Vista aérea de la ciudad de Cuernavaca. Vista aérea de la ciudad de Cuernavaca. Fotógraf@: TOMADA DE LA WEB
Publicado en Sociedad Martes, 14 Enero 2020 05:34

POBREZA | POLÍTICA | ARQUITECTURA | OPORTUNIDAD

Escrito por Arq. Víctor Hugo Wido Martínez

“Hacer arquitectura en Latinoamérica hoy es un acto político, además de ser estético y cultural”.

Rogelio Salmona

En el último artículo tuvimos la oportunidad de analizar y entender un poco el concepto de pobreza, desde su desarrollo hasta los fundamentos que lo generan.

Desde una perspectiva general entendimos la relación directa entre pobreza y política como un ente generador de ella. Si bien la pobreza surge de los problemas políticos y sociales de una ciudad, también debemos entender que la política es la disciplina capaz de contener y atacar dicho problema.

Ahora analizaremos ¿Qué es la política?, la palabra deriva del griego polis, es decir, la ciudad o comunidad política que se agrupa y ordena  por sí misma, constituida generalmente por una congregación urbana. Cabe destacar, por tanto, la estrecha relación entre política y ciudad en sus raíces, y tal como cita el libro “Arquitectura y Política” de Josep María Montaner y Zaida Muxí al filósofo Aristóteles en Política: “La ciudad es, por naturaleza, una pluralidad; la ciudad está compuesta no solo por individuos, sino también por elementos especialmente distintos: una ciudad no está formada de partes semejantes, ya que una cosa es la ciudad y otra cosa es una symmachia”( significa “una simple alianza”). La organización de una ciudad se hace  posible a través de los individuos que la habitan (el hombre y la mujer) para hacerla visible, todo esto se refleja en diferentes elementos institucionales y políticos expresados en arquitectura.

No obstante, la arquitectura y la política están entrelazadas estrechamente. La política es la que influye directamente en la arquitectura y el urbanismo mediante leyes, subsidios, concursos, iniciativas, políticas públicas y presupuestos para proyectos, todo ello establece los procesos arquitectónicos que alguna vez llevan las oficina u organizaciones encargadas de dicha disciplina.

¿Entonces qué papel podemos tener los arquitectos en las relaciones políticas?

La respuesta es, “mucha”. Como arquitectos tenemos la obligación -y me atrevo a decir “obligación”- porque el arquitecto hoy en día debe ser un servidor público y no un ente divino creador de arte. Hoy por hoy nuestro trabajo se basa en el desarrollo comunitario de una sociedad capaz de generar bienestar común.

En el próximo artículo analizaremos la importancia directa de la arquitectura en el buen funcionamiento político y social de una ciudad.

Publicado en Sociedad
Etiquetado como
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.