Terrorismo se celebró por primera vez, en la semana que concluye, instaurado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para honrar a las víctimas y sobrevivientes de estos actos, además de generar conciencia para sumar esfuerzos y proteger sus derechos humanos.

En las resoluciones A/RES/66/282, A/RES/68/276 y A/RES/72/284 de la Asamblea General, establecidas como resultado del Examen de la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo, se destaca el papel de las víctimas y sus familiares en la lucha contra el terrorismo y la prevención del extremismo violento.

En dichas resoluciones además se establece que, mediante la provisión de apoyo adecuado, inmediatamente después de un ataque y en el largo plazo, las víctimas pueden sobrellevar, sanar y recuperarse más rápidamente luego de un ataque.

Es el 21 de agosto la fecha proclamada como Día Internacional de Conmemoración y Homenaje a las Víctimas del Terrorismo, a fin de honrar y apoyar a las víctimas y los supervivientes del terrorismo, reconociendo que la protección de los derechos humanos y el estado de derecho en el ámbito nacional e internacional son esenciales para prevenir y combatir ese flagelo.

La Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el terrorismo, aprobada por la Asamblea General el 8 de septiembre de 2006, señala que la deshumanización de las víctimas del terrorismo en todas sus formas y manifestaciones genera un ambiente propicio para la propagación de éste, por lo que seguir fortaleciendo la labor del organismo internacional para la prevención de conflictos, la negociación, la mediación, y el mantenimiento y la consolidación de la paz, es una forma de luchar contra el terrorismo y respetar la dignidad humana.

En este espacio hemos comentado sobre el tema del terrorismo en diversas ocasiones. Desde la ocasión en la que #JeSuisCharlie se convirtió en uno de los ‘hashtags’ más difundidos en la historia de Twitter, al ser replicado por personas en diversos países con acceso a la red social, en solidaridad con los periodistas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo, cuando doce personas fueron asesinadas durante un ataque terrorista a la redacción de la revista, en Francia, pasando por el caso de los periodistas estadounidenses Jim Foley y Steven Sotloff, además de los colaboradores humanitarios de origen británico, David Haines y Alan Henning, cuyas ‘decapitaciones’ y muertes, llevadas a cabo por una ‘agrupación fundamentalista’ en un lapso poco mayor a un mes, fueron grabadas y colocadas en sitios de internet.

Tristemente, estos son únicamente dos ejemplos de una larga lista de atentados terroristas que han ocurrido en los últimos años. Cabe agregar que aunque el número de países afectados por el terrorismo va en aumento, la mayor cantidad de víctimas se concentra en un pequeño grupo de Estados Miembros de la ONU: únicamente en el 2017, casi tres cuartas partes de todas las muertes causadas por el terrorismo se produjeron en cinco países: Afganistán, Iraq, Nigeria, Somalia y Siria.

Sin embargo, tal como lo ha señalado el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, en su mensaje 2018 al respecto del tema, "el terrorismo es una de las cuestiones más complejas de nuestro tiempo y una grave amenaza para la paz y la seguridad internacionales. De Tayikistán al Reino Unido, de Bagdad a Barcelona, ataques despiadados nos han conmocionado a todos. Ningún país puede creerse inmune; casi todas las nacionalidades del mundo han sido víctimas de atentados terroristas".

Guterres también destaca que, después de los atentados terroristas, rara vez se toca el tema de nuevo de los muertos o de los heridos: personas que se dedicaban a sus quehaceres cotidianos cuando sus vidas cambiaron para siempre, además de los familiares y amigos que les sobreviven y que deben aprender a vivir con la carga del terrorismo durante el resto de sus vidas.

Por ello es importante escuchar a las víctimas y a los supervivientes del terrorismo, aprender de sus experiencias, amplificar sus voces y, por supuesto, que se les proporcione asistencia a largo plazo, en particular de tipo financiero, jurídico, médico y psicosocial.

Como también ya se ha comentado en este espacio, “diversos académicos han señalado que, en la actualidad, el terrorismo puede entenderse más fácilmente si lo estudiamos desde una primera óptica relacionada con la comunicación, en lugar de referirlo a una óptica de violencia: el éxito relativo del terrorista se medirá entonces no por el número de bajas o el daño material que logre, sino por la atención mediática que reciba. (…) Cabría en este momento hacernos la pregunta: ¿Qué papel estamos jugando, entonces, como observadores de estas acciones violentas?” (en ‘Panóptico Rojo’, “Terrorismo y cobertura mediática”).

Salustiano Del Campo, en “Terrorismo y sociedad democrática” afirma que “el terrorismo va dirigido contra la gente que mira, no contra las víctimas; su función es claramente comunicativa”. No hay que perder de vista que el terrorismo es, en esencia, un arma psicológica y un generador de efectos, entre los que podemos mencionar la destrucción de los valores comunitarios o el simple hecho de inhibir la responsabilidad ciudadana, como resultado secundario al temor generado.

De igual modo hemos mencionado a uno de los pocos filósofos occidentales que estudiaba y denunciaba el fenómeno del terrorismo mundial, André Glucksmann. En una entrevista concedida al diario francés Le Figaro, el 14 de septiembre del 2001, Glucksmann reflexionaba lo siguiente: “Aquel que vive días apacibles, si no felices, vive el pensamiento de la no-guerra. Cada quien se construye un loft mental prohibiéndose pensar en las amenazas verdaderas: la desdicha es ajena, la enfermedad es para otros. Tanto el europeo como el estadunidense parecen salir de la escena chejoviana de El Jardín de los cerezos: se habla, se ama, se detesta entre nosotros, se lleva una vida “refinada”, mientras afuera las hachas asestan sus pesados golpes”.

Y continuaba: “Desde hace una década critiqué las teorías de la guerra sin muertos y del fin de la historia, que también hicieron estragos en la comunidad europea. Al salir de la Guerra Fría reivindiqué un décimo primer mandamiento: no cerrar jamás los ojos ante la inhumanidad violenta del siglo". Coincidimos.

 

Domingo, 19 Agosto 2018 05:26

Heroicos

Este mes de agosto, como cada año en este espacio, difundimos algunos de los antecedentes respecto a la labor de los bomberos en nuestro país. Y es que la próxima semana se conmemora en México el “Día del Bombero”, mismo que inicialmente se celebraba el primero de julio pero en el año de 1956 se hizo el cambio oficial al 22 de agosto, fecha en la que se fundó el primer Cuerpo de Bomberos en la República Mexicana, el primero y el más antiguo a nivel nacional, en el puerto de Veracruz y en el año de 1873.

En la capital de Morelos y como parte de las celebraciones por la fecha, se inauguró en el Museo de la Ciudad de Cuernavaca la exposición "Soy Bombero", a través de la cual se rinde un merecido homenaje a los llamados "héroes anónimos"; además de obras artísticas, en las que se destaca el valor y la abnegación de los bomberos al llevar a cabo su labor, se exhiben elementos como el característico uniforme, mangueras y distintas herramientas.

Desde tiempos pasados y como parte de una mezcla de creencias míticas y religiosas, el fenómeno del fuego ha sido considerado incluso como un instrumento de castigo divino a los hombres; tal era el arraigo de dicha convicción que los grupos que se dedicaban a sofocar incendios eligieron el día 17 de febrero para celebrar a su santo patrono, San Antonio Abad, el primer fraile que acudió a los incendios a orar para que el fuego se apagara. A partir del siglo XVII se perdió dicha costumbre.

Históricamente, uno de los antecedentes más lejanos que hace referencia al Cuerpo de Bomberos en nuestro país es un grupo destinado a combatir los incendios en la Nueva España, en los años 1526 y 1527, que estaba integrado por los mismos indígenas que acudían al lugar del siniestro, bajo las órdenes de un soldado español.

En el año de 1842, la forma de avisar a la población respecto a la existencia de un incendio “era por medio de 100 toques precipitados de campana de la Iglesia más cercana, y la alarma de una esquila (campana pequeña) en el lugar donde se requiriera el auxilio. Sin duda, las campanas más utilizadas para dar la alarma de incendio eran las de la Catedral de la Ciudad de México. Estas disposiciones refuerzan la tradición todavía hoy vigente de la campana, en los vehículos de bomberos”.

Es también interesante lo que señalaba un bando publicado en México el 20 de septiembre de 1862, del que destacan dos artículos. El primero indica que “será obligación del Comandante de Bomberos considerar la magnitud del incendio: salvar a toda costa en primer lugar a las personas; segundo lugar, a los animales; tercer lugar, a los papeles o documentos de importancia; cuarto, las alhajas u objetos preciosos; quinto, los muebles y sexto, el edificio”. Mientras que en el segundo se lee que “la salvación de las personas se verificará en el orden siguiente: primero, los niños; segundo, los ancianos; tercero, los enfermos e imposibilitados; cuarto, las demás personas”.

En la época moderna, uno de los incendios que se recuerda con mayor insistencia y tristeza es el que tuvo lugar un 28 de noviembre de 1948, cuando se recibió la llamada de alarma de que el edificio de la ferretería "La Sirena", ubicada en las calles de Palma y 16 de Septiembre del centro de la ciudad de México, ardía entre llamas; acudió al llamado el segundo comandante José Saavedra del Raso, junto con 60 elementos. Las maniobras para controlar el siniestro no fueron suficientes y una de las paredes frontales del edificio se derrumbó, sepultando a 12 elementos.

A partir de ese momento y en reconocimiento a la lucha desesperada por salvar las vidas humanas aún a costa de la propia, se habla de un “Heroico Cuerpo de Bomberos”.

Un decálogo es un conjunto de diez principios cuyo cumplimiento se considera básico para poder llevar a cabo el ejercicio de una actividad concreta; en el caso de los bomberos fue el coronel Evodio Alarcón García -quien combatió más de seis mil incendios durante un periodo de 53 años en el Distrito Federal- el responsable de formular en 1957 el “Decálogo del Bombero”, mismo que se reproduce a continuación: “I.- Son sus normas: La abnegación, el valor y el sacrificio. II.- Protector del pobre o del rico, del débil o del fuerte. III.- Sin banderías políticas o religiosas. IV.- Amigo de la niñez y la juventud. V.- Respetuoso y comedido con el anciano. VI.- Caballeroso y cortés con la mujer. VII.- Duro para el combate y fuerte para el peligro. VIII.- Leal para sus superiores y considerado con sus compañeros. IX.- Hombre gallardo y humilde, incansable en el trabajo. X.- El servicio a la Patria y a la Humanidad son las razones de su vida”.

En la página del Heroico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal es posible leer una descripción sobre lo que es un Bombero, quien “tiene la mente despierta de un niño y la serenidad de un hombre maduro; que nunca olvida la emoción que se siente al escuchar el ulular de las sirenas, el trabajo realizado en los incendios y los miles de peligros vividos con el paso de los años; un ser humano con más bondad y humildad que el común de la gente (…) Un hombre que no guarda rencores, que no agita banderas, ni vocifera obscenidades, que honra la memoria de los compañeros caídos; el Bombero es un ser humano que no habla de la hermandad entre los hombres… ¡la vive!”.

En el pasado -aunque ahora cada vez con menor frecuencia, por desgracia-, si un adulto le preguntaba a un niño ¿qué quieres ser cuando seas grande?, muchos pequeños respondían: bombero. Ellos guardan corazones heroicos y son guerreros que deberían ser reconocidos no sólo durante homenajes por deceso al cumplir con su labor o en una fecha específica: lo que otros llaman ser un héroe, los bomberos lo llaman hacer su trabajo.

 

Domingo, 12 Agosto 2018 05:43

Migración y Discriminación

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Discriminación 2017 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), los cinco estados con los índices más altos de discriminación son Puebla, con 28.4 por ciento; Colima, 25.6; Guerrero, 25.1; Oaxaca, 24.9 y Morelos, 24.4 por ciento; mientras que los menores porcentajes de la población de 18 años o más que declaró haber sido discriminada por algún motivo o condición personal se registraron en Nayarit, con 13.1 por ciento; Zacatecas, 13.7; Nuevo León, 14; San Luis Potosí, 14.4 y Durango, 15.4 por ciento.

En la encuesta del INEGI también se anota que uno de cada cinco mexicanos mayores de 18 años ha sido objeto de discriminación: para las mujeres, la apariencia física es el principal motivo de discriminación, seguida de las creencias religiosas y el género; para los hombres, las causas son la apariencia física, la manera de hablar y la edad.

Cabe señalar que negar de manera injustificada un derecho, directa o indirectamente, de igual modo vulnera el derecho a la igualdad y no discriminación de las personas; al respecto, en la encuesta del INEGI de referencia se indica que el 23.3 por ciento de la población de 18 años y más señaló que en los últimos cinco años se le negó injustificadamente algún derecho.

Este domingo hacemos referencia a esta encuesta del INEGI ya que en la semana que concluye se conmemoró el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que han buscado durante años el reconocimiento de su identidad, forma de vida y el derecho sobre sus territorios tradicionales y recursos naturales; herederos de una gran diversidad lingüística y cultural, así como de costumbres y tradiciones ancestrales, son más de cinco mil grupos distintos, en 90 países, y que hablan una gran mayoría de las aproximadamente siete mil lenguas del mundo.

En América Latina, alrededor del 40 por ciento de todos los pueblos indígenas viven en zonas urbanas, incluso el 80 por ciento en algunos países de la región; en México y según la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI, de acuerdo con su cultura, 21.5 por ciento del total de la población se autorreconoce indígena, de la cual el 48.7 por ciento son hombres y 51.3 por ciento son mujeres.

Además y con datos de la encuesta referida, se estima que 6.5 por ciento de la población de tres años y más de edad habla alguna lengua indígena, es decir 7.4 millones de personas: de ellas, poco más de 909 mil no hablan español y sólo se comunican en su lengua; la lengua más hablada es el náhuatl, con el 23.4 por ciento, seguida del maya y del tzeltal con el 11.6 y 7.5 por ciento, respectivamente.

Cabe destacar la importancia de las lenguas indígenas en los temas de diversidad cultural y diálogo intercultural sobre cuestiones de educación, medio ambiente, desarrollo científico y tecnológico, libertad de expresión, empleo e inclusión social; por ello, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y proclamó el año 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas. 

Según datos de la ONU, los pueblos indígenas están constituidos por 370 millones de personas, aproximadamente, es decir, más del cinco por ciento de la población mundial y, sin embargo, se encuentran entre las poblaciones más desfavorecidas, vulnerables y perjudicadas del mundo, representando el 15 por ciento de los más pobres: destaca además el caso de los migrantes indígenas, quienes se enfrentan a muchos desafíos, incluida la discriminación.

Respecto de la conmemoración de este año 2018 del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, manifestó en su mensaje alusivo que es una oportunidad de crear conciencia sobre la situación precaria de las poblaciones autóctonas, además de centrarse en los factores de la migración y la movilidad, para proteger sus derechos y mantener sus culturas y formas de vida.

Lo anterior, ya que como resultado de la pérdida de su territorio y recursos, por el desarrollo y otras presiones, muchos pueblos indígenas migran a las zonas urbanas en busca de oportunidades, aunque también migran a través de las fronteras internacionales por desplazamiento o reubicación sin su consentimiento, y para escapar de la violencia, los conflictos armados, la persecución, la degradación ambiental y los impactos del cambio climático, sin olvidar la búsqueda de mejores perspectivas, educación y empleo para ellos y sus familias.

"La migración es una oportunidad pero también conlleva riesgos inherentes. Las tasas de trata y otras formas de violencia son desproporcionadamente elevadas entre las mujeres y las niñas indígenas", expresó en su mensaje António Guterres, y añadió que se espera que a finales de este año los Estados Miembros aprueben un Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, "para maximizar los beneficios de la migración y prestar apoyo a los grupos de migrantes vulnerables, incluidos los pueblos indígenas. Es fundamental que se protejan los derechos y las identidades de los pueblos indígenas". Coincidimos.

 

 

Domingo, 05 Agosto 2018 05:26

Precedente

En la semana que concluye, el Comité de Derechos Humanos (CDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció violaciones a los derechos de la periodista Lydia Cacho; cabe destacar que se trata de la primera resolución favorable de dicho comité, en un caso sobre agresiones contra una periodista en México.

Fue concretamente el 31 de julio pasado cuando dicho comité de la ONU emitió una resolución contra el Estado mexicano, derivado de la petición de la revisión del caso que en octubre de 2014 presentó la organización Article 19, en representación de la periodista Lydia Cacho, por las violaciones a los derechos humanos de la periodista.

Cacho fue detenida el 16 de diciembre de 2005 en las oficinas del Centro Integral de Atención a la Mujer (CIAM) -organización fundada por Lydia, y dedicada a la protección y atención a víctimas de violencia sexual, con sede en Cancún- por un grupo de 10 personas, quienes la trasladaron a la Procuraduría General de Justicia de Puebla, acompañada de agentes de la policía judicial de Quintana Roo.

La detención ahora ha sido calificada por el CDH de la ONU como arbitraria, debido a que derivó de un proceso instaurado contra Lydia con motivo de la publicación del libro “Los Demonios de Edén”, en el que se señalaba a altos empresarios y autoridades involucrados en la explotación sexual infantil.

Al respecto del caso, esta semana el representante de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, dijo en conferencia de prensa que "la impunidad es el denominador común de muchos problemas de derechos humanos en México. El caso de Lydia Cacho es uno de los primeros que llegó a la Fiscalía para Delitos contra la Libertad de Expresión y a pesar de ello tuvo que recurrir a instancias internacionales (...) ante el fallo de los órganos de procuración de justicia nacionales”.

Jarab destacó además que la violencia contra comunicadores "no sólo atenta contra la o el periodista, atenta contra la sociedad al privarla del acceso a la información".

Tras el análisis de los hechos llevado a cabo por el órgano de la ONU encargado de interpretar y velar por el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Comité estableció que los hechos ocurridos en diciembre de 2005 son violatorios de los derechos humanos de Lydia; además, enfatizó que los tratos proferidos a la periodista tuvieron objetivo discriminatorio por razón del sexo, debido a los comentarios sexuales, el trato sexualizado y la violencia de género.

También se estableció que aunado a la violación específica de tales derechos humanos, el Estado no cumplió con sus obligaciones de proveer de un recurso efectivo para investigar y sancionar a los culpables en un plazo razonable y tampoco garantizó el igual goce de los derechos de Lydia.

Es importante destacar que es la primera resolución favorable del CDH y, por lo tanto, la primera en la que se pronuncia sobre violencia por parte de las autoridades contra una mujer periodista; por tanto, existe ya un precedente histórico.

Es así como el dictamen del CDH es relevante porque se pronuncia a favor de la libertad de expresión, al referir que cualquier amenaza, detención arbitraria, tortura o agresiones similares a periodistas -como los acontecidos en agravio de Lydia- constituyen un ataque a su libertad de expresión; asimismo, tales conductas deben ser objeto de una activa y puntual investigación, sus autores deben ser sometidos a juicio y debe ofrecerse una reparación adecuada a las víctimas.

Finalmente, el CDH determinó que el Estado mexicano debe dar publicidad a dicha resolución, además de realizar una investigación imparcial, pronta y exhaustiva sobre los hechos denunciados por la periodista; procesar, juzgar y castigar con penas adecuadas a las personas halladas responsable de las violaciones cometidas; ofrecer compensación adecuada a Lydia y adoptar medidas necesarias para evitar que se cometan violaciones semejantes en el futuro.

Lo anterior, garantizando que todos los periodistas y defensores de derechos humanos puedan ejercer su derecho a la libertad de expresión en sus actividades, mediante la despenalización de los delitos de difamación y calumnia en todas las entidades federativas.

En este espacio dominical hemos comentado que en la sociedad actual existe un individualismo exacerbado que conduce a la fragmentación social, de la cual no está exenta el gremio de la prensa. “Divide y vencerás”, se ha señalado a lo largo del tiempo. El espíritu de cuerpo, en cambio, consiste en fusionar intereses e ideales para buscar un bien superior; y es que cuando el sentido de pertenencia se destruye, también se destruye la lealtad, intercambiándola como medio para logros personales y ventajas propias.

En el Séptimo Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia “Reforma al sistema de justicia penal a un año de vigencia: ¿qué falta y quién está en falta?”, llevado a cabo en mayo del 2015, los ponentes señalaron que no debíamos pensar que en junio de 2016, cuando se “terminara” la implementación de la reforma penal en todo el país, México cambiaría radicalmente. No, porque para ello se requiere un cambio de mentalidad y romper paradigmas en todos, no sólo por parte de quienes operan y administran la justicia, sino de la población en general.

Los periodistas mantienen informada a la sociedad, requisito indispensable para la democracia y para la libertad, y todo lo que se refiera a las investigaciones que se llevan a cabo respecto a los comunicadores debe entenderse como un deber jurídico propio. El principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH señala: “El asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada".

También es una responsabilidad de todos, en la medida de nuestras posibilidades. Si las fiscalías están obligadas a mostrar resultados que se sustenten en investigaciones profesionales y legales, integrales y transparentes, con mayor razón cada uno de nosotros, desde nuestra trinchera particular, estamos obligados a involucrarnos y a exigir justicia con bases y fundamentos; en el caso de los ataques contra la libertad de expresión en México, solo así se podrá comenzar a poner fin a la impunidad.

 

Domingo, 29 Julio 2018 06:03

Respuestas

Este 30 de julio se conmemora el “Día Mundial Contra la Trata de Personas”, con el fin de crear mayor conciencia sobre la situación de las víctimas de este delito que atenta contra la dignidad humana y que representa el tercer negocio ilícito más rentable, sólo después del tráfico de armas y drogas; según datos previos de la Organización de Estados Americanos (OEA), "genera una movilidad promedio de 6 mil 600 millones de dólares anuales tan sólo en América Latina, y en todo el mundo un promedio de 32 mil millones de dólares".

La Organización Internacional del Trabajo calcula que casi 21 millones de personas en el mundo son víctimas del trabajo forzoso; en esa cifra se incluye también a las víctimas de trata para la explotación laboral y sexual.

La trata de personas, la “esclavitud moderna”, es un delito que explota a mujeres, niños y hombres con numerosos propósitos, que incluyen el trabajo forzoso y el sexo; aproximadamente, un 30 por ciento de las víctimas de la trata son niños y un 70 por ciento son mujeres y niñas, según el reciente “Informe Mundial sobre la Trata de Personas”, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

En el año de 2010, la Asamblea General adoptó un Plan de Acción Mundial para Combatir el Tráfico de Personas, además de establecer un Fondo Voluntario Fiduciario para las víctimas del tráfico, especialmente mujeres y niños; el objetivo de dicho fondo es facilitar la asistencia y la protección efectivas y directas a las víctimas de la trata, mediante la subvención a organizaciones no gubernamentales especializadas.

Cabe destacar que también se ha dado a conocer que, en un futuro próximo, la intención respecto a dicho fondo es dar prioridad a las víctimas provenientes de conflictos armados o que forman parte de grandes corrientes migratorias o de refugiados; además, centrar la asistencia en las víctimas que han sido objeto de la trata para explotarlas sexualmente, extirparles órganos u obligarlas a la mendicidad y a la delincuencia.

Este año, la UNODC ha elegido “La respuesta a la trata de niños y jóvenes” como el tema central del "Día Mundial contra la Trata", con lo que se busca resaltar el hecho de que casi un tercio de las víctimas de la trata son niños, para fomentar posibles iniciativas de acción relacionadas con la protección y la garantía de la justicia para los niños víctimas.

Respecto a nuestro país, cabe anotar que México fue pionero al participar en una de las campañas más importantes para prevenir este delito, "Corazón Azul Contra la Trata de Personas", en el año 2010 y como parte de las acciones de cumplimiento de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y sus respectivos Protocolos, informando a más de 53 mil personas sobre esta problemática, durante el periodo 2010-2012; sin embargo, falta mucho camino por recorrer. 

Y es que la trata de personas vulnera los derechos fundamentales a través del engaño, sometimiento, coacción, abuso de poder, intimidación o amenaza, incluso en contra de la voluntad o viciando su consentimiento, equiparando, además, la condición de las personas a la de un objeto, aprovechado por el tratante para obtener beneficios ilícitos.  

Uno de los antecedentes históricos de la trata de personas se sitúa en el periodo medieval, concretamente durante la lucha entre musulmanes y cristianos, cuando las personas adquirían un “rango de mercancía”; en 1869, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define el vocablo "trata" para referirse al "comercio de esclavos africanos"; en 1904, se firmó el primer acuerdo internacional para asegurar la protección eficaz contra el tráfico criminal denominado "trata de blancas": dicho término fue transformándose e incluyendo toda forma de explotación en contra de cualquier persona.

En fecha más reciente, en el año 2000, surgió el "Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños", conocido como "Protocolo de Palermo"; un instrumento cuya finalidad es combatir la trata de personas, proteger y ayudar a las víctimas, así como promover la cooperación entre los Estados parte, para combatir dicho delito de manera integral; dicho “Protocolo de Palermo” fue firmado por México en el año 2000.

“Los gobiernos no pueden cruzarse de brazos y esperar a que las víctimas se identifiquen; todo lo contrario, deben buscarlas de manera proactiva mediante investigación en los sectores de alto riesgo, observación de las poblaciones vulnerables y capacitación de los funcionarios públicos correspondientes”, señala el “Informe 2014 sobre Trata de Personas”, en cuya introducción el entonces embajador plenipotenciario para Vigilar y Combatir la Trata de Personas, Luis C. de Baca, apuntaba acertadamente: “la transición de víctima a sobreviviente es un camino que nadie debe recorrer solo”.

Seamos solidarios con los millones de víctimas de trata de personas, comprometidos en la medida de nuestras posibilidades y responsabilidades a devolverles lo que han perdido: la esperanza.

 

Domingo, 22 Julio 2018 05:27

Trajín

En la semana que concluye, el Senado de Uruguay emitió una declaración condenando la violencia en Nicaragua; José Mujica, ex presidente y actual senador, habló también sobre la situación en dicho país: "Hay momentos que hay que decir 'Me voy' (...) Quienes ayer fueron revolucionarios perdieron el sentido de la vida. Me siento mal porque conozco gente tan vieja como yo. Porque recuerdo nombres y compañeros que se dejaron la vida en Nicaragua, peleando por un sueño", lamentó durante el tiempo concedido para su mensaje.

En este espacio hemos comentado sobre la trayectoria de José Mujica, en algún domingo pasado; después del proceso electoral reciente, podría ser interesante recordar y reflexionar sobre algunas cuestiones ya anotadas en Panóptico Rojo.

De la trayectoria de vida de José Mujica han opinado desde cineastas como el serbio Emir Kusturica, describiéndolo como “el último héroe que acepto como un héroe en el mundo de la política”, hasta el ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien reconoció “la extraordinaria sensibilidad en lo que se refiere a asuntos de democracia y derechos humanos, dados sus fuertes valores y su historia personal: es un líder en esos asuntos en todo el hemisferio”.

José “Pepe” Mujica nació el 20 de mayo de 1935 en Montevideo, Uruguay, en una familia de descendientes vascos. Fue vendedor de flores, autodidacta y luego militante del grupo político tradicional uruguayo Partido Nacional. A mediados de los 60 fundó el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), con el que participó en operativos guerrilleros: en esos años fue herido por proyectil de arma de fuego, cayó cuatro veces prisionero, sometido a torturas brutales, y estuvo en prisión entre 1972 y 1985, en condiciones que lo llevaron casi a rozar la locura y a ser internado en el Hospital Militar de Montevideo. Recuperó la libertad precisamente en 1985, junto a otros presos favorecidos por una amnistía.

Un excelente libro para conocer más sobre la historia del hombre de gesto bonachón, es “José Mujica. La revolución tranquila”, del periodista Mauricio Rabuffetti. Después de su liberación, “Pepe” fue diputado, senador, ministro y llegó a la presidencia el primero de marzo del 2010, encabezando el segundo gobierno del Frente Amplio (FA). Quien mediáticamente fue conocido como 'el presidente más pobre del mundo', despreció la residencia destinada para los mandatarios y se quedó viviendo en su modesta granja de las afueras de Montevideo, de tres pequeñas habitaciones.

Ante numerosos periodistas de todo el mundo ha señalado -palabras más, palabras menos- que él no es pobre: “Pobres son los que precisan mucho para vivir, esos son los verdaderos pobres; yo tengo lo suficiente”, afirmó en el 2013, y se describió como “austero”, “sobrio” y “liviano de equipaje”. “Peleo por la libertad y la libertad es tener tiempo para hacer lo que a uno le gusta”, puntualizó.

Tan liviano le gusta viajar que cuando un jeque árabe le ofreció un millón de dólares por su viejo Volkswagen Fusca, rechazó el ofrecimiento, habiendo señalado tiempo atrás que mientras viviera, jamás vendería su vehículo. Dicha anécdota es una de varias propias de su estilo y filosofía de vida: su modo de vivir modesto, en contraste con otros presidentes, atrajo la atención del mundo.

Durante la 68ª Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) del 2013, en la que participaron líderes de 196 países del mundo, José Mujica ofreció un discurso de casi una hora, con su voz pausada y reflexiva. El discurso -en el que expone sus puntos de vista sobre política, economía, nacionalismo, democracia, ecología, entre otros temas que incluyen su visión personal del futuro- ha sido calificado como “inolvidable”, reflejando la personalidad  de un hombre inteligente, que cree en las ideas y en que se necesita un mundo nuevo:

“… alguna vez fui un muchacho, que como otros quiso cambiar su época y su mundo, tras el sueño de una sociedad libertaria y sin clases. Mis errores, en parte son hijos de mi tiempo y obviamente los asumo. Pero hay veces que me grito con nostalgia: ¿Quién tuviera la fuerza de cuando éramos capaces de abrevar tantas Utopías?”.

“Sin embargo no miro hacia atrás porque el hoy real nació en las cenizas fértiles del ayer; por el contrario, no vivo para contrariar cuentas o reverberar recuerdos. Me angustia y de qué manera el porvenir que no veré y por el que me comprometo. Si, es posible un mundo con una humanidad mejor, pero tal vez hoy la primera tarea sea salvar la vida (…) La tolerancia es el fundamento de poder convivir en paz y entendiendo que en el mundo somos diferentes”.

“El combate a la economía sucia, al narcotráfico, a la estafa y al fraude, a la corrupción, plagas contemporáneas, prohijadas por el anti-valor, ese que sostiene que somos más felices si nos enriquecemos, sea como sea. Hemos sacrificado los viejos dioses inmateriales, y ocupamos el templo con el dios mercado; él nos organiza la economía, la política, los hábitos, la vida y hasta nos financian cuotas y tarjetas de apariencia de felicidad”.

“Parecería que hemos nacido sólo para consumir y consumir, y cuando no podemos cargamos con la frustración, la pobreza y hasta la auto exclusión. Lo cierto hoy que para gastar y enterrar los detritos en eso que se llama la huella de carbono por la ciencia, si aspiráramos en esta humanidad a consumir como un americano medio o promedio, son imprescindibles tres  planetas para poder vivir”.

“Nuestra civilización montó un desafío mentiroso y así como vamos, no es posible para todos colmar ese sentido de despilfarro que se le ha dado a la vida (…) Civilización contra la sencillez, contra la sobriedad, contra todos los ciclos naturales; pero peor, civilización contra la libertad que supone tener tiempo para vivir las relaciones humanas, lo único trascendente: amor, amistad, aventura, solidaridad, familia”.

“¿Es que somos felices alejados de lo eterno humano? Cabe hacerse esta pregunta. Aturdidos, huimos de nuestra biología que defiende la vida por la misma como causa superior y la suplantamos por el consumismo funcional… funcional a la acumulación (…) Todo, todo, es negocio. Todavía las campañas de marketing caen deliberadamente sobre los niños y su psicología, para influir sobre los mayores y tener así al futuro, un territorio asegurado”.

“El hombrecito promedio de nuestras grandes ciudades deambula entre las financieras y el tedio rutinario de las oficinas, a veces atemperadas con aire acondicionado; siempre sueña con las vacaciones, y la libertad; siempre sueña con concluir las cuentas, hasta que un día el corazón se para y adiós. Habrá otro soldado cubriendo las fauces del mercado, asegurando la acumulación”

“Creemos que el mundo requiere a gritos reglas globales que respeten los logros de la ciencia que abunda pero no es la ciencia la que gobierna el mundo (…) Necesitamos ir, mascar mucho lo viejo y eterno de la vida humana, junto a la ciencia: esa ciencia que se empeña por la humanidad, no para hacerse rico. Con ellos, con los hombres de ciencia de la mano, primeros consejeros de la humanidad, establecer acuerdos para el mundo entero”.

“Obviamente, no somos tan ilusos. Estas cosas no pasarán, ni otras parecidas. Nos quedan muchos sacrificios inútiles por delante. Mucho remendar consecuencias, y no enfrentar las causas (…) Y naturalmente, va a continuar impertérrita la acumulación, para regodeo del sistema financiero. Continuarán las guerras y por tanto los fanatismos. Hasta que tal vez la naturaleza nos llame al orden y haga inviable nuestra civilización. Tal vez, señores, tal nuestra visión es demasiado cruda, sin piedad, y vemos al hombre como una criatura única, la única que hay arriba de la tierra capaz de ir contra su propia especie”.

Corresponde otorgar un espacio también a quienes opinan que José Mujica no ha hecho nada significativo y que sólo pronuncia “frases sin ideología”, o que no existe un “razonamiento lógico para alcanzar un objetivo práctico, acciones concretas”. Un ejemplo es el filósofo y poeta uruguayo Eduardo Sanguinetti, quien después de haber propuesto a Mujica para el Premio Nobel de la Paz en el 2012, se arrepintió posteriormente. El historiador Lincoln Maiztegui Casas o el periodista Luciano Álvarez de “El País” también han escrito críticas hacia quien desde hoy es ex mandatario uruguayo. Sin olvidar la herencia de temas controversiales en la agenda del gobierno de Uruguay.

En algún momento Mujica apuntó que no tenía “vocación de héroe” pero que le molestaba la injusticia: “Al cabo de tanto trajín supimos que la lucha que se pierde es la que se abandona; no hay ningún final sino el camino mismo al que muchos otros arrimarán lo suyo para continuarla”. Coincidimos.

 

Domingo, 15 Julio 2018 05:40

21

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el día 12 de julio como el "Día de Malala", en homenaje a Malala Yousafzai, la joven paquistaní que fue baleada y casi asesinada por talibanes; Malala es actualmente Mensajera de la Paz del organismo internacional y justamente en la fecha referida es el día de su cumpleaños: el número 21.

Según el informe "Missed Opportunities: The High Cost of Not Educating Girls" ("Oportunidades perdidas: El alto costo de no educar a las niñas") que el Banco Mundial dio a conocer en anticipación al 12 de julio, fecha establecida por las Naciones Unidas como "Día de Malala", las escasas oportunidades educativas de las niñas y los obstáculos que les impiden completar 12 años de educación ocasionan a los países pérdidas de productividad e ingresos a lo largo de toda la vida, que oscilan entre los 15 y 30 billones de dólares.

También de acuerdo con el referido informe -el cual se publicó con apoyo de la Fundación del Fondo de Inversión en los Niños, la Alianza Mundial para la Educación y el Fondo Malala- en los países de ingreso bajo, menos de dos tercios de las niñas termina la escuela primaria y solo una de cada tres niñas termina el primer ciclo de la escuela secundaria.

En promedio, las mujeres con educación secundaria tienen más probabilidades de trabajar y ganan casi el doble que las mujeres que no han recibido ningún tipo de educación, además de que hay otros efectos positivos, como una amplia gama de beneficios sociales y económicos para ellas mismas, sus hijos y sus comunidades.

Al respecto del tema, Malala Yousafzai, ganadora del Premio Nobel de la Paz en 2014 y cofundadora del Fondo Malala, ha señalado que "cuando 130 millones de niñas no pueden convertirse en ingenieras o periodistas, o directoras ejecutivas de una empresa porque la educación está fuera de su alcance, el mundo pierde billones de dólares que podrían ayudar a fortalecer la economía mundial, la salud pública y la estabilidad".

De igual modo, agrega: "Si los líderes mundiales se comprometen a construir un mundo mejor, deben comenzar por invertir en la educación secundaria de las niñas. Este informe es una prueba más de que no podemos permitirnos retrasar la inversión en las niñas”.

Y es que según otros datos, a nivel mundial, unos 132 millones de niñas, cuyas edades oscilan entre los seis años y los 17 años, de las cuales el 75 por ciento son adolescentes, aún no asisten a la escuela; por ello y para aprovechar todos los beneficios de la educación, los países deben mejorar el acceso y la calidad para brindar a todas las niñas la oportunidad de aprender y participar más plenamente en la sociedad y ser miembros activos de su comunidad. 

En este espacio hemos comentado acerca de la labor de la joven activista, en ocasiones anteriores, una de las cuales fue en referencia al 12 de julio del 2013, cuando en la sede de Naciones Unidas se celebró un foro juvenil en el que participó Malala, quien ese día cumplía 16 años y que había alcanzado renombre mundial por el activismo en su país a favor del acceso de las niñas a la educación, y por el atentado que sufrió a manos del Talibán en octubre de 2012, por su defensa de esos principios.

Durante aquella sesión, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, felicitó a Malala y enfatizó que cincuenta y siete millones de niños no van a la escuela; también recordó las muertes recientes de estudiantes y maestros en las escuelas, e instó a los gobiernos del mundo a impedir la ocurrencia de esos actos.

Los siguientes son algunos extractos del discurso que Malala Yousafzai pronunció en las sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la fecha de su dieciseisavo cumpleaños, el “Día de Malala”:

“Hay cientos de activistas a favor de los derechos humanos y trabajadores sociales que no sólo están hablando de sus derechos, sino que están luchando para lograr su objetivo de Paz, Educación e Igualdad. Miles de personas han sido asesinadas por los terroristas y millones han resultado heridos. Yo sólo soy una de ellas. Así que aquí me presento. Así que aquí estoy, una niña, entre otras muchas.

(…)

Queridos amigos, el 9 de octubre de 2012, los talibanes me dispararon en el lado izquierdo de la frente. También dispararon contra dos amigas mías. Ellos pensaron que las balas nos iban a silenciar, pero fracasaron. Y de ese silencio nacieron miles de voces. Los terroristas pensaron que iban a cambiar mis objetivos y obligarme a dejar mis ambiciones, pero nada ha cambiado en mi vida, excepto esto: la debilidad, el miedo y la desesperanza murieron para siempre. Nacieron la Fuerza, el Poder y el Coraje.

Soy la misma Malala. Mis ambiciones son las mismas. Mis esperanzas son las mismas. Y mis sueños son los mismos. (…) Nos damos cuenta de la importancia de la luz cuando vemos oscuridad. Nos damos cuenta de la importancia de nuestra voz cuando somos silenciados”. Coincidimos.

 

Domingo, 08 Julio 2018 05:10

Advocatus

Como en años pasados y retomando el artículo titulado 'Vir bonus, dicendi peritus' publicado en ‘Panóptico Rojo’, este domingo dirigimos una felicitación a los abogados en su día, fecha que se celebrará la semana entrante.

En México, el 12 de julio se celebra el Día del Abogado. La fecha se retoma desde 1960, conmemorando la primera cátedra de Derecho en América, “Prima de Leyes”, en la Real y Pontificia Universidad de México, impartida por Bartolomé Frías y Albornoz, el 12 de julio de 1533; la carrera de leyes que se impartía en dicha Universidad comprendía cinco años de Prima y Vísperas de Derecho y dos cursos más de un año de Jurisprudencia Civil.

También la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de México (UNAM) conmemora el 3 de junio, ya que en esa fecha pero del año 1533 se pronunció la primera lección jurídica en América, “Prima de Cánones”.

El Día del Abogado está señalado en Guatemala, el 24 de septiembre; Ecuador, 20 de febrero; Argentina, 29 de agosto; Perú, 2 de abril; Colombia, 22 de junio y Venezuela, 23 de junio; en algunos países de Europa se celebra el 19 de mayo, día de San Ivo Hélory de Kermartin: patrono de la región de Bretaña, de los abogados y los niños abandonados, a quien poéticamente se conoce como "Abogado de los pobres"; enterrado en Tréguier, sobre su tumba se inscribió supuestamente en latín: Sanctus Ivo erat Brito/Advocatus et non latro/Res miranda populo ("San Ivo era bretón/ Abogado y no ladrón/ Maravilla para el pueblo").

En el proemio de la obra “De Institutione Oratoria”, Marco Fabio Quintiliano nos indica su propósito: la educación del orador perfecto, mismo que en la antigua Roma era el advocatus (deriva de vocare, “llamar”, “abogar”), que con su elocuencia acudía a la defensa de sus representados en el foro.

Roma nos legó los conocimientos de jurisconsultos como Ulpiano, cuya fórmula: “Honeste vivere", “Alterum non laedere" y “Suum cuique tribuere”, es decir: "Vivir honestamente", “No dañar a otro" y "Dar a cada uno lo suyo", constituyen preceptos simples de conducta recta, no sólo para abogados, sino para todos los seres humanos.

La profesión de abogado comprende hoy en día no solamente la misma función que ejercían en Roma los oradores, sino también la de los jurisconsultos; Cicerón, por su parte, definió al orador como un hombre virtuoso (vir bonus), diestro en hablar (dicendi peritus) y que sabe utilizar la perfecta elocuencia para defender las causas públicas o particulares.

En Egipto, con la aparición de la escritura, se desplazó la alegación verbal en los tribunales, ante el temor de que la mímica de los oradores sedujera a los jueces; los inculpados que no sabían escribir ni conocían las leyes, debieron valerse entonces de quienes supieran poner por escrito su defensa.

Fray Bernardino de Sahagún, en su Códice Florentino, específicamente en el Libro Décimo, Capítulo Noveno -“De los Hechiceros y Trampistas”-, relata pormenorizadamente la actividad del “Procurador” o “Tepantlato”, cuya traducción, según Fray Alonso de Molina en su obra “Vocabulario en Lengua Castellana y Mexicana y Mexicana y Castellana”, es: “Tepan tlato, intercesor, abogado” y también “Tepan nitlatoa, abogar o rogar por otro”.

En el libro “Formación y discurso de los juristas” del doctor en Derecho Juan Ricardo Jiménez Gómez, se documenta la formación de los aspirantes a obtener el título de abogado en el siglo XIX. Por ejemplo, la pasantía de los juristas en los despachos y la práctica en los juzgados, que exigía la asistencia durante tres a cinco horas diarias para instruirse en el trámite de causas criminales y juicios civiles, el estudio de las jurisprudencias y la realización de diligencias propias de los tribunales.

Jiménez Gómez señala que el nombre dado al primer examen ante una junta sinodal designada era el de “noche triste” (expresión que aparece en varios expedientes de examen de abogado, hasta el año 1887); el nombre era justificado por el bachiller Sáenz, en 1871: “todavía no me abandona la angustia terrible que se apoderó de mi ánimo en aquella noche, que con razón lleva el calificativo de triste”.

Era la primera prueba que el aspirante al título de abogado debía superar, un momento culminante en la carrera y requisito indispensable para ser admitido a presentar un segundo examen, que consistiría en disertaciones leídas ante los examinadores, “máximos exponentes de la judicatura estatal, los ministros del órgano cabeza del poder judicial, llámese Supremo Tribunal de Justicia, Tribunal Superior de Justicia o Suprema Corte de Justicia”.

Sobre los “decálogos” que son visibles en numerosos despachos de abogados, si se entiende a la abogacía o profesión de abogado como la protección y defensa que una persona realiza sobre otra que necesita el amparo de la justicia, comprenderemos que se hayan escrito textos que aspiren a describir, en pocas palabras, la “jerarquía del ministerio del abogado”: desde el de San Ivo, del siglo XIII (“Doce mandamientos”), hasta el de Ossorio, del siglo XX, sin olvidar el “Decálogo del Abogado”, por Eduardo J. Couture, todos confortan y mantienen alerta la conciencia del deber.

Parafraseando al jurista italiano Ciuratti en su libro “Arte Forense”: "Dad a un hombre todas las dotes del espíritu, dadle todas las del carácter, haced que todo lo haya visto, que todo lo haya aprendido y retenido, que haya trabajado durante treinta años de vida, que sea en conjunto un literato, un crítico, un moralista, que tenga la experiencia de un viejo y la inefable memoria de un niño y, tal vez, con todo esto forméis un abogado completo”. Coincidimos.

 

Página 1 de 17
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.