Publicado en Vida y Estilo Martes, 18 Junio 2019 13:59

¿Cómo armar una rutina de gimnasio para principiantes?

Escrito por

Perfecto, ya te has inscrito al gimnasio, pero no quieres comenzar con una lesión, ¿verdad? Estructura tu rutina y familiarízate con todos los aparatos que hay en el gym.

Perfecto, ya te has inscrito al gimnasio, pero ahora ¿qué sigue? Evidentemente comienzas este trayecto con un objetivo en mente: verte y sentirte mejor. Ahora bien, si llevas algunos meses (o años) sin realizar ningún deporte o ejercicio, lo mejor es comenzar poco a poco y contar con la información adecuada. Armar una rutina de gimnasio no es tarea fácil, pero te damos algunos consejos para ello en nuestro artículo de hoy.

Ir al gimnasio no es que sea muy difícil, pero aun cuando existen entrenadores que pueden sugerirte o guiarte con las rutinas, es importante que te familiarices con los aparatos del gym, pues no querrás comenzar esta travesía con alguna lesión.

Para comenzar, es necesario que estructures tu rutina y elijas los ejercicios que vas a realizar. En este caso, como apenas comienzas, te recomendamos empezar con los multi-articulares (que involucran varias articulaciones, músculos o grupos musculares) y finalizar con los mono-articulares o movimientos analíticos, que trabajan un sólo músculo de forma principal.

 

Asimismo, estos deben de estar pensados en una rutina de acondicionamiento básica, al menos durante las primeras 6 u 8 semanas, para ejercitar todo el cuerpo e irlo acostumbrando al ejercicio. Durante este tiempo, además de adaptarte, podrás familiarizarte con los diferentes aparatos del gimnasio, los cuales, según sus objetivos, se pueden dividir en dos secciones:

Aparatos cardiovasculares

Estos sirven para hacer ejercicios de cardio, los cuales te ayudan a bajar de peso ya que permiten una mayor quema de calorías. En este sentido, pueden usarse como calentamiento o para finalizar la rutina.

Aparatos focalizados

Estos se enfocan en ejercitar grupos de músculos específicos y es importante conocer y cuidar la técnica correcta para utilizarlos: posición, distancia, movimiento y fuerza.

Una vez terminada esta etapa, podrás concentrarte en realizar una rutina específica con base en tus objetivos: agregar volumen en los brazos, definir las piernas o el abdomen, aumentar espalda, trabajar los glúteos, entre otros. Pero eso sí, recuerda que, sin importar si apenas comienzas o llevas un tiempo entrenando, tu rutina deberá dividirse en 3 bloques: calentamiento-lubricación, parte central y estiramiento.

Aunque la parte central podría parecer la más importante del entrenamiento, porque es la que te ayudará a conseguir los resultados, el calentamiento-lubricación es fundamental para prevenir lesiones y ayuda a preparar el organismo para el ejercicio fuerte, y el estiramiento ayuda a relajar los músculos al finalizar.

 

Modificado por última vez en Jueves, 20 Junio 2019 12:23
Publicado en Vida y Estilo
Etiquetado como

Lo último de La Redacción

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.