Publicado en Editorial Miércoles, 27 Marzo 2019 05:20

Un insulto

Escrito por

Las jubilaciones doradas son un insulto a la sociedad morelense, no sólo por la forma en que fueron aprobadas sino por quienes las reciben.

Desafortunadamente, desde hace meses los recursos públicos sirven para alimentar muy bien a personas que además de no cumplir con los requisitos legales para obtener ese derecho, poco hicieron a favor de la entidad o, más bien, la perjudicaron, y mucho.

Anularlas es una tarea pendiente y no puede dejarse correr más tiempo.

Por supuesto, es de aplaudir que también se busque castigar a quienes incurrieron en delitos para conseguir esa prebenda, pero también debe incluirse allí a los que aprobaron los trámites. Ninguno de los ex diputados que votó por esos excesos debería irse sin castigo.

Publicado en Editorial

Lo último de La Redacción

Más en esta categoría: « Discrepancia La disputa por el agua »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.