Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

Miércoles, 17 Octubre 2018 08:58

Repara SAPAC hundimiento en calle Matamoros

Trabajadores del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) laboran, la mañana de este miércoles, en la reparación de un hundimiento de la calle Matamoros, en el centro de Cuernavaca.

En el sitio, ubicado a unos metros de El Calvario, hay un acordonamiento por parte de elementos de Protección Civil (PC) municipal. 

El hundimiento mide, aproximadamente, ocho metros de largo y uno y medio de profundidad, aunque los trabajadores continúan laborando.

De acuerdo con los vecinos, los hundimientos en ese tramo son muy frecuentes.

Posteriormente, el Ayuntamiento de Cuernavaca emitió un comunicado respecto a los trabajos realizados en la calle Matamoros, en el cual señala que "esta situación se derivó como consecuencia del colapso de una tubería de drenaje que provocó el reblandecimiento de la superficie y el asfalto".

En el documento de referencia se apunta lo siguiente:

"El Ayuntamiento de Cuernavaca informa que a través de la Dirección de Protección Civil Municipal en coordinación con personal del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAC), se atienden el reporte emitido a las 7:50 horas de este miércoles de un hundimiento registrado sobre la calle Mariano Matamoros en el Centro de la capital.

Por instrucción del alcalde Juan Hernández Limonchi, de manera inmediata cuadrillas de Protección Civil acudieron al acordonamiento de la zona para su supervisión y resguardar así la integridad de la población que vive, labora y transita por la zona.

Posteriormente, trabajadores de SAPAC arribaron al sitio para comenzar con los trabajos de remediación.

De acuerdo con el titular de Protección Civil, Armando Solís Castro, esta situación se derivó como consecuencia del colapso de una tubería de drenaje que provocó el reblandecimiento de la superficie y el asfalto en un diámetro aproximado de 3 metros y una profundidad de 1.5 mts.

Una vez reparada esta tubería, se procederá al reencarpetamiento, y protección civil determinará posteriormente la eliminación de riesgos para reabrir la vialidad".

Lunes, 15 Octubre 2018 05:01

“Foto para llevar” llega a Jojutla

Jojutla. El sábado 13 de octubre se realizó la exposición callejera "Foto para llevar", en la que participaron fotógrafos profesionales y aficionados de Jojutla, de otras partes de la entidad y de la Ciudad de México.

La convocatoria la lanzó por redes sociales (Facebook) el colectivo Fotógrafas Mexicanas y la coordinó Jazmín Adrián, fotoperiodista de Xoxocotla que radica en la Ciudad de México y trabaja para medios nacionales e internacionales.

En la invitación se explicaba que la dinámica en general se basaría en la colaboración:

“Es decir, todos nos ayudamos, todos nos ocupamos por tener una buena exposición, tu fotografía no será entregada por nadie más que no seas tú mismo. Entregarla en mano de quien la pida es requisito, ¿porqué? … conectaste con esa persona gracias a la foto, justo es que si se lleva tu obra, sepan cuando y porqué la tomaste, vaya… es generar empatía”.

Antes de las 17 horas, sobre avenida Constitución del 57, frente a la presidencia municipal, cinco mujeres fotógrafas y dos hombres comenzaron a colgar sus imágenes: diez, tamaño postal, cada uno.

Una vez que se colgaron las fotografías en un tendedero improvisado, los peatones se acercaron a ver las fotografías mientras una de las participantes les explicaba que podían elegir una por familia o por persona y era gratuita y que le preguntaran al autor de la foto cuándo, dónde y por qué la tomó.

Frente a las imágenes, muchas de ellas de Morelos, las personas sonreían o se sorprendían.

En la muestra de más de setenta fotos había de todo: retratos, naturaleza, festividades, fotos urbanas, etcétera y los autores se portaron muy pacientes y amables con el público compuesto por personas de diferentes edades, cuando les narraban la foto elegida.

Dos trabajadores del Ayuntamiento de Jojutla se presentaron a lugar con la evidente intención de desalojar al grupo porque pensaron que los fotógrafos eran vendedores ambulantes, pero una vez que se les explicó la dinámica y finalidad se retiraron, cada uno con su respectiva foto.

De acuerdo con la coordinadora, Jazmín Adrián, la finalidad de “Foto para llevar”, es sacar la fotografía afuera de las galerías e interactuar con el público que rara vez tiene la oportunidad de conocer al autor de las fotos que ven en los diarios y portales todos los días.

Al final, los participantes celebraron la conclusión de la actividad caminando debajo de la banqueta, como es hábito de los jojutlenses, y se echaron un pozole en una tienda de la calle Ricardo Sánchez.

Participaron las reporteras Rosy Morales, Yesenia Daniel, Jazmín Adrián, Ofelia Lugo, Gloria García, Noé Zapoteco y Máximo Cerdio.

Foto para llevar ha estado en varias partes de la república mexicana; en Jojutla la actividad fue especialmente cálida y los peatones se llevaron en poco más de una hora todas las fotografías que regalaron los fotógrafos; las que más gustaron fueron las de la ciudad de Jojutla, Zacatepec y Tlaquiltenango, antes del sismo del 19 de septiembre de 2017.

 

Viernes, 12 Octubre 2018 06:16

Lleva emboscado Zapata más de siete años

I

Quien por la carretera federal entre o salga de Cuernavaca va a encontrar a un gigante galopando en un caballo: 8.50 metros de largo, 5.50 metros de altura y más de ocho toneladas de bronce que parecen suspendidos en el aire.

El jinete lleva en la mano izquierda la rienda y en la derecha un machete alzado. Su vestimenta y sombrero son de charro.

Los aguijones del tiempo van dejando en la escultura manchas amarillas y negras; en épocas de lluvia en el sombrero se forman charcos de agua en donde alguna que otra semilla cae, pero no germina y se ahoga como un pez imaginado en tiempo.

El caballo tiene los ojos perdidos y va hacia donde la mano del hombre lo guía. Pero, aunque los dos quisieran avanzar, si es que avanzar pudieran, no pueden.

Abajo, los autos chillan como animales que frenan y aceleran para poder incorporarse a la entrada o a las salidas de la carretera federal.

Esta estatua ecuestre del general Emiliano Zapata Salazar, el Caudillo del Sur, lleva en esa posición más de siete años.

 

II

Por el frente y por atrás están embocados por el Distribuidor Vial Emiliano Zapata, obra de cemento y metal que costó 160 millones de pesos, “para beneficio directo de cerca de 200 mil habitantes que a diario circulan por la zona norte de la capital”, según lo dijo el sábado 30 de julio de 2011, Manuel Martínez Garrigós, siendo alcalde de Cuernavaca, durante la inauguración de esta vía en la que tocó el grupo musical de moda “La Arrolladora”.

Del sábado 18 de diciembre de 2010, hasta finales de julio de 2011 estuvo resguardada quien sabe dónde, en una caja de acero de tres metros de ancho por ocho de largo, por motivo de la construcción del mentado distribuidor.

La escultura del Libertador del Sur permaneció allí, emboscada, por decisión del pueblo. Desde el lunes 26 de septiembre de 2011 se abrió una consulta para que los ciudadanos definieran si es reubicada o no esta obra, las opciones eran el mismo lugar o las glorietas de Tlaltenango, y la que está frente a la Clínica número 1 del IMSS u otro sitio.

Se sabe que la creadora de la escultura, Estela Ubando, juntó más de 2 mil firmas para reubicarla en la avenida Plan de Ayala, pero no lo logró.

En el marco del natalicio de Emiliano Zapata Salazar (8 de agosto de 1879), el 8 de agosto de 2017, en un boletín de prensa, el gobierno municipal, que en ese entonces encabezaba el actual gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, dio a conocer que mediante consulta ciudadana se elegiría el lugar en el que se reubicaría esta “escultura emblemática de la ciudad capital, la cual, desde el año 2011, se encuentra ocultada por una glorieta”.

 

III

Obra de Estela Ubando y Carlos Kunte Ubando, la estatua se inauguró el día 8 de agosto de 1979, siendo gobernador Armando León Bejarano Valadez, en ocasión del Centenario del Natalicio del General Emiliano Zapata Salazar.

Desde esta fecha hasta el 18 de diciembre de 2010, no se había movido, y desde el 30 de julio de 2011 al día de hoy, el alto gesto ecuestre continúa en permanente fuga.

 

IV

En el acta de cabildo de abierto del 29 de agosto de 2017 de Ayuntamiento de Cuernavaca, el ciudadano Miguel Gómez López propuso reubicar la escultura ecuestre “en la Glorieta de Tlaltenango, aprovechando que es la avenida Emiliano Zapata y obviamente el futuro prospecto Museo de Emiliano Zapata lo que es ahorita el Parque Tlaltenango, o bien por qué no, podría ser en Plan de Ayala, frente al Seguro social, en esa glorieta…”

Pero ya, el 1 de marzo de 2017, Jorge Antonio Ganem Guerra había presentado una propuesta para instalarla en el monumento a la Revolución Mexicana, ubicado en la avenida Plan de Ayala.

Según lo documentó La Unión de Morelos (https://www.launion.com.mx/morelos/sociedad/noticias/103163-emiliano-zapata-debe-estar-en-el-monumento-a-la-revolucion-ganem-guerra.html), el doctor Ganem Guerra exhibió un boceto impreso, en donde se podía observar la escultura de Zapata en una perspectiva de 180 grados. Y explicó que es una propuesta viable por varias razones:

“Porque el general Emiliano Zapata Salazar es el máximo héroe de la Revolución Mexicana, es el que le dio sentido a la revolución, porque en ese lugar ya está el Monumento a la Revolución; porque se puede apreciar desde todos sus ángulos y porque existe una base sobre la que se puede instalar la estatua ecuestre sin que el ayuntamiento realice mayores gastos”.

 

V

En julio de 2011, según lo documentó La Unión de Morelos, un grupo de intelectuales realizó una manifestación para solicitar la reubicación de la escultura de “El Atila del Sur” o “El Tigre del Sur”.

Carlos Kunte Ubando, hijo de la autora del monumento a Emiliano Zapata, Estela Ubando Coria, afirmó que la propuesta es que la efigie sea reubicada a la avenida Plan de Ayala, a la altura de la clínica uno del IMSS o en la glorieta de Tlaltenango.

Mencionó que dicha petición la presentaron por escrito ante el Ayuntamiento capitalino, sin embargo, no han tenido ninguna respuesta al respecto, por lo que el Consejo Directivo de la Sociedad Mexicana de Autores de las Artes Plásticas (SOMAP) inició un proceso legal.

Comentó que su madre apoya esta reubicación, pues como autora del monumento tiene derecho a vigilar que el mismo esté bien colocado si hay alguna modificación en su entorno, como es el caso.

“Es una obligación del artista proteger su obra, porque es una obra para los ciudadanos, tiene que estar protegida como realmente se diseñó y en este caso no está bien colocada, por lo que pedimos que sea reubicada”, expresó.

El 10 de abril de 2018, durante la conmemoración del 99 aniversario luctuoso de Emiliano Zapata, algunos descendientes del general Emiliano Zapata se presentaron a los pies de la estatua ecuestre e insistieron en que se debe colocar dentro de la 24 Zona Militar o en la glorieta de Tlaltenango.

Arturo Castañeda Paredes, representante del Frente Zapatista ante la Comisión de Estudio y Dictamen, explicó que hicieron los trámites para colocar la estatua en otro sitio desde enero de este año y que buscarán un comodato de los museos de temática revolucionaria que existen en la entidad, así como un monumento para el Ejército Libertador del sur frente al hospital regional 1 del IMSS, en Cuernavaca.

 

VI

El miércoles 10 de abril de 2019 se cumplirán 100 años de la muerte de Zapata. El 1 de octubre de 2018, durante la toma de posesión de Cuauhtémoc Blanco como gobernador de Morelos, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer que el año que viene se realizarán en todo México actividades para recordar al Caudillo del Sur, será el “Año de Zapata” y la papelería oficial llevará esa leyenda.

 

VII

“El Mañas”, un adicto que a veces pernocta debajo el puente, contó que hace algunos días, como a eso de las dos de la madrugada, vio como el gigante de metal se bajó del caballo, dejó el machete en el suelo y se sentó en la base de la fuente. Luego se echó hacia atrás el sombrero y se agarró la cabeza con las dos manos, como cuando uno está muy casado por algo y así estuvo un largo rato. Después se acostó al pie de su caballo galopante, como muerto. A los 20 minutos o más tomó su machete, se acomodó su sombrero y se montó de nuevo, exactamente en la misma posición que se le ve todos los días.

 

 

Lunes, 24 Septiembre 2018 05:58

La noche de los abrazos en Chicago

A las 20:30 el avión se encontraba descendiendo sobre una de las pistas del  aeropuerto internacional de Chicago-O'Hare, de la ciudad de Chicago, Illinois, Estados Unidos, el domingo 9 de septiembre de 2018, pero de pronto la aeronave se enderezó y comenzó a subir hasta alcanzar la altura calculada por el capitán.

Por el sonido ambiente, la sobrecargo informó que tardaríamos media hora en aterrizar, porque en la pista se había observado un animal.

Éste no fue el primer obstáculo que los 32 ancianos tuvieron que vencer para, después de más de diez años, reunirse con sus hijos y, algunos, conocer a sus nietos y bisnietos; el primero ocurrió en Temixco, desde donde salieron pasadas las 10 de la mañana.

A las 9:23 horas, en un crucero ubicado a unos metros del balneario de la ex hacienda de Temixco, un auto blanco impactó a otro rojo, el golpe seco fue en la puerta del copiloto, atrás, en el asiento para pasajeros viajaba Eusebia Sánchez M., mujer de sesenta y dos años de edad, con problemas de presión arterial y diabetes.

El choque fue aparatoso, pero los ocupantes de ambos vehículos nomás resultaron con golpes leves, de acuerdo con los paramédicos que atendieron el incidente.

El problema se presentó cuando el policía vial informó que Eusebia tendría que ir a la agencia del Ministerio Público porque se podría estar en presencia de varios delitos, entre otros, lesiones y daño en propiedad ajena.

Después que la coordinadora del viaje y directora en México de la Federación de Migrantes Morelenses, Míriam García Silva, explicó al agente sobre la urgencia de Eusebia de subirla autobús que la llevaría a Chicago a reunirse con sus hijos que hacía más de 10 años no veía, y de que el policía, como raramente sucede, comprendió lo excepcional de la situación. La anciana pudo subir al autobús, junto como las los demás pasajeros y acompañantes, con rumbo al aeropuerto internacional de la Ciudad de México "Benito Juárez".

“Me duelen las costillas”, decía la mujer, tocándose el costado derecho, justo donde el coche en el que viajaba recibió el madrazo del automóvil.

Sus familiares involucrados en el percance automovilístico se quedaron, arreglando el asunto.

Nadie, más que dos o tres personas que viajaban en el autobús sabía la situación por la que había pasado Eusebia, ni siquiera sus familiares en Chicago, para no "angustiarlos".

Entre plática y bromas el autobús avanzó sin contratiempo hasta su destino.

A las 11:38 horas del día los ancianos y sus acompañantes descendieron y se dirigieron a la sala internacional de United Airline; algunos tuvieron que ser transportados en sillas de ruedas.

Fue un éxodo de quejas. El dolor en las rodillas y caderas herían con huesos astillados las extremidades de los hombres y las mujeres que caminaban despacio y con dificultad por las larguísimas e interminables salas del aeropuerto. Esto y la urgencia del cuerpo por los sanitarios alentaron el viaje y disminuyeron en el contingente de más de 224 años los alegres ánimos con los que habían iniciado el camino hacia los brazos de sus seres amados.

"Más mejor en actobús, ahí hasta en la orilla de la carretera puede uno pararse si le agarra a uno las ganas de orinar", dijo una de las mujeres que llevaba una mochila de mezclilla que no apartaba del sobaco.

En este trayecto que duró cerca de media hora, hubo descanso de 10 minutos y algunos consumieron sus medicamentos para el dolor y esos males de gente grande.

Abordar el avión fue lo más sencillo, aunque el temor era evidente en los rostros de los pasajeros de Morelos: nadie en su montón de años se había subido a una aeronave. Pero la necesidad de ver a sus familiares fue más poderosa y el grupo subió y se acomodó en sus respectivos asientos.

Los ancianos se encomendaron a los santos de su devoción para que cuidaran sus vidas mientras el animal que transportaba a más de 110 personas y cientos de toneladas de equipaje se elevaba por los cielos rumbo a Estados Unidos.

Media hora después de lo programado (por el incidente del animal en la pista) el gigantesco avión aterrizó como una gallina en algún patio de una casa de Temixco.

El descenso del avión y la entrada al país vecino fue, contrario a cualquier pronóstico, muy sencillo. El aeropuerto estaba vacío y los trámites no duraron ni media hora. Un camión estaba esperando, en suelo americano, a los ancianos que “se morían” de hambre y de ganas de ir al baño.

En 20 minutos el grupo llegó a un salón donde sus familiares los esperaban. Los 32 entraron por la parte trasera y los formaron en fila india en la oscuridad. Detrás de una puerta se escuchaban sones de chinelo, después “Amor de amores”, con los Ángeles Azules. Detrás Juan Seiva, el presidente de la Federación de Clubes Morelenses (FCM), por el sonido local, pedía al público que guardara compostura y que iban a ir nombrado a los familiares para que lo fueran a recibir.

Alfonso Seiva, vicepresidente de la FCM, agradeció a la secretaria de Desarrollo Social del Gobierno de Morelos, Blanca Estela Almazo Rogel su apoyo en el trámite, acompañamiento y traslado de los familiares de los migrantes, y ésta reconoció a la federación por hacer posible el reencuentro, y explico que más de mil familias de Morelos se habían podido reunir gracias al apoyo que el gobierno estatal habían brindado.

Los primeros nombres se escucharon por todo el salón y la puerta se abrió. Una pareja de ancianos trataba de distinguir entre el público a sus hijos. Allá, de frente se acercaba una pareja con jovencitos. Hubo gritos de emoción, llantos, la espera había concluido. Uno tras uno los ancianos y ancianas fueron pasando, los recibían sus familiares con amor y lágrimas.

A la una de la madrugada el salón quedó solo y vacío; los familiares de Eusebia Sánchez se la habían llevado caminando despacito, con mucho amor.

Esa noche, la noche de Chicago, los abrazos duraron horas, días, años, tantos como el tiempo de no tocarse; sobre todo entre aquellos que llegaron a pensar que ya jamás podrían volver a ver a sus seres amados.

Miércoles, 19 Septiembre 2018 05:14

La Torre Latino

Desde el último piso de la Torre Latino se divisa el lugar donde vivo: la orilla de la barranca. También se puede observar el Puente 2000, que el 19 de septiembre de 2017 tronó como la columna vertebral de una culebra gigante ante los 7.1 grados Richter, a las 13:14 horas. También se puede observar la torre de la catedral de esta ciudad: rota, sin la cruz.

Los obreros rompen el cemento y cortan los fierros que aún están como dedos de una mano epiléptica: cuatro pisos se vinieron abajo y a un año del siniestro sólo la mitad de los desechos ha sido removida, parte por falta de dinero y parte por desinterés de las autoridades del Ayuntamiento, según nos cuenta José Antonio Gómez Vieyra, tesorero de la mesa directiva y administrador del edificio.

 

En las habitaciones aún quedan muebles, papeles, trastes, fotografías y cuadros rotos. Una muñeca de alguna niña que no se ha movido en casi 12 meses, un teléfono con la caja por un lado y el auricular por el otro.

Esto es inhabitable, pero, momentos antes del sismo, aquí vivían 62 familias, aquí en este colchón dormían personas, confiadas en que estaban bajo un lugar seguro.

Los obreros arrojan trozos enormes de cemento y vigas. Y las cosas en su descenso rompen con todo y hacen un ruido muy parecido a una queja, pero no de humano sino de cosas.

En estos pisos, el 19 de septiembre, estaba Ámbar, la hija de un amigo, una chica de 18 años. Pudieron sacarla con vida. La llevaban acostada en la camilla, ensangrentada y cubierta de polvo, y pasaba sobre las cabezas, de mano en mano, hasta una ambulancia que la esperaba. Ámbar se salvó de milagro.

También se pudo rescatar a la mujer que quedó atrapada en el autobús que aplastó la barda de la parte baja de este inmueble. La sacaron los ciudadanos, los obreros que en ese momento trabajaban en el edificio que se localiza a unos metros y que hoy está acabado.

Los obreros hienden la barreta de metal sobre un pedazo de cemento y varilla, luego empujan y el cemento cede y rechina y el fierro suelta chispas. Ahora no huele a gas, pero el día del terremoto el olor era penetrante, la muerte andaba en el aire.

Desde la parte más alta que quedó de la Torre Latino la mirada desciende hacia el escombro. Todo se derrumba, la tristeza, el sudor de los voluntarios que salvaron a las personas, el llanto, la sangre que aun pintan algunas piedras y muebles; todo se sigue derrumbando, también nuestra memoria, por el mal tiempo y por todas las vidas y las esperanzas que aquí quedaron sepultadas.

Cumplió 75 años ininterrumpidos la representación que realizan pobladores de Tetelpa, municipio de Zacatepec, de la  Toma de la Alhóndiga de Granaditas, que se escenifica desde 1943.

La original Toma de la Alhóndiga de Granaditas fue una acción bélica realizada en Guanajuato, el 28 de septiembre de 1810, entre los soldados realistas de la provincia y los insurgentes comandados por Miguel Hidalgo e Ignacio Allende.

Este año en Tetelpa una de las principales novedades fue la sustitución del narrador. El profesor Arturo Noguerón fue relevado por Sergio Mañón, quien hizo la crónica de la jornada en el sonido local.

La representación terminó con saldo blanco y con la participación, por primera vez, de mujeres soldaderas.

 

 

Durante el foro “Desafíos de una agenda legislativa para los mexicanos en el exterior”, celebrado el 5 de septiembre en la Cámara de Diputados, los legisladores se comprometieron a hacer trabajo de cabildeo con coordinadores de bancadas de los diferentes partidos para que los migrantes puedan tener diputados y senadores en el Congreso de la Unión.

Y esto beneficiaría a todos los estados que tienen migrantes en Estados Unidos, entre ellos Morelos, quien tiene en la Unión Americana a más de 250 mil connacionales.

En esta reunión en donde participaron migrantes mexicanos y diferentes agrupaciones y organizaciones relacionadas con el tema migratorio, se concluyó que el ejercicio pleno de los migrantes de votar y ser votados no podría esperar a la instalación de la nueva legislatura y debía ser un tema que se debe atender de inmediato.

El diputado petista Benjamín Robles Montoya consideró viable la propuesta de Jorge Mújica Murias, integrante de la Coalición de Migrantes Mexicanos, que pidió 25 diputaciones y cinco senadurías, todos migrantes.

"No queremos que ustedes nos representen, queremos elegir a nuestros representantes migrantes", insistió en su participación y dijo que para ello cuentan con 15 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos y tienen derecho a elegir quién haga valer su voluntad en el Congreso.

Otro de los temas que llamó la atención de los asistentes fue el de las deportaciones, ya que de acuerdo con Ana Laura López, del colectivo “Deportados Unidos en la Lucha”, quien vivió en Chicago 16 años y fue deportada hace dos años, se están realizando 600 deportaciones todos los días y para el primero de diciembre serían 18 mil deportaciones, por lo que urgió a esta legislatura que no espere a que la próxima entre en funciones y tomé cartas en el asunto.

Los asistentes al foro llamaron “de manera enfática que el enjaulamiento de las familias se detenga y se acelere el proceso de reunificación en Estados Unidos”.

Los migrantes exigieron que un porcentaje de las remesas que envían de Estados Unidos a los diferentes lugares del territorio mexicano donde viven sus familias, se destinen a programas sociales en favor de los migrantes y sus familias: “Nos descuentan en Estados Unidos y en México, pero nunca vemos un peso de esas remesas que mandamos”, aseguraron.

Estuvieron presentes legisladores federales de diferentes partidos como Maribel Martínez Ruiz, Clementina Martha Bécquer Gómez, Maricruz Robledo Gordillo, Brenda Fabiola Gutiérrez, Margarita García, Claudia Domínguez Vázquez, Ana Carina Rojo Pimentel, Santiago González Soto y Benjamín Robles Montoya del Partido del Trabajo. Además de Saraí Núñez Cerón, Janet Melanie Murillo Chávez y María Eugenia Leticia Espinoza Rivas del Partido Acción Nacional; Graciela Sánchez Ortiz de Movimiento de Regeneración Nacional, entre otros.

Los diputados que asistieron al foro coincidieron en hacer suyos los temas de los migrantes e incluirlos en sus agendas.

Al final los asistentes invitaron a los legisladores de todos los partidos a que acudan al foro que se realizará en los Ángeles California el 20 de octubre,

En la declaratoria del foro, los legisladores y demás asistentes acordaron reunirse cada dos meses y a unir esfuerzos para que los mexicanos en el exterior cuenten con una sexta circunscripción electoral, así como tener una representación en el Congreso de la Unión; buscar que la reunificación familiar sea una realidad en México construyendo las condiciones para que este país los pueda reintegrar; luchar porque las familias no sean tratadas como criminales por haber migrado, entre otras.

Alfonso Seiva García, vicepresidente de la Federación de Clubes Morelenses en Chicago, Illinois, Estados Unidos, dio a conocer que en el foro “Desafíos de una agenda legislativa para los mexicanos en el exterior”, que se realizará en la Cámara de Diputados de la Ciudad de México este 5 de septiembre, en el que se abordarán temas que tienen consecuencias para el estado de Morelos y para los morelenses que viven en México y en Estados Unidos.

En entrevista, expuso que este foro -que da continuidad al foro “Agenda Migrante en Movimiento”, realizado en Chicago los días 18 y 19 de agosto- participaron la Coalición de Migrantes Mexicanos y otras agrupaciones y organizaciones relacionados con el tema migratorio, así como los legisladores Maribel Martínez, Claudia Domínguez y Benjamín Robles por el Partido del Trabajo, Clemente Castañeda, Patricia Mercado, Pilar Lozano y Libier González por el Movimiento Ciudadano al igual que Irán Moreno representando al Partido de la Revolución Democrática.

En el foro revisarán temas de suma importancia para los morelenses y, en general, para todos los mexicanos que trabajan en Estados Unidos y sus familias: “Consulados como defensoría”, “Identidad y retorno como factor de reunificación Familiar”, “Los retos de la Sexta Circunscripción”, y “Una agenda legislativa común aquí y allá”, y serán expuestos, entre otros especialistas, por Salvador Mora y Roselia Suárez, integrantes de la Coalición de Migrantes Mexicanos, Bernardo Méndez, de la organización América sin Muros, Ana Laura López, de Deportados Unidos en Lucha, Leni Álvarez de Hola Code, Jorge Mujica, y Sergio Infanzón de Southeast Leadership Network.

Seiva García, quien también es presidente de la Coalición de Migrantes, explicó que en Estados Unidos hay más de 12 millones de migrantes; 250 mil son migrantes morelenses. Cada año, por remesas, mandan más de quinientos millones de pesos, y eso supera el presupuesto que tiene el estado de Morelos.

“Pagamos desde dieciséis a treinta y dos por ciento, eso nos descuentan de lo que les mandamos a nuestros familiares, en cambio nosotros no recibimos ningún porcentaje de las remesas que pagamos. Por ello estamos proponiendo al gobierno federal que nos regresen sólo ocho por ciento de lo que enviamos, para que esto se invierta en programas que beneficien a los mexicanos y sus familias, aquí en Estados Unidos, y allá en Morelos”, expuso.

Explicó que entre otros temas que están dentro de la agenda está la mujer migrante, a quien se le ha dado poca atención y que es constantemente discriminada.

“En el aspecto de la educación, nuestros hijos están perdiendo la conexión con nuestra cultura morelense, y es necesario establecer programas permanentes de vinculación; no hacer eventos de vez en cuando sino dar continuidad”.

Alfonso Seiva puso énfasis en que en la actualidad ya no se trata de regionalizar los problemas:

“Es importante que la gente entienda que no tenemos migrantes, paisanos, parientes, indocumentados, que no somos una explosión, somos mexicanos en el exterior, somos mexicanos que estamos trabajando, que exigimos nuestros derechos como cualquier ciudadano que viven en México. En un panorama más amplio, se busca beneficiar a todos los latinoamericanos, no sólo a los connacionales”.

Por último, dijo que se tienen muchas expectativas sobre estos foros y que se van a realizar en varias partes de la Unión Americana para seguir enriqueciendo la propuesta de mexicanos; el próximo es en Los Ángeles, California, el 21 y 22 de septiembre.

 

Zacatepec.- Armando Rubio Escobar es uno de los criadores más grandes de pez en el estado: su granja produce de un millón y medio a dos millones de crías de pez masculinizado al año.

Los peces de diferentes tamaños los vende a otras unidades de producción en Morelos, Puebla, Guerrero, Hidalgo y Oaxaca.

En el terreno de más de tres mil metros localizado en Zacatepec tiene varias piscinas poco profundas en donde se clasifican las crías: las más pequeñas de una pulgada y un costo de 51 centavos, los de pulgada y media cuestan 72 centavos y las de dos pulgadas cuestan 92 centavos. También tiene otros estanques en donde están los peces productores y algunos que van creciendo y se convertirán en productores.

De la granja Rubio salen estos pececitos a las unidades de producción de engorda y éstas las venderán a restaurantes, pescaderías o el consumidor final.

Armando Rubio -representante no gubernamental del comité sistema producto Tilapia en Morelos-y el presidente de la asociación civil de productores de peces y especies acuícolas para consumo del estado de Morelos, relató que antes la tilapia se sexaba, es decir, se separaban machos y hembras, y eran los machos los que engordaban porque si dejaban juntos machos y hembras se reproducían y había una densidad de población extrema y no crecían las mojarras de buen tamaño, pero ahora se masculinizan con el uso de una hormona por 30 días, y ya de ahí se llevan a la engorda, con lo que se ahorra trabajo a los productores.

También explicó que esta hormona con la cual se alimenta a los peces no es dañina: a los tres meses ya no hay rastro de ella y no hay riesgo para el consumo humano, “cosa que no se puede decir lo mismo en la carne de res con el clembuterol, o el pollo”.

La producción de tilapia fue uno de los proyectos que impulsó en su momento el gobernador Lauro Ortega (1982-1988), que logró que en varios ejidos del estado se hicieran estanques de tierra, algunos de los cuales siguen subsistiendo hasta nuestros días, pero ahora se trabaja con tecnologías.

En Morelos, en la actualidad, la producción piscícola está apenas en crecimiento porque nuestra entidad no es un lugar de vocación para la pesca.

En la granja Rubio la especie que hay es la mojarra tilapia, oreochromisniloticus, o mojarra del río Nilo. Es nativa de África y se introdujo en México y en Morelos porque es un pez grande que tiene buena carne y que se puede producir en aguas interiores.

Armando Rubio Escobar se dedica a la cría de tilapia desde hace más de nueve años, su terreno de más de tres mil metros era muy pequeño para sembrar caña de azúcar o arroz, como lo hace la mayoría de los productores agrícolas en la zona sur, por lo que decidió construir estanques y “sembrar” peces.

Relató que en septiembre pasado el sismo afectó a la granja: ocho estanques se fracturaron y, aunque los han sellado, no han quedado del todo bien y algunos quedaron inservibles.

“Se baja el nivel de agua de los estanques y tenemos que pasar los peces a otros estanques para volver a sellar porque apoyo del gobierno no hubo nada, nada. Tampoco vinieron, ni nada; los únicos que vinieron pertenecen a sanidad animal, pero sólo fue una visita para conocer la situación, no para otra cosa”, explicó Armando Rubio.

El productor aprovechó la ocasión para aclarar que derivado del sismo y la fractura de los estanques, no hubo peces que se pudieran “colar” hasta los ríos, apantles o canales, causando con ello invasión de especies nocivas para las endémicas, ya que los peces que hubieran podido colarse por las grietas, murieron.

 

También lamentó que los gobiernos no apoyen o incentiven a las unidades de producción de peces, que además ofrecen a la población un alimento saludable para su dieta diaria.

 

 

 

 

 

 

Dos gallos de acero pelean en las alturas, uno de ellos arroja la navaja amarrada en su espolón derecho al cuello de su contrincante, que espera el ataque y prepara el filo de su pata derecha. La muerte espera en un silencio eterno.

En otro banco hay un águila como de medio metro. Baleros, tuercas, tijeras, cucharas y tenedores, entre otros cientos de piezas que dan forman al cuerpo. Su mirada de acero no tiene fondo, sus garras aprietan un soporte y sus alas extendidas se equilibran entre un ascenso o un descenso indeciso.

En el taller que comparte con su padre, Javier -maestro de inglés y escultor en metales- tiene una montaña de tuercas, tornillos, autopartes, piezas de motores de algunos electrodomésticos, llaves y demás herramientas mecánicas, todo está amontonado; visto así, es fierro que sólo podría venderse por kilo a los recicladores.

Quien no conoce a Javier, no creería que de ese montón de metal va a hacer que emerja un auto de carreras, una guitarra, un camión antiguo, un caballo.

Estas piezas las consigue de desechos de los talleres mecánicos, en los centros de acopio o en deshuesaderos. Algunas se las regalan, otras las compra porque son parte de una escultura que está en proceso y es justamente el tamaño y forma de ella la que se necesita.

Un objeto le puede dar la imagen de la totalidad de la escultura, o muchas veces simplemente sirve como base y, conforme avanza, la escultura va tomando modo y del metal surge el camioncito o el coche o la motocicleta. También es probable que este escultor tenga ya en la mente la pieza acabada, y proceda a colocar los objetos como aparece en su imaginación.

 

Las cosas y su historia

La naturaleza de las cosas materiales es servir para fin en un tiempo y descomponerse y acabarse; después se van a la basura y se reemplazan por otras que van a cumplir la misma finalidad en el mismo tiempo o en menos o más, dependiendo de la calidad de su estructura.

Un bastidor de fierro, por ejemplo, puede servir para soportar ventanas; por más bien hecho que esté, por más bueno que sea el material que lo compone, el tiempo y el uso acabarán con él tarde o temprano y será sustituido por otro.

El motor de un auto cumple una función. Sus piezas con cambiadas hasta que del motor original quedan pocos accesorios o ninguno; y las piezas que lo sustituyeron se van a la basura.

Algo que se descompone deja de servir para lo que se creó, llegó a su fin, cumplió el objetivo y el tiempo de vida en uso efectivo para lo que fue creado.

 

El estilo

Javier Dircio -nacido en Zacatepec el 29 de octubre de 1982 y radicado desde hace muchos años en Tehuixtla- prolonga los objetos más allá de su vida útil, edifica algo que va a continuar estando en el mundo, ahora convertido en otra cosa, ya sea completa o en algo que forma parte de ella.

Él descubre en los elementos que forman las totalidades un uso diverso y útil: por ejemplo, una tuerca que vivió apasionadamente atravesada por su tornillo, ahora es el faro de un camioncito de metal hecho de otras partes de automotor o artículos eléctricos.

Javier no es sólo una persona que construye piezas con objetos metálicos de desecho. Las formas en las que integra las partes (que pertenecieron a muy diferentes objetos) en la pieza total sorprende.

También impresionan los detalles finos de la escultura acabada; estos elementos forman un estilo y hacen del trabajo de Dircio piezas únicas, pensadas y elaboradas por él, con su sello personal: muebles, autos, camiones, trascabos, accesorios para autos, guitarras decorativas, esculturas de animales, robots…

 

Para Javier nada se compara con ver terminado, tocar, palpar, algo que estaba en su mente:

“Hay veces que al terminar una pieza me sorprende, me maravilla y me enamora tanto que quisiera conservarlas para siempre conmigo, pero los clientes, el trabajo, la necesidad a veces nos llevan a deshacernos de ellas por más enamorado que esté”.

 

El oficio

Dircio Jiménez aprendió a soldar cuando tenía 17 años, bajo la tutela de su padre Ausencio Dircio Torres, quien le sigue enseñando lo que sabe.

“No adopté la herrería como oficio, ya que en ese entonces cuando empecé a soldar yo apenas había abandonado la universidad y me dolió mucho dejarla por razones económicas. Decidí emigrar a Chicago, Estados Unidos, en donde estuve siete años residiendo. Al regresar a Morelos mi meta fue convertirme en profesor de Inglés y comencé con una carrera técnica en la materia y al mismo tiempo comencé a trabajar en una escuela. La herrería se fue a segundo plano.

Su primera pieza fue una camioneta pickup: “la conserve por mucho tiempo, aunque después la vendí; un cliente quería comprarme tres piezas y entre ellas la camioneta, y si no le vendía mi camionetita no me compraría las otras dos piezas, así que tuve que vendérsela”.

Al principio elaboraba sus obras sólo para satisfacción personal, el trabajo lo relajaba. Cada que llegaba del trabajo de la escuela se metía al taller, no exhibía sus piezas, pero con el tiempo comenzó a ponerlas a la vista del público y vio que se las compraban. En la actualidad trabaja para hacer pedidos de sus clientes de Morelos, de México y algunos de Estados Unidos.

Su maestro e influencia directa ha sido su padre (herrero y constructor de armas). Relató que ha visto en internet el trabajo de escultores en metal, algunos desconocidos muy buenos, que de cierta manera lo inspiran a mejorar cada vez más.

Javier Dircio Jiménez piensa en esculturas todo el tiempo, las sueña, imagina todas las piezas que puede utilizar para conseguir materializar su idea; su cabeza está llena de imágenes, piezas, resortes, metales, engranes. No se detiene en la forma de sus piezas, y ahora quiere construir figuras grandes para instalarlas en Morelos o en México:

“Va a ser como al inicio, voy a trabajar por gusto, por placer, y seguramente habrá alguien que me encargue trabajos grandes, cuando vea lo que surge de mi mente y de mis manos. Quiero que me conozcan por este amor al arte del metal y dedicarme a esto de por vida”.

Página 1 de 41
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.