Daniel Alcaraz Gómez

Daniel Alcaraz Gómez

URL del sitio web: http://goo.gl/1lzdN8

Después de la gubernatura del estado, las posiciones más importantes a disputar en la elección en proceso, son los tres espacios que le corresponden a Morelos en el Senado de la república y que se definen en las urnas; aunque hemos insistido, la alcaldía capitalina es otro platillo nada despreciable.

Pero en lo que tiene que ver con la batalla rumbo a la Cámara alta, la mayoría de las fórmulas de partido ya están definidas y se puede empezar a valorar el peso de cada una de ellas que en esencia, corre a cargo de quien la encabece y que en esta ocasión son en su mayoría mujeres, quizás con el fin de cumplir aquello de la equidad de género.

Ya prácticamente definidas están las mancuernas de los partidos y el de la Revolución Democrática (PRD) lleva en la primera posición a la ahora ex dirigente estatal de esa institución y diputada local Hortensia Figueroa Peralta; en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) es la ex perredista Lucía Meza Guzmán quien lleva mano.

Respecto al Partido Revolucionario Institucional (PRI), también es una mujer: Lilia Ibarra, una destacada luchadora social de muchos años en la zona de Los Altos de Morelos. Por su parte, el Movimiento Ciudadano (MC) va con Yesica Ortega y Nueva Alianza (Panal) se ha decidido por el legislador federal Ángel García Yáñez, que pareciera bendito entre las mujeres. En Acción Nacional (PAN) aún existen indefiniciones en ese sentido.

No está para nada fácil anticipar hacia dónde se inclinaría la balanza, porque a pesar de que algunas de esas figuras traen cierta rentabilidad electoral, tanto los candidatos a la presidencia de la república como a la gubernatura, pudieran abonar o restarle posibilidades a su respectiva fórmula.

Haciendo una reflexión respecto a esos contendientes, nos aventuraríamos a mencionar que la diputada federal, aspirante de Morena, Meza Guzmán, se situaría en este momento como la más perfilada para llevarse el escaño, porque aún cuando militaba en el PRD desarrolló una precampaña electoral territorial, lo que la posicionó de manera importante en todas las regiones de la entidad, incluyendo la sur, desde luego, aunque tiene mayor ascendencia en la parte oriente.

Después de ella, colocaríamos casi en paralelo a la abanderada del partido del sol azteca Figueroa Peralta y al de Nueva Alianza, García Yáñez, porque éste último no obstante ir por un partido menor, ha logrado ya ganar elecciones de mayoría y pudiera meterse a la pelea.

Como que ya observamos algo relegados a dos participantes, la priista Lilia Ibarra y la del MC, Yesica Ortega. La primera en efecto tiene trabajo añejo en municipios de Los Altos, pero casi nada en la mayor parte de las regiones, que además, son masivas y definen resultados.

En el caso de Ortega, su fuerza quizás la tenga en Cuernavaca, pero tampoco pareciera ser competitiva más allá de la capital, así que a ambas las vemos en desventaja. Causa extrañeza que en el tricolor desperdiciaran cuadros tan valiosos como el de la legisladora federal Rosalina Mazari Espín.

Sin duda que ese partido sigue pasando por una crisis de valores políticos, pero lo más curioso es que aquellos poquitos que valen la pena los desperdician. Ella, aunque esa institución pudiera no ser competitiva en lo que corresponde a la gubernatura, podía hacer ganar a la fórmula al Senado. Es una mujer de trabajo, con prestigio y reconocimiento por todo lo que ha aportado en bien de sus representados, pero la dejaron fuera.

Se pondrá muy interesante porque a diferencia de procesos de elección pasados, son casi todas mujeres las que van buscando quedarse con esa ambiciosa posición que les abre puertas hacia las grandes ligas del ejercicio político y del poder en México para seguir en la carrera ascendente.

REYES ESPÍNDOLA: INJUSTICIA

En otro orden de ideas, nos referiremos a temas relacionados con la impartición de justicia y al hecho de que las quejas y señalamientos de afectados por decisiones alejadas del estado de derecho por parte de la juez penal María Teresa Reyes Espíndola, se multiplican y advierten del inicio de procesos legales en su contra por el delito de prevaricato.

Hay algunos expedientes a su cargo que a juicio de los involucrados muestran decisiones que incurren en omisión, incompetencia en la función pública y sobre todo se alejan de aquello de una impartición de justicia pronta y expedita. Entre esos expedientes está el 587/2016-2, cuyo origen es la disputa por un bien inmueble, pero en el que la parte demandante otorgó el perdón a los demandados y sin embargo, por decisión propia, Reyes Espíndola sigue dándole curso al tema.

Sólo que hay omisiones graves como aquello de que en las distintas resoluciones no se notifica a las partes; ante amparos, tampoco se da fe a los tribunales federales como compete y decía uno de los afectados es por todo ello que incluso algunos jueces federales, por esos errores y omisiones, buscan inducir a los quejosos a fin de que inicien las denuncias respectivas por el delito de prevaricato y desacato a los derechos humanos de quienes se dicen agraviados.

La magistrada presidenta del Poder Judicial, María del Carmen Cuevas López, tendría que voltear a ver cuál viene siendo el comportamiento de algunos de sus compañeros, porque como quiera que sea, un mal desempeño en asuntos tan delicados como la impartición de justicia, impactan negativamente en la imagen de ese poder público.

Lo que algunos otros magistrados mencionan de manera discreta, es que Reyes Espíndola en realidad no está capacitada para el ramo penal, que su fuerte es el civil y que en mucho a ello se debe que caiga constantemente en inconsistencias, pero sólo que se trata de algo bastante grave: la libertad de seres humanos y no se pueden permitir errores que lleven a afectar a familias porque quienes están al frente de algunos juzgados no cuentan con los perfiles profesionales como para garantizar decisiones apegadas a la ley.

Bajo tales circunstancias parece que la juez tendrá que enfrentar personalmente denuncias que pudieran incluso obligar a su separación del cargo, para que pueda ser sometida a un proceso penal que de prosperar, alcanzaría la privación de su libertad, por eso las cosas están medio preocupantes en ese sentido.

 

 

 

Martes, 20 Febrero 2018 05:13

Por la presidencia, ya están los gallos

Morelos: ¿PRI-PAN en rezago?

Toma de decisiones en partidos

Después de una obligada pausa laboral por motivos de luto familiar, regresamos a este espacio a fin de intentar contribuir en el análisis de lo que política, económica y socialmente viene pasando en nuestra entidad y más allá de ella, y comenzaremos haciendo referencia a la definición de los tres grandes partidos nacionales: PRI-PAN-PRD y Morena, con sus respectivos aliados, en lo que corresponde a las candidaturas presidenciales.

Ya son pues aspirantes formales a la primera magistratura del país José Antonio Meade Kuribreña del tricolor y acompañantes; lo mismo que Ricardo Anaya en lo tocante el frente con el PRD y Andrés Manuel López Obrador de Morena, aunque seguramente harán lo propio en breve los independientes Jaime Rodríguez “El Bronco”, Margarita Zavala y Armando Ríos Piter. Es decir tres por partidos, tres por la libre.

Una vez confirmados, ya se dan una serie de reflexiones respecto a las posibilidades de cada uno de ellos, sobre todo en lo tocante a los tres primeros y las cosas tampoco sufren mayores modificaciones respecto a las tendencias que traían antes de ser oficializados como abanderados de sus respectivas trincheras.

Es decir el tabasqueño se mantiene a la cabeza con algunos puntos porcentuales de distancia respecto a su más cercano perseguidor, el del frente, Anaya. Es el abanderado del priismo el que sigue sufriendo mucho para poder sumar activos en esas estadísticas y por ahora se sitúa como el tercer lugar, pero bastante rezagado del primero.

No sólo eso, la visión de algunos analistas políticos va en el sentido de que de los tres, es quien enfrenta los mayores obstáculos para poder mejorar las tendencias a su favor en el futuro inmediato y para poder hacerlo sólo contará con 90 días de campaña, lo que requeriría de acciones muy contundentes y no de parte suya o de estrategia electoral de su equipo de trabajo, más bien del gobierno federal.

Para acabar pronto, Meade Kuribreña parece estar en las manos de quienes gobiernan el país en este momento, para poder pensar en remontar tanta desventaja. Algo así como que de pronto, la Federación anunciara una baja importante en el precio del costo de la gasolina, el gas doméstico y productos de la canasta básica, empujando a que la población en general mejore su percepción respecto al desempeño gubernamental porque hoy es desafortunada y de condena masiva.

No sólo eso, que de pronto, a partir de los instrumentos legales para ello dispuestos, se comenzará una real sanción a todos aquellos actos de corrupción que son una vergüenza para propios y extraños, pero se tendría que comenzar por los de casa, o sea castigando a políticos y “servidores públicos” deshonestos que vienen abusando de manera descarada a partir de robo al erario público e incumplimiento de responsabilidades contraídas con la sociedad.

¿En los escenarios actuales y al corto plazo podría suceder eso? Francamente lo dudamos, sólo que si no hay algo parecido o similar, no vemos de qué manera el proyecto electoral de “Los Pinos” pueda superar la coyuntura del primero de julio que viene, día de la elección, y entonces tendrían que empezar a hacer maletas para desocupar Palacio Nacional como ocurrió en el 2000, ofreciendo otra alternancia.

Y ¿a quién tendrían que encargarle la conducción del país durante los siguientes seis años? Sólo hay dos, o el del frente Ricardo Anaya o López Obrador, que parece ir a una contienda tan cerrada como aquella del 2006, en la que todos los indicadores llevan a pensar que le ganó al panista Felipe Calderón Hinojosa.

Los escenarios entonces son verdaderamente dramáticos para quienes regresaron a gobernar la nación después de haber perdido en el 2000. Únicamente con decisiones de fondo, que obliguen a una percepción mejor de los mexicanos en el sentido de que hay voluntad superior para mejorar las cosas que nos rodean, pudieran rescatar confianza y credibilidad, de otra forma, no vemos cómo.

MORELOS: ¿PRI-PAN EN REZAGO?

Y en lo tocante a lo local, las primeras señales electorales nos llevan a deducir que tanto el Partido Revolucionario Institucional (PRI) como Acción Nacional (PAN) muestra cierto rezago, particularmente frente al Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En lo relacionado al tricolor, ese desacuerdo del aspirante a la gubernatura Jorge Meade Ocaranza con el dirigente estatal Alberto Martínez González necesariamente se reflejará en las urnas. Como se recordará, el abanderado del PRI no aceptó que el Comité Directivo Estatal (CDE) le impusiera delegados y candidatos del ex aspirante en el 2012, Amado Orihuela Trejo, y eso casi se traduce en la renuncia del presidente de partido. Lo que se menciona es que se mantuvo ahí por instrucciones de la dirigencia nacional, a fin de no exhibir un virtual resquebrajamiento.

Entonces pues no vemos cómo puedan remontar adversidades ya en pleno proceso y dadas las condiciones del momento, dudamos que logren obtener siquiera un segundo lugar. En lo tocante al PAN, no hay algo similar al problema del tricolor, pero partidistamente descuidaron el estado y no cuentan con estructuras suficientes como para hacer una campaña de fuerza hacia la gubernatura.

El virtual candidato Víctor Manuel Caballero Solano no trae el peso suficiente como pensar en ganar; como que tanto el PRD como Morena los van a rebasar y entonces les estaríamos pronosticando –al igual que a los del PRI- un lugar más allá del segundo sitio en la tabla de posiciones por partidos luego de la justa de julio entrante.

Para acabar pronto, como sucede en una liguilla deportiva. Los cuatro invitados a disputar la final en la elección serán sin duda PAN-PRI-PRD y Morena, pero como que entre los dos últimos se quedará el trofeo de campeón y los priistas y panistas pelearán el tercero y cuarto sitio.

Lo anterior significaría que independientemente de que ambos institutos pierdan la gubernatura, también se quedarán sin representación de mayoría en el Senado de la República, porque quien gane el estado automáticamente sumará los dos escaños en la Cámara alta como fórmula y el tercer espacio le corresponderá a la segunda fuerza partidista. En política los cambios son a veces inesperados, pero dadas las circunstancias, no es de creer que algo muy importante acontezca como para revertir las tendencias actuales.

 

 

 

 

Miércoles, 07 Febrero 2018 00:07

En alcaldías y diputaciones Duelos interesantes

Las primeras candidaturas a diputaciones federales y ayuntamientos, advierten de duelos interesantes que habrá que ir observando, porque seguramente atraerán buena parte de la atención de los ciudadanos. Algunos, porque llevan detrás un buen respaldo, sobre todo económico; otros porque tienen presencia y cercanía con la gente.

Entre esos territorios en disputa, se antoja que el del ex delegado estatal del ISSSTE, Guillermo del Valle Reyes, priista, contra el alcalde perredista de Cuautla que pronto pedirá licencia Raúl Tadeo Nava, por el distrito electoral federal número tres, será apretado. Existen algunas diferencias entre ambos, pero los dos son figuras muy conocidas en la mayor parte de la región oriente.

Del Valle, sin lugar a dudas, es un político de mayor carrera que Tadeo; lleva décadas como uno de los cuadros del tricolor, no sólo en aquella parte de la entidad sino en todo el estado; bueno, pues acaba de dejar la delegación del ISSSTE y eso da fe de su alcance. Su posible desventaja actual, es que ha estado un poco ausente de aquella zona por algún tiempo.

En contra parte, Tadeo Nava es vigente y el hecho de que esté al frente de la comuna cuautlense le da estatura como para ser un adversario de peso y por ello decimos que seguramente la mayor atención durante el proceso se concentrará en ellos dos, a menos que aparezca por ahí otro gallo de pelea de los partidos restantes.

Pero si eso se dará en la parte oriente de Morelos, en la surponiente hay otra dupla que igualmente promete darse un agarrón tremendo. Hablamos de los aspirantes a ese distrito federal Jorge Morales Barud y Julio Espín Navarrete, ambos de Puente de Ixtla; los dos fueron ya presidentes municipales en su oportunidad, lo mismo que legisladores locales.

Pero igual que en el caso de Tadeo y de Del Valle, Morales Barud trae mucha más experiencia y formación que el otro. Baste decir que fue quien sustituyó a Jorge Carrillo Olea como gobernador en 1998 y además ha sido secretario de despacho a nivel de gabinete; como secretario de Gobierno y de Desarrollo Agropecuario. Incluso, tiene estudios de doctorado en el extranjero.

Sin embargo, Espín es uno de los que maneja recursos económicos en la legislatura local y seguramente que llevará todo el soporte estructural oficial como para tratar de vencer a quien se antoja, con un paso adelante, porque la familia Morales es una de las más conocidas en toda esa parte del territorio zapatista.

Reiteramos, son las primeras candidaturas que se vienen haciendo oficiales, hay que esperar si desde otras trincheras surgen cuadros competentes que también tengan posibilidades de triunfo, pero por ahora, diríamos que a menos que algo muy extraño pase, entre esos cuatro saldrán dos legisladores hacia el Congreso de la Unión.

Pero en lo referente a la contienda por presidencias municipales, existen algunas batallas que serán de trascendencia y uno de dichos espacios es Cuernavaca. En la capital ya están perfiladas dos fórmulas que pelearán palmo a palmo cada voto y ésas son las que encabezan por la vía independiente José Luis Urióstegui Salgado y por el otro Javier Bolaños Aguilar, legislador federal panista.

Hay quienes advierten que uno que también dará lata es Gerardo Becerra Chávez Hita, que iría encabezando al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pero primero tendrá que amarrar la candidatura porque aún no se define interiormente el asunto.

Pero estimamos que los otros dos ya están prácticamente definidos, se van a repartir mucho el sufragio y a decir verdad, si en manos de uno de ellos dos queda la comuna, la administración municipal mejoraría mucho porque conocen perfectamente lo que a la ciudad le duele y además están conscientes de la responsabilidad que tendrían a cargo.

Urióstegui además de haber desempeñado dos o tres cargos a nivel de secretario de despacho en gobierno estatal, fue titular de la Secretaría de Seguridad Pública precisamente de la capital. En lo referente a Bolaños, muchos recordarán que fue el director general del SAPAC, cuando Sergio Estrada Cajigal fue el alcalde.

De ahí, siguió acompañando a Sergio en la gubernatura, como secretario ejecutivo de lo que fuera la Comisión Estatal del Agua y del Medio Ambiente (CEAMA). Posteriormente se fue a una diputación federal y la actual es una repetición en la Cámara baja.

Para acabar pronto, no son improvisados en el quehacer público y administrativo. Uno es un abogado bastante prestigiado, el otro es un ingeniero que ha trabajado para la metrópoli, de tal manera que nos atrevemos a sostener que harían un papel bastante decoroso si alcanzan el sueño. Claro, sólo puede ser uno, no los dos.

Y a nivel de gubernatura, vemos un PRD bastante anticipado, con un precandidato que ya le ha dado dos o tres vueltas al estado y que por lo tanto tiene que tener ciertas ventajas; pero por ahí aparece la figura del famoso deportista Cuauhtémoc Blanco Bravo que con su popularidad mete miedo a sus adversarios y personalmente está confiado en que eso le tiene unos pasos delante de los demás.

Ya saltó a la cancha el abanderado priista Jorge Meade Ocaranza, que si pone a funcionar las estructuras de su partido igual y se mete en la pelea. Ya sectores y organizaciones se le sumaron. Claro, como que ahí no hay otra opción, es instrucción superior y la deben acatar, sólo que si le echan ganas puede haber avances.

Particularmente el tricolor seguramente aprovechará el Día Internacional del Trabajo, primero de mayo, para sacar a la calle a miles de obreros, a fin de mostrar músculo. Del lado de los panistas, que van aliados con Movimiento Ciudadano, hoy miércoles se inscribe como precandidato el diputado local Víctor Manuel Caballero Solano, pero a pesar de que es un buen hombre, las cosas no están dadas como para que tenga mayores logros.

Por eso sentimos que hay que seguirle los pasos a los aspirantes del PRD, Morena, PRI y aliados, porque es por acá por donde surgirá quien gobierne el estado de Morelos durante los siguientes seis años. Como que las cosas cobran cierto interés, así sea por regiones y zonas.

 

 

 

 

Muy distinto a procesos de elección anteriores, la contienda actual no ofrece definiciones claras en los electores, más bien abunda la confusión, porque ahora en una misma fórmula pueden ir como candidatos figuras históricamente opuestas, que provocan toda clase de dudas en los ciudadanos.

Esas alianzas entre polos opuestos han venido a golpear duramente la ideología partidista que era un factor fundamental en la toma de decisiones y distinguía a unos militantes de otros; además de que les ofrecía argumentos de debate a la hora de discutir plataformas y propuestas de gobierno.

Podría decirse que esa era la mayor atracción que se tenía a la hora de la verdad, sin embargo, a partir de que, con la sola intención de llegar a ejercer poder público, se comenzó a llegar a acuerdos entre  izquierda, centro y derecha para ir en una misma dirección y con una misma fórmula, los escenarios cambiaron radicalmente.

Ésta será la primera ocasión en la que un partido de derecha como Acción Nacional (PAN) va conjuntamente con uno de izquierda, el de la Revolución Democrática (PRD), por la presidencia de la República, en algo que ideológicamente no es compatible, porque doctrinariamente comulgan puntos de vista y posicionamientos contrarios entre sí.

Ya en elecciones a nivel estado, se había venido experimentando ese tipo de acuerdos. Algunas gubernaturas se han resuelto precisamente por esa vía y luego de las pruebas, se determinó llevarlo hasta la cúpula; la candidatura presidencial. Claro, desde hace décadas, el Revolucionario Institucional (PRI) era prácticamente el único que se venía haciendo acompañar de otras fuerzas políticas menores, como en el caso de los partidos Verde o Nueva Alianza.

Sin embargo, siempre se trataba de corrientes ideológicas más o menos similares. Bueno, mucho se ha insistido en que dichos institutos menores deben su presencia a estrategias del priismo y del gobierno en éste país. No obstante, es hasta ahora que apreciamos ya a entes totalmente distintos que van juntos a una contienda y ello sólo indica que la ideología la manejan únicamente en el discurso, no en la práctica.

Pero buena parte del electorado no acaba de comprender el porqué de todas estas cosas y en cierto modo para ellos se pierde sentido, porque como que no existe algo sustancial y tangible por lo cual luchar. Antaño, con mucha pasión y entrega se defendían esos colores, como cuando se le apuesta a un partido de futbol.

Y todo eso va dando señales de que la mayoría de quienes salgan a votar el próximo primero de julio, lo van a hacer fundamentalmente por las personas, no por los partidos. Entonces, las posibilidades de triunfo dependerán más que nada del carisma, el liderazgo y credibilidad que ofrezca el abanderado, ya sea a una presidencia municipal, diputación local, federal, senaduría, gubernatura o presidencia de la República.

Incluso, esa puede ser una ventaja del aspirante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, porque ha venido aglutinando en torno de sí, corrientes y pensamientos coincidentes que muestran lógica y congruencia en el decir y particularmente en la propuesta de gobierno.

Esa falta de identidad partidista contamina cada vez más a los cuadros, que ya no atienden a una mística en especial, sino a intereses muy personales, de tal forma que si en éste momento les conviene vestirse de amarillo, sin ningún rubor lo harán, pero puede ser que mañana la cosa sea distinta y habrá que ponerse la camiseta azul, la tricolor o la morena.

Entonces, la mayoría de los políticos o quienes dicen serlo, no actúan por convicción sino en busca de un beneficio particular y eso igualmente causa demérito en la vocación de servicio a la sociedad, de ahí que exista una enorme distancia entre gobernantes y gobernados o representantes populares y su pueblo.

Años atrás era muy difícil que alguna figura panista optara por renunciar a esas filas e irse del lado priista, o viceversa. Si alguno llegaba a hacerlo, era objeto de toda clase de críticas, porque mostraba incongruencia y deslealtad a sus principios, sin embargo ahora es cosa de todos los días.

Pero algo que llama la atención, es que tampoco se aprecia una renovación de cuadros y en una absoluta mayoría, son los mismos personajes que pululan por todas partes, brincan de un partido a otro, para no perder continuidad y los seguimos viendo ahí, ejerciendo el poder público con menos entrega y desempeño cada día.

Y si eventualmente vemos caras nuevas, no es porque ya les abrieron las puertas a líderes populares, sino porque se trata de las nuevas generaciones de sus mismas familias. El Revolucionario Institucional y el panismo pueden ser ejemplos claros de eso, porque son los más antiguos y si usted les hurga en el pasado, seguramente se va a encontrar con que los que ahora detentan posiciones privilegiadas en los mandos gubernamentales, son biznietos o nietos de quienes lo hicieron hace bastantes años.

Hay que imaginar el cansancio y aburrimiento de los electores, que tienen que estar legitimando cada tres y seis años a los mismos de siempre, para que sigan haciendo de las suyas; ahora como alcaldes, mañana como diputados, después como funcionarios o senadores.

Por lo tanto, para nada es sorprendente que en adelante, se le apueste al candidato, porque es un vecino o conocido, porque por lo menos ha hecho algún esfuerzo en bien de la comunidad o porque simplemente tiene carisma y se sabe ganar la simpatía de quienes decidan en las urnas.

Hay quienes han logrado éxito por su atractivo físico, otros por ser figuras con mucha fama; en esto todo cuenta y más cuando esas instituciones partidistas están tan desgastadas que ya no son merecedoras de confianza del respetable, porque le han fallado reiteradamente. Ahora le salen con que la izquierda y la derecha son lo mismo y que si ayer fueron antagónicos a morir, hoy hay que ir juntos con ellos si se quiere llegar al poder o mantenerse en el ejercicio del mismo. Por todo eso, no será nada sencillo para buena parte de la población, decidir éste primero de julio, porque esta vez no son las ideologías las que están en juego.

 

 

El exdelegado de la Sedesol obtuvo su registro; pide unidad

AMLO: ¿y por qué Blanco?

Luego de varias negociaciones en la Ciudad de México, el tricolor sigue sin definir el nombre de su abanderado; los aspirantes no logran acuerdos y se arriesgan a que el dirigente nacional tome la decisión.

Los grandes problemas por resolver

Página 6 de 330
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.