Bajo el Volcán

Rius, regresa a Morelos

Con su nuevo libro, La dizque reforma heducativa

En medio mundo hay enormes problemas con la educación, aunque no tan graves como los de México: Rius

El monero regresa a vivir a Morelos; lo hace con un nuevo libro,  La dizque reforma heducativa

  • (2 Likes)
  • Comentar

Rius regresó a vivir a Morelos. Lo hace con un nuevo libro bajo el brazo –entre el más de un centenar que lleva cosechado- y que realizó durante parte del tiempo que estuvo radicando en Oaxaca.

La obra publicada por Grijalbo, seguramente, le echó a perder el festejo a muchos de los maestros de este país en su día, si es que ya lo leyeron, al tratarse de un espejo de la realidad educativa de México y en donde una “h” minúscula, del título en mayúsculas, a pesar de su mudez, clama el error y horror en que se vive: La dizque reforma heducativa.

Quienes han leído a algunos de los más de ciento diez libros escritos por Eduardo del Río García, se llevarán una sorpresa con esta edición. Y como no es una película, se puede decir por qué: los dibujos, recortes, intervenciones en imágenes y monitos de este autor han disminuido en cantidad y lo que predomina en los capítulos son los textos, las palabras por escrito.

Ese cambio respecto a lo que nos tenía acostumbrados a sus lectores, lo explica en el prólogo así: “Quizás a los 80 años se vean las cosas con más claridad pero NO a la hora de dibujarlas. Mis ojos viven en un lamentable estado y ya no me permiten dibujar como antes. No sólo me salen más feos los monos, sino que simplemente ya no me salen”.

Sin embargo, se impone la calidad –aunque haya menos cantidad- en esas imágenes  -y para no variar- que redondean con humor, ironía o crítica corrosiva las reflexiones del monero.

El ejemplo de la portada es perfecto para demostrarlo: Un hombre de gran copete le pregunta a su secretario si “educativa” lleva acento, a lo que el servicial –o servil- hombre le contesta: “si usted lo dispone, señor presidente”.

Rius acepta una nueva entrevista con Bajo el volcán, en este su retorno a la tierra de Zapata, del que por cierto, en alguna ocasión hace años –y como quedó constancia de por medio-, prometió hacer uno de sus libros para principiantes.  

*NO RESULTA FÁCIL ENCONTRAR LA PUNTA DEL HILO

-Su nuevo libro aparece más de un cuarto de siglo después de El fracaso de la educación en México (1987), pero ahora analiza el “desastre educativo”, es decir, en ese lapso hemos pasado del fracaso al desastre... nos seguimos hundiendo.

-Antes la educación se quedaba en un fracaso que podía tener solución y remedio. Pero ahora, según lo veo con mis lagañosos ojos que ya no responden igual, la educación se ha convertido en un desastre al que no le veo solución.

O la solución podría ser cambiar el sistema y tener gobernantes que realmente se preocupen por el bienestar de toda la población y no nada más de la minoría PRI-vilegiada que está en el poder.

Y eso está peor: cambiar todo el sistema sí me parece imposible (de momento).

Con el ingreso forzado de México al neoliberalismo salvaje, las cosas se han complicado muchísimo y no resulta fácil encontrar la punta del hilo...

*TODOS ESTAN SUMIDOS EN LA CORRUPCIÓN

-¿No considera usted que la solución al problema de la educación en México tiene que ver con un real involucramiento por parte de alumnos, padres de familia, directivos de las escuelas y autoridades educativas y no sólo con “reformas” legales? ¿Qué responsabilidad le toca al congreso –y no sólo a Enrique Peña Nieto- en la aprobación de la más reciente reforma educativa que ha enojado a miles de maestros en el país porque no se les tomó en cuenta para ellas, como usted dice en su libro?

-Pienso que la educación está pésimamente mal, porque todos los que forman parte en su planeación y llevada a cabo, están sumidos en la corrupción: la SEP y su onerosa burocracia de ineptos, los sindicatos que son un pantano de mierda y el magisterio, que ha dejado de ser factor de cambio porque ellos no han cambiado y hasta, muy al último de la fila, el alumnado, que viven enajenados entre la sociedad de consumo, el importamadrismo y el placer de los sentidos.

Todos esos actores están mal y tiene que cambiar, pero ¿cómo?

Y hay que añadir, como lo señalas sabiamente, el papel del congreso, que aprueba todo lo que le mandan sin buscarle el lado malo.

A los congresistas dominados por la mediocridad y la corrupción, no parece importarles ya nada, todo lo aprueban cuando viene de Los Pinos. Hemos vuelto al presidencialismo que ahora es más ignorante y banal. No hay vocación ya ni en los políticos, ni los maestros, ni los burócratas.

Necesitamos otra clase de sociedad, otro sistema que tome en cuenta las necesidades reales de la gente, que la vuelva solidaria y participativa. Pero, ¿por dónde empezamos?, ¿por el congreso?, ¿por los partidos?, ¿por los sindicatos?, ¿por el magisterio?

*HASTA LA MADRE, LA SOCIEDAD OAXAQUEÑA

¿La solución? Tener gobernantes que realmente se preocupen por el bienestar de toda la población y no nada más de la minoría PRI-vilegiada que está en el poder, dice con sarcasmo el autor. (Fotografía: José Antonio Gaspar).

-Usted le recomienda a la sección 22 del SNTE –de Oaxaca, donde usted radicó- revisar sus tácticas de lucha, sobre todo ante los reclamos de una sociedad cansada de marchas y plantones, azuzada por las televisoras, ¿hacia dónde puede canalizarse  ese movimiento insumiso y que se ha atrevido a  levantar su voz frente al poder?

-En Oaxaca tuve la oportunidad de estar en contacto con los maestros y lamento decir que la mayoría del magisterio (con sus plausibles excepciones) no tiene la menor idea de lo que podría significar ser maestro, guía de la juventud y la niñez.

Sólo les preocupa lo suyo, sus sueldos, sus prestaciones, sus privilegios o la forma como pueden seguir chantajeando a las autoridades con sus marchas y sentones y bloqueos, que ya tienen a la sociedad oaxaqueña hasta la madre. Hay una falta de conciencia política increíble que se manifiesta en seguir recurriendo a esos métodos "de lucha" que ya se vio que no llevan a nada. Los que se dicen de izquierda en los sindicatos magisteriales, manejan todavía los lemas y las ideas que se usaban hace 50 años, como tomadas de los folletos de Lenin o del Partido Comunista.

Es común ver en las calles de Oaxaca, carteles donde aparecen Marx, Lenin, Mao... ¡y Stalin!, llamando a la toma del poder por una alianza obrero-campesina, y convocando a huelgas generales y medidas por el estilo, o llamando a la lucha armada...

¡Eso ya no funciona, camaradas! Hay que echar a andar la imaginación y pensar en mejorar realmente la educación y no sólo sus ingresos como maestros. Quieren cambiar la sociedad sin analizar su real y verdadera situación.

Pero dudo que hagan caso... (sospecho que también a los sindicatos les falta educación... política y actualizada).

*LA ESCUELA, COMO LUGAR DE DISCUSIÓN DE LO QUE PASA DIARIO

-Varias de sus propuestas para mejorar la situación actual de la educación nacional se basan en el trabajo del maestro, al que usted define como “el factor de cambio más importante que existe en el país”, pero al mismo tiempo habla de la corrupción al interior del SNTE y que los del CNTE tampoco son dechados de buena conducta y preparación. ¿La esperanza del cambio está entonces en unos pocos?

Por otra parte, en la formación de los maestros, usted enfatiza en la necesidad de que lean a Freinet y a Freire, ¿eso también ayudaría a que vieran cuáles materias son “inútiles”, qué otras materias nuevas se necesitan hoy en día y a que descubrieran la importancia de discutir en la escuela “lo que está pasando todos los días alrededor nuestro”, como afirma en su libro?

-En mi modesto y molesto librito, (para principiantes como todos los que he hecho) trato de señalar lo más importante de todo, según lo veo: cambiar los métodos pedagógicos, cambiar la escuela, cambiar los programas de estudio, cambiar la manera de pensar y de enseñar de los maestros.

En Finlandia (primer lugar mundial en resultados educativos) ya no imparten materias. Han convertido a la escuela en un   lugar de discusión de lo que pasa todos los días en su sociedad.

Hablan y discuten de religión, de política, de sexo, del narco, de la guerra, del militarismo... es decir, de todo lo que forma parte de la vida diaria. Y de todos esos temas, ¡en México no se puede hablar en las escuelas!  ¿Por qué no se pueden analizar las diferentes opciones religiosas, políticas o de alimentación?

Dentro de toda la crítica que hay en el libro, señalo también las posibilidades que hay de llevar a cabo la educación, aunque como no soy pedagogo, no lo hago en forma ordenada y como sistema, sino dando sugerencias y soluciones que se han llevado a cabo en otras partes.

En medio mundo hay enormes problemas con la educación, aunque no son tan graves como los de México.

*UNA HIPÓTESIS MEDIO AUDAZ

-En este libro se lanza durísimo contra la fe que promueven las religiones, porque también le atribuye responsabilidad en el desastre educativo.

-Al final del libro planteo una hipótesis medio audaz, sobre lo que yo creo que es un gran impedimento para tener en México un buen sistema educativo, que es el predominio de la fe sobre la razón en la mayoría de la población.

Desde niños nos llenan el coco de falsedades y mitos religiosos, que nos impide razonar las cosas libremente.

No se puede educar a un niño que ha sido dizque educado con la "santa" Biblia, ni podemos pretender que una maestra católica o protestante se olvide de sus ideas religiosas cuando está dando su clase. Pero ese es otro problema y no pretendo que nuestro pueblo deje de ser católico ignorante de la noche a la mañana. Ésa si es una verdadera utopía: vivir en una sociedad laica.

*LIBRO PARA QUE SE ENTIENDA EL PROBLEMA... Y YA

A manera de despedida y como reflexión final, Rius asegura: “quizás muchos vean el libro como incompleto y superficial porque no está lleno de tecnicismos ni estadísticas o citas intelectuales de grandes pedagogos.

 

Es un libro para que se entienda el problema, y ya, los que están metidos en la olla, hagan (o piensen por lo menos) lo que se pueda para resolver el problemón de nuestra pésima educación”, dice a manera de “pelotazo”, para dejar el balón en otra cancha.

Visto 3119 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Ant. Las obras de gráfica son originales múltiples, tan válidas como una pintura: María Helena Noval
Sig. Celebraciones en torno al Día Internacional de los Museos

Hay 2420 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.