Publicado en Estrategias Viernes, 22 Octubre 2010 07:17

PRI: el encarecimiento del voto

Escrito por

• El destape de Paco Moreno en la UAEM.

• Linchamientos: El olor a sangre.

Sin pretender invadir terrenos de mi compañero y amigo, el economista Iván Ureña, pudiera decirse que el nuevo formato para elegir dirigente del PRI en Morelos está provocando un “encarecimiento del voto”, aunque al mismo tiempo está evitando “mermas” en la distribución de los recursos destinados a ese fin.

Me explico: este mecanismo, originalmente ideado para evitar que grupos ajenos al PRI pudieran infiltrarse en el proceso interno del partido e inclinar la balanza hacia alguno de los lados, al mismo tiempo ha servido para que, en lugar de que los interesados suelten dinero a la población en general con el riesgo de que algunos ni vayan a votar el día de la elección, los electores están plenamente identificados y localizables “para lo que sea necesario”.

Es decir, al registrarse  125 mil presuntos miembros del PRI, que son los únicos que podrán participar en los comicios del 7 de noviembre, los candidatos saben que cada uno de esos votantes tiene nombre y domicilio, sólo hay que ir a asegurar el sentido de su voto.

De esta manera, el dinero que los candidatos tenían para invertirlo en publicidad, deberá ser canalizado a la compra del voto directo. Aseguran los que están involucrados en este proceso, que el registro de votantes está costando 100 pesos por persona.

Sin embargo, se calcula que para el 7 de noviembre el voto estará en 300 y hasta en 500 pesos.

En este contexto, es la gente que acarreó (perdón, quise decir que registró) Jaime Sánchez Vélez la que se convierte en receptores potenciales de ese dinero.

Ya no es como antes que “se soltaba el maíz” a diestra y siniestra, con el riesgo de que alguien recogiera el beneficio y no cumpliera con el compromiso. Hoy cada voto tiene nombre y dirección, solo es cuestión de que los interesados lleguen con el billete en la mano. O que usen la técnica del teléfono celular (la entrega del dinero a cambio de la fotografía tomada con un teléfono celular, donde aparezca la imagen de la boleta  que demuestre a favor de quién votó), esa no falla.

Ahora bien,  ¿cuáles han sido las estrategias utilizadas por los operadores de Amado Orihuela y Maricela Sánchez?

El primero recurrió a una carta firmada por diputados federales priístas donde supuestamente dan como ganador a Amado Orihuela. La segunda dio a conocer una “encuesta de salida” desde el mismo día de los registros que supuestamente le favorece. Es un truco gastadísimo, pero sigue funcionando.

La rueda de prensa organizada por Maricela para esperar a Amado para que le levantara la mano, y la llegada del solitario Matías Nazario para comunicar que su candidato no llegaría por el fallecimiento de un familiar, dio la impresión de desánimo y duda en el equipo del cañero, que contrasta con el ambiente de fiesta que desde hace días traen “los maricelos´”.

Todo esto necesariamente debe tener una consecuencia entre los votantes ya registrados. Verán ustedes como, en los siguientes días, gente que aparentemente apoya a Amado, hablará en corto con Maricela para decirle el clásico: “tengo que aparecer con Amado porque le debo muchos favores, pero mi corazón está contigo”.

Y es que la gente que tiene Amado no está con él por convicción, sino por conveniencia.

EL DESTAPE DE PACO MORENO EN LA UAEM

La semana pasada hicimos referencia en este mismo espacio al primer “agarrón” entre los dos tempraneros aspirantes a la gubernatura, Graco Ramírez y Paco Moreno, en un evento organizado por la Facultad de Derecho de la UAEM.

Alguien me hizo llegar la versión estenográfica de este debate y es evidente que, mientras Sergio Álvarez Mata y Graco Ramírez dieron una amplia explicación sobre el tema a tratar que era la reforma del Estado, el diputado federal priísta se dedicó a autopromocionarse, a prometer recursos para la UAEM y para quedar bien con el gobernador en turno.

A continuación el extracto de su participación, y que el lector decida si hay algo de fondo o sólo se trata de demagogia.

Hay que diseñar una estrategia para trabajar en la reforma del estado, y esa tiene que ser como dice una película que acabo de ir a ver con mi hijo al cine, ”el Kung Fu Panda”. Los primeros minutos dije: “¿qué demonios hago viendo esto?”, pero después me ubique en una realida:  todos tenemos sueños, tenemos que luchar como somos y con lo que tenemos, imagínense yo con mi tamañito siempre me he tenido que ir abriendo paso por la vida.  Cómo dice “Kung Fu Panda”: actitud de tigre, humildad de panda.

Si nosotros sometemos nuestra diaria convivencia con la humildad de reconocer la persona que está en frente y defender sus ideales y los nuestros como lo haría un tigre, vamos a poder sacar adelante este país, ya no necesitamos más leyes, más reglamentos, más sometimiento, más Mesías venidos de “Choriztepec. Lo que necesitamos es una sana convivencia entre nosotros, entre quienes somos mexicanos, entre quienes somos morelenses, para poder avanzar, para poder ver de frente en el espejo a un mexicano comprometido con México, no a un individuo casado con su interés personal.

En el PRI  vamos a la propuesta de reforma del estado, en el PRI queremos equilibrio entre los poderes, en el PRI abrazamos la posibilidad de ciudadanizar un proceso a partir de propuestas de profesionistas  Muchas gracias y sean felices.

Posteriormente le tocó una segunda ronda de comentarios, y otra vez no ocupó todo el tiempo que le habían asignado:

Quiero empezar por lo verdaderamente importante (el moderador había tocado el tema de la crisis financiera de la UAEM), por supuesto que va haber más recursos para la Universidad,  por supuesto que la semana pasada estuvo el señor rector con los diputados, por supuesto que nos la vamos a rifar a donde tope para que tenga más lana el rector para hacer cosa;, no podemos ser miserables con los propios y hablar de magnificencia con los extraños, y aquí  quiero decirlo muy claro: ha sido el propio gobernador del estado, Marco Adame, quien nos ha puesto de acuerdo a los legisladores y diputados de todos los partidos políticos, a que busquemos tener un ejercicio presupuestal que beneficie a Morelos, facultad exclusiva de la Cámara de diputados.  Los senadores son muy grande, están allá en el Senado, nosotros los del pueblo estamos más aterrizados en la realidad, aparte de que soy chaparro y  estoy más pegado al piso, y me doy cuenta de lo que  verdaderamente necesitamos, soy abogado y político, no soy antropólogo, hay cosas que me cuenta Graco que le tengo que creer, me gustaría haberlas vivido con esa intensidad.

¿Qué es lo importante de esta reforma?, que efectivamente allá en el Senado de la República se van aponer de acuerdo,  que efectivamente hay que apostarle a México, no a los partidos políticos, que si López Portillo fue candidato único, yo tenía 9 años de edad; que si fulano de tal venía del Partido Comunista y entonces los metían a la cárcel, no se los puedo comentar;  sí quisiera construir una etapa en la historia del futuro de México a partir de una reforma política, que no ayude a los políticos, que ayude a México, con amor, con pasión, sin miseria, poder disentir con un presidente de la República.

Con quien no me puedo dar la oportunidad de ser incongruente es conmigo mismo, y por eso les digo: el presupuesto que se está gestando que se está logrando para la Universidad en congruencia y en apertura lo está liderando Marco Adame, podrá ser del partido político que sea, es el gobernador del estado, es el que nos invito a esto y es a quienes debemos de apoyar.

Si el gobernador del estado es fuerte al estado le va bien, no vaya ser que un día fuera a ser yo gobernador, me gustaría que todos me apoyaran, entonces hay que ser congruente entre lo que uno dice y lo que uno hace, no es estar un día en un partido y seguir a una persona y al otro día estar en otro partido.

La reforma política es de México y para México, la reforma política no es para los actores políticos es para la grandeza de nuestro propio estado y nuestro propio país, agradezco la oportunidad que nos dan para poder entrar en estos espacios de análisis, agradezco la oportunidad de poder decir  el honor que siento de ser diputado federal.  Grábense una cosa: cuando alguien llega a la Cámara de diputados, y te sientas en el curul, después de haber ganado por mayoría, ves enfrente de ti una majestuosa bandera, y en las letras de oro, algo que reza así: “la patria es primero”. Si nos dedicamos a ser cada día un poco más patriotas vamos a lograr el sueño de todos.  Amo a mi país, respeto a todos los partidos políticos y no es que sea irreverente ante las generaciones de mayores sino que quiero construir la historia del futuro con las nuevas. Señores, sean felices.

 

LINCHAMIENTOS: EL OLOR A SANGRE

Son muchas las historias de linchamientos que se pueden encontrar en Morelos. Ya ayer Javier Jaramillo rememoraba un caso en Temoac cuando todavía no era municipio, y a raíz de los hechos en Tetela del Volcán las páginas de los periódicos se han llenado de artículos sobre ese tema.

Pero (parafraseando al diputado federal priísta que en los debates pide que no le pregunten de nada del 76 para atrás)  al que esto escribe sólo le consta el linchamiento de Chalcaltzingo, en septiembre de 1994.

Noche de domingo en la vecindad de Niños Héroes número 8, en El Empleado. Hacía labores domésticas mientras medio escuchaba el “scanner” que el periódico “El Universal” me había proporcionado para realizar mi trabajo como reportero de seguridad pública. Meses antes se nos había ido la nota de un linchamiento en Axochiapan por la falta de un radio de policía, así que la empresa compró uno que captaba “hasta la frecuencia de los aviones”, según presumió mi jefe.

La voz agitada de la radioperadora me indicó que algo anormal estaba sucediendo. Suspendí mis labores y busqué la lista de claves. Descifré que había muertos en Chalcantzingo, por lo menos tres.

Salí corriendo de mi domicilio y llegué en minutos a las instalaciones de “El Universal Morelos”, en Leandro Valle. Le hablé a Mario Tamez, quien me confirmó lo que estaba ocurriendo: la gente había linchado a tres de cinco sujetos que fueron detenidos cuando intentaban robarse unas niñas.

La otra llamada fue a “La Unión de Morelos”, el naciente periódico donde ya laboraba Oscar Davis como jefe de Redacción y Agustín Olais como reportero de nota roja. No tenían noticia del macabro acontecimiento, pero en cuanto escucharon los primeros datos ofrecieron poner el vehículo y lo necesario para acudir al lugar.

Era ya la medianoche cuando el “vocho” arribó al poblado de Chalcaltzingo. Después de cruzar un sendero tuvimos a la vista una muchedumbre que se había reunido ante la posibilidad de que acudiera la policía o que familiares de los muertos, originarios todos del vecino poblado de Huazulco, llegaran a buscar venganza.

Hombres de sombrero y huarache nos apuntaban con sus escopetas mientras nos exigían identificarnos. La gente rodeó el vehículo mientras sus líderes revisaban nuestras identificaciones y examinaban detenidamente el “bíper” que en aquellos tiempos se usaba como medio de comunicación pero que resultaba un aparato desconocido para los nativos.

Comprobada nuestra identidad, y corroborada por los compañeros Fernando Baltazar y Fernando Soto que habían llegado antes que nosotros, el ayudante municipal de nombre Nahum sometió a votación si se nos permitía permanecer en el lugar.

“Sí, pero que digan la verdad”, gritó alguien desde atrás. Fue así como, desde la llegada, una comitiva de hombres con machete en mano siguió a los reporteros y fotógrafos para verificar que las tomas no incluyeran gente del pueblo y que el reporte que se enviara por el único teléfono que había en la comunidad correspondiera a lo que ellos consideraban “la verdad de los hechos”.

La instrucción era permanecer en el lugar hasta que la autoridad se presentara a recoger los cuatro cadáveres que ya para esos momentos yacían en la cancha de basquetbol frente a la ayudantía municipal. Pero la autoridad llegó hasta el otro día.

Durante toda esa noche, los pobladores de Chalcaltzingo velaron a los cadáveres mientras consumían mezcal. Pero no fue un velatorio tradicional con veladoras y flores. No, simplemente permanecieron todos reunidos en la plaza del pueblo con fogatas encendidas y blandiendo sus escopetas y machetes para evitar que policías o vecinos del pueblo enemigo los tomaran por sorpresa.

Los cadáveres permanecieron en el mismo lugar donde cayeron cuando la muchedumbre los sacó de la cárcel local con la intención de colgarlos pero no alcanzaron a llegar porque la lluvia de golpes los hacía caer desmayados. Ya inertes, un compadecido poblador les daba “el tiro de gracia” metiendo el cañón de su escopeta en la boca y disparándoles. Por esa razón, los cuatro cadáveres no tenían la parte superior de la cabeza, sólo de la quijada para abajo. Un esquelético can merodeó durante largo tiempo hasta que pudo hacerse de un ojo que había quedado a metros de uno de los cuerpos.

Así transcurrieron las horas que se nos hicieron eternas. El vocho sirvió de refugio para los cuatro reporteros que no pudieron conciliar el sueño por la plática incesante de los lugareños. “Maldito gobierno, no fuera un funcionario o un periodista  el que estuviera muerto porque ya estuvieran aquí”, decían.

Con la luz del sol llegó la autoridad. En cuestión de minutos, empleados de la Procuraduría de Justicia pusieron los cadáveres en camillas, tomaron con sus manos los sesos esparcidos y los pusieron encima de los cuerpos. Encimaron las camillas en la camioneta y partieron presurosos  sin hacer una sola pregunta sobre los hechos.

Tras ellos salimos nosotros en el vocho sin pronunciar palabra hasta Cuernavaca. Mudos por el cansancio de una noche sin dormir y porque, apenas en esos momentos nos estaba “cayendo el 20” de lo que habíamos presenciado. A 16 años de distancia, tengo presente como si hubiese sido ayer, el inconfundible olor a sangre humana semi coagulada después de ser esparcida a chorros sobre el pavimento.

 

DE TODO UN POCO

Nueva Consejera de la Judicatura.- Desde su creación, en 1995, el Consejo de la Judicatura ha sido cuestionado no sólo por su existencia sino por su conformación. Hace apenas unos meses desapareció la figura del representante de la Facultad de Derecho de la UAEM y fue sustituida por la del representante del Poder Legislativo.

Los jueces tienen un representante en este órgano colegiado, pero en diversas ocasiones se ha cuestionado el mecanismo para arribar a dicha representación. Es por insaculación, es decir, por sorteo.

Una corriente de juristas considera que ese cargo debiera ser otorgado por votación entre los juzgadores, para que de esa forma tengan como representante a la persona que ellos consideren idónea, no la que tenga más suerte. Y es que obtener ese cargo es como sacarse la lotería sin comprar boleto, prueba de ello es que todos los que llegan al puesto ya no lo quieren dejar.

Esta semana se llevó a cabo el proceso de insaculación para elegir representante de los jueces. Ahora no fue el presidente el que sacó el papelito con el nombre del afortunado, sino uno de los consejeros y se utilizó un mecanismo que impedía cualquier posibilidad de “cochupo”. La afortunada fue la Juez María Emilia Acosta Urdapilleta.

Sin embargo, la expresión recurrente entre sus compañeros es que, aparte de suerte, Emilia Acosta Urdapilleta cuenta con todo lo necesario para ser una digna representante de sus compañeros. Tiene una larga y limpia trayectoria en la función jurisdiccional, además de una adecuada preparación académica.

Además, hará muy bien la presencia de una mujer tras la salida de la consejera Virginia Popoca González; es una mujer muy centrada y será fiel de la balanza en muchas cosas. Enhorabuena por el nombramiento.

Más datos del FFESOL.- Un ciberlector nos proporcionó más datos de presuntas irregularidades en lo que era el Fondo para el Financiamiento de las Empresas de Solidaridad, hoy Instituto Morelense para el Financiamiento del Sector Productivo. En columnas pasadas comentamos sobre el nombramiento de Araceli Paulín Galarza, quien habría sido contratada por el ahora Instituto Morelense para el Financiamiento del Sector Productivo en pago porque la auditoría que le realizó la Contraloría fue aprobada sin ningún problema bajo la supervisión de la comisaria Lorena Trejo.

Ahora, Ricardo González Miranda, quien estaba como auditor de FFESOL  dentro de la Comisaría Pública, toma posesión como jefe de departamento jurídico en el mes de octubre con plaza definitiva, sin que se conozca cuándo hizo entrega recepción por parte de la Comisaría.

Al respecto, el reglamento Interno de la Contraloría  en su artículo 48 dice:

Artículo 48.- Aquellos servidores públicos adscritos a la Secretaría que realicen auditorías, revisiones, verificaciones y fiscalizaciones, estarán impedidos para desempeñar un empleo, cargo o comisión en las dependencias y/o entidades a las cuales se haya circunscrito su función, por lo menos durante un año después de dar por terminada su relación laboral con la Secretaría. Aquellos servidores públicos que hagan caso omiso a la presente disposición, se harán acreedores al inicio del procedimiento administrativo de responsabilidad previsto en la Ley de la materia.

¿Quién protege a Edmundo González Morales y a Darío Vanegas Reyna para que puedan usar esta dependencia como si fuera de su propiedad?

El senador Adrián Rivera.- Aunque la noticia pasó desapercibida en Morelos, el senador Adrián Rivera Pérez presentó ante el pleno del Senado de la República una iniciativa para reformar el artículo 113 constitucional para considerar la responsabilidad del Estado en la reparación del daño que se genere a las víctimas inocentes afectadas en operativos de las fuerzas del orden.

Para ello, será necesario que las víctimas acrediten ante las autoridades correspondientes el daño sufrido siempre y cuando no estén involucradas con el crimen organizado, precisó el senador.

La propuesta sostiene que el trabajo interinstitucional e intergubernamental es una acción coordinada de las autoridades de la Federación, de los estados, del DF y de los municipios estos  como la columna vertebral de la política pública para garantizar la seguridad de nuestra sociedad.

Por lo tanto, es necesaria una reforma constitucional al artículo 113 de la Constitución “para que se considere responsabilidad del Estado la reparación del daño que se genere a las víctimas inocentes que hayan sufrido algún daño en la realización de un operativo de las fuerzas del orden”.  El tema amerita un análisis aparte, pero se acabó el espacio.

Modificado por última vez en Viernes, 22 Octubre 2010 07:24
Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.