Viernes, 03 Enero 2014 01:42

Inicia la carrera rumbo al 2015

Escrito por

Estamos a un año y medio de que se lleven a cabo en Morelos las llamadas “elecciones intermedias” donde se disputarán 33 alcaldías y 30 diputaciones locales, tan sólo en el ámbito estatal.

 Oficialmente no hay actividad proselitista pero en los hechos a partir del seis de enero todo lo que ocurra en el estado tendrá una connotación política dirigida en ese sentido.
Es por eso que, en esta ocasión, expondremos a los lectores una clasificación somera de los llamados “aspirantes”, aquellos que tienen la intención de contender por algún cargo de elección popular por alguno de los partidos con registro, pero que –en la mayoría de los casos- no lo han dado a conocer, de tal manera que su actividad proselitista es disfrazada, subterránea, cuidadosa para no “quemarse” en caso de que haya que dar marcha atrás en el último momento.
Cheque las características y quizás descubra que usted ha estado conviviendo con un “aspirante” y no lo sabía. Por otra parte, también le puede servir a aquellos personajes que tienen aspiraciones políticas, pero que no saben qué estrategia adoptar.
El aspirante destapado.- Aplica el viejo refrán que dice “al que madruga, Dios le ayuda”, de tal manera que desde mucho tiempo antes expresa abiertamente su deseo de contender por un cargo de elección popular. No se anda por las ramas, realiza reuniones con todos los sectores sociales a los que pide su voto; llena la ciudad con anuncios espectaculares y lonas publicitarias aunque la gente se pregunte de dónde saca tanto dinero y si éste le alcanzará para las campañas oficiales.
El aspirante empresario.- Unos meses antes de las elecciones manda modificar la publicidad de su empresa. Los anuncios del producto que vende ahora aparecen con su nombre y fotografía; las entrevistas televisivas se realizan teniendo como fondo su empresa, pero la plática no es sobre el producto que vende, sino acerca de cuestiones políticas. El aspirante empresario puede ser un explotador laboral, puede ser beneficiario del liberalismo económico y del TLC, pero su discurso siempre será de justicia social y ayuda a los pobres (aunque los únicos pobres que conoce sean su sirvienta, su chofer y su “caddie” que le carga los palos de golf).
El aspirante alcalde.- Está convencido de que el hecho de haber ganado una alcaldía le da ventaja para aspirar a una diputación local, federal o hasta la misma gubernatura en unos años. A pesar de los problemas económicos que pudiera tener su municipio, incrementa el porcentaje destinado a su imagen en los medios de comunicación. No importa si hay obras, lo que importa es que los votantes potenciales tengan una idea de que el municipio que gobierna está feliz con su trabajo. Toda celebración oficial se convierte automáticamente en una excelente oportunidad para hacer proselitismo, y lo mejor de todo: con cargo al erario municipal.
El aspirante legislador.- Aquí aplica al revés: el hecho de haber ganado el puesto de diputado local, diputado federal o senador lo convierte automáticamente en candidato natural a una alcaldía, una senaduría o la mismísima gubernatura (para el caso de los legisladores federales). Puede ser de manera abierta o disfrazada de “gestiones ciudadanas”, pero de un tiempo a la fecha los legisladores han vuelto a los distritos que les dispensaron el voto (a donde ya casi no van es a sus respectivos recintos legislativos); regalan objetos, materiales de construcción, balones, bandas de guerra, todo lo que la gente les pida en esta época. Eso sí, con su respectivo boletín de prensa para que la gente sepa que el legislador está trabajando por su comunidad (aunque no se haya parado ni una sola vez en la tribuna).
El aspirante cacique.- Con vestimenta que parece salido de una tira cómica de “Don Concho, un político a la mexicana”, el aspirante cacique siente que tiene el suficiente dinero para comprar los votos necesarios para obtener el cargo al que le trae ganas. Hace cuentas y descubre que nada más con sus peones ya cubre el requisito que le pide el partido para tomarlo en cuenta. Con la cosecha de este año, las vacas que venda y los apoyos de Procampo, bien que le ajusta para financiar su campaña. ¿Medios de comunicación? No, esos para qué, mejor unos buenos jaripeos con grupos que jalen gente y reuniones con los comisariados.
El aspirante “farol”.- No tiene gente, pero sí muchos membretes. Ha vivido toda su vida pegado al presupuesto, a veces en buenos cargos, pero en ocasiones “castigado” por el Partido en puestos de poca monta. De vez en cuando realiza ruedas de prensa a las que invita a pasquineros, para que “las bases” vean que sigue presente. Se da su importancia, acostumbra hacer declaraciones estridentes sólo para llamar la atención. Ante la prensa dice que no negociará sus principios, pero cuando en el Partido le preguntan “¿ A qué cargo aspiras?”, él contesta: “El que me dejen, aunque sea de regidor”.
El aspirante “activista”.- Es un personaje que no puede faltar en cualquier Partido, (dije Partido, no franquicia), es el que se encarga de hacer “el trabajo sucio” de sus compañeros encumbrados en el poder. Generalmente sólo sabe leer y escribir pero eso no le impide aspirar a cargos de elección popular, obviamente sólo regidurías y diputaciones plurinominales. No compite en el voto directo porque sabe que no gana, pero el Partido lo premiará con un puesto que le garantice impunidad. Los candidatos que llegan al poder gracias a sus artimañas le pagan con concesiones de taxis, permisos para vendedores ambulantes o licencias para vinaterías. Procura no dar entrevistas en medios electrónicos porque “le aflora la naquez”.
El aspirante comunicador.- Es el típico que pone un programa de televisión o de radio para autopromocionarse. En esta clasificación entra también el “cibernauta”, aquel que cree que se puede hacer una campaña sólo con una computadora con internet. Todos los días agrega amigos a su cuenta de “Facebook” y ya se compró su smartphone para “twittear” todo el día.
Hasta ahí la clasificación de los aspirantes. Que conste que no hay ninguna alusión personal y las características fueron obtenidas del análisis de individuos reales que militan en los tres partidos políticos con mayor presencia en el estado. Si usted considera que me faltó alguno, haga favor de hacérmelo saber al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

CAMBIOS EN LA PROCURADURÍA DE JUSTICIA
La Procuraduría de Justicia fue la primera que inició el año con cambio de funcionarios en algunas áreas importantes. Ayer el Procurador General de Justicia, Rodrigo Dorantes Salgado, tomó protesta a diversos funcionarios públicos, que a partir de la fecha tendrán los siguientes cargos:
En la Coordinación General de Servicios Periciales y Atención a Víctimas fue designada la Licenciada Yolanda Fabiola Barajas Martínez, mientras que en la Subprocuraduría de la Zona Oriente estará a cargo de la Licenciada Silvia Solorzano Flores, y en la Dirección General de Investigaciones y Procesos Penales de la misma región la Licenciada Naybi Ríos Sandoval.
También se realizaron relevos en la Subprocuraduría de Investigaciones Especiales (SIE), la cual estará a cargo del Lic. Ricardo Flores Delgado quien se desempeñaba como Director de Investigaciones y Procedimientos Penales de la Zona Metropolitana, la que ahora será ocupada por el Lic. Christian Cabet Vizuet Almaguer, quien anteriormente era Director de Investigaciones y Procesos Penales de la SIE, la cual tendrá como titular al Lic. Juan Carlos Luna Avilés. Asimismo, se nombró como Director de Planeación y Operaciones Tácticas de la Policía Ministerial el Agente Juan Manuel Machado Agüero.
En el área administrativa quedó como Directora General de Control Administrativo la Lic. Diana Vanessa Meléndez Isidoro, que estará como encargada de despacho de la Coordinación General de Administración y Sistemas. En la Dirección de Planeación y Evaluación fue nombrada como encargada de despacho la Lic. Rocío Salgado Ortiz, y en la Dirección General del Centro de Justicia alternativa queda como encargado de despacho el Lic. José Israel Calderón Reyes.
En casi todos los casos, se trata de jóvenes abogados que han iniciado desde abajo y que ahora están recibiendo la oportunidad de demostrar su capacidad en cargos directivos.
Ya en próximas entregas hablaremos del perfil individual de los recién designados.
HASTA EL LUNES
 

Jesús Castillo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.