Lucía García y sus hijos Juan y Alfonso Seiva, en Chicago. Lucía García y sus hijos Juan y Alfonso Seiva, en Chicago. Fotógraf@: MÁXIMO CERDIO
Publicado en Sociedad Lunes, 16 Diciembre 2019 05:10

Posponen entrega de presea Emiliano Zapata

Escrito por

Una de las cosas de la que más me siento orgullosa de Alfonso y de Juan es que no les da miedo aventarse, eso me gusta a mí, que tengan valor, de arriesgar la vida. Por eso yo en la mañana y en la tarde los lleno de bendiciones, se los encargo a mi Padre, él es el único, yo no puedo ayudarles, estoy muy lejos, pero Él sí, dijo Lucía García Vargas, mamá de Alfonso Seiva García, a quien el Congreso de Morelos entregaría la presea “Emiliano Zapata” en sesión solemne, ayer domingo, 15 de diciembre, día del migrante.

Lucía no pudo recibir la medalla en nombre de su hijo. Llegó al Congreso desde las nueve de la mañana, pero un grupo de varios cientos de personas, entre ellos algunos ediles, bloquearon la entrada del recinto legislativo. Exigían que los diputados dieran marcha atrás a sus declaraciones en las que habían afirmado que no permitirían que se aumentaran o crearan más impuestos en los municipios.

“Los presidentes municipales desviaron impuestos para la universidad, para protección civil, para industrialización y lo usaron en todo menos para lo que se les asignó; también prometieron a los trabajadores de los municipios mejoras en las condiciones laborales si aumentaban los impuestos, es con estos engaños con los que traen a los trabajadores el día de hoy”, dijo Gabriel Rivas Río, vocero de la asociación Gustavo Salgado Delgado, que llegó a eso de las 10 de la mañana con varias decenas de manifestantes, para apoyar a los legisladores que se comprometieron a no aumentar los impuestos municipales.

Lucía García llegó de Temixco, apoyada en un bastón y en su esposo Tomás Seiva Huertas, ambos de la tercera edad.

Alfonso Seiva se fue hace más de veinticinco años a Estados Unidos, a trabajar, y desde esa fecha no vuelve a Temixco (Juan, su hermano, lo siguió cinco años después y desde esa fecha tampoco regresa).

“Ya me había yo preparado, me tomé mis pastillas temprano y dije: pa’ que yo aguante, pero ya ve que no se pudo”, dijo Lucía, a quien a eso de las 10.30 le avisaron que la sesión solemne se reprogramaría.

“Yo estoy superogullosísima de mi hijo, Alfonso, se supo abrir camino allá, donde es más difícil”, afirmó, mientras se abría paso entre el gentío que a esas horas ya tenía bloqueados los dos accesos principales a la sede del Congreso.

El domingo 16 de junio de 2019, en Chicago, Illinois, Estados Unidos, Lucía García Vargas, pudo abrazar a su hijo Alfonso Seiva García, a quien no veía desde hacía 25 años. Fue un abrazo largo, lleno de llantos y de agradecimiento.

En esa ocasión Lucía viajó con un grupo de adultos mayores a la Ciudad de Chicago, después de que se inscribió al programa Corazón de Plata, que posibilita que personas que tienen más de sesenta años y más de 10 de no ver a sus hijos migrantes, puedan visitarlos por al menos veinte días para convivir con ellos y con sus nietos; allí, Lucía conoció a su nieto Leonardo y a su nuera, la esposa de Alfonso: “pensé que jamás volvería a ver a mi querido hijo y que no conocería a mi nietecito”, dijo en esa ocasión Lucía. Su esposo, Tomás Seiva Huertas, no pudo ir con ella a reencontrarse con sus hijos y sus nietos.

 

LA PRESEA EMILIANO ZAPATA

La LIV legislatura del H. Congreso del Estado de Morelos decidió dar a Alfonso Seiva García la presea “Emiliano Zapata al mérito migrante 2019”.

De acuerdo con un oficio firmado por el diputado Andrés Duque Tinoco, presidente de la Comisión de Grupos Vulnerables, Migrantes y Personas con Discapacidad, y por el secretario de Desarrollo Económico, Gilberto Alcalá Pineda, dicho reconocimiento se le otorgó “en mérito de su destacada labor a favor de los migrantes morelenses, migrantes connacionales o en su caso a favor de los integrantes de las comunidades de destino”, en cumplimiento al decreto 2194 por el cual se reforma el decreto 1277, así como el decreto 479, publicado en el Periódico Oficial Tierra y libertad, número 5549 del 15 de noviembre de 2017, que establece el 15 de diciembre como Día del Migrante Morelense y Familia.

El domingo 15 de diciembre, día del migrante, se entregaría dicho reconocimiento, pero se pospuso por una manifestación en la entrada del palacio legislativo.

 

¿QUIÉN ES ALFONSO SEIVA?

Alfonso Seiva, vicepresidente de la Federación de Clubes Morelenses, radica desde hace más de 25 años en Chicago, Illinois.

Partió de Temixco, Morelos, buscando una mejor vida para su familia.

En una entrevista reciente que le hizo el periodista Diego Giraldo, en Chicago, el primer aporte con la comunidad de Chicago y el Estado de Illinois lo hizo Alfonso cuando formó parte del grupo de teatro Tecolote, donde inició sus primeras puestas en escena. “Íbamos de organización en organización trabajando, aportando ideas y fortaleciendo el empoderamiento de nuestra gente. Difundiendo nuestra cultura como migrantes”, dijo Seiva García.

En 2010 cuando la fuerza migrante era notoria en Estados Unidos, fortalecidos por la presencia de millones de mexicanos radicados en el exterior, aprovechó la influencia de las multitudes y la euforia de las masas que por medio de las megamarchas pro inmigrantes desfilaron a lo largo y ancho de la Unión Americana desde el año 2006. “Fue el inicio de un frente común para luchar contra las leyes anti inmigrantes y discriminatorias. Comenzamos una cruda lucha para evitar la separación de nuestras familias y fue cuando decidí trascender ‘de las tablas’ del teatro a las calles de nuestras ciudades para defender los derechos de los migrantes”, enfatizó el activista.

Alfonso Seiva desde entonces se ha encargado de concientizar a su comunidad no solo en el campo de los derechos laborales sino también en otros aspectos importantes como las leyes migratorias y el empoderamiento en el campo de la participación política en Estados Unidos. Para Seiva, solo es posible proteger el entorno de las familias migrantes formando a nuevos líderes, apoyando a los pequeños y medianos empresarios latinos, educando a la juventud y creando organizaciones sociales y políticas que promuevan un verdadero cambio que influya directamente al interior de la comunidad migrante con mejores leyes y mayores oportunidades de trabajo, educación y salud, entre otros aspectos de la vida social y el entorno comunitario.

En 2015 se intentó crear la Federación  Internacional de Morelenses, con migrantes oriundos de su estado de Morelos, pero según sus propias palabras, la idea no funcionó por la falta de voluntad y apoyo de algunas personas.

Ya en 2014, Seiva  había sido pieza importante en la celebración del Primer Festival de Chinelos con el apoyo de comparsas no solo de Chicago sino de otras zonas de esta nación, como Los Ángeles,  Minnesota y Arkansas. Así nació “Chinelo Fest” en el que trabajó desde una perspectiva binacional de la mano del promotor cultural Roberto Pérez Celis, de Xochitepec, Morelos.

En 2017, Alfonso Seiva junto a su hermano Juan y otros amigos y paisanos fundaron la Federación de Clubes Morelenses y la incorporaron legalmente ante el Consulado General de México en Illinois mediante la respectiva ceremonia de ‘Toma de Nota’ ante el Departamento de Asuntos Comunitarios de esa representación consular en Chicago.

“Actualmente contamos con 12 clubes de oriundos afiliados a nuestra organización sin fines de lucro y nos estamos convirtiendo poco a poco en la primera federación de morelenses en Estados Unidos. Al mismo tiempo, hemos ido fortaleciendo a organizaciones nuevas como la Federación de la Ciudad de México, solo por  citar un ejemplo, entre muchas otras”, agregó el activista.

 

 

 

Publicado en Sociedad
Etiquetado como
Máximo Cerdio

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Máximo Cerdio

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.