Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

Viernes, 24 Mayo 2019 05:19

Gelasio, el genio indigente

Una de las cosas que lamento haber perdido desde que llegué de la Ciudad de México a Cuernavaca, es el contacto con Gelasio Arrona.

Gelasio hablaba (o habla) y entendía inglés, alemán y náhuatl; varios lo vimos y escuchamos disertar sobre poesía y citar textos extensos y criticar en estos idiomas. Los textos que llevaba al taller de poesía eran deslumbrantes y demoledores. Su conocimiento de la poesía era extenso y profundo.

Su persona contrastaba con su conocimiento: media poco más de 1.60, era flaco, llevaba ropa sucia de mezclilla, suéter, traía su pelo negro, largo y ensortijado en lo alto, envuelto con una bufanda o trapo.

Iba cargando una bolsa negra, grande, de plástico, en donde llevaba libros de muy diversos temas; los sacaba de la bolsa y te hacía una reseña, si insistías te los dejaba a mitad de precio.

Yo recuerdo el día que llegó al taller de poesía de la Casa de Cultura Jesús Reyes Heroles, de Coyoacán, en la Ciudad de México, coordinado por el poeta Óscar Oliva, allá por 1994. Era un jueves por la tarde, llovía a mares y Gelasio llegó envuelto en una bolsa negra, como un capullo de mariposa maldita. Se sacudió como un perro, se sentó en un rincón y cuando acabó la sesión se puso a vender libros. Algunos compañeros le compraron y pensaron que era un indigente o algún loco, como muchos otros que nos visitaban en el taller y nunca regresaban; pero Gelasio sí regresó y leyó un poema.

Cada lector debía llevar copia a máquina del texto y repartirla entre los asistentes (diez o quince talleristas y una para el maestro). Gelasio no llevaba copias, su poema estaba escrito a mano (era zurdo), en una hoja sucia de cuaderno, pidió permiso para leer y comenzó a hacerlo con una voz alta y cavernosa:

 

NEMONTEMI

                        Qué difícil tiempo para amar…

                        TIMBIRICHE

Alguna vez tuve palabras: ya que han llegado tus ojos: he callado: me mudo: desde hacia ti me vengo: soy tu piel —lunar— acariciando el borde de mis dedos: tus deditos: sos mi sueño hundido en medio de tus tetas

—Devorarle nenitas—: bebes mi ser llena de lengua y labios recorriendo tu pubis: gimes: todo gime en derredor: se grita: al filo del dolor lascivia nos delicia: entonces

“Sirenas rondan rojas al galope de sexos”: así

“Toda la noche abismos nos anudan. Toda la noche ululan cruces”

Crece: un borronear de voces “que rodaré de ardores”

Afuera: se ha cerrado una puerta en lo lejano: quizás: en cada esquina un muerto entone una canción o se esté riendo: tal vez: en los pasillos alguien corra demencia: nosotros: desde adentro: miramos el horror, desnudos, mordiendo nuestra sangre: acaso detrás de este momento algo se afile.

 

Desde ese lunes, todos esperábamos a Gelasio y su poema, y también libros de procedencia dudosa, pero muy buenos, para comprar.

Ya fuera en textos cortos o de largo aliento, Gelasio era extraordinario. Como en este brevísimo texto:

Mentada

Me nombro a cada instante: nada más hablo de mí, me digo: soy: existo. Insisto en pronunciarme.

Constantemente me miento.

 

Y este:

GENERATIONex

No sé si estoy gritando

O sólo abro la boca para bostezar.

 

En una entrevista con él, en el mes de mayo del año 2000, en la Ciudad de México, en la calle Havre 92, cerca del Metro Insurgentes, dentro de una casa abandonada en donde se supone vivió Guillermo González Camarena, el inventor de la televisión a colores, el poeta me contó que uno de sus autores preferidos era Dante Alighieri:

“Mira, a mí me gusta Dante, pero sobre todo me gustaba leerlo en Toscano, o sea yo tenía una edición ya bien jodida de su Divina Comedia toscana, yo pienso que él me influyó en cuanto al sonido, me refiero a la trabazón de los sonidos, el endecasílabo”.

“¿Homero? La Eneida sobre todo, Virgilio. Pero me gustaba sobre todo en latín. Y Shakespeare obviamente. Es que Shakespeare es un poeta, lo que pasa es que no hay distinción entre la poesía y otras artes cuando se hacen bien. Si una película realmente vale la pena, se puede decir que tiene mucha poesía, aunque no hablen en metáforas. Es cuestión de fondo, no de forma, o sea la poesía no es cuestión de versos y metáforas, eso no tiene nada que ver con la poesía, puede haber algo poético sin que tenga versos o metáforas”.

También me dijo que nació en El Subín, Guatemala, el 21 de noviembre de 1967, no conoció a sus papás. (Gelasio no tenía acta de nacimiento, ni en Guatemala ni en México, es decir, jurídicamente no existía, ignora si ahora exista.)

Me relató que lo adoptaron unos evangelistas (Testigo de Jehová) y que era muy niño, de cinco o seis años, cuando estas personas lo ponían a declamar ante las multitudes páginas y páginas de la Biblia, lo consideraban un milagro o un niño prodigio, ya que aprendió a leer solo.

Gelasio fue creciendo y viajando por Guatemala, hasta que llegó a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, después viajó a otros estados hasta llegar a la Ciudad de México, en donde sobrevivió vendiendo periódicos y revistas. En su andar, actuó en dos brevísimos instantes en la película ¿Cómo ves? (1983) de Paul Leduc.

Meses después que llegó al taller de poesía me ofrecí transcribir sus poemas, que redactaba a mano y en hojas de papel, incluso estraza, para que los demás compañeros pudieran leer y apreciar sus textos. Fue un trabajo muy satisfactorio que concluyó en un poemario inédito que imprimí para él y que tituló: “Guater Close-up (grotest hits)”.

Nunca me quiso entregar las correcciones. Yo conservo el original electrónico y algunas copias escaneadas de sus textos.

Un día, y después de seis o siete años de acudir regularmente al taller de poesía, Gelasio desapareció (2002).

En abril de este año (2019), en una reunión con poetas, Guillermo Lantén me dijo que meses atrás había visto a Gelasio en el centro de la Ciudad de México:

“Hace como tres meses, lo vi bailando varias veces enfrente del Palacio de Minería, hay un grupo imitadores de Beatles que tocan ahí los domingos y se hacen llamar Los Bichos del Sótano. La gente ahí baila sola o con quien puede…”.

Como un homenaje a Gelasio, el poeta que jurídicamente no existe, el genio indigente, hace algunos años escribí un guion para cortometraje, con base en un poema suyo, que transcribo:

 

SÓLO LO FUGITIVO PERMANECE Y DURA

  1. Negros en sincronía con el audio. La escena se desarrolla en planos secuencial

En primer plano se escuchan ruidos de calle poco transitada.

 

  1. Poco a poco, del fondo oscuro se va abriendo la imagen y va apareciendo el rostro de una persona (el poeta Gelasio). Close up. La cámara continúa abriéndose hasta encuadrar al poeta de cuerpo entero que camina, sosteniendo en una mano izquierda una hoja de cuaderno y leyéndola. En su hombro derecho lleva un costal de rafia; más al fondo hay una pared. La cámara también capta la sombra del poeta que lo sigue.

 

El sonido ambiente baja a fondo e inicia una voz aguardentosa y cavernaria declamando un poema.

Yo miraba la noche. Escuchaba como todo era caricia. Era frotarse y labios.

 

  1. La cámara panea y capta en un ángulo de 360 grados lo que hay alrededor de la persona que declama hasta captar de nuevo al poeta de cuerpo entero que camina con la hoja en la mano. El tráfico es normal, y una que otra persona pasa caminando en contra flujo, evadiendo al poeta.

 

El poeta continúa declamando:

Yo tocaba unos bordes. Algo mullido y áspero y reía. Entonces había arañas. (“Si susurrar-cerrarse había un sopor”.) Una convulsa mancha se escurría. Yo miraba mis dedos. Yo me miraba lentitud acariciar un lomo: recorrer una pelambre hirsuta: tentalear un purulento abdomen. Reventarlo.

Después yo me decía: tal vez mañana.

Cuando yo ponía mi cuerpo en pie en la calle alguien cantaba. Disparos. Yo miraba mis ojos en un vidrio. “Algo revés roía”. En eso un derredor me andaba y suavidad mis ojos se iban hacia el cielo raso. La luna estaba azul. Allá en el marco de ventana un gato tuerto y rojo se quedaba fijo en mí. Yo me acercaba a hacerle señas. Yo maullaba. El viento hacía sangrar un aire de rocío. Yo estiraba mis dedos hacia afuera. Yo le arrancaba pelos a mi gato. El animal huía. Yo observaba sangre en el espejo.

 

  1. La cámara se va acercando poco a poco al poeta, luego hace un close up al rostro del poeta, pasa al papel donde lee el texto. Después la cámara se va alejando poco a poco para captar a la sombra que sigue al poeta. Después la cámara se aleja hasta captar de nueva cuenta al poeta de cuerpo entero y parte de la calle donde camina.

 

El poeta continúa declamando:

Si yo me hundía los dedos en los ojos, si yo me mueca-retorcía y me sacaba la lengua (era muy púrpura y peluda): entonces yo escuchaba una distancia dulce y algo en algún lado se decía: todo está lleno de cagada y sangre. Y yo acudía a algún hoyo. De cuarteaduras —rapidez—brotaba algún ojillo.

  1. Veinte metros antes de llegar a la esquina el poeta comienza a desaparecer, no así su sombra que continúa caminando.

 

El poeta continúa declamando:

Detrás de ojillo había una rata. Algo goteaba. En los charquitos cucarachas besaban mis orines.

Yo sacudía un gusano. Yo me arrojaba en hartos trapos. Yo musitaba sombras. El silencio claridad me repetía. Yo masturbaba y masturbaba mi lengua. Eyaculaba amarillentas frases bailadoras.

Después yo me ponía a mirar la tele.

  1. Dos pasos antes de llegar a la esquina, la persona ha desaparecido totalmente. La cámara hace un acercamiento y capta en cámara lenta cómo el papel que el poeta leía va cayendo, después se aleja y capta cómo la sombra del poeta avanza hacia el final de la barda.

 

A pesar de que el poeta ha desaparecido, la voz aumenta de volumen y finaliza:

Afuera la noche era un enorme anuncio de neón.

  1. El papel que la persona leía ha caído totalmente, mientras la sombra avanza hacia la esquina hasta que llega al final y desaparece en el espacio abierto de la calle principal.

 

El sonido ambiente sube a fondo.

  1. La cámara capta el transcurso de los vehículos, de las personas y del tiempo.
  2. La imagen se congela y van apareciendo los créditos.

 

 

 

Lunes, 20 Mayo 2019 06:42

El laurel en el aire

En la calle Mariano Matamoros del centro de Cuernavaca hay un árbol suspendido en el aire.

Delincuentes forzaron el acceso a la sucursal de "Elektra" que se ubica en la avenida Morelos, en el centro de Cuernavaca, para ingresar a robar.

Las cortinas de acero para acceder a la tienda y al banco fueron forzadas con barretas.

Los empleados de la tienda, que se localiza antes de llegar a la calle Degollado, esperan al gerente; no han ingresado, pero al parecer no hay lesionados en el interior del negocio.

Dos agentes de la policía resguardan el exterior del local.

El Negro no había aparecido en el zócalo desde la balacera del 8 de mayo.

Hoy salió, poco antes de las 11 de la mañana, desde la Plazuela del Zacate y subió sobre Galeana. Cuando vio la marcha de los maestros del Movimiento Magisterial de Bases (MMB) fue a su encuentro y se paró frente a las lonas con consignas que exigían la reinstalación de sus compañeros despedidos, entre otras demandas. Luego se metió entre la gente y ocupó un lugar mero como integrante y parte de quienes protestaban.

Cuantas veces los maestros se detenían, el animal también interrumpía su caminar perruno. 

Y así, solidario, el can acompañó a los profesores hasta las escalinatas de Plaza de Armas; no se esperó al mitin, fue a saludar a otro can como los perros se saludan, luego se perdió por Guerrero. 

El Negro (o Bruno o Firulaís) es un perro joven y sano, tiene la nariz brillosa, del suelo al lomo no pasa de los 25 centímetros, tiene los ojos y el pelo negro, está acostumbrado al trato humano, se deja acariciar y responde al cariño acercándose y mirando con ojos hermosos de perro que le gustan los humanos.

Desde hace como cuatro meses que ese animal apareció en el centro de la ciudad, llamó la atención por su actitud de meterse entre las personas y marchar con ellos. Lo disfruta, le gusta la compañía.

No se sabe qué glándulas de placer tendrá en el cráneo o en su garganta o lomo, porque se acerca y pide que uno lo toque y cierra los ojos como cuando un niño recibe y agradece una acaricia.

El 8 de mayo, por la mañana, el Negro estuvo merodeando por la cruz que forman las calles de Gutenberg y Galeana. A las 10:13 que sonaron los balazos de muerte, ladró y corrió persiguiendo al asesino. 

Todos conocieron al animal. Los videos y las fotos que circularon en las redes sociales lo volvieron famoso y hubo varias propuestas de adopción "para que no ande sufriendo en la calle" o "se exponga a los peligros".

El Negro no sabe de esto, sigue caminando por el primer cuadro como si la ciudad fuese suya y hoy acompañó a los maestros que protestaron y pasaron por Galeana y Gutenberg y que reconocieron que el animal era el mismo que enfrentó al asesino del centro de Cuernavaca.

El Negro tampoco sabe o no recuerda que no siempre fue tan mansito. En la prehistoria sus ancestros eran lobos despiadados que buscaban sobrevivir matando. Según los especialistas, un cazador o grupo de cazadores mató a la loba y adoptó a los lobitos que procrearon y fueron domesticados por los humanos y así apareció el perro en la Tierra. O también también pudo ser que la manada abandonó a los lobos viejos o enfermos que vivieron cerca de los grupos humanos comiendo sobras o carroña, y así poco a poco se fueron acercando a los grupos humanos, hasta que pasaron a formar parte de ellos, como el Negro de las marchas en Plaza de Armas.

 

 

 

Reacciones en Facebook:

Algunos comentarios:

Reacciones en Twitter:

Acompañada por su maestra de piano, Nadia Arce Moreno, interpretaron obras clásicas y populares por el Día de las Madres.

A invitación del diputado Andrés Duque Tinoco -presidente de la Comisión de Grupos Vulnerables y Personas con Discapacidad- Isaura Margarita Porras Cruz brindó un concierto de piano en la explanada del recinto legislativo por el día de las madres.

La estudiante de séptimo semestre de la licenciatura de piano en el Centro Morelense de las Artes interpretó música clásica y popular, como piezas de Robert Schumann, Wolfgang Amadeus Mozart, Frederick Chopin, y de Genaro Codina y Juventino Rosas, entre otros.

Ante un público compuesto por hombres y mujeres, Porras Cruz ejecutó estas piezas con una alegría característica y con una técnica depurada que le fue enseñada por su maestra Nadia Arce Moreno desde que Margarita comenzaba a ejecutar sus primeros sonidos en el piano.

En una segunda parte del concierto, Margarita fue acompañada por Nadia Arce.

A cuatro manos ejecutaron piezas populares como “La llorona”, “Noche de ronda” de Agustín Lara y “Cielito Lindo” de Quirino Mendoza Cortez.

Por petición de varias personas del público, la maestra Nadia Arce Moreno ejecutó el “Huapango” de José Pablo Moncayo García, pianista, percusionista, maestro de música, compositor y director de orquesta mexicano.

Al finalizar el concierto, Andrés Duque Tinoco entregó un reconocimiento a Isaura Margarita Porras Cruz y a Nadia Arce Moreno. El legislador ponderó las habilidades de Margarita y agradeció el concierto en el palacio legislativo.

Isaura Margarita Porras Cruz nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas en 1985, con ceguera y Trisomía 21. Ha ofrecido conciertos varias partes de Morelos y de México.

En febrero de este año viajo a Costa Rica, donde brindo conciertos en varias ciudades. El 16 y el 24 de agosto tocará el piano en Bogotá y en Medellín, Colombia.

  1. Enrique Álvarez Alcántara, psicólogo que ha tenido oportunidad de entrevistar a Margarita y a sus padres, relató que los médicos que originalmente atendieron a la estudiante de piano dieron como pronóstico inequívoco la muerte antes de cumplir los tres años.

También dijeron a sus padres que no hablaría, no caminaría y no aprendería nada.

Sin embargo, con la ayuda de sus progenitores -Imelda Cruz Ovando y César Leonardo Porras Ruiz- logró terminar la primaria, la secundaria, la preparatoria y en la actualidad estudia el séptimo semestre de la licenciatura en piano.

Imelda cuenta que Margarita estaba muy pequeña cuando su papá le regaló un tecladito y la niña empezó a tocar con dos dedos y vieron que le gustaba. Tenía como ocho años de edad cuando conocieron a una jovencita de Cuautla, ahora maestra, Nadia Arce Moreno:

“Nadie quería darle clases, ella fue la única que se atrevió. Habíamos buscado a muchos profesores para que le dieran clases de piano, y ella la aceptó”.

También dijo que el trabajo que tiene que hacer es mayor al que hace una persona que no tiene las discapacidades que ella. No ve y todo tiene que hacerlo de manera auditiva, además de que tienen que buscar su propio material, como las partituras en braille.

La maestra Nadia Arce ama y admira a Margarita. Sigue siendo su maestra, aunque viva muy lejos de Morelos, en Cancún, Quintana Roo, y viaje por todo el país y el extranjero dando conciertos y seminarios.

 

 

 

 

 

 

Viernes, 10 Mayo 2019 05:16

Días de balacera en Cuernavaca

Acabamos de cubrir una conferencia de prensa en un restaurante cercano a la Plaza de Armas (9:30) y hacemos algo de tiempo dar cobertura a la presentación de unas denuncias en contra de exfuncionarios. Somos alrededor de 20 reporteros.

En el marco de la celebración del día de la Santa Cruz, un “torito” monumental de más de cuatro metros de altura por cinco de largo fue quemado por pobladores de Ocotepec.

Martes, 30 Abril 2019 05:53

Matteo, el niño más valiente del mundo

Matteo tiene siete años. Es el niño más valiente del mundo. Ni Superman, ni Batman, ni Spider Man, ni el Capitán América, ni Iron Man, ni Thor, juntos o de manera individual son más fuertes que Matteo porque ninguno luchó, a la edad de él, con lo más terrible que le puede pasar a un ser humano.

Inicia la recepción de solicitudes de padres de 55 años o más para reunirse con sus hijos de Estados Unidos

Viernes, 26 Abril 2019 05:02

Arnulfo Linares, músico de Chalma

Ocuilan de Arteaga, Estado de México. El viejo llevaba colgado del pescuezo un violín despintado que parecía una iguana o algún reptil muerto, tan o más antiguo que el dueño. Los dos eran casi del mismo color, los dos eran flacos.

Estaba parado al inicio de los escalones de la capilla localizada frente al ahuehuete sagrado. Hombres, mujeres, ancianos, niños, perros, pasaban junto a él y no lo escuchaban, su voz era un susurro:

–Si quieren danzar al señor del Ahuehuete aquí es, frente a mí. Si viene a cumplir su manda, dígame, yo le toco para que cumpla su manda, su devoción. Si quieren bailar, allá está el baile, con aparatos de sonido, en la plaza, aquí no.

Dos muchachos, se acercaron al músico, uno llevaba en la cabeza una corona de flores. Les señaló con la punta del arco de su violín que ahí, frente a él bailaran. También se acercó una niña como de nueve años con su papá y le dijo que allí también.

El hombre se llevó el instrumento al hombro, puso las cintas del arco sobre las cuerdas y comenzó a frotar. Era un sonido apagado, casi una queja de un objeto muy pero muy viejo, cansado de tocar, obligado a tocar aquello que no se parecía a son alguno. Como un trozo de madera arrojado hacia una escalera, como un zumbido de algo a punto de quebrarse…

Los danzantes daban brincos arrítmicos, que duraron menos de un minuto, y el músico decidió en qué momento parar.

–¡Hasta aquí! –gritó, más para su violín que para los danzantes.

-Ahora que tu “padrino” pague la pieza –le dijo al muchacho que no llevaba corona, mientras recibía unas monedas del padre de la niña.

-Adiós –le dijeron los chicos después de que le dieron monedas de a peso. El viejo no respondió.

Su nombre: Arnulfo Linares, de 94 años de edad, originario de Ocuilan, y con 80 años tocando su música en el mismo sitio.

Más allá abajo, en la explanada del manantial, un tumulto miraba cómo algunas personas bailaban al ritmo de una canción, de unas bocinas con reproductor, donde predominaban guitarras rústicas.

Desde allí observa el Ahuehuete sagrado.

Esto sucedió el viernes de crucifixión, el 19 de abril de 2019.

 

El ahuehuete y el manantial

Este árbol, Taxodíum mucronaturn, cuyo nombre en castellano es “viejo del agua” (del náhuatl, compuesta por atl agua y huehue viejo), según Aurora Montúfar López, quizá por la apariencia de anciano canoso que le confieren las epífitas que viven y cuelgan de sus ramas, tiene una edad aproximada de 230 años y mide 40 metros de altura.

De acuerdo con la tradición, el  Ahuehuete es un paso obligado. Es costumbre bañarse en el manantial que brota de sus raíces o refrescarse con ellas, la gente le atribuye propiedades curativas y simbólicas: supone que con esto se llega limpio y con energías renovadas para presentarse ante el Señor de Chalma.

Al pie del ahuehuete hay una plazoleta en donde las personas que llegan por primera vez son coronados con flores de colores (nardo, crisantemos, bugambilia o clavel, según la tradición) confeccionadas por amas de casa de las comunidades cercanas; ahí, el primerizo debe danzar. Esta corona será depositada en un sitio especial para ello, como ofrenda, antes de entrar a la iglesia, en donde está el Santísimo Señor de Chalma.

 

Danza o baile

De acuerdo con esta costumbre, cuyos orígenes van más allá de la conquista española, quien pide para sí o para otra persona debe danzar o bailar. En uno u otro caso, esta acción tiene fines rituales, de ofrenda al señor de Chalma (o a Oxtotéotl, Tezcatlipoca y Tlazoltéotl), según los propios creyentes.

Según el viejo Arnulfo Linares, se trata de una danza y se realiza al pie de la capilla, detrás de Ahuehuete, pero el espacio es muy pequeño, y hace ya mucho tiempo se mandó abril un espacio para que la gente puede realizar allí el ritual de la danza o baile, ahora con bocinas y un reproductor y música compuesta por lugareños.

 

Ni yendo a bailar a Chalma

Nadie sabe cómo se originó este dicho: “Ni yendo a bailar a Chalma”, que refiere a que hay hechos irremediables que es imposible revertir, pero que aluden a la danza o baile de este lugar sagrado en donde se puede encontrar al Santísimo Señor de Chalma, que lo puede todo, o casi todo…

 

 

 

 

 

Página 1 de 46
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.