Publicado en Vida y Estilo Lunes, 23 Marzo 2020 11:22

¿Estás trabajando en casa por el COVID-19? Te damos tips para que no te sientas 'raro'

Escrito por SARAH GREEN CARMICHAEL

Si ya empezaste el 'home office' y sientes que no puedes laborar igual, te explicamos qué puedes hacer al respecto.

Bien, estás trabajando desde casa. Esta es la manera correcta de hacer tu parte para ayudar a frenar la propagación del coronavirus que está arrasando en todo el mundo.

Sin embargo, si no estás acostumbrado a trabajar desde casa, es posible que se sientas solo, distraído, improductivo o simplemente extraño. Una cosa es trabajar ocasionalmente desde casa y otra muy distinta es ser exiliado de la oficina por quién sabe cuánto tiempo.

Permíteme ofrecerte algunos consejos. En 2018, dejé un empleo en el que laboraba de oficina de lunes a jueves, con los viernes en casa para un trabajo bien enfocado, y me cambié a un nuevo puesto donde estaría desde mi hogar casi todo el tiempo.

Pensé que sería formidable tener cinco días a la semana de borracheras en casa. Estaba equivocada. Hasta que aprendí a establecer límites entre el trabajo y el ocio, algo que me descolocó y desorientó.

Mi primer consejo: vístete con ropa de verdad. Pensé que sería divertido usar pantalones de yoga y sudaderas todos los días, pero rápidamente aprendí que era una excelente manera de sentirse como un ermitaño deprimido.

Cuando trabajas desde tu habitación de invitados, no necesitas ponerte un traje de tres piezas (¡aunque no dejes que te detenga!), pero al menos hay que usar pantalones reales y una camisa adecuada. Guarda tus sudaderas para el fin de semana para ayudar a crear un límite entre el trabajo y la vida.

También es importante cumplir con un horario. Puede parecer una tontería tener un tiempo designado de comienzo y término cuando se trabaja en casa; después de todo, muchos de nosotros, especialmente aquellos con la capacidad de laborar desde casa, estamos constantemente conectados a nuestros dispositivos digitales, independientemente de si estamos en la oficina, en casa o en la cima de una montaña remota.

Pero cuando se trabaja desde casa es primordial tener un horario. Sin uno, los días y las semanas pueden desangrarse muy fácilmente entre sí, y estará comiéndose los bocadillos destinados para dos semanas en apenas dos días.

Decide en qué momentos específicos comenzarás y finalizarás tu jornada laboral, y cuándo tomará un descanso para el almuerzo y los refrigerios. Es posible que aún asistas a algunas tareas importantes fuera de tu horario normal, pero al menos trata de tener un horario normal.

Puede reforzar el sentido de la rutina al tener un ritual que comience y termine su día de trabajo que tome el lugar del ritual de traslado a tu trabajo.

Quizás la única virtud de tener un viaje diario es que crea una barrera en torno a la jornada laboral: ayuda a entrar y salir del espacio mental en el que necesita estar para trabajar.

Sin embargo, cuando tu "viaje" es desde el dormitorio hasta el mostrador de la cocina, la línea que separa el trabajo de la vida comienza a desvanecerse. Así que inventa algo para marcar el comienzo y el final del día.

A mí me sirve escuchar podcasts, los mismos podcasts diarios anuncian el inicio y el final de mi jornada laboral, solo que ahora, en lugar de escucharlos en el tren, lo hago mientras lavo los platos. (Es sorprendente la cantidad de platos sucios que uno genera cuando está encerrado en casa).

Elige un lugar para que sea tu puesto de trabajo. En una casa, este podría ser una habitación libre. En un apartamento tipo estudio, podría ser una silla. Cuando trabajes, hazlo desde este sitio. Cuando no estés trabajando, evítalo. Ten áreas designadas donde evites trabajar, como tu cama.

Intenta configurar un temporizador para bloquear las distracciones digitalesque son más fuertes en el hogar que en una oficina. Hasta que suene la alarma a los 20 minutos, prométase a sí mismo no revisar el mapa del coronavirus ni desplazarse por ansiosos tuits.

Algunas personas reaccionan al trabajo desde casa tratando de demostrar cuán productivos son: envían correos electrónicos, llaman por teléfono o saturan los canales de Slack.

Podrás descubrir que efectivamente sabes más de tus colegas cuando no puede verlos que cuando estaban todos juntos. Si tienes problemas para concentrarse debido a este aumento en la charla, intenta un esfuerzo en equipo para programar el tiempo de comunicación (como un registro matutino del equipo) y el tiempo de silencio (como un "periodo de biblioteca" cuando se espera que todos dejen de enviar correos electrónicos).

Finalmente, bloquea tu culpa. Ya he escuchado de algunos, particularmente quienes cuidan a niños pequeños mientras intentan trabajar de manera remota, que luchan por sentirse productivos y que se sienten culpables por la cantidad de trabajo que (no) pueden hacer. Da un paso atrás.

La pandemia de coronavirus es una crisis extraña y excepcional que, con suerte, ocurrirá una sola vez en la vida. Tienes derecho a encontrarlo inquietante. Así que no te rindas si no estás trabajando en tu mejor nivel habitual del 110 por ciento. Solo haz lo que puedas. Pídele a tu jefe que te ayude a establecer prioridades. Y cuando sea hora de irse a "casa" por el día, apaga tu culpa junto a tu computadora portátil.

Publicado en Vida y Estilo
Etiquetado como
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.