Zona Sur
Lectura 2 - 3 minutos

Ofrendas colgantes, una tradición viva de Coatetelco


3982 Views
  • Like
  • Comentar

Pese a que en varias casas ya no las instalan, familias del municipio indígena aún conservan esa costumbre, que es única de ese lugar.

Coatetelco.- Las ofrendas colgantes son una tradición de este municipio indígena, pueblo de pescadores, señaló la historiadora de este lugar, Teódula Alemán Cleto, quien, a pesar de su edad avanzada y de su desgaste del sentido del odio, colocó nuevamente el Huatlapechtle (altar colgante).

Al respecto, el Huatlapechtle es una base de carrizo verde envuelta con hojas de plátano y colgada sobre la viga del techo de las casas; debe contener recipientes de barro nuevos (platos, cazuelas y jarros). En los más grandes se colocan los alimentos, sin ningún número definido, ya sea mole verde, calabaza en dulce, fruta.

Después se coloca aguardiente (bebidas alcohólicas de la preferencia del finado), cigarros, refresco, sal, agua, velas y copal, principalmente. 

Esta ofrenda es la representación del alma entre el cielo y la tierra, aunque también se refiere que se hace así porque anteriormente se colocaba en el suelo y los animales aprovechaban para entrar y robarse la comida, por eso se buscaron otros medios para colocarla en el techo.

La maestra Teódula Alemán Cleto, de 92 años de edad, quien fundó y se mantuvo al frente del Centro Cultural “Tlanchana”, recordó que la ofrenda colgante tiene más de 60 años de antigüedad; sin embargo, dijo que actualmente se ha ido perdiendo la tradición, pues mucha gente ha dejado de realizar su Huatlapechtle, sustituyéndolo por la mesa tradicional.

“Mamá Teo”, como se la conoce en Coatetelco a la profesora, expresó: “Yo me acuerdo que mi madre la ponía y le preguntaba por qué se colgaba y me contestaba: ‘No seas tonta. Es para que no se lo coman los perros y los animales’. No se le pone nada de papel, ni cosas de plástico, nada de eso. Todo debe hacerse al natural, con flores y productos de la cosecha. Ahora la gente ya casi no lo hace; ya sólo pone su mesita y sus cosas ahí aventadas”.

Por su parte, Alejandrina Mateos Onofre comentó que este año colocará su ofrenda colgante a diez de sus familiares que se han adelantado en el camino, así como también a aquellas almas a las que en otras casas no les pusieron nada. “Aquí los recibimos con mucho gusto; para nosotros significa mucho porque sentimos a nuestros seres queridos con nosotros y los recordamos mucho”, dijo.

La preparación de los productos comienza el 31 de octubre y culmina este 2 de noviembre. Actualmente un grupo de familias de este municipio indígena busca preservar y rescatar la tradicional ofrenda colgante como una tradición que da identidad a este pueblo de pescadores.

 

 

 

Visto 3982 veces
Inicia sesión y comenta

La Redacción

35,641 Posts 84,436,967 Views
Enviar mensaje Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ant. Registran hasta cinco quejas al mes por violencia familiar en Coatetelco
Sig. Anuncia la Ceagua obras para la zona surponiente

Hay 3562 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.