Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo Domingo, 30 Diciembre 2018 05:19

Yo no olvido el 2018

Escrito por

Yo no olvido al año viejo
Que me ha dejado cosas muy buenas
Ay, yo no olvido al año viejo
Porque me ha dejado cosas muy buenas… 

Eso reza la canción que en esta fecha cantamos todos, o no? Una melodía popular por lo cierto de su letra.
Y así fue mi 2018 y deseo que para muchos de ustedes también, lleno de cosas buenas. Tuve muchos fracasos pero mis éxitos se vieron coronados por esos “fracasos”. Todos sabemos que esos “infortunios” son los que nos llevan a ser mejores, a superar situaciones, a no volvernos a equivocar, ¡así que benditos fracasos! y que en el 2019 también me eduquen.
Mi lista de propósitos está completa desde el mes de octubre, y uno de ellos y el más importante es SER FELIZ (a mi edad lo que menos me interesa es tener  la razón o no, me interesa ser feliz y que nadie me fastidie) y el segundo más importante es cumplir todos mis propósitos ;)
Mi mejor manera de agradecer todo lo bueno que me enseñó, que me dejó, que me regaló el 2018, es cuidar el ambiente y cuidar de los que no se pueden defender: los animales, este es mi compromiso.
Despedir el año en familia y con los seres que me han hecho feliz es la forma que más amo! Con una deliciosa cena, vino y muchos juegos que nos lleven hasta el amanecer.
Obviamente hacemos el intercambio de calzones amarillos y rojos, comemos las 12 uvas al son de las 12 campanadas. Además de otras “tradiciones” como por ejemplo salir con una maleta y darle una vuelta a la manzana para viajar en el año, o escribir en un papel todo lo negativo que nos haya ocurrido en el año y quemarlo justo a las 12 de la noche, y el ritual que más me gusta es estrenar algo el primer día del año, especialmente alguna prenda de ropa, me encanta ;)
En otras partes del mundo también se despide el año con algunos rituales o tradiciones diferentes a las nuestras naturalmente, como por ejemplo en China: 
El Año Nuevo chino se conoce como la Fiesta de la Primavera. Su llegada se determina en función de las fases de la luna y cada año se dedica a uno de los 12 animales.
Reina la abundancia del rojo, tanto en las vestimentas como en la decoración de los hogares y calles y se destaca por ser un periodo muy ruidoso. Desde fuegos artificiales a petardos y otro tipo de ruidos, ya que esto ahuyenta a los malos espíritus y atrae a la buena suerte. Y para una buena cena abundante vuelven a casa incluso aquellos que trabajan o estudian en otras ciudades.
En Thailandia; marca el cambio de la estación del tiempo, según el antiguo calendario astrológico indio, iniciando la temporada de lluvias.
Los tailandeses regalan a los monjes budistas platillos festivos. Las estatuas de Buda se lavan con agua con pétalos de rosa y jazmín. En estos días, resulta difícil mantenerse seco, ya que sus habitantes con pistolas de agua, baldes y mangueras mojan a los transeúntes y todo lo que pasa por su alrededor, sin duda una costumbre súper divertida. Cubren a la gente con arcilla blanca y talco. Esto simboliza la purificación, la renovación y una forma de deshacerse de lo negativo acumulado a lo largo del año que termina.
Y es así como en diferentes partes del mundo se recibe al nuevo. Saben, uno de mis sueños es recibir y despedir el año en otro país (cosa casi imposible para mi, por mi negocio), imaginen despertar en otro país, en otro continente en año nuevo, se me hace tan cute. Me encantaría despertar en el 2019 en Italia porque tienen la tradición más bonita y romántica: en Venecia concretamente, existe la costumbre de besarse durante la nochevieja <3. La plaza de San Marcos, al ritmo de las campanadas y el ruido de los fuegos artificiales, se llena de cientos de parejas besándose.
En Roma existe la tradición de saltar en la noche festiva del puente en el río Tíber para conseguir la felicidad. Y bueno en toda Italia se arroja
desde las ventanas cosas viejas y trastos. Se cree que, cuantos más trastos tiras, más feliz serás el próximo año. Italia celebra la llegada del Año Nuevo en la madrugada del 1 de enero. La gente sale a las calles adornadas para la ocasión con luces brillantes. El tráfico se corta y en las plazas se celebran actuaciones con fuegos artificiales como telón de fondo, quiero ir… snif!
Pero me toca quedarme y disfrutar de mis tradiciones y costumbres que también me hacen muy feliz.
Felicidades y que este 2019 esté lleno, repleto de bendiciones, éxitos, felicidad y mucho AMOR, y que sus corazones se colmen de bondad, empatía, honestidad, humildad, sinceridad… beso!

Hasta la próxima.

I love <3

 

Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo
Laura Medina

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Laura Medina

Más en esta categoría: « Tiempo de dar La cuesta que cuesta »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.