Ciencia

¿Cuál es la diferencia entre una variante y una cepa de coronavirus?

Como si un coronavirus no fuera suficiente para preocuparse, ahora parece que hay varias versiones apareciendo en todo el mundo.

Los Angeles Times en Español.
  • Like
  • Comentar
  • Compartir

Hay uno de Reino Unido, que parece ser un 56% más transmisible que sus predecesores y que está arrasando en Estados Unidos.

Hay uno de Sudáfrica, que está demostrando ser experto en evadir nuestras nuevas vacunas contra COVID-19.

Sin embargo, otro de Brasil puede tener una habilidad asombrosa para volver a infectar a personas que ya han sobrevivido a un ataque del coronavirus.

Y luego está el de cosecha propia, que parece propagarse más rápido en California que cualquiera de sus competidores, y puede haber jugado un papel clave en el aumento mortal durante las festividades en el estado.

Los investigadores se apresuran a aprender más sobre estas y otras encarnaciones del SARS-CoV-2: ¿Son más contagiosas? ¿Más mortales? ¿Más inmunes al tratamiento?

Mientras tanto, el resto de nosotros estamos tratando de entender una pregunta más fundamental: ¿son variantes o cepas?

Parece que debería haber una respuesta fácil. Sin embargo, como ocurre con muchos aspectos de la pandemia, no es así.

Antes de continuar, hagamos una pausa para una breve revisión de la genética básica: Los seres humanos comparten un genoma común que varía entre las personas. Estas diferencias explican nuestra variación en altura, color de cabello y otros rasgos, lo que los científicos llaman fenotipo.

De manera similar, los coronavirus SARS-CoV-2 comparten un genoma que se ve un poco diferente de una muestra a otra.

Cada vez que un virus hace copias de sí mismo, una o más de las letras del genoma pueden escribirse incorrectamente. Los coronavirus son bastante buenos en la corrección de pruebas, pero los errores siguen llegando. Así es como surgen las mutaciones genéticas y todo es perfectamente normal.

Si una mutación dificulta la replicación del virus, por ejemplo, si resulta en un cambio físico que obstaculiza su capacidad para ingresar a la célula huésped, ese virus se extinguirá y se llevará la mutación con él. Por otro lado, si esto otorga una ventaja competitiva, se propagará más rápidamente que sus rivales.

También hay casos en los que un virus con una mutación en particular simplemente despega porque está en el lugar correcto en el momento adecuado para entrar en la planta baja de un brote. Los genetistas llaman a esto un “efecto fundador”.

Cuando una mutación cambia el genoma de un virus, se convierte en una nueva variante. Más allá de eso, las cosas se complican.

La confusión sobre los términos “variante” y “cepa” es anterior al COVID-19. Parece que los virólogos nunca llegaron a definir sus términos.

Así es como un grupo de científicos explicó la situación en un artículo de 2013 en la revista Archives of Virology, en el que explicaron cómo llamar a los miembros de la familia Filoviridae, que incluye los virus del Ébola y Marburg:

“No está claro cómo distinguir sus subclases individuales (cepas, variantes genéticas, genotipos, mutantes, etc.), principalmente debido a la falta de definiciones para estos términos y la ausencia de pautas de aplicación general para asignarles virus”.

Un par de científicos entraron en esta fisura el mes pasado con una definición viable para la era del COVID-19.

La distinción entre una variante y una cepa depende de si el virus en cuestión se comporta de manera distinta, según el Dr. Adam Lauring, quien estudia la evolución de estos organismos de ARN en la Universidad de Michigan, y Emma Hodcroft, experta en filogenética viral en la Universidad de Berna en Suiza.

“Los genomas que difieren en su secuencia a menudo se denominan variantes”, explicaron Lauring y Hodcroft en el Journal of the American Medical Assn. “Estrictamente hablando, una variante es una cepa cuando tiene un fenotipo diferente y que se puede demostrar”.

En otras palabras, una muestra de coronavirus particular puede contener una o más mutaciones de las que carece otra muestra. Si no hay una diferencia funcional detectable, es simplemente una variante.

Sin embargo, si esas mutaciones hacen que el espécimen sea más transmisible que sus predecesores, o le otorgan una capacidad adicional para evadir un medicamento o vacuna, o lo altera de otra manera significativa, entonces califica como una cepa distinta.

Los dos términos han sido intercambiados indistintamente, especialmente por aquellos que se han convertido en virólogos de sillón durante el curso de la pandemia. Pero no son sinónimos.

“Las distinciones son importantes”, escribieron Lauring y Hodcroft.

Otra definición de cepa proviene de Nancy R. Gough, científica y editora que explica el mundo biológico en su sitio web, Bioserendipity. Según ella, una variante viral que se vuelve dominante en su población gana el derecho a ser llamada cepa.

No importa si ese dominio se logró a través de una genética superior o por casualidad, agrega.

Según estas medidas, el virus de Sudáfrica califica como una cepa porque su respuesta, o la falta de ella, a las vacunas contra COVID-19 lo distingue de otras versiones del SARS-CoV-2. Su comportamiento es tan singular que los investigadores de los antígenos están diseñando inyecciones de refuerzo para atacarlo.

El coronavirus de Reino Unido también cuenta como una cepa porque se propaga más fácilmente que otras variantes.

De hecho, los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, han pronosticado que el virus de Reino Unido se está transmitiendo tan rápido que va en camino de convertirse en la “variante predominante de EE.UU para marzo”.

 

Visto 1584 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Ant. Todo el virus de Covid-19 que circula en el mundo cabe en una lata de refresco
Sig. Descubren un nuevo coronavirus en murciélagos que podría ayudar a frenar la pandemia

Hay 2034 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.

0
Shares

¿Te gusta lo que ves?

Pulsa los botones de abajo para seguirnos, no te arrepentirás ...