Publicado en Vida y Estilo Jueves, 29 Noviembre 2018 09:27

Mi gato me ataca ¿Qué debo hacer?

Escrito por RAMIRO LIBREROS

Si te preguntas ¿por qué mi gato me ataca? y no sabes qué hacer para corregirlo, aquí te explicaremos las posibles razones por las cuales los felinos suelen atacar y qué debes hacer al respecto.

Aunque para muchos los gatos son considerados las mascotas perfectas, en algunas ocasiones este felino tiende a ser agresivo y atacar a personas u otros animales sin alguna razón aparente; sin embargo, el mal comportamiento felinopuede tener alguna explicación lógica y, en consecuencia, también hay formas de evitarlo. Si te has preguntado ¿por qué mi gato me ataca? aquí hablamos al respecto.

Recuerda que la mayoría de las conductas inaceptables de nuestras mascotas son incentivadas por nosotros mismos, u otros miembros de la familia, al no interactuar correctamente con los animales de compañía ya que en algunos casos estimulamos un mal comportamiento sin siquiera darnos cuenta, por ejemplo, premiar con caricias a nuestras mascotas mientras estos nos muerden.

¿Por qué mi gato me ataca?

Así pues, que si te preguntas por qué mi gato me ataca y no sabes qué hacer para corregirlo, te explicaremos a continuación las posibles razones por las cuales este animal, adorado en muchos hogares del mundo, tiende a morder, arañar o abalanzarse sobre alguien de forma abrupta, y cómo puedes evitar salir lastimado.

Las causas pueden ser varias, simplemente debes prestar atención, detectar qué está generando la agresividad y, por su puesto, actuar en consecuencia.

Estrés

Puede ser detonado por un cambio de ambiente, como una mudanza, en vista de que el gato es un animal metódico y muy rutinario. Si se siente acorralado, los niveles de ansiedad aumentan, lo que podría desencadenar un ataque. Evita en la medida de lo posible alterar o invadir abruptamente su territorio, de lo contrario podrías salir lastimado.

Enfermedad

Cuando el animal se encuentra indispuesto físicamente o muy mal de salud es muy probable que ataque si lo considera necesario. Toma en cuenta que si está enfermo estará a la defensiva siempre y rechazará cualquier acercamiento. Si notas síntomas de algún malestar, acude cuanto antes a un veterinario.

Juguetones

En este caso es muy probable que no puedas diferenciar un ataque real de un juego. Si el gato es muy pequeño no sabrá medir su fuerza, por lo que es posible que creas que lo que él considera un juego pudiera ser una agresión. Si el gato es mayor y no pasó mucho tiempo con su madre, entonces tampoco sabrá de límites. Enséñales, por ejemplo, que tus manos no son una presa.

Poca tolerancia al contacto

Algunos son menos tolerantes que otros al contacto físico con los humanos. Efectivamente, está el tipo de gato que le gusta en exceso las caricias, pero cuando se aburre sencillamente se va; otros, por el contrario, no les gustan tanto los toqueteos y, si te sobrepasas, pudieras salir lastimado.

¿Qué debo hacer si mi gato me ataca con frecuencia?

Algo muy importante que debes hacer al notar signos de agresividad en tu mascota es no frustrarte y mantener siempre la calma. Evita los regaños y golpes como castigo, pues estarías empeorando la situación, en Notas de Mascotas siempre recomendamos el adiestramiento en positivo.

Además, es importante que estés atento a las señales que muestra un gato cuando está irritado. Si notas rápidos movimientos de la cola, pasando su lengua a sí mismo en señal de apaciguamiento, movimiento leve de las orejas hacia atrás y pupilas dilatadas ten cuidado pues es la evidencia de un posible ataque.

Sin embargo, hay algunas acciones que puedes poner en marcha para evitar dolorosos rasguños y mordidas:

Marca muy bien los límites
Antes que nada, el gato debe aprender que no eres una presa para él. Compra un rascador para que se distraiga un poco a través de juegos.

Corrige la conducta
Ni lo regañes ni lo reprendas, pues genera confusión y reacciones desagradables, un simple NO puede ser suficiente para marcarle un límite. Se recomienda que no lo premies ni le des cariño inmediatamente después del ataque, no incentives un mal comportamiento.

Deja al animal tranquilo
Evita abrazarlo muy fuerte y acariciarlo demasiado, pues tal vez no le guste. Respeta su independencia, ya que los felinos son animales bastante solitarios.

Consulta al veterinario
Algunos comportamientos agresivos están directamente relacionados a algún problema de salud, por lo que siempre se recomienda visitar a un especialista.

Mejora los juegos
En caso de que el gato rechace el contacto físico constante con el humano, prueba a jugar con cañas de pescar, punteros de los láser, cajas y otras herramientas con las que puedas evitar tocarlos constantemente.

Modificado por última vez en Jueves, 29 Noviembre 2018 09:32
Publicado en Vida y Estilo
Etiquetado como
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.