Publicado en Sin embargo se mueve ... Miércoles, 13 Marzo 2019 05:27

Un refill de gas

Escrito por Jesús Capistrán-Martínez (jecam@ier.unam.mx) y Nicté Luna Medina (nicte@ier.unam.mx) http://sites.google.com/site/semueveunion/

Alrededor de las 10 de la mañana una fila de personas se forma sobre la acera, cada una con su respectivo tanque de gas, chico o grande. Todos se disponen a llenar su cilindro por el combustible más utilizado en el hogar: el Gas LP (Licuado de petróleo = Butano 40% + Propano 60%). Mientras que al otro lado de la calle, una que otra persona se forma para subirse a la ruta, y trasladarse junto con su tanque lleno de gas a su domicilio; también hay quienes utilizan carretillas, triciclos, bicicletas, motonetas o automóviles particulares para trasladar el combustible a su casa.

Este es un escenario que seguramente sucede en varias comunidades del país. Entre las razones que hay para realizar esta práctica, se encuentran las siguientes: a) la posibilidad de comprar la cantidad de litros de acuerdo al presupuesto semanal, por ejemplo, lo equivalente a 100 pesos, b) es más barato comprar directamente el gas que por medio de un intermediario; c) se reduce la probabilidad de ordeña por parte del proveedor. Las últimas dos razones podemos decir que tienen que ver con la desconfianza que existe hacia las instituciones que proveen este servicio, por no suministrar el combustible total que se paga.

Aludiendo a la justificación del precio, ¿realmente sale más barato? La compra de gas en las estaciones se hace por litros, en cambio cuando se compra un tanque de gas al repartidor lo hacemos por peso. Para saber si el precio será menor, convertiremos los kilogramos que compramos en un cilindro a litros. Para ello utilizaremos la fórmula para calcular la densidad que es la cantidad de masa (m) por unidad de volumen (V).

De acuerdo con la hoja de seguridad del gas LP que proporciona Pemex la densidad de este combustible es de 0.54 kilos/litro (a una temperatura de 15.56º C). Así que si tenemos un tanque con un volumen de 20 kilos y lo dividimos entre 0.54 kilos/litro, el resultado es de 37.03 litros, para un tanque de 30 kilos el volumen es 55.5 litros.

Ahora comparemos precios, un tanque de 20 kilos tiene un precio al día de hoy de 360 pesos, mientras que el litro se cotiza a 9.90 pesos (precio consultado el 9 de febrero de 2019 en la CRE). Así que comprar los 37 litros que le caben a ese cilindro tiene un costo de 366 pesos. Sorprendentemente, el costo es ligeramente más elevado en la estación de gas. Y el traslado del combustible peligroso. Esto quiere decir que el ahorro podría estar en la compra de kilos completos de combustible.

Para ver si un proveedor vende kilos de a kilo, hicimos un experimento. Al comprar un tanque de 30 kilos le pedimos al repartidor no instalarlo, porque es importante no romper el sello para poder realizar el reporte y pedir un cambio de tanque si no cumple con el peso indicado. En el sello se observa la leyenda “masa bruta=56.60 kg”, 30 kilos de gas y 26.60 kilos del tanque, este valor es el que debemos obtener al subir el cilindro a una báscula. Nosotros utilizamos una báscula Torrey EQB 100/200, al pesar el tanque obtuvimos como resultado tan sólo 50.94 kilos, esto quiere decir que nos faltaron 5.6 kilos de gas (lo equivalente a 112.00 pesos). Al realizar el reporte con el proveedor de gas, nos aseguraron que sus tanques salen bien tarados de su establecimiento. Ante la queja, el repartidor regresó con un tanque nuevo, y al volverlo a pesar, la báscula indicó 55.14 kilos, aún existe una diferencia de 1.46 kilos (29 pesos). Esta experiencia nos deja ver que aun en pequeña cantidad existe ordeña de gas y los afectados somos nosotros los usuarios.

En esta columna se ha dicho muchas veces que las normas y la transparencia de las instituciones forman parte de la sustentabilidad, mientras la instituciones no sean confiables para los ciudadanos, y no se hagan cumplir los procedimientos para la distribución, almacenamiento y venta de gas LP, se seguirán fortaleciendo estas prácticas que ponen en riesgo la integridad de la población. Hacemos un llamado a los choferes, concesionarios y personal de gobierno que tenga la capacidad de regular el transporte de tanques de gas en las unidades de transporte público. Aquí existe un riesgo colectivo que los usuarios no queremos correr. Por el bien de muchos.

 

Fuentes:

CRE. Precios de gasolinas, diésel y gas LP. Disponible en: https://bit.ly/2FHcyKK

NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-008-SESH/SCFI-2010, Recipientes transportables para contener Gas L.P. Especificaciones de fabricación, materiales y métodos de prueba.

NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-003-SEDG-2004, ESTACIONES DE GAS L. P. PARA CARBURACIÓN. DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN.

 

 

Publicado en Sin embargo se mueve ...
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.