Ciencia

La planaria, el gusano inmortal: regenera los órganos que pierde y no envejece

Este pequeño animal, de cuerpo aparentemente sencillo, en realidad esconde en su interior uno de los grandes secretos de la naturaleza: la vida eterna podría estar en sus genes

  • Like
  • Comentar
  • Compartir

¿Se imaginan que existiera un animal que no tuviera sistema respiratorio ni circulatorio, no contara con ojos, fuera hermafrodita, tuviera la capacidad de regenerar las partes de cuerpo que perdiera y pudiera tener el potencial de ser inmortal? Pues no es necesario 'tirar' demasiaado de imaginación, pues ese ser vivo existe y está entre nosotros. Se trata de la planaria y precisamente por todos los misterios que esconde en su pequeño cuerpo es un verdadero enigma para los científicos.

La planaria es un pequeño gusano plano que cuenta, al mismo tiempo, con el sistema orgánico más sencillo y más complejo que nadie pueda imaginar. En su pequeño cuerpo no cuenta con demasiada 'ingeniería', si bien su estructura se encuentra tan bien ensamblada que funciona como un reloj. Y, por si fuera poco, está considerado como el animal 'inmortal', pues es capaz de volver a hacer crecer órganos que ha perdido, bien por un depredador o por su necesidad de reproducción.

Su cara cuenta con dos características no demasiado comunes en el mundo animal: tiene dos pequeñas manchas oculares, que son las que utiliza a modo de fotorreceptores para poder ver, y, lo más curioso, es que su boca no se encuentra en el lugar esperado..., sino en mitad del estómago. De hecho, se encuentra más cerca de la cola que de la cabeza, lo que permite que los animales que absorbe como comida lleguen de la faringe al intestino gracias al movimiento de sus músculos.

La digestión se lleva a cabo en las células cercanas al intestino, desde donde se distribuyen los nutrientes hacia el resto de partes del cuerpo. Por el contrario, todo aquel desperdicio que es necesario eliminar sale del cuerpo a través de las células excretoras con las que cuenta, sin necesidad de almacenarlas. Y otra serie de poros se encargan de soltar una película de moco, a través de que la desplaza su cuerpo con un movimiento ondulado gracias a las contracciones de su musculatura. 

Aunque no cuenta con sistema respiratorio, sus células su capaces de absorber oxígeno, liberando por el mismo conducto el dióxido de carbono inecesario. En cuanto a sus sistema reproductivo, todas las planarias son hermafroditas, lo que significa que tiene tanto órganos sexuales masculinos como femeninos. Pero, curiosamente, su capacidad reproductiva va mucho más allá, pues lo pueden hacer tanto de forma sexual como asexual, momento en el que aparece su gran característica.

En la reproducción sexual, cada planaria es capaz de dar y recibir esperma, pero, al contrario que otro animales, los huevos permanecen en su interior, hasta que semanas después, antes de que eclosionen, son expulsados a modo de cápsulas. Pero la reproducción asexual es la más espectacular, pues los animales separan literalmente su cola del resto de cuerpo... y el motor celular comienza a regenerar las partes perdidas, por lo que en realidad 'crea' dos cuerpos de uno mismo.

 

¿Un animal eterno?

Esta capacidad es denominada regeneración celular, que funciona gracias a una serie de neoblastos —unas células madres pluripotentes y con grandes capacidades— que pueden analizar qué estructuras corporales son las que se han perdido para volver a generarlas. Además, la memoria celular con la que cuentan les permiten crear tejidos de exactamente el mismo tamaño de los que han perdido, por lo que en la reproducción asexual en realidad se generan dos animales de las mismas características.

Pero, además, la planaria tiene el potencial de ser inmortal. Estos pequeños animales se regeneran indefinidamente gracias al crecimiento de nuevos músculos, piel, vísceras e incluso del cerebro. Y, cuando se reproducen, renuevan su nivel de reserva de una enzima clave, llamada telomerasa, que es la encargada de proteger al ADN de envejecer. Por ello, los expertos creen que podrían tener en su interior el secreto de la vida eterna, aunque aún estamos muy lejos de poder comprenderla.

Esta impresionante característica ha provocado que numerosos científicos de todo el mundo hayan tratado de estudiarla para comprender cómo funciona, con el objetivo de poder implantarla en aplicaciones clínicas y biotecnológicas gracias a su enorme potencial. La planaria es el animal 'inmortal', aquel que es capaz de volver a recuperar partes perdidas de su cuerpo. Mide un par de centímetros y se arrastra por el suelo, pero es una verdadera joya de la evolución animal.

Visto 2324 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Ant. Ni EEUU ni China: Musk es el mejor posicionado para ganar la carrera a Marte
Sig. Consejos para evaluar la información

Hay 2744 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.

0
Shares

¿Te gusta lo que ves?

Pulsa los botones de abajo para seguirnos, no te arrepentirás ...