Publicado en Turismo Domingo, 11 Febrero 2018 09:25

¡Tlayacapan mágico!

Escrito por Gerardo Gama Hernández

Si buscas un lugar en Morelos, donde se fusiona la riqueza natural y el patrimonio cultural, en perfecta armonía con los usos, costumbres y tradiciones de la gente; debes conocer y visitar Tlayacapan, Pueblo Mágico desde el año 2012.

Este hermoso lugar enclavado en un anillo de cerros, ofrece a sus visitantes extraordinarias experiencias de turismo rural, como la elaboración de artesanías de barro, entrar a las panaderías a degustar el pan artesanal y visitar sus campos de cultivo de agave.

Debes preparar la cámara fotográfica para realizar un recorrido por sus hermosas capillas edificadas desde el siglo XVI al XVIII localizadas y ubicadas dentro de un trazado del pueblo perfecto, en el cual la figura central es el Convento de San Juan Bautista del siglo XVI, inscrito en la lista de patrimonio mundial por la UNESCO junto con otros 13 conventos de Morelos y Puebla en 1994.

Este majestuoso convento fue fundado por los frailes Agustinos cerca del año 1534 y aún con los severos daños sufridos por el sismo del 19 septiembre 2017, en algunos años seguirá siendo uno de los más impresionantes ejemplos de arquitectura religiosa conventual, por su hermosa espadaña, las enormes dimensiones de su atrio, el patio de carruajes, su esplendoroso portal, así como su bello claustro ubicado hacia el norte, el cual en su planta baja es depositario de una mística muestra de momias encontradas en la década de los ochentas al rehabilitar el piso de la nave principal del templo. De igual forma, este claustro muestra una impresionante pintura mural y un pequeño museo de arte sacro único en la región.

Del 11 al 13 de febrero de este año, llega la temporada del carnaval a Tlayacapan, así que tienes que descubrir, sentir y vivir la experiencia del brinco del Chinelo, al son de la banda de música de viento de Tlayacapan, quienes han recibido el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1998 y el Doctorado Honoris Causa por la UAEM en el año 2014. Asimismo, durante este carnaval podrás disfrutar de diversas actividades culturales y sociales. Tlayacapan es Cuna del Chinelo.

Puedes realizar senderismo en los cerros del poblado de San José de Los Laureles y conocer su maravillosa vista del valle y sorprenderte con sus pinturas rupestres, subirte al Chinelobus y pasear entre sus calles empedradas para conocer la arquitectura vernácula de Tlayacapan, visitar y adquirir utensilios decorativos y utilitarios en sus comercios de artesanías de barro, o bien descansar frente al “Jacalón” o a la sombra de “El Pochote” con una nieve.

En el centro histórico de Tlayacapan, algunos restaurantes ofrecen paseos en carreta, además se pueden degustar diversos platillos de la cocina regional, desde mole de guajolote, tlacoyos de haba y frijol, mole verde de pipián, fruta de horno entre otros. El turismo cultural que ofrece Tlayacapan, merece dormir en alguno de los mágicos hoteles de la localidad, varios de ellos casonas antiguas o novedosos hoteles con vista a los enigmáticos cerros, varios de ellos con servicios de turismo de salud, masoterapia y temazcal.

Los sábados puedes pasear en el tianguis y adquirir diversos productos, frutas, verduras y alimentos de la región, asimismo puedes recorrer el Mercado Municipal, las fondas, comercios y tiendas del centro que ofrecen gran variedad de productos.

Mención especial merece la visita a La Cerería, imponente inmueble histórico del siglo XVI, la cual fue fábrica de velas, cirios y veladoras de la región y cuartel general de Emiliano Zapata Salazar durante la gesta revolucionaria, hoy en día alberga la Casa de Cultura que ofrece diversas actividades culturales y recreativas, además de exposiciones permanentes y temporales.

Saludos cordiales a todas mis amigas y amigos de Tlayacapan, el Corazón de los altos de Morelos.

 

Gerardo Gama Hernández

Director de la Escuela de Turismo

UAEM

 

 

 

Modificado por última vez en Domingo, 11 Febrero 2018 09:26
Publicado en Turismo
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.