Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo Domingo, 02 Febrero 2020 06:45

Antes diva que sencilla

Escrito por

La probabilidad de que el cabello se vuelva gris, incrementa entre 10% y 20% cada década después de los 30 años de edad.

¡No entiendo por qué la vida es tan injusta y más para las mujeres!

Somos las que tenemos a los hijos, las que sufrimos violencia, acoso, represión… las que llevan el hogar, por lo que trabajamos fuera y dentro del hogar, las que sufrimos en toda nuestra vida cambios hormonales y las que lucimos mal con el cabello cano! ;( lagrimita

No me van a negar que cuando dejamos de ver a una amiga o una conocida, y la volvemos a encontrar y la vemos que ya trae canas, la vemos más avejentada.

Los hombres, en cambio, cuando se empiezan a llenar de canas lucen más interesantes, hasta van ganando personalidad y seguidoras. En cambio nosotras :( nos vemos más cansadas, en una palabra VIEJAS.

Yo les tengo que confesar que a mí ya se me está llenando la cabeza de canas, y es difícil disimularlas, porque las canijas te salen en grupo y en zonas muy vistas, es decir imposible de camuflajear, a no ser de que vayas con una muy buena colorista a que te las tape.

Y de verdad que son una molestia, no sólo porque crecen súper rebeldes, se paran y sobresalen siempre, sino porque pues la verdad, al menos a mí me hacen lucir más grande y cansada.

Pero esto es algo inevitable como cumplir años. A todos nos llega el triste y molesto momento…

El cabello se vuelve gris, conforme las células llamadas melanocitos en la base de cada folículo capilar se dañan, debido a enfermedades, exposición ambiental o simplemente la edad. Pero para muchos la catástrofe empieza a los 40 o los 50 años.

Llevó aproximadamente un año sin decolorar mi cabello, porque lo quería dejar descansar y sobre todo que se recuperara de tanto peróxido, así que traigo un look muy natural, muy sencillo… pero esta novedad (las canas me han asaltado salvajemente) pues he tomado la decisión de regresar al rubio, pero en esta ocasión le voy a bajar unas cuatro rayitas, para no decolorar todo mi cabello.

Gracias a Dios tenemos ya un buen de herramientas para tapar a estas ingratas “amigas blancas”, mejor tratarlas bien, para llevar la fiesta en paz. A parte de ir al salón a tinturar el cabello, también se pueden disimular con pintura momentánea para pintar la cana, en el súper lo puedes encontrar; o como una que otra que yo conozco que de plano saca su máscara de pestañas y pum se lo aplica; o bien si eres de esas valientes y has decidido quedarte con la cana, está el champú morado que tiene la función de poner a la cana en un tono completamente plata divino.

Entonces éstas son las opciones que tienes para lidiar con ellas, ¿pero qué va a pasar cuando mi cabeza ya esté cubierta de canas en un 60 por ciento?

Pues seguir pintándolo y dándole su cuidado especial: recortarlo cada dos meses, ponerle sus mascarillas nutritivas, aplicar el champú morado y aceptar que el tiempo no para :( o si ya te cansas del salón y las dejas vivir libres, pues ya te liberaste de la monserga de andar tapándolas y disfrazándolas. Creo que a mí eso jamás me pasará, soy vanidosa, lo que le sigue…

Hasta la próxima.

I Love Negrito.

Publicado en El Dificil Arte de Sobrevivir con Estilo
Laura Medina

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Laura Medina

Más en esta categoría: « Lengua viperina Se busca hombre »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.