Publicado en Estrategias Sábado, 17 Septiembre 2011 09:10

PAN: nadie le quita la candidatura a Adrián Rivera

Escrito por

Alba Meraz: ya tiene el equipo para operar la venta de concesiones

Y la PGR-Morelos ¿existe?

Esta semana tuve contacto con una fuente del CEN del Partido Acción Nacional que me confirmó algunos datos que ya se han estado manejando en las redes sociales y en las conversaciones de café, y otros que definitivamente desconocía.

Por lo que respecta a la candidatura para gobernador, se confirma lo que ya es del dominio público: que contra todas las críticas (aún las de sus compañeros de partido), el abanderado del blanquiazul para la elección del 2012 es Adrián Rivera Pérez. Creo que después del discurso pronunciado por Germán Castañón en el informe del senador en el WTC de Xochitepec a nadie le queda la duda de que “su gallo” es quien lo puso en la presidencia del Partido. Favor con favor se paga dice el dicho, de tal manera que Alejandro Villarreal y Demetrio Román deben ir haciéndose a la idea de que pueden ser candidatos a diputados locales o federales, pero no para la grande.

Mi sorpresa fue mayúscula al saber que el Partido Acción Nacional sí está contemplando en la repartición de candidaturas al ex gobernador Sergio Estrada Cajigal. Todo parece indicar que después de la zarandeada que les dio “Sergio el bailador” con declaraciones sobre hechos que ocurrieron durante su gobierno, y no obstante que se declaró “asesor de Manuel Martínez Garrigos”, el licenciado en Ciencias de la Comunicación, mecánico, aviador y empresario restaurantero buscará regresar a la política por ese partido.

Otro ex gobernador que tendría un lugar en la lista de candidatos es Jorge Morales Barud, a quien mandarían como abanderado más que nada para aprovechar su capital político y obtener algunas posiciones plurinominales que, como ya lo hemos mencionado en columnas anteriores, estarán reservadas para Oscar Sergio Hernández, José Raúl Hernández, Germán Castañón y sus respectivas familias.

Según esta misma fuente, al actual gobernador sólo le piensan dejar una posición plurinominal, ya sea para el hijo o la esposa, pero no para los dos.

Y se confirma lo que César Cruz Ortíz dio a conocer como primicia a sus cientos de seguidores en Facebook: que Edgar Adame Castillo es el virtual candidato a presidente municipal de Xochitepec por el PAN.

Para Cuernavaca ya solamente falta que se pongan de acuerdo entre Luis Miguel Ramírez y Oscar Cano. Situación similar ocurre en Cuautla, donde Javier Lezama y Juana Barrera quieren buscar la presidencia municipal.

De los demás municipios los propios panistas admiten que no tienen buenos “gallos”, sobre todo para municipios de la zona conurbada como Huitzilac (posición que dan por perdida tras la desastrosa administración de Arturo Cortéz Cueto), Jiutepec, Temixco y Zapata. A Irving Vargas, presidente municipal de Yecapixtla, lo ponen como virtual candidato a una diputación local, lo mismo que a Bernardo Pastrana.

Ahí está ya la primera lista de posibles candidatos. Veremos si va cambiando conforme se acercan los comicios o se queda como está.

ALBA MERAZ YA TIENE EL EQUIPO PARA OPERAR LA VENTA DE CONCESIONES

La semana pasada dimos datos precisos sobre el plan para vender un millar de concesiones de taxis disfrazado de “regularización” de las supuestas concesiones que reclama Víctor Manuel Mata Alarcón para su Unión de la Clase Trabajadora, orquestado desde la Secretaría de Gobierno.

Ya todo está listo, incluso se sabe que el operativo para recaudar el dinero será a través del actual subdirector del Transporte, Juan Pablo Reyes Selis, un contador de todas las confianzas de Pancho Alba que lo ha venido acompañando desde el Ayuntamiento de Zapata, donde fue contralor y luego secretario general del municipio, para después desempeñarse como su asesor en la cámara de diputados.

En el equipo también está el ex policía judicial Israel Rodríguez Arce, hoy jefe del departamento de supervisión operativa.

Habrá que recordar que Francisco Alba Meraz fue uno de los beneficiados con la “ola azul” que llevó a Vicente Fox a la presidencia de la República y a Sergio Estrada Cajigal a la gubernatura de Morelos. Así, después de dedicarse al arbitraje de partidos de futbol y a su despacho contable, Alba Meraz se vio convertido en presidente municipal, y aunque su administración no estuvo exenta de irregularidades, el alcalde panista se vio beneficiado con el escudo protector de Gerardo Casamata, titular del órgano de fiscalización del Poder Legislativo, impuesto por el PAN en esa posición precisamente para proteger a las administraciones de ese partido. Tres años después, el propio Pancho Alba se encargó de enterrar cualquier indicio de corrupción al formar parte de la L Legislatura.

 

Y LA PGR-MORELOS ¿EXISTE?

De no ser por el boletín que emitió la Procuraduría General de la República (PGR) a nivel central, en la que dan cuenta de la designación de Gabriela Prietto Ávalos como delegada de esa institución en Morelos, nadie sabría quién ocupa la titularidad en el vetusto inmueble de Chipitlán.

Y es precisamente por esa fuente de información que se sabe que se ha desempeñado como agente del Ministerio Público de la Federación y Subdirectora de Área en la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada. También, que fue Secretaria Actuaria de los Juzgados Vigésimo y Cuadragésimo Tercero en Materia Penal, en el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.

En el Poder Judicial de la Federación se desempeñó como Oficial Judicial en los Juzgados Primero y Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales y en el Sexto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito.

No sabemos si es la nueva política marcada por la procuradora Marisela Morales Ibañez o que, al provenir de la SIEDO, la funcionaria sabe de lo peligroso que es andar en las calles y prefiere trabajar enclaustrada junto con su policía federal en las oficinas de la dependencia.

Lo cierto es que nadie la conoce y su trabajo tampoco se ha hecho notar. Qué tiempos aquellos en que los delegados acudían a eventos públicos, cada determinado tiempo se hacían destrucciones de enervantes, daban entrevistas de banqueta, acudían a programas de televisión y se reunían con agrupaciones de abogados. Estamos hablando de Martín Rubio Millán y María del Carmen Archundia Escutia, entre otros cuyos nombres se nos escapan de la memoria en estos momentos.

La situación cambió con el poblano Mauricio Saad Viveros, quien al principio era muy sociable, pero después de que rafaguearon las instalaciones de la UMAN en la colonia Antonio Barona y que les dejaron una cabeza humana prefirió refugiarse en su delegación y no salió de ahí hasta que llegó Rolando López, su sustituto que también aplicó la política de avestruz.

Rolando López Villaseñor se fue de la misma manera que llegó: en silencio. Aurora de la Mora Alvarado prácticamente pasó desapercibida por los escasos meses que estuvo al frente de la dependencia y, como decíamos al principio, hay un boletín que dice que la nueva delegada es Gabriela Prietto pero hasta ahí.

El grave problema de la PGR-Morelos es que siempre que llegan delegados provenientes de entidades cercanas, los delegados acostumbran estar aquí de lunes a viernes y el fin de semana se van a sus estados de origen, dejando libres a sus subordinados que en la mayoría de las ocasiones “se sirven con la cuchara grande”.

A los delegados parece que se les olvidó que el Ministerio Público Federal no solamente está para recibir detenidos de otras corporaciones estatales y municipales sino que para eso tiene a su propio cuerpo de policía para realizar operativos.

Pero ahí encerrados en sus oficinas difícilmente van a sacar asuntos importantes.

EL GENERAL OPTO POR PONER MANO DURA EN EL PENAL

La dirección del Centro Estatal de Reinserción Social (Cereso) Morelos es un cargo muy delicado en el que han estado una gran diversidad de personas, cada quien con su estilo.

En tantos años de cobertura periodística recordamos a muchos que han pasado por ese puesto, algunos de los cuales no han vivido para contarlo.

Recuerdo, por ejemplo, a Carlos Villavicencio de la Rosa, cuando el Penal se ubicaba todavía en la avenida Atlacomulco de la colonia Acapantzingo. El veterano penalista salió bien librado del encargo y todavía pudo hacerse magistrado. Hoy es el poder tras el trono en la Procuraduría de Justicia y en breve se va con pensión vitalicia. A su salida, su lugar fue ocupado por un tal Jorge Olmedo del que no hemos vuelto a saber.

En el sexenio de Jorge Carrillo Olea, cuando el gobierno se vio invadido de militares, recuerdo al capitán Jesús Torres Quiroz, quien después emigró al estado de Guerrero. Gregorio Arias Bustamante, conocedor del sistema penitenciario en el Distrito Federal, tuvo un efímero paso por la dirección del llamado “pueblito” de Atlacomulco.

Francisco Urbina fue un caso especial porque toda su vida profesional la pasó en la cárcel de Atlacomulco, entrando como ayudante de oficina y más tarde director jurídico. Y pudo estar muchos años más si no es que le ofrecen la dirección del penal, con tan mala suerte que a los pocos días se fugan varios reos y entonces lo destituyen.

Otro militar fue el teniente Sebastián Izunza Gutiérrez, quien más tarde sería designado secretario de Seguridad Pública.

Jorge Trade Klein, hijo del ex delegado de la PGR, Jorge Trade Nieto, también ocupó por algunos meses ese cargo.

Casualmente, tres de los últimos directores están muertos. Uno de ellos, Luis Navarro Castañeda, fue “levantado”, ejecutado y descuartizado en mayo del año pasado. Los otros dos fallecieron por causas naturales, primero Manuel Antonio Albarran Olmos, siendo todavía servidor público, y uno más que falleció el año pasado por infarto meses después de haber dejado el cargo.

Pero también ha habido mujeres al frente de la Dirección del Cereso Morelos. Una de ellas fue la licenciada Reyna Rosales Barrera, cuando Sara Olivia Parra era subsecretaria de Readaptación Social. La otra fue Margarita Ríos Servín, quien ocupó el cargo hasta el pasado 5 de septiembre, cuando fue designado en su lugar Miguel Ángel Machuca Ramírez.

Como se podrá advertir con los nombres mencionados, ha habido de todo. Desde militares, abogados, sin profesión alguna, hombres, mujeres, cada quien con su propio estilo de sobrellevar la cárcel más grande de Morelos y dependiendo de la persona que tenga a su cargo el sistema penitenciario.

Actualmente la subsecretaría de Readaptación Social depende del secretario de Seguridad Pública (lo cual seguimos sosteniendo que es un error), siendo actualmente el titular el general Gilberto Toledano Sánchez.

Es él quien ha depositado su confianza en Machuca Ramírez, y ha optado por aplicar “mano dura”. A diferencia de las personas antes mencionadas, el nuevo jefe de la cárcel de Atlacholoaya carece de preparación académica, es un policía-policía.

Ha sido director de la Policía Preventiva del Estado en las regiones Metropolitana, Oriente y Sur, así como de la Policía Estatal de Caminos y Auxilio Turístico y del Agrupamiento Montado de la misma Policía Estatal.

En materia penitenciaria, ha sido Director General de Reclusorios en el Estado de Morelos, así como Jefe de Grupo e instructor de aspirantes a custodios en el CERESO Morelos, se desempeñó como Jefe de Seguridad en los centros Regionales de Readaptación Social ubicados en los municipios de Chilpancingo e Iguala, ambos en el Estado de Guerrero.

Habiendo tantas opciones, el general decidió jugársela con el menos indicado, pero él tendrá sus razones y también tendrá que asumir las consecuencias.

EL DELEGADO-COLUMNISTA

Primero lo hizo desde El Regional, ahora desde el Diario de Morelos. El delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Fidel Gimenez Valdez utiliza el espacio que le conceden las empresas editoriales para ventilar asuntos relacionados con el puesto que ostenta en el gobierno federal.

Ayer, a través de su artículo emitió opiniones relacionadas con el conflicto entre sindicatos de la CTM y el Nuevo Grupo Sindical, en la obra de la empresa Tradeco.

“El líder cetemista (Vinicio Limón) debería ubicar sus pretensiones en un mercado de oferta y demanda, en el que probablemente la CTM ha dejado de ser el factor monopólico, como lo fue sin duda por muchos años en ese y en otros muchos gremios”, dice el funcionario evidenciando sus simpatías por el PAN.

“Le he solicitado cautela, porque al haber un expediente laboral ya resuelto por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje -que ha resuelto ya a qué grupo sindical corresponde la titularidad del contrato colectivo de trabajo- esperaría de él más respeto y menos presiones políticas al trabajo jurídico de ese órgano”, le dice a Vinicio Limón.

Luego hace notar que Vinicio (al que se refiere socarronamente como “Don Vini”) ha sido reelecto por seis ocasiones al frente de “su” organización, y que ha preferido seguir recorriendo el camino de las presiones políticas, y cargar de piedritas el camino.

Después viene la advertencia, casi amenaza:

“Si se agotan instancias, es probable que el señor Humberto Moreira, presidente nacional del PRI, al que pertenecen la CTM y Don Vini, deba irse enterando de los pormenores del asunto”.

Y todavía Fidel dice que no es parte del “círculo azul”, al que pertenece la empresa Tradeco, y del que hablamos la semana pasada.

DE LA BANDEJA DE CORREOS

Muy atinado su análisis de la semana pasada sobre la huelga en la empresa Tradeco. Efectivamente, el resultado de este movimiento será determinante para el futuro de las dos principales organizaciones sindicales: la CTM del PRI y el Nuevo Grupo Sindical cobijado por el gobierno panista.

Sólo le faltó un dato que le ayudaría a entender por qué Bulmaro Hernández Juárez se ha hecho millonario en unos cuantos años.

La clave está en un personaje que hoy vive cómodamente con una pensión de magistrado: Juan Manuel Díaz Popoca. Este licenciado fue el abogado de cabecera de Bulmaro Hernández cuando comenzaba con su grupo sindical y penas le alcanzaba para pagar la renta del despacho.

Pero resulta que en 1993 Antonio Rivapalacio nombra a Juan Manuel Díaz Popoca como director general del Trabajo, es decir, responsable de la supervisión de las condiciones laborales de las empresas. Desde esa posición Díaz Popoca le siguió sirviendo a su ex patrón Bulmaro Hernández, ya que a través de un inspector que se llamaba Bruno, le pasaba información privilegiada a don Bul, por ejemplo, de las empresas nuevas que no tenían sindicato.

Por eso no es casualidad que en ese tiempo el NGS creció rápidamente. Después, al llegar el PAN al gobierno, Bulmaro se alió con el entonces subsecretario del trabajo Hugo Ayerdi Torres, para quedarse con los contratos de las grandes obras como fue la ciudad de la Confección en Emiliano Zapata.

Bulmaro Hernández debe ser investigado por enriquecimiento inexplicable y por evasión fiscal. Disculpe que no le proporcione mi nombre pero todos los datos que le doy los conocen los abogados de ese tiempo, y después de lo que le pasó a Tito Barrera usted entenderá que es mejor mantenerse en el anonimato.

HASTA EL PROXIMO VIERNES

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.