Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo Domingo, 10 Noviembre 2019 07:48

Cuando te diga adiós

Escrito por

“Nuestra resurrección no será como la de Lázaro: un tiempo extra en la Tierra, sino como la de Jesús, a una nueva vida”.

Hace apenas un mes fue mi cumpleaños, ya me conocen, no diré cuántos cumplí, pero sí fueron ya muchos cumples, digamos que empiezan a pesar. Bueno pues esta cantidad innombrable de años me ha puesto pensativa, melancólica, ansiosa, etcétera… He pensado en la muerte y cómo será ésta.

Como a muchos me gustaría morir sin sufrir, quedarme dormida, pero considero esta muerte es muy afortunada para alguien que ha pecado como yo :(

¿Habrá vida después de la muerte? ¿Existe el infierno? ¿Cuántas obras buenas tengo que hacer por cada mala? ¿Se sentirá dolor en ese lugar nuevo o nada más existes y ya? ¿Verás a los muertos? ¿Verás a los vivos? No sé, o sea tengo mil preguntas ¡MIL!

Después he pensado, bueno si me muero que show con mis pertenencias (pocas, tengo más perros, que cosas materiales de valor). Bueno un testamento arregla el problema. Habrá que pensar muy cuidadosamente a quién le dejo la responsabilidad de los animales que tenga en ese momento y que le daré a cambio a esa persona por hacerse cargo de ellos. ¡Me preocupa mucho! nomás por eso no me puedo morir por estos días, tengo once animales que dependen de mí!! En este momento no pueden decir “no tiene ni perro que le ladre” ;)

El caso y el cuento es que he pensado en mi muerte, cosa inevitable para cualquiera que esté vivo. He decidido planearla desde ahora.

Primero hacer un testamento, y como no tengo descendencia dividiré mis pertenencias entre mis sobrinos y le encargaré a uno de ellos mi sepelio.

En la familia tenemos un espacio en un panteón, pero escuché que mi mamá se lo va heredar a una de mis hermanas, o sea no hay espacio ahí para mí, creo :(

Así que el plan B será comprar un espacio de tierra, es muy caro y escaso, además de comprarlo nadie me garantiza que a mis sobrinos les interese conservarlo y se dediquen a que todo esté en orden, como pagar el predio por ejemplo, y al final se pierda y ni una flor me echen. Entonces no estoy segura de que sea una buena idea.

La cremación podría ser la otra opción, pero ¿esta opción  va en contra de la iglesia católica?

A pesar de la preferencia de la Iglesia de que los cuerpos sean sepultados, la cremación es una opción que se ha hecho más popular, especialmente porque es la más económica.

Y aunque desde octubre del 2017 el Vaticano publicó una instrucción referente a la cremación en la que se afirma que, si bien la Iglesia no lo permite, el difunto debe de ser sepultado en un cementerio u otro lugar sagrado, y que las cenizas no deberán ser guardadas en casas o esparcidas en la tierra o el mar, ya me hacía nadando eternamente :)

Para la Iglesia la sepultura es una señal de respeto por una creencia sagrada mucho más profunda. Además, sepultar al fallecido es una obra corporal de misericordia, una práctica alabada en las Sagradas Escrituras, y un deber cristiano de caridad hacia nuestros padres.

Ante el avance de esta práctica en el mundo, la Santa Sede dio a conocer los pasos por seguir según la doctrina católica. El comunicado sugiere, sin embargo, continuar con la sepultura de los difuntos, ya que “confirma su fe en la resurrección de la carne”:

– "Cuando razones de tipo higiénicas, económicas o sociales lleven a optar por la cremación".

– "Cuando no sea contraria a la voluntad expresa del fiel difunto".

– "Que no haya sido elegida (la cremación) por razones contrarias a la doctrina cristiana".

– Con el fin de que se mantenga la oración por el difunto y no se lo olvide en la comunidad. "Las cenizas del difunto deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente".

– "Queda prohibida la conservación de las cenizas en el hogar, sólo en casos de graves y excepcionales circunstancias, dependiendo de las condiciones culturales de carácter local, el Ordinario, de acuerdo con la Conferencia Episcopal o con el Sínodo de los Obispos de las Iglesias Orientales, puede conceder ese permiso".

– "Las cenizas no pueden ser divididas entre los diferentes núcleos familiares y se les debe asegurar respeto y condiciones adecuadas de conservación".

El papa Francisco también aprobó que "para evitar cualquier malentendido panteísta, naturalista o nihilista, no sea permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma, o la conversión de las cenizas en recuerdos conmemorativos, en piezas de joyería o en otros artículos”.

El mantener las cenizas de un difunto en un lugar sagrado, lo asegura de no ser excluido de las oraciones y remembranzas de la familia o de la comunidad cristiana. Previene a los fieles difuntos de ser olvidados.

En realidad yo no estoy segura de nada, no sé si elegir la opción “tradicional” o la cremación, no sé. Afortunadamente creo tener tiempo para decidirlo sabiamente y con corazón, sólo pido que nadie esté triste en mi ceremonia, que me llenen de flores blancas, y que se cuenten anécdotas divertidas que me involucren para que se rían mucho… y obviamente que no me olviden <3

Como queremos ser llevados a la eternidad es una decisión personal que se debe respetar y cumplir.

 


Hasta la próxima.

 


I Love Negrito <3

 

 

 

Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo
Laura Medina

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Laura Medina

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.