Pablo Sergio Aispuro Cárdenas, en entrevista exclusiva con La Unión de Morelos. Pablo Sergio Aispuro Cárdenas, en entrevista exclusiva con La Unión de Morelos. Fotógraf@: SILVIA LOZANO
Publicado en Política Jueves, 12 Julio 2018 05:08

Numerosos, los retos del pasado proceso electoral: Aispuro Cárdenas

Escrito por

“Morelos superó las expectativas, tuvo un comportamiento ejemplar”, manifestó el presidente de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral (INE), Pablo Sergio Aispuro Cárdenas, al hacer un balance del proceso electoral.

En entrevista exclusiva, el representante del INE en la entidad destacó que no hubo incidentes y lo que ocurrió en esta contienda, con una participación de más del 67 por ciento de los electores, es digno de registrar.

“Muchos planteaban el descarrilamiento de la elección, manifestaban su preocupación de que no se completara la elección. Señalaban lo difícil que se estaba poniendo el ambiente; yo diez días antes de la jornada estaba preocupado, pero todo resultó positivamente”, expresó al recordar que había varios factores incluso se observaba en el horizonte la posibilidad de que los adversarios al candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador se unieran (en este momento sabemos que ni así por el amplio porcentaje con el que ganó el aspirante de la coalición Juntos Haremos Historia); e Morelos había una tensión política muy fuerte con candidatos con mucha intención de ganar la elección aun cuando el candidato Cuauhtémoc Blanco Bravo en encuestas mostraba llevar la delantera.

Otro de los elementos fue la carencia de recursos financieros por parte del organismo público local y aun cuando llegasen los fondos les quedó muy poco tiempo para organizar una elección operativamente correcta y adecuada.

En este rubro, reconoció que el INE tuvo que entrar a apoyar al Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (Impepac), pues aportó a un secretario ejecutivo, personal jurídico, al menos tres personas; un experto en sistemas para el Programa de Resultados Electorales Preliminares; además tuvo que aportar a un experto en organización electoral, asesorías para capacitaciones, entre muchos otros elementos, lo que “se convirtió en un nubarrón para Morelos”, aceptó.

Aispuro Cárdenas hizo anotar en el recuento que también había otro factor que apuntaba a la complicación de la elección, que es la delincuencia organizada, sobre todo en el sur del estado, en la zona colindante con el estado de Guerrero: “es decir las investigaciones estaban mostrándonos que había delincuencia organizada mezclada con la política y con los procesos electorales y con las campañas, no me pronuncio más sobre lo que está haciendo la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales”.

En este sentido apuntó que hasta el domingo pasado se registraban 67 denuncias ante la Fepade en Morelos. Resaltó que en esta materia todas las autoridades federales y estatales de seguridad pública y el ejército “hicieron un espléndido trabajo”, y la delincuencia organizada no se manifestó y no hubo brotes de violencia.  

Por lo anterior, refirió se enfrentó un gran temor, por lo que hubo ciudadanos que desertaban o se negaban a ser funcionarios, porque tenían miedo por una impresión que se dispersó por todo el estado, pero al final se logró holgadamente este objetivo de identificar y capacitar a quienes recibieron y contaron los votos.

Aispuro Cárdenas, ya en la comodidad evidente, expresó en la entrevista otorgada en sus oficinas que hubo un éxito en la instalación de casillas y un interés en la elección sin precedentes.

Hizo énfasis en el compromiso de las y los ciudadanos que estaban en la fila del día de la jornada electoral y que aceptaron asumir el papel de funcionarios de casilla porque algunas personas no llegaron de último minuto. “Esa aceptación los llevó hasta las dos o tres de la mañana del siguiente día, pero sobre todo nos da cuenta y confirma que en México las y los ciudadanos se han apropiado ya de ese espacio que es la elección y son ellas y ellos quienes hacen las elecciones, no son las autoridades, funcionarios ni los partidos”.

El vocal ejecutivo, quien llegó recientemente a Morelos después de haber laborado en San Luis Potosí expresó: “para mí ha representado un desafío, un reto, es un estado que no conocía, pero me he quedado con un gran y buen sabor de boca, me quedo con una gran experiencia”.

 

Avanzamos en desmontar el mito del fraude electoral

Para Aispuro Cárdenas, es notorio el avance en erradicar la desconfianza de la población en los procesos electorales. “A mí me parece que estamos avanzando en desmontar el mito del fraude electoral, son tantas las personas que están en la casilla al término de la elección que no es posible que alguien esté a fuera de la casilla con un lápiz para borrar la boleta, no están esperando a ver a qué hora sale una urna para hacer un cambiadero y rellenarlo porque eso no tiene ya ningún sentido, hay muchas medidas de seguridad; pero creo que en estos años antes del proceso electoral siguiente tenemos que seguir en ese avance de desmontar en esta leyenda urbana”.

Pero aclaró que por otra parte se necesita dar pasos firmes en torno a la actuación de los partidos políticos con respecto a este tema, deben dejarse de los hábitos perniciosos de querer coaccionar el voto, como se brincan los candados o se tuerce la ley. Advirtió que tienen que dejar de ver como un talento o virtud el buscar obtener resultados no ganados en las urnas de forma democrática.

Desde esta óptica los propios partidos y sus líderes han coadyuvado en que la ciudadanía no confíe en las instituciones, y deben aportar en la reconstrucción de esta relación positiva de participación y sentido de pertenencia.

 

Se plantea la necesidad de una gran reforma electoral

Al preguntar los pros y contras sobre las elecciones concurrentes y la viabilidad de centralizar las elecciones, Aispuro Cárdenas planteó que es un hecho que la casilla única que queda, porque no es justo que el ciudadano tenga que ir a votar a diferente lugar, tener dos registros, dobles marcas, y demás.

Pero consideró que el legislativo deberá revisar cómo diseño el esquema de votación, porque el poner las seis urnas y otros aspectos operativos muy complejos como el hecho de que no se puede levantar actas hasta acabar el escrutinio de las seis elecciones, y los ciudadanos que actúan como funcionarios de casilla no son profesionales con representantes de partidos políticos que sí lo son –“más profesionales en molestar y en presionar”-, se hace indispensable la modificación.

Mencionó que también se tiene que comenzar por aplicar la tecnología, como por ejemplo en el uso de casillas o voto por vía electrónica. Uno de los casos en los que se podría empezar es el de las casillas especiales. De modo que en esas mesas receptoras de voto no se limite el número de boletas a 750 por casilla, porque el tiempo no es suficiente para tender a más de esa cantidad de personas. Es factible, pero sin restar medidas de seguridad y confianza.

En cuanto a la limitación o retraso de los recursos del Ejecutivo estatal al Impepac, dijo que desconoce las condiciones internas que tenía el gobierno estatal y el Congreso local, pero aseveró: “lo que sí sé es que era responsabilidad del ejecutivo y del Congreso allegar de recursos al organismo público local electoral y al tribunal y en eso sí falló. Por qué, no lo sé, no voy a especular, pero no debe volver a suceder. Eso debe ser resuelto por el Legislativo.

La autonomía de los organismos electorales no puede depender de otro poder, y por ello consideró necesario diseñar mecanismos que garanticen esa autonomía financiera. Lo cual deberá ser parte de una gran reforma que viene.

“Estamos en el umbral de un gran debate político que tiene que intervenir la sociedad”, expresó al exponer que no se podría expresar una sola alternativa de centralización o un sentido contrario de la organización de las elecciones.

La reforma deberá además abordar aspectos tales como el sancionar de manera más fuerte a quienes actúan de manera perniciosa, una legislación que deje de castigar a los pobres que en condiciones de pobreza acepta unos cuantos centavos a cambio de un voto y que castigue o se enfoque a eliminar a quienes operan en ese esquema de compra de conciencias con sufragios.

“No sé cuál será la salida, pero creo que debemos dejar de considerar que las elecciones son caras y que por tanto la democracia es cara, es más cara la violencia en calle, la guerrilla, es más cara la confrontación entre ciudadanos y las guerras civiles”, concluyó.

 

Publicado en Política
Etiquetado como
Tlaulli Preciado

twitter.com/tlaorocio | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lo último de Tlaulli Preciado

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.