Publicado en Estrategias Viernes, 30 Julio 2010 09:33

PRI, entrampado en el dilema: regresar al “dedazo” o arriesgarse a perder

Escrito por

• Graco: al que madruga ¿Dios lo ayuda?

• Adrián Rivera: sin más estrategia que el golpeteo mediático

A dos años de distancia para las elecciones, y a unos meses ya de que comience de lleno la efervescencia política, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el estado de Morelos se enfrenta a una difícil disyuntiva: someter a votación la decisión de sus militantes sobre a quién prefieren para dirigir al partido con el riesgo de llegar muy desgastados al 2012, o guardar para otros tiempos sus discursos democratizadores y regresar a la práctica del “dedazo” que tan bien les funcionó durante 70 años.

Y es que la mayoría de los militantes de este instituto político coinciden en que existen muchos riesgos en un eventual proceso de votación que pondría en riesgo el tan anunciado regreso del PRI al Palacio de Gobierno de Morelos. Sus propios analistas advierten que una contienda interna perjudicaría la imagen del partido, que el PAN-Gobierno podría mover su maquinaria para favorecer a uno u otro candidato, según le convenga, e incluso que “la maña” podría entrometerse con mensajes de intimidación dirigidos a los votantes.

Es por ello que en las últimas semanas se ha intensificado la versión de que la señora Paredes ha expresado la conveniencia de que sea Samuel Palma César quien dirija los destinos de los priístas de Morelos. La versión se complementa  con el supuesto  anuncio hecho por uno de los contendientes, Víctor Saucedo Perdomo, de retirarse de la contienda, según un correo electrónico procedente de la dirección Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. que a la letra dice: “A todos los que me apoyaron, les agradezco su apoyo, pero a causa de nuevas encomiendas del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, que preside la compañera Beatriz Paredes Rangel, con esta fecha suspendo toda actividad proselitista para conseguir la presidencia del Comité Directivo Estatal del partido en el que siempre he militado”.

Apócrifo o real, (en estos tiempos ya no se sabe), lo cierto es que el polémico político surgido de las filas de los “Gumacos” ha disminuido su aparición en medios de comunicación, y en contraparte, las discretas mantitas que ofertaban la candidatura de Samuel Palma, han sido sustituidas por tremendos anuncios espectaculares  cuyo costo mensual supera los 20 mil pesos cada uno.

A la par, un grupo de “priístas representativos”  se pronunciaron a favor de su candidatura, pero juzgue usted si los siguientes nombres respaldan o más bien perjudican la imagen de Samuel Palma:  Rubén Román Sánchez, Joaquín Magdaleno González, ex presidentes del PRI en la entidad; así como el ex alcalde de Cuernavaca, Luis Flores Ruiz, el ex rector de la UAEM, Mario Montalvo Pérez, la ex secretaria de Salud en la entidad, Carmen Eugenia Galván Sánchez, además de ex dirigentes de sectores y organizaciones como Víctor Rubio Herrera, Jorge Trujillo, Fernando Coronel, Alfonso Martínez Cerqueda, Claudia Martínez, Patricia Lavín, “entre otros quienes coincidieron que el respaldo a Samuel Palma César no es una ocurrencia sino porque uniría a todas las demás expresiones”, dice una de las notas que dieron cuenta del cónclave encabezado por el empresario José Hernández y que por poco incluye a toda la nómina del gobierno de Antonio Riva Palacio López.

El problema de la eventual llegada de Samuel Palma César a la dirigencia estatal del PRI, es que los priístas que han gritado a los cuatro vientos que el PRI ya es un partido democrático y que el voto de la militancia ya se toma en cuenta, no tendrán dónde meter la cabeza.

Aquellos que se han llenado la boca diciendo que el nuevo líder del PRI será un político identificado con las bases y respaldado por el sufragio efectivo de la militancia, pues tendrán que tragarse sus palabras.

Y es que lo que menos tiene Samuel Palma César es esto último.

Si bien es cierto que Palma César es nacido en Morelos (el amigo Javier Jaramillo, ya considerado el certificador de los orígenes de políticos y funcionarios, lo ubica como hijo de un gerente de la Corona en Cuernavaca  y estudiante de la secundaria “Froylán Parroquín”), también lo es que, los últimos 30 años ha trabajado en la ciudad de México y sólo viene a Morelos en fines de semana y vacaciones. Obviamente, también cuando hay repartición de diputaciones plurinominales.

Sí. Samuel Palma César nunca ha obtenido un cargo mediante el voto del electorado. Las dos veces que ha sido diputado federal es por gracia de la cercanía con quienes manejan el PRI a nivel central.

De hecho, su trayectoria política gira en torno al mártir Luis Donaldo Colosio Murrieta, a quien le debe todo lo que fue y lo que sigue siendo. Si usted busca en internet el nombre de Samuel Palma César, lo encontrará invariablemente junto al nombre de Luis Donaldo Colosio. Cada vez que algún medio decide recordar a Luis Donaldo Colosio, recurre a Samuel con la seguridad de que “dará nota”.

“El Siglo de Torreón” publicó el año pasado publicó un interesante trabajo periodístico en el que consulta a diversos políticos de talla nacional sobre si se debe o no reabrir la Fiscalía que investigó la muerte del candidato presidencial en 1994. Todos, entre ellos Francisco Labastida Ochoa y Melquiades Morales, consideran que es un caso cerrado que no amerita reabrirse. Sí, adivinó usted, Samuel Palma es el único que se pronuncia por una revisión al trabajo realizado por los tres fiscales que investigaron el atentado.

Su currículum está ligado siempre a Luis Donaldo, y después del 23 de marzo de 1994, cobijado por el CEN del PRI para vivir del erario público.

Pobres priístas morelenses. Condenados a elegir  dirigente de entre un “político golondrino”, un “porro” y un cacique.

GRACO: AL QUE MADRUGA ¿DIOS LO AYUDA?

Por su parte, el senador perredista  Graco Ramírez aplica de lleno aquel dicho que reza: Al que madruga Dios lo ayuda. Y el tabasqueño inició muy pero muy temprano. Exactamente dos años y medio antes del proceso electoral en el que busca ser gobernador, a pesar de que hoy, legalmente, estaría impedido para ocupar ese cargo (al igual que Adrian Rivera y Manuel Martínez) mientras no se reforme la Constitución.

Graco Ramírez Garrido ocupa el periodo vacacional del Senado en recorrer comunidades de Morelos pidiendo abiertamente el voto para ser gobernador en el 2012. Utiliza la estrategia de la “publicidad encubierta” para aparecer todos los días en noticiarios de televisión, radio y prensa escrita. Esta táctica consiste en que los reporteros llegan” casualmente” a sus eventos y lo entrevistan sobre temas de actualidad. Así garantiza su presencia casi permanente en los medios masivos.

Su estrategia política es utilizada frecuentemente por los maratonistas y ciclistas. Se trata simplemente de tomar ventaja desde el principio de la carrera, adelantarse al resto de competidores. El riesgo es que, cuando ya esté cerca de la meta, se le acabe la fuerza física al competidor y sea alcanzado y rebasado por los demás.

Por eso es una estrategia muy poco utilizada por los deportistas. La técnica más recomendada por los expertos es llevar un paso firme, sostenido, para que faltando unos cuantos metros se ocupen las últimas energías para llegar primero a la meta.

Hay deportistas que han tomado ventaja desde el principio y nunca son alcanzados. Pero son casos realmente excepcionales. En dos años sabremos si funcionó la estrategia de Graco.

ADRIAN RIVERA: SIN MÁS ESTRATEGIA QUE EL GOLPETEO MEDIATICO

Otro de los que hoy está legalmente impedido para ser gobernador pero de todos modos hace trabajo con miras al Palacio de Gobierno es Adrián Rivera Pérez. Pero recurre a una estrategia muy usada y poco eficiente: golpear mediáticamente al que considera un oponente de peligro.

Así fue interpretada su aparición en una conferencia de prensa para criticar el préstamo de 600 millones del Ayuntamiento de Cuernavaca. La estrategia resultó contraproducente, pues más tardó en salir la declaración en los medios que el aludido en contestar a través de sus personeros con datos de la administración municipal que Adrián encabezó y que lo dejan mal parado.

Adrián Rivera tiene poco margen de maniobra. Ni para agarrar el tema de la inseguridad como bandera, cuando muchos saben que los famosos e inservibles “botones rojos” que hoy publicita el Ayuntamiento priísta, comenzaron a funcionar en el 2004 junto con las cámaras de videovigilancia que hoy están inservibles. Y de servicios públicos, ni moverle.

Por su parte, Jesús Giles Sánchez no podrá ni hablar de seguridad pública mientras Francisco Sánchez González esté preso por presunta protección al narcotráfico. Digo,por si pensaba hacerlo.

DE TODO UN POCO

Opina un experto.- A raíz de la columna que manejé sobre el incumplimiento de la normatividad en el nombramiento de Jesús Pérez Abarca como director de reclusorios, recibí un comentario por mail del maestro en Derecho Lucio Alfonso Rubio Antelis, reconocido catedrático de posgrado en varias universidades:

“El gobierno y el secretario de seguridad pública no han tomado conciencia del conjunto de norma que han sido adoptadas por la comunidad internacional a través de las Naciones Unidas en materia de prisiones, como el Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos, o el Convenio Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que son tratados legalmente vinculantes para todos los países que los han aceptado o ratificado, entre los que se encuentra nuestro país”.

El connotado jurista (integrante de la prestigiada firma AJI que encabeza el Maestro Raúl Sánchez Medrano) pone como ejemplo la Regla 46 del citado convenio internacional que a la letra dice:

“LA ADMINISTRACIÓN PENITENCIARIA ESCOGERÁ CUIDADOSAMENTE EL PERSONAL DE TODOS LOS GRADOS, PUESTO QUE DE LA INTEGRIDAD, HUMANIDAD, APTITUD PERSONAL Y CAPACIDAD PROFESIONAL DE ESTE PERSONAL DEPENDERÁ LA BUENA DIRECCIÓN DE LOS ESTABLECIMIENTOS PENITENCIARIOS”.

O la Regla 47 del mismo ordenamiento internacional:

“(1) EL PERSONAL DEBERÁ POSEER UN NIVEL INTELECTUAL SUFICIENTE.

(2) DEBERÁ SEGUIR, ANTES DE ENTRAR EN EL SERVICIO, UN CURSO DE FORMACIÓN GENERAL Y ESPECIAL Y PASAR SATISFACTORIAMENTE PRUEBAS TEÓRICAS Y PRÁCTICAS.

(3) DESPUÉS DE SU ENTRADA EN EL SERVICIO Y EN EL CURSO DE SU CARRERA, EL PERSONAL DEBERÁ MANTENER Y MEJORAR SUS CONOCIMIENTOS Y SU CAPACIDAD PROFESIONAL SIGUIENDO CURSOS DE PERFECCIONAMIENTO QUE SE ORGANIZARÁN PERIÓDICAMENTE”.

Mi estimado maestro Rubio Antelis, no le pidamos “peras al olmo”. Si las autoridades responsables del sistema penitenciario no cumplen con lo que dice el Manual de Procedimientos que ellos mismos elaboraron, mucho menos podemos exigirles que conozcan de Derecho Internacional.

Seguridad Privada.- En rueda de prensa, el presidente de la Asociación de Empresas de Seguridad Privada, Alejandro Dorantes Rodríguez afirmó que en Morelos sólo 63 compañías de seguridad están completamente  reguladas, sin embargo, en la entidad operan más de 100 empresas de seguridad irregulares que emplean a más 14 mil elementos, que no cumplen con los requisitos mínimos para desempeñar  tareas de vigilancia y custodia, ni son sometidos a evaluaciones de control de confianza.

Explicó que de estas 100, alrededor de 40 empresas prestan el servicio de seguridad privada supuestamente con un permiso federal, y más de 60 operan sin ningún tipo de autorización, lo cual pone en riesgo a los habitantes de fraccionamientos y zonas residenciales, trabajadores y ejecutivos de industrias o corporativos que contratan los servicios de estas “compañías piratas”, en virtud de que no hay ningún certeza de los antecedentes de los “agentes” de seguridad privada si cuentan con capacitación para labores de guardia.

Modificado por última vez en Viernes, 30 Julio 2010 09:35
Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.