La dignidad de un edificio icónico de Cuernavaca La dignidad de un edificio icónico de Cuernavaca
Publicado en Turismo Domingo, 04 Noviembre 2018 05:16

La dignidad de un edificio icónico de Cuernavaca

Escrito por

Uno de los edificios icónicos de Cuernavaca es el Palacio de Cortés, importante no solo para la historia de nuestra ciudad, sino de México. Se trata de la edificación civil más antigua de América continental donde, además de ser la cabecera del marquesado del Valle de Oaxaca, fue el lugar donde se tomaron decisiones que marcaron el rumbo económico del país, como la introducción de la caña de azúcar, la explotación del gusano de seda o del ganado caballar y vacuno, por señalar algunos rubros.

En este palacio se planearon exploraciones que redimensionaron la geografía de México y del planeta, desde expediciones a Centro América, la Baja California, antecedente de la presencia mexicana en Alaska, la islas Revillagigedo e incluso viajes hasta Indonesia.

En el Palacio de Cortés estuvo preso José María Morelos y Diego Rivera pintó un mural sobre nuestra historia. Actualmente es sede del Museo Cuauhnáhuac y cuando fue intervenido para tal fin se tuvo el acierto de dejar expuestos los vestigios de un templete prehispánico, sobre el que se edificó la construcción novohispana.

El sismo del 19 de septiembre de 2017 le causó daños estructurales en su planta alta, fachada oriente, poniente y sur, con grietas, fisuras, desplomes y   desprendimiento de material constructivo. Además se  afectó el mural de Rivera. Sin embargo estos daños están siendo atendidos por el INAH y nuestro patrimonio estará resguardado.

Las fisuras, desprendimientos y daños al mural se resolverán, a pesar de su complejidad y costo, pero desgraciadamente tan valioso inmueble está circundado por el caótico fenómeno, del llamado comercio informal, patología que se sabe cuando aparece pero no cuando se irá.

La ubicación de negocios ajenos a la normatividad, que la inmensa mayoría de los ciudadanos están obligados a respetar, llegan a asentarse en plazas públicas y frente a monumentos que representan la valía más apreciada del patrimonio nacional, lumpenizando espacios que representan lo más valioso de una comunidad. Lo hacen porque son los sitios más visitados y de esa manera pretenden aprovechar tal afluencia para ofertar sus mercancías;  la paradoja es que las personas que los visitan lo hacen con la expectativa de disfrutarlos en toda su dignidad, misma que se pierde con la anarquía, lo que puede significar que las personas decidan no ir más, preguntándose cómo es posible que exista tal descuido.

Este artículo no tiene como objetivo atacar a persona alguna, sino defender una herencia que nos pertenece a todos. El edificio a que nos referimos tiene antecedentes en construcciones de España, Santo Domingo y Cuba, donde sería impensable que se les abandonará de ésta manera.

Se está matando a la gallina de los huevos de oro y saboteando la posibilidad de que, como se sueña, nuestro estado sea “anfitrión del Mundo”. Morelos no merece estar preso nuevamente en el Palacio de Cortés.

Texto y fotografías: Sistema de Archivos Compartidos UAEM-3Ríos (Adalberto Ríos Szalay, Ernesto Ríos Lanz, Adalberto Ríos Lanz)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Turismo
Etiquetado como

Lo último de La Redacción

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.