Tech

La misión de su vida: poner un dron en Titán en 2034

J. Arnoldo Bautista Corral
  • Like
  • Comentar

Todos sabemos que la NASA está construyendo robots para explorar otros planetas así como desarrollando tecnología de vehículos no tripulados para la Tierra. El siguiente paso lógico que esperaríamos es el uso de drones-robot en el espacio.

De hecho, Quartz publicó en el 2015 que el  Centro Espacial Kennedy de la NASA estaba desarrollando nuevas formas de explorar otros planetas y asteroides utilizando robots que pueden volar a lugares a los que sus vehículos todo terreno no pueden llegar y cuyo diseño se parecía mucho a los quadricópteros  tradicionales. Pero en el espacio suele haber una clara falta de aire, lo que significaría que los ingenieros de la NASA no necesariamente podrán usar siempre los sistemas de propulsión que se encuentran en la mayoría de los drones comerciales, ya que las pequeñas hélices no serían suficientes para empujar a la nave a través de finas atmósferas, por lo que la agencia ya había creado y probado nuevos sistemas de propulsión alternos a base de motores de gas frío.

Al respecto, un estimado colega nos comparte el presente artículo publicado en el boletín digital de PHYS.ORG en seguimiento a un artículo previo  publicado por la NASA el 28 de junio de 2019, titulado “La NASA enviará un dron a Titán en búsqueda de vida”. Veamos de que se trata el presente artículo…

Elizabeth Turtle se llenó de alegría cuando, el 26 de junio pasado, recibió una llamada de la NASA: su proyecto de enviar un dron a Titán, la luna más grande de Saturno, recibió luz verde, y venía acompañado de un presupuesto de casi mil millones de dólares. ¡Woow!

Pero el lanzamiento de "Dragonfly" -así se le llama a este dron- no ocurrirá hasta 2026, seguramente un detalle frustrante, dado que ella ha estado estudiando Titán durante 15 años.

"Realmente no va a parecer mucho tiempo, y creo que se va a ir muy rápido, porque hay tantas cosas que debemos hacer", dice "Zibi" Turtle, de 52 años, una científica planetaria del Laboratorio de Física Aplicada “Johns Hopkins”, un gran centro de investigación y desarrollo cercano a Washington que emplea a siete mil personas.

El dron de 590 kilogramos (1,300 libras) aterrizará en Titán (que está a casi 1.6 miles de millones de kilómetros de la Tierra) hasta 2034. ¿No es esto un tiempo muy largo?

"El sistema solar exterior es un lugar distante", explica la Dr. Turtle con calma. Ella parece sorprendida por la pregunta.

"Definitivamente se necesita una gran cantidad de paciencia para explorar el sistema solar exterior".

El ritmo de la ciencia planetaria no se parece en nada a la mayoría de las otras disciplinas científicas. Las distancias son tan lejanas y los robots que enviamos son tan sofisticados que los investigadores generalmente dedican todas sus vidas a un pequeño puñado de misiones.

Educada en el MIT y en la Universidad de Arizona, la Dra. Turtle recuerda las primeras imágenes superficiales de Titán, tomadas por el telescopio espacial Hubble en la década de 1990. La investigadora fue una de las primeras personas en recibir imágenes más cercanas de Titán enviadas en 2004 por la sonda Cassini, que se había lanzado siete años antes.

"Fue fascinante ver las nubes en otro planeta", apunta Zibi. "Y no teníamos idea de lo que había en la superficie. Podíamos ver áreas oscuras y brillantes".

La sonda europea Huygens, lanzada a la superficie por Cassini, logró enviar algunas imágenes de primer plano antes de estrellarse. El mundo miraba, estupefacto, a los canales del río que cruzaban la superficie de Titán.

"Eso fue un verdadero avance", añade Zibi.

Durante los próximos años, Titán comenzó a tomar forma: un extraño cuerpo celeste con temperaturas en la superficie de alrededor de -290 grados Fahrenheit (-179 grados Celsius). Es más grande que Mercurio y nuestra Luna, con una corteza hecha de hielo de agua y atravesada por ríos y lagos de metano líquido que fluye.

Los vientos soplan, las nubes se mueven y llueve (metano) sobre los valles, dunas y montañas que forman la superficie de la luna. Los volcanes fríos pueden incluso arrojar agua como su lava.

Eso es lo que es tan extraño, ¿verdad? Porque Titán tiene materiales tan diferentes. Y, sin embargo, tiene una geología muy parecida a la Tierra," comenta la doctora Turtle.

Los científicos creen que las condiciones en Titán son similares a las de la Tierra primitiva, antes de que aparecieran las primeras formas de vida. Sospechan que el metano líquido podría desempeñar el mismo papel que el agua al hacer el salto entre la química y la biología.

Dragonfly, que servirá como un mini laboratorio de química, volará de un sitio a otro durante años, en busca de moléculas complejas basadas en carbono, lo que los investigadores llaman los componentes básicos de la vida.

Las moléculas recolectadas de un antiguo lecho del río pueden ser diferentes de aquellas que nunca se mojaron. Todos los rastros de la historia primitiva de la Tierra han sido borrados. Titán podría ofrecer un viaje en el tiempo.

¿Y si Dragonfly no encuentra nada?

"No hay forma de que no aprendamos algo de Titán", responde la Dra. Turtle, sin ninguna duda. "No importa lo que encontremos, nos dirá algo".

La exploración planetaria ha enseñado a la doctora Turtle que "el sistema solar es más creativo que nuestra imaginación".

"Siempre hay sorpresas", agrega.

Ahora su equipo necesita terminar de diseñar y comenzar a construir Dragonfly: cuatro pares de rotores, un generador nuclear en miniatura, una batería de iones de litio, 10 cámaras, dos simulacros de muestreo y cuatro instrumentos científicos.

Cientos de científicos e ingenieros de diferentes instituciones están involucrados en el proyecto.

El ingeniero de sistemas de la misión Ken Hibbard ha trabajado innumerables noches y fines de semana durante meses. Él sabe que va a envejecer con el proyecto.

"Usted invierte gran parte de su tiempo y energía, un poco de su alma entra en cada uno de estos conceptos", dice.

"Somos más de dos. En realidad, son cientos de personas las que se unen y hacen que las cosas sucedan. Y nadie quiere decepcionar a nadie".

Probablemente estará en el centro de control en 2026 para el lanzamiento. La doctora Turtle, por otro lado, quiere asistir al lanzamiento en persona, para presenciar el despegue del cohete con Dragonfly a bordo.

"Ese sería el plan", dice ella.

 

Fuentes:

 

https://qz.com/469334/nasa-is-working-on-drones-that-can-fly-in-space/

https://sg.news.yahoo.com/mission-lifetime-drone-titan-2034-161652406.html

https://phys.org/news/2019-07-mission-lifetime-drone-titan.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 2059 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
Ant. El programa Apolo impulsó numerosas tecnologías, hoy cotidianas
Sig. Si usas FaceApp no te quejes de que tu info sea usada por terceros...

Hay 2613 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.

0
Shares

¿Te gusta lo que ves?

Pulsa los botones de abajo para seguirnos, no te arrepentirás ...