Bajo el Volcán

La celebración del genial Van Gogh

“La pincelada tosca y atormentada del artista holandés, alimentada por el vigor de su pasión interior, conserva toda su fascinante fuerza expresiva.”

“Sus cuadros  son eventos que van más allá de la belleza pura, de la poesía más  bella; son  un continuo viaje a lo largo del tiempo. Pero el viaje continúa ahora que se cumplen 125 años de la muerte de uno de los máximos exponentes del postimpresionismo.”

  • Like
  • Comentar

Su vida fue un continuo infortunio. Fracaso en todo lo que la sociedad del siglo XIX consideraba importante: fue incapaz de fundar una familia, incapaz de ganarse la vida, e incluso, de tener una relación de amistad con sus contemporáneos. Encarnación del artista torturado e incomprendido. 

Vincent Van Gogh (Países Bajos, 1853 - Auvers-sur-Oise, Francia, 1890) no llegó a vender más que uno de aquellos centenares de cuadros suyos que actualmente alcanzan desorbitadas cotizaciones en las subastas. 

El reconocimiento de su obra no empezó hasta un año después de su muerte, a raíz de una exposición retrospectiva organizada por el Salón de los Independientes en París. Las continuas muestras retrospectivas sobre su obra  son sencillamente un acercamiento a situar su pintura a los ojos de un espectador contemporáneo, de explicar el porqué de esa popularidad que lo convierte en un fetiche sublime. 

Autorretrato con sombrero de paja, de Vincent Van Gogh. París, invierno de 1887/88, Museo Metropolitano de Arte. (Imagen tomada de Wikipedia).
 

Es cierto, hoy día  Van Gogh es considerado unánimemente uno de los grandes genios de la pintura moderna. Su producción ha ejercido una influencia decisiva en todo el arte del siglo XX, especialmente en el fauvismo y el expresionismo.  

La pincelada tosca y atormentada del artista holandés, alimentada por el vigor de su pasión interior, conserva toda su fascinante fuerza expresiva. Pintar al aire libre frente al motivo, observar  directamente, otorgar a la luz la hegemonía que le corresponde (un día de sol, el mar, las barcas del Sena) y, por consiguiente, liberar la imaginación.  

La figuración y la construcción, a  contrapelo  de la naturaleza son las dos verdades artísticas esenciales de este giro que hace nuevo el arte de Van Gogh. Un ser que vivió poco, pero sufrió mucho. Su hermano  Theo le presentó a Camille Pissarro, Georges Seurat y Paul Gauguin; conoció asimismo a Toulouse-Lautrec, a Renuar, a Sisley,  a Monet,  a  Émile Bernard, y bajo ese nuevo ambiente llegaría a la definición de su pintura.

Cipreses, de Vincent Van Gogh. 

Su paleta se tornó definitivamente clara y colorista y sus composiciones menos tradicionales, dando forma a su personal visión del postimpresionismo.  Autorretrato con la oreja cortada y pipa (1889);La siesta(1890); Autorretrato con sombrero de paja (1887-88); Sembrador con el sol poniente(1888), hasta el sorprendente  Interior del café nocturno (1888), sus cuadros  son eventos que van más allá de la belleza pura, de la poesía más  bella; son  un continuo viaje a lo largo del tiempo. Pero el viaje continúa ahora que se cumplen 125 años de la muerte de uno de los máximos exponentes del postimpresionismo. 

Van Gogh 2015 es uno de los eventos que conmemoran el aniversario a nivel europeo y el Museo Thyssen Bornemisza  de Madrid, expuso hace unos meses una pequeña colección de cinco obras del artista holandés que muestran las grandes etapas de su carrera; por su parte, el Museo Van Gogh de Ámsterdam Holanda prepara una gran muestra para la celebración. 

Van Gogh cruzó  los Países Bajos en busca de inspiración; sus carreteras, sus molinos, sus flores y, por supuesto, sus habitantes. Tan solo le quedaban dos años de corta pero prolífica vida, pero qué vida.  Vicent  van Gogh pintó lo que vio y lo reconstruyó plásticamente.  

Modifico su visión  en cada instante de intensidad sublime: El sena con el puente, 1887;  El sembrador, 1888; Dos cipreses, 1889; naturalezas  fascinantes, de cielos deslumbrantes, tentadas por el desequilibrio insólito de unas sombras que fantasean volúmenes inesperados, negados por la luz. Un realismo irreal, protagonizado por el color. 

Van Gogh continúa siendo un artista con una gran carga y fuerza de atracción e inspiración. “Quiero pintar el aire”, decía  Monet, y lo hizo, no le  fue imposible. Van Gogh quiso pintar su vida y lo registró de forma sorprendente. 

Visto 4340 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Ant. Sublime concierto de Yvette Betancourt y su Timbre nuevo II
Sig. Alertan en conferencias, sobre la emergencia global del derretimiento del Ártico

Hay 2606 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.

0
Shares

¿Te gusta lo que ves?

Pulsa los botones de abajo para seguirnos, no te arrepentirás ...