Publicado en Vida y Estilo Lunes, 07 Octubre 2019 13:51

Para bajar de peso primero necesitas aprender a manejar tus emociones, según experto

Escrito por KARLA MARTÍNEZ

¿Comes aunque no tengas hambre? ¿Estás buscando bajar de peso, pero no puedes dejar de comer? Papitas, dulces, galletas, pan, refresco o pizza son algunos de los alimentos que ingieres en exceso debido a ¿las emociones?

A veces los peores antojos aparecen cuando estás en alguna situación que implique una emoción negativa. El estrés, la ira, la tristeza, la ansiedad, el aburrimiento, entre otras pueden estar provocando que comas de manera excesiva y, por ende, estés subiendo de peso.

De acuerdo con un artículo publicado por Mayo Clinic, comer emocionalmente puede arruinar tus esfuerzos para bajar de peso:

Comer como reacción al malestar emocional es una forma de suprimir o calmar las emociones negativas, como el estrés, la ira, el miedo, el aburrimiento, la tristeza y la soledad.
Momentos que causan un shock o un efecto negativo en tu vida pueden desencadenar emociones que llevan a una alimentación emocional. Estas situaciones están relacionadas principalmente con conflictos con tu pareja, estrés y carga excesiva en el trabajo, problemas económicos y cansancio.

Hay muchas personas que reaccionan de manera contraria al no comer ante situaciones de shock, otras deciden consumir lo que esté a su alcance, incluso sin disfrutarlo. Medline Plus indica en un artículo que los alimentos con alto contenido de azúcar, grasa y sal pueden volverse más atractivos cuando hay estrés o sentimientos que afectan tu humor.

El impulso por comer sin sentir hambre se puede convertir en un hábito. Y, en ocasiones, después de ingerir ese alimento las emociones se pueden multiplicar al sentir culpa por haberlo hecho.

Nadie se salva de los problemas y días malos, pero existen métodos para calmar esas emociones y evitar tener atracones de comida, que al final del día, podrían dañar tu salud.

 

Respira

El estrés es uno de los principales saboteadores de la subida de peso. Tiene un efecto que puede paralizar el cuerpo y bloquear los pensamientos, por lo que buscas alimentos para distraer ese sentir.

Puedes probar con técnicas de control del estrés con respiraciones profundas, meditación o realizando alguna actividad física como yoga, baile y cross fit.

Snacks saludables

Si se te dificulta controlar el antojo de ingerir alimentos, opta por comer bocadillos saludables como frutas y verduras. También puedes combinarlo con nueces o almendras.

Una taza de palomitas naturales (sin mantequilla, sal, aceite ni ningún otro complemento) es un buen aliado para satisfacer tu antojo sin agregar tantas calorías a tu cuerpo.

Diario de comidas

Los especialistas de Mayo Clinic recomiendan llevar un diario de comidas en donde escribas lo que comes, la cantidad, el momento en que lo haces y cómo te sientes después de consumir ese alimento.

Después podrás analizar lo que anotaste, para encontrar patrones que indiquen alguna relación entre tus emociones y el tipo de comida que consumes.

 

Piensa dos veces

¿En realidad tienes hambre? Si tienes poco tiempo de haber ingerido tu última comida, probablemente no es hambre y sólo es un antojo. Puedes intentar calmarlo tomando agua, pues en ocasiones la sed se confunde con las ganas de comer y aumenta la saciedad, según datos de Mayo Clinic.

Come lentamente

Comer por sentir emociones negativas significa comer sin pensar y, muchas veces, se llega a perder la cuenta de lo que se ha consumido.

Es importante poner atención a la comida que estás ingiriendo, así como comer detenidamente. Esto ayudará a sentirte satisfecho y sin tentación de seguir metiendo comida a tu cuerpo.

Come lentamente

Comer por sentir emociones negativas significa comer sin pensar y, muchas veces, se llega a perder la cuenta de lo que se ha consumido.

Es importante poner atención a la comida que estás ingiriendo, así como comer detenidamente. Esto ayudará a sentirte satisfecho y sin tentación de seguir metiendo comida a tu cuerpo.

Busca ayuda

Si probaste varias formas de controlar tus antojos y no viste resultados, o te sigues comiendo tus emociones, es momento de acudir con un especialista.

Un terapeuta puede brindarte las herramientas necesarias para entender tus emociones, los motivos que te orillan a comer de manera descontrolada y ver cómo solucionar esas sensaciones.

Publicado en Vida y Estilo
Etiquetado como
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.