Hábitat Hábitat
Publicado en Panóptico Rojo Domingo, 12 Noviembre 2017 07:01

Hábitat Destacado

Escrito por

De manera reciente, el pasado 22 de octubre, comentábamos con optimismo en este espacio acerca de diversos comunicados, publicados en la página de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), para dar a conocer que se duplicaría la vigilancia, inspección y seguridad en el polígono de protección del Alto Golfo de California para garantizar que nada interfieriera en las labores de rescate de la vaquita marina.

Tal como hemos destacado en diversas ocasiones en Panóptico Rojo, en el año 2012 el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) colocó a la vaquita marina en su lista de 10 especies en peligro de extinción )junto al tigre, el rinoceronte de Java,  el gorila de la montaña y el elefante asiático), mientras que en un documento presentado también por el WWF y titulado “Análisis 2017: Salvando al mamífero marino más amenazado del mundo”, de manera reciente se hizo un llamado a la acción global para salvar a la vaquita marina y conservar las islas y áreas protegidas del Golfo de California, sitio declarado Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En el informe del Foro Mundial para la Naturaleza, presentado en mayo de 2017, se refería que quedaban menos de 30 vaquitas marinas y que la población de este mamífero endémico ha disminuido 90 por ciento en seis años, además de que la inversión de mil 200 millones de pesos del gobierno mexicano no había servido para rescatarla; WWF también emitió, en aquel entonces, una ruta crítica de 10 acciones para asegurar el futuro de la vaquita marina.

Mientras que el pasado mes de octubre, la Semarnat también destacó la participación de un equipo de científicos y técnicos, provenientes de Estados Unidos, Nueva Zelandia, Australia, Dinamarca, Países Bajos, Irlanda, Reino Unido, Canadá y México para formar parte del programa Vaquita CPR (Conservación, Protección y Recuperación). Tal programa constaba de tres fases. 

La primera fase era la captura de ejemplares de vaquita marina, para la cual los técnicos irían a bordo de la embarcación María Cleofas, junto con otras siete embarcaciones; en esta etapa participaban cuatro delfines nariz de botella (Andrea, Fathom, Katrina y Splash) entrenados en cautiverio por la armada de Estados Unidos y cuya misión es encontrar y ubicar las 30 vaquitas marinas que aún viven en el Golfo de California; en la segunda fase, las vaquitas serían albergadas en albercas especialmente diseñadas para este proyecto, donde serían observadas durante 48 horas para monitorizar su salud.

En la última etapa, serían trasladadas al santuario diseñado para su resguardo, además de trabajar para aplicar técnicas de reproducción generadas con delfines en cautiverio y las aprendidas en vida silvestre; de igual modo, se pretende el desarrollo de artes de pesca alternativa para poder eliminar las redes de agalleras y de enmalle en la zona.

Esta semana, el pasado 10 de noviembre, la Semarnat informó que finalizaron las operaciones de campo en el Alto Golfo de California, luego de avistarse 32 ejemplares de vaquita marina en ocho de 13 días de labor en el mar, aunque algunos podrían ser los mismos vistos en repetidas ocasiones, según aclararon; la dependencia federal también destacó que fueron capturadas dos vaquitas hembras que tuvieron que ser liberadas: una de ellas falleció después del procedimiento. 

Indicó que los integrantes del programa Vaquita CPR, "en colaboración con un panel de revisión independiente establecido para este fin, revisará cuidadosamente los resultados de las operaciones de campo y determinará, a través del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA), las acciones a seguir para la conservación, protección y recuperación de la vaquita marina, mismas que se informarán al gobierno de México mediante una recomendación técnica".

También se hizo referencia a que el equipo de rescate de Vaquita CPR lanzó redes en tres días y dos vaquitas fueron capturadas durante operaciones en campo: la primera, una hembra muy joven que se liberó porque no pudo adaptarse a las instalaciones del santuario de la vaquita; la segunda, una hembra que no se encontraba ni en estado de gestación ni lactando, y que fue liberada luego de que tampoco pudo adaptarse en “El Nido”.

Sobre la segunda liberación se anota que "requirió de intervención veterinaria urgente y a pesar de los esfuerzos heroicos del equipo médico por salvar su vida, la vaquita no sobrevivió. Posteriormente se llevó a cabo una necropsia y se tomaron muestras de sus tejidos, las cuales fueron enviadas a laboratorios especializados para realizar estudios genéticos con el fin de analizarlos y determinar la causa del deceso".

Se agrega que debido "a la conducta que mostró la vaquita en cautiverio, la recomendación unánime de los científicos a cargo de Vaquita CPR al panel independiente de inspectores expertos, fue  suspender la parte de captura del operativo", por lo que luego de aceptarse la recomendación, los esfuerzos de captura se suspendieron el 4 de noviembre, reemplazándose la actividad con tareas de identificación de ejemplares de vaquita marina "mediante levantamiento fotográfico para descifrar el comportamiento de las poblaciones de esta marsopa y sus patrones de movilidad".

El comunicado de Vaquita CPR, de fecha 5 de noviembre, señala "con profunda tristeza que durante las operaciones de campo para rescatar al mamífero marino en el mayor peligro de extinción del mundo, un ejemplar de vaquita marina ha muerto. Todo el equipo de rescate está desconsolado por esta devastadora pérdida (...) Este Programa reunió a los expertos en mamíferos marinos más destacados del mundo para determinar si bajo el cuidado humano podría rescatarlos de la extinción. Ningún proyecto de conservación como este se ha hecho antes, y la operación entrañaba un riesgo significativo. Sin embargo, los científicos estuvieron de acuerdo en que el riesgo de extinción por mortandad en redes de pesca, era mucho mayor que el riesgo de los esfuerzos de rescate".

Por último, la postura de WWF ante la muerte de vaquita marina capturada durante el proyecto Vaquita CPR destaca que "aunque altamente riesgoso, reconocemos que el Gobierno mexicano y el equipo de expertos del CPR (Conservación, Protección y Recuperación) están emprendiendo un esfuerzo audaz y necesario para salvar a las vaquitas de la extinción. El monitoreo acústico y visual y los esfuerzos de CPR muestran claramente que hay madres y crías en el área, lo que indica que las vaquitas aún están reproduciéndose". 

“El CPR fue una medida audaz y, ahora que termina, urgimos a todos aquellos preocupados por la vaquita a que muestren el mismo compromiso y determinación para asegurar un Alto Golfo de California libre de redes de enmalle”, señaló el director de WWF México, Jorge Rickards, además de agregar que “a pesar de que las últimas semanas han sido difíciles, hemos atestiguado un destello de esperanza para la vaquita y es nuestra responsabilidad colectiva realizar todo lo que podamos para garantizar un hogar seguro y saludable para las madres y las crías que hemos visto. Proteger su hábitat es nuestra única oportunidad para salvar a la especie”.

Por otro lado, WWF también añadió que continuará apoyando el trabajo crítico del monitoreo acústico que permite estimar las tendencias de la población de la vaquita y se espera que las nuevas cifras poblacionales estén disponibles en diciembre, después de que se lleve a cabo la 69ª reunión del Comité Permanente de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) -en Ginebra, del 27 de noviembre y al 1o de diciembre-, donde se discutirán soluciones para combatir el tráfico ilegal de totoaba.

“Durante décadas, el tráfico ilegal del “buche” de totoaba ha sido responsable de la caída en picada de los números de la vaquita y la totoaba. Mientras fortalecemos nuestros esfuerzos en campo en esta carrera contra el tiempo, México, Estados Unidos y China deben acabar de manera colectiva con el tráfico ilegal de este pez para asegurar que estas especies y el Golfo de California tengan una oportunidad de sobrevivir y prosperar”, agregó Rickards. Coincidimos.

 

Publicado en Panóptico Rojo
Margarita Rebollo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Margarita Rebollo

Más en esta categoría: « Climático Que nadie se quede atrás »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.