Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

Sábado, 16 Febrero 2019 05:22

El Capitán América y la leucemia

Emiliano Zapata.- A las 9:45 de la mañana Andrés Alejandro Hernández Eusebio llevaba una gorra negra y un tapabocas, el traje nuevo del Capitán América charoleaba la entrada del Hospital del Niño y el Adolescente Morelense. Su abuela Leticia lo llevaba de la mano, orgullosa, aunque el pequeño de nueve años quería soltarse: un superhéroe no necesita ayuda, está para ayudar.

Andrés se veía como un niño normal porque nadie lo vio en la cama 9 del piso 2 de oncología: acostado, en pijama, aburrido y con unas ganas tremendas de salir corriendo hacia su casa, más cuando supo que los migrantes de la Federación de Clubes Morelenses (FCM) de Chicago le habían mandado una bicicleta; eso fue el sábado 9 de febrero, cuando las coordinadoras de la FCM entregaron dinero en efectivo a Leticia Pineda Martínez, para ayudarla en los gastos de transporte del pequeño, ya que viven en Yautepec y no tienen dinero para pasajes o comidas, y para otros gastos menores que requiere un niño enfermo de leucemia. Andrés había sido internado desde el 9 de febrero (saldría el 11) por fuertes dolores de cabeza.

Hoy, 15 de febrero, Andrés se ve alegre, recibirá una bici nueva y en el segundo piso del hospital sus compañeritos pacientes y sus familias tienen una fiesta por el Día Internacional de Lucha contra el Cáncer Infantil: habrá pastel, golosinas, regalos y llegaran superhéroes a visitarlos.

Una vez que las coordinadoras de la FCM entregan la bicicleta a Manuel, éste da las gracias y se aferra a ella, la lleva hacia la entrada del hospital y se la encarga al vigilante. Entra con su cáncer en el cuerpo, vestido como el Capitán América.

El sábado pasado Leticia Pineda Martínez, de 57 años, ama de casa, relató que ella cuida al pequeño, que se le detectó el cáncer a principios de octubre de 2018, y que desde ese momento ella se ha hecho cargo del niño. También contó que tiene a tres nietos más bajo su cargo y cuidado: una de 17 en la prepa, una de 13 en la secundaria y otra de 11 años, que va en la primaria y es hermana de Andrés.

"No recibo apoyo de los padres de mis nietos o si lo recibo es muy, pero muy poco, y es muy difícil sobrevivir, antes tenía yo una pequeña frutería, pero con la enfermedad de mi niño tuve que perderla, porque cuando se enferma o está en tratamiento ocupa todo mi tiempo. A principio de octubre del año pasado le diagnosticaron leucemia y comenzó sus quimioterapias. El próximo martes 19 de febrero le toca quimio, de nuevo”, dijo.

Minutos después de la entrevista, en el área de oncología, las familias de los pequeños pacientes tendrían una fiesta.

Por primera vez en el hospital se tocaría la “Campana de la vigilancia”: ocho niños que “sobrevivieron” al cáncer, pasarían a tocar una campana metálica, como señal de que concluyeron una etapa (de tratamiento con quimioterapias) y entraron a otra, la de vigilancia de su enfermedad.

El director del área de oncología, Omar Tello Terán, dijo que tenían 119 pacientes activos. Alrededor de 60 niños ingresan al año a esta área, hay más niños que niñas, de todas las edades hasta los 19 años, mayor incidencia de 5 a 9 años, provenientes de todos los municipios de Morelos y de algunas partes de Guerrero, ya que es un hospital regional.

Por su parte el doctor Omar Beltrán Galindo, responsable estatal del Prevención y tratamiento del cáncer en la infancia y la adolescencia, dijo que el cáncer es curable si se detecta a tiempo y afirmó que los padres pueden ayudar a detectar este padecimiento:

“El principal diagnóstico es la leucemia aguda, los síntomas de alarma son palidez, cansancio, fiebre por más de siete días y que no responde a tratamientos, sangrado por nariz, aparición de moretones sin causa aparente, puntitos en la piel, dolor de huesos incapacitante. Para el caso de tumores del sistema nervioso central, los síntomas son dolores de cabeza progresivo, que no responde a tratamiento con analgésico y vómito en la mañana o en la madrugada, dolores de cabeza. En el caso del linfoma, hay crecimiento de ganglios, si es arriba de la clavícula puede ser un cáncer que viene del tórax, los ganglios que miden más de cuatro centímetros en cualquier parte del cuerpo, cuello, axilas, ingles, se deben revisar porque son indicativos”, explicó.

 

Lunes, 11 Febrero 2019 06:45

La historia de Job

Aquí reposan los restos de una criatura que fue bella sin vanidad, fuerte sin indolencia, valiente sin ferocidad y tuvo todas las virtudes del hombre sin ninguno de sus defectos.

LORD BYRON

(Epitafio para un perro)

 

Xoxocotla. El animal era una verruga de sufrimiento: la sarna le había invadido todo el cuerpo y andaba, como muchísimos más, sueltos, atravesando como zombi por la carretera Alpuyeca-Jojutla, esperando que algún piadoso conductor de un tráiler lo atropellara para “ahorrarle sufrimiento al pobre perro”.

Igual que los grupitos de alcohólicos que se juntan en la banqueta del Oxxo del crucero a Tequesquitengo, los perros enfermos de la calle (o de dueños irresponsables, corregirían los animalistas) se unen en manadas y buscan comida y la consiguen en la basura que la gente arroja en los lugares baldíos o en las esquinas de la calle sucias y polvosas.

El hambre y la necesidad de un techo o la suerte o quién sabe qué llevó al esquelético animal a las inmediaciones de la Escuela Secundaria Técnica número 19, donde dos trabajadores -Yesenia Daniel Ménez, administrativo- y Benjamín Guerrero Lara, profesor de artes visuales- observaron al perro a punto de morir e intentaron darle auxilio.


“Pobre perro”

Del “pobre perro” pasaron a la acción:

“Llegó un día hasta que el profe Benjamín me dijo ‘pues hay que hacer algo’ y yo le dije que sí, buscamos un veterinario de Xoxocotla y vino como por el 15 de diciembre, esa fue la primera vez que el perro recibió atención médica. El veterinario se puso guantes, puso una báscula en el piso y su maletín, agarró al perro que ni esfuerzo hizo por zafarse porque era prácticamente huesos, y lo pesó: 13 kilos aproximadamente. Nos dijo que estaba mal, de por sí a simple vista se veía que estaba mal, que la sarna es un ácaro en la piel que les hace mucho daño, que había dos o tres posibilidades de atenderle la sarna, la primera era darle un baño y aplicarle una crema, pero lo vimos difícil porque estamos en una escuela y sería difícil bañarlo y estarle aplicando el tratamiento, la otra opción era un tratamiento con un medicamento que el veterinario no tenía, y la que escogimos, que fue la aplicación de una vacuna que le ayudaría a mejorar su piel. Al día siguiente de que le aplicaron la vacuna nos iríamos de vacaciones de fin de año; muchos compañeros maestros y niños vieron que un veterinario vino a ver al perro, pero creí que sería necesario ponerle un letrero:

“Estoy en tratamiento, no me maltrates, quiero vivir”, le puse, porque su aspecto era muy triste y porque no sabíamos si viviría hasta que regresáramos de vacaciones”.

Los directivos, administrativos, niños y maestros regresaron de vacaciones dos semanas después. Yesenia y Benjamín buscaron al perro; éste había sobrevivido, su salud había mejorado: de una piel que se le caía a pedazos, ahora se veía más o menos sana. Seguía en los huesos, por lo que le llevaron croquetas y todos los días lo alimentaban.

Todos suponían que el perro era mudo, así lo conocieron, silencioso; pero uno de esos días que le llevan de comer ocurrió un milagro: ¡el perro ladró!

“El miércoles 30 de enero vino por segunda vez el veterinario para ponerle una segunda inyección y terminar el tratamiento. Esta vez el veterinario pidió un mecate para amarrarle el hocico porque el perro ya respondía a su entorno, también empezaba a defenderse de los otros perros. Pesó pasados de los 14 kilos, casi 14 y medio”.


Job

Job perro (que es el nombre que lo puso Yesenia porque le recordó al personaje bíblico Job, al que Dios mandó desgracias, y enfermedades en su cuerpo para probar al Diablo que la fe de ese hombre era muy grande) ya no es un foco de infección ni un muerto en vida, anda por toda la escuela (como varios perros que han tomado la secundaria por su casa). Ahora ya no da asco ni sufre las corretizas de los chamacos ni lo echan a pedradas.

El maestro Benjamín Guerrero Lara dijo que no ayudaron a Job para presumir, sino porque es un ser vivo que sufría: “me daba lástima y vergüenza de mí, como persona de no hacer nada por él; yo tengo perros y los cuido, pero éste estaba totalmente abandonado, mal, no podía ni siquiera competir con los otros por comida”.

Explicó que junto con Yesenia asumieron la responsabilidad de cuidar al perro y ahora que están viendo los resultados se sienten bien consigo mismos.


Reacción en cadena

Las fotografías de Job perro publicadas en Facebook han sido compartidas muchas veces y han llegado a los ojos y al corazón de varias personas que quieren ayudarlo: unos chicos universitarios ofrecieron construir una casita de perro; una fotoperiodista ofreció pagar parte de las medicinas y comidas.

El caso también llegó a oídos de personas que protegen animales, quienes ofrecieron pláticas de sensibilización a los maestros y a los chicos de la escuela que adoptó al perro. Incluso se habló de una campaña de esterilización perruna.

Juan Carlos Chávez García, director de la secundaria, felicitó a los profesores que atendieron a Job y dijo que fue una iniciativa individual. A partir de este hecho se han pensado construir un albergue a los perritos que hay en la secundaria y fomentar entre los alumnos el cuidado de estos animales para que lo repliquen en sus casas.

También han pensado en responsabilizarse del cuidado y alimentación de los perros para emplearlos como vigilancia del plantel.

“Los perros callejeros acá en Xoxocotla son un problema grave por los focos de infección que generan entre los propios animales y con las personas”, expuso.

Sobre el ofrecimiento de asociaciones protectoras de animales de acudir a dar pláticas sobre cuidados animales, dijo que el plantel tiene las puertas abiertas para estas iniciativas y que apoyarán al cien por ciento estas acciones:

“Una comunidad, como Xoxocotla, si queremos cambiar el ambiente, la convivencia, la cohesión social, inhibir la delincuencia, tenemos que empezar por la gente que es más fácil de moldear, que son los niños y los adolescentes, estos están en un proceso en el que están adquiriendo una personalidad, si le damos valores que puedan generar un ambiente sano ellos crearan ambientes sanos en donde vivan y convivan. Nosotros estamos dispuestos a colaborar en todo lo que contribuya a formar a los adolescentes, bienvenida cualquier iniciativa que ayude a eso”, concluyó.

Un joven fue detenido por alterar el orden público, en el centro de Cuernavaca, la mañana de este viernes.

Al ser subido a una patrulla, el hombre manifestó que policías lo detuvieron tras reclamarle a la ex pareja de su compañera, quien continuamente recibía mensajes sexuales y agresivos; agregó que hoy se lo encontró en la calle y le reclamó, llegando a los golpes.

Los hechos ocurrieron frente al Jardín Juárez, en el centro de la capital de Morelos.

La pareja del muchacho detenido, que se encontraba con él, confirmó que recibía y amenazas desde hace tres años que se separó de su ex compañero.

Martes, 05 Febrero 2019 05:15

Once perros por trece

Jojutla.- Llegaron desde las 10 de la mañana el domingo 3 de febrero, para instalarse debajo de uno de los contados árboles que hay en el estacionamiento de un conocido centro comercial, a la salida de Jojutla, pero como vieron que nadie preguntaba por los animales, se acercaron a la entrada, donde el flujo de gente era mayor.

Eran 11 perras de diferentes edades, limpias, con un trapo encima color naranja, con unas letras: “Adóptame”, los colores se dividían, negro y amarillos; todas eran perras criollas o “corrientes”, como les llama la gente. Varias chicas tenían a los canes con una correa sencilla.

Patricia de la Peña, integrante de la Asociación Patitas de Amor, dijo que las perras estaban vacunadas, esterilizadas y desparasitadas, como venían de hogares donde habían sufrido maltrato y se les cuidó bien en el albergue, eran perras muy tranquilas, cariñosas, obedientes: sólo esperan un hogar en donde se les quiera.

Platicó que es difícil que la gente adopte animales adultos, ya que prefieren cachorritos o perros que tengan un porcentaje de razas conocidas como Pastor Alemán, Rod Wailer u otros.

La mayor parte de los perros que tienen en el albergue son rescatados, de hogares donde los han lastimado, en donde han sufrido maltrato:

“Nos llaman para decirnos que vayamos por los perros porque se van a cambiar de casa, porque alguien de la familia ya no quiere tenerlos y los van a echar a la calle, por mil razones. También tenemos diez perros en hogares temporales y tenemos que ayudar a esos hogares con croquetas”.

Expuso que cuando da un perro en adopción no se entrega por el simple pedimento, el adoptante debe comprometerse a cuidar y querer al animal, además de que si en dos o tres meses no puede seguir con él, lo puede regresar.

Patricia dijo que desde que Patitas de Amor está trabajando, en Jojutla ha disminuido la población de perros callejeros, pero en municipios cercanos, como en Zacatepec, hay muchos; pero en donde más hay es en Xoxocotla. En estos lugares, principalmente en las cabeceras municipales o en las carreteras donde hay concentración de personas o negocios, se ha visto a perros con enfermedades de transmisión sexual que, si no se atienden, causan una muerte muy dolorosa y lenta.

“El mayor logro que tenemos son las campañas de esterilización a bajo costo que se realizamos. Son una vez al mes, en el estacionamiento ubicado a un lado, donde antes era Telmex de Jojutla, hay un veterinario que trabaja con nosotros desde hace 14 años y tiene 25 años de experiencia como veterinario”.

Mientras se realizaba la entrevista, un hombre se acercó para preguntar si tenían en adopción perros grandes, los quería para cuidar un rancho o granja. Las chicas le dijeron que no tenían sino las perras que estaban allí, el hombre dio las gracias y se fue.

Patricia de la Peña mencionó que una mujer le había hablado, para decirle que la acababan de correr de la casa que rentaba porque no puede tener la perrita que recogió:

“También nos dijeron que acá, en este centro comercial andaba una perrita embarazada, ya para tener a sus perritos, así que trajimos 11 perritas para dar, pero nos vamos a llevar otras dos…”

La integrante de la asociación mencionó que en el muro de Facebook se puede obtener mayor información sobre la asociación y las campañas de esterilización, además de que es una página para interactuar y reportar maltratos: (https://www.facebook.com/pg/PatitasdeAmorJojutlaAC/about/?ref=page_internal).

 

 

 

 

Zacatepec de Hidalgo. Los héroes de ahora son los grandes delincuentes como El Chapo, que es un dios en Sinaloa y en otras partes de México y el mundo; así lo ve la gente, mientras que nuestros verdaderos héroes o están en el olvido o no son respetados.

Tuvo que ser el centenario luctuoso de Zapata para que allá en Cuernavaca movieran la escultura del general Emiliano Zapata Salazar de la glorieta donde nadie la veía y la pasaran a otro sitio.

No vayamos más lejos: aquí, en Zacatepec, el alcalde “Paco” Salinas tuvo a la estatua de Miguel Hidalgo y Costilla arrumbada en un patio y luego, por presiones de algunas personas, la mandó poner en el peor lugar de Zacatepec: en vez de presumirla, parece que la quisieron ocultar como si sintieran vergüenza, platicó Jorge Cruz Quiroz, habitante de Zacatepec.

La escultura de Miguel Hidalgo (Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandarte y Villaseñor) se localiza en la esquina de la calle Escuadrón 201 y avenida Lázaro Cárdenas; se encuentra detrás de un poste de luz y uno del semáforo. Detrás hay un local donde se venden y anuncian flores y arreglos. Esa esquina ha sido de todo, desde gasolineras hasta oficina de la Policía Municipal.

Está sobre una base de 50 centímetros de altura y de allí se levanta en cuatro metros con cincuenta centímetros. De acuerdo con la ficha que aparece en la base, es obra de Estela Ubando y Carlos Kunte (se terminó en el año 2000).

Aunque es de bronce, está pintado de color oro, con ese color y esa pintura que se aplica a algunos aparatos de las ferias de pueblo pobre.

De la estatua de el “Padre de la Patria” (nacido en la Hacienda de Corralejo en Pénjamo, hoy en el estado de Guanajuato, 8 de mayo de 1753-Chihuahua, Chihuahua, 30 de julio de 1811) llama la atención que es muy difícil verla, a pesar de que se ubica en una esquina; pero cuando se descubre, ya de cerca, a pocos metros, el bulto aparece como algo feo, de mal gusto.

Quien le da nombre a este municipio (se llama Zacatepec de Hidalgo desde los años cuarenta) lleva una cadena rota en la mano izquierda y en la derecha una tea ardiendo, símbolo de libertad y de luz, porque fue el iniciador de la primera etapa de la Guerra de Independencia de México. En un lugar adecuado y una altura correcta estos elementos lucirían, sin embargo, en el sitio donde se encuentra actualmente la escultura parece un gigante, muy pero muy enojado, con cadenas y un palo dispuesto a despedazar lo que le pongan enfrente.

De acuerdo con el cronista Agur Arredondo Torres, la estatua está bien hecha, pero el lugar en donde se encuentra no la hace lucir: “”si se recorre unos metros por donde está la fuente inútil y se diseña un espacio con la estatua se vería bien”, afirmó.

Sergio Mañón de la Rosa, director del Museo Comunitario de Tetelpa, dijo que la escultura primero estuvo en el parque, en el centro de Zacatepec, hasta que se amplió el estadio Agustín Coruco Díaz, y la bajaron de allí y la llevaron a la sede de la presidencia municipal, donde permaneció arrumbada por allí, luego la instalaron en la presidencia, pero no les gusto, estorbaba y luego la pusieron en el crucero.

Sobre la calle Héroes de Nacozari, frente al fraccionamiento Rinconada Las Flores en Tlaquiltenango, llamas de más de diez metros arrasaron con una plantación de cañas ubicada en la zona, alrededor de las 20:00 horas de este sábado.

No se encontró a ninguna persona que supervisara la quema de las cañas, sólo los vecinos tomaban videos o esperaban que alguna liebre saliera del incendio para atraparla.

Algunas mujeres tuvieron que pasar corriendo al pie de las llamas, para poder llegar a sus viviendas.

Ayer por la madrugada murió el cineasta morelense Julio César García Olvera a los 35 años de edad; según personas cercanas a él, su deceso ocurrió por un problema cardiaco.

Fue director, guionista y productor, realizó más de 20 cortometrajes de ficción, documentales y experimentales, así como cuatro largometrajes documentales y uno de ficción.

Su trabajo se presentó en distintos festivales internacionales de cine y programas de TV en México y otros países. Recibió mención honorífica en el Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México, al mejor documental mexicano por su película “La última y nos vamos".

 

Participó en el Merch du Film del Festival de Cannes (Francia) con su película Nahuales y fue galardonado con la Calavera de plata que otorga el Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror Mórbido por la misma obra.

En su edición número XVI, el Festival Internacional de Cine de Horror de la Ciudad de México "Macabro" presentó una retrospectiva de su filmografía desde sus primeras obras a la fecha.

César García fue docente en varias universidades, dio talleres relacionados con el cine y construyó muchas amistades con jóvenes en diferentes municipios de Morelos y en varias entidades de la República Mexicana.

Formaba parte del proyecto “Bendito Mercado”, que documenta la vida y personajes del Mercado Adolfo López Mateos, lugar donde él creció.

“Mi vida es el mercado. El mercado es un universo, yo pude estudiar Licenciatura en Artes Visuales de la Facultad de Artes en la UAEM gracias a mi padre, que tiene allí un local de flores”.

El 27 de octubre de 2017 estrenó el documental de 100 minutos ”Bendito Mercado”, en el estacionamiento de Las Flores en el Mercado Adolfo López Mateos para festejar el 53 años de la fundación de esta central de abastos (https://www.launion.com.mx/morelos/sociedad/noticias/115297-estrena-cesar-garcia-bendito-mercado-en-el-malm.html), quizá el último de sus proyectos concluidos, en donde César presenta al mercado "como un ser que mantiene vivos a muchos otros seres como él. Que se desarrolla y crece a través de su gente, que se construye de momentos y lugares, que se alimenta de esperanza y fe, que se fortalece con el ingenio, la sabiduría popular y con las ganas de vivir de quienes día a día coinciden en este pequeño universo de historias. El Mercado Adolfo López Mateos en Cuernavaca Morelos, México, un lugar que nunca te dejará sin comida y sin techo, donde nacen las verdaderas familias y el único espacio donde muchos encuentran lo más parecido a un hogar. En este contexto ha crecido mi abuelita Hilaria vendiendo sus flores, la abuelita Elvira con sus aguas frescas, ‘El Pescaditos’, el tío César, el famosísimo ‘Globiss’ o nuestro amigo Jacobo, la Voz Gemela de Rigo Tovar... quienes a través de los años han sido testigos de cómo generaciones enteras sobreviven y coexisten gracias al trabajo que se genera en este bendito mercado", explicó.

César iba a presentar ayer su película Nahuales en la Escuela de Estudios Superiores de Jojutla.

La última conversación que tuve con él, por el mensajero, giró en torno a Roma. Supo que Alfonso Cuarón había lamentado que su película no se presentara en el auditorio Teopanzolco y que las entradas (en dinero o especie) no se destinaran a los migrantes de la caravana de hondureños. Reproduzco de manera literal su respuesta:

“Creo que independientemente a las posturas políticas, el apoyar con lo que esté a nuestro alcance a cualquier otro ser humano en situación de crisis, debería ser una prioridad. En México decimos que ayudamos al otro porque ‘no queremos ver el día de mañana a un familiar así’ y la situación de las personas que vienen en la Caravana Migrante es muy parecida a la realidad que viven muchos mexicanos ahora mismo, que también son indocumentados. ¿No quisiéramos que alguien apoyara a algún familiar nuestro o a nosotros mismos si estuviéramos en esa situación, en otro país, lejos de nuestra tierra? En lo personal no entiendo la apatía de muchas personas por el apoyo ofrecido a los indocumentados que atraviesan México”.

 “Sin embargo, es muy triste la forma en cómo se vuelve a poner el tema sobre la mesa, con tintes más de pretexto político, que de una realidad confirmada porque no recuerdo muchos eventos organizados por la administración anterior (o ésta) para apoyar a los afectados por el sismo. La historia de que no hay recurso, es algo que desde hace mucho ya no les creemos a nuestras autoridades y con lo que gastan en otras cosas totalmente innecesarias alcanzaría para hacer mucho más”.

“En fin, yo creo que una cosa no debería estar peleada con la otra, se puede apoyar a la Caravana Migrante y se debió de apoyar desde siempre a los afectados por el sismo y no pensar en ellos hasta ahora”.

“Sería bueno que se repensara esta postura que han tomado las autoridades de Morelos frente a la no exhibición de Roma de Alfonso Cuarón a beneficio de la caravana migrante y mejor apostar por apoyar a todo ser humano que lo necesite, sin hacer diferencias, sin dividirnos más. Nos quedaría como sociedad seguir haciendo lo que esté a nuestro alcance, en lo que nuestros gobernantes se deciden”.

Viernes, 18 Enero 2019 05:20

La ciudad sin Pactú

Cuernavaca ya no verá a Francisco José Helguera Díaz o Pactú el mimo, como se puso el solito y lo conocíamos los hombres urbanos que hemos caminado las 24 horas esta ciudad.

En restaurantes, en las calles o en Plaza de Armas Pactú se ganaba la vida mostrando su arte a quienes quisieran verlo; pedía lo que le quisieran dar.

Desgarbado y con la cara blanca, a veces con una chistera, el centro de la capital de Morelos era su lugar de trabajo y el sitio donde podía encontrar a sus amigos, quienes lo ayudaban para que pudiera continuar con su objetivo: practicar la mímica, que ésta no muriera para que fuera conocida por las generaciones venideras.

A Pactú (en náhuatl Piedra que arrastra) nunca se le conoció una esposa, novia o pareja (“Me quitarían tiempo para practicar mi arte, la mímica” argumentaba), en momentos muy críticos de su vida (y de bajada) de ser “alguien” llegó a ser “algo”, menos que los alienados o los perros abandonados que caminaba por el centro y a quien todos ignoraban.

Al mimo le pasó de todo. El 14 de febrero de 2018 tuvo un derrame cerebral (“accidente vascular cerebral isquémico”), amigdalitis aguda e hipertensión; motivo por el que el doctor Rodolfo A. Arriaga González le extendió una receta médica que Pactú no pudo pagar pero que sus amigos surtieron. Se repuso.

A finales de septiembre el “señor del silencio” avisó a algunos de sus fans que se había salido del cuarto que le prestaba un familiar suyo y ahora ya vivía en uno de los hoteles (de mala muerte) de Aragón y León, en donde pagaba a diario 135 pesos y tenía agua caliente y televisión. Dos semanas después alguien lo vio dormido en la calle: llevaba tres días pernoctando en la vía pública, cerca del Palacio de Cortés.

El 12 de octubre vieron a Pactú en el Jardín Juárez, una mujer del DIF lo estaba entrevistando, querían saber si tenía familiares que se hicieran cargo de él. Los amigos solidarios le pagaron una habitación en un hotel, consiguieron medicinas y un restaurante le ofreció al menos una comida diaria; esto, mientras el DIF investigaba su situación.

Por las redes sociales, la gente que siempre lo ayuda se puso de acuerdo para abrir una cuenta de ahorros para depositarle algo de dinero mientras se conseguía acceso a un albergue para que se le diera la atención adecuada.

Dos o tres días después, alguien, por medio de un muro de Facebook aseguró que ya estaba viviendo en casa de un familiar suyo, hecho que fue confirmado por el mimo a quien se le vio de nuevo, por el centro, ahora sin maquillaje y muy flaco.

Un mes después regresó a las calles, a trabajar presentando su espectáculo de mímica.

Francisco José Helguera Díaz nació el 6 de enero de 1960, en la Ciudad de México, donde vivió gran parte de su vida; después se fue a radicar a Tijuana 30 años; de ahí vino a Cuernavaca durante el sexenio de Lauro Ortega, aunque después volvió a viajar fuera de la ciudad (incluso fue a España) y luego regresó a Cuernavaca hace ocho años.

En una entrevista publicada en La Unión de Morelos, afirmó que en Tijuana tuvo un amigo de nombre Martín Sandoval, que era chef, tenía un restaurante y con el cual nunca había perdido comunicación.

El 17 de enero de este año, a las 8 de la noche Pactú tomó un autobús en la terminal Estrella Blanca. Según él, iría a ver a su amigo Martín, a Tijuana, Baja California, en un viaje de 34 horas. Mientras, dejó la ciudad vacía.

 

 

 

 

 

Miércoles, 16 Enero 2019 05:07

Celebran Día del Compositor en Morelos

Este 15 de enero se realizó una misa en la capilla adjunta de la catedral de la ciudad, para conmemorar el día nacional del Compositor, a la que acudieron algunos autores y compositores y familiares de quienes en fechas recientes fallecieron.

El sacerdote que ofició la ceremonia religiosa pidió por el eterno descanso de Roberto Cantoral García, Joan Sebastian, Tomás González Méndez, entre otros compositores conocidos.

Manuel Arellano Hernández, representante legal en el estado de Morelos de la Sociedad de Autores y Compositores de México y delegado en Morelos (SACM), dijo que el presidente de la SACM, Armando Manzanero Canché, y el director Roberto Cantoral Zucchi mandan felicitar a todos los autores y compositores de Morelos en su día.

Expuso que en Morelos hay un censo de 350 autores y compositores, pero es necesario actualizar estos datos porque algunos han fallecido y otros han perdido el contacto con la SACM.

También explicó que es importante que se reconozca a los autores y compositores, ya que son los intérpretes los que generalmente se llevan los créditos y muy pocos conocen a los autores de las letras de esas “bellas melodías”.

Propuso que en las presentaciones en vivo, los intérpretes vuelvan a vieja costumbre de, antes o después de cantar o interpretar la melodía, dar el nombre del compositor.

Manuel Arellano expuso que en la mayoría de los sitios o portales de internet que transcriben letras de canciones aparece el interprete como el autor de la canción, pero es por ignorancia, no es por mala fe, la gente le adjudica al cantante la canción; desde luego que es muy importante quien o quienes la interpretan porque así se lleva a los grandes públicos, pero también es muy importante quien escribe la canción, quien hace la letra o la melodía.

“Morelos nosotros podemos asociar a los autores y compositores a la SACM para darles asesorías en todo lo que es el registro de sus obras y cómo acceder a sus regalías; las oficinas están en Tercer Privada Emiliano Zapata número 3, colonia Nogales o Ampliación Maravillas en Ocotepec o pueden entrar a nuestra página http://www.sacm.org.mx”, concluyó.

 

 

 

 

 

Rosa Eugenia Linares Morán esperaba al presidente de México Andrés Manuel López Obrador en la segunda entrada del Pabellón Multimedia Axocoche, en Ayala, adonde acudiría a hacer la declaratoria del 2019 como “Año del Caudillo del Sur Emiliano Zapata Salazar”, conmemoración del 100 aniversario luctuoso del general revolucionario.

Rosy Linares llevaba un fólder rojo y dentro una solicitud y documentos con datos de las enfermedades de su hijo:

“Estaba trabajando para el Instituto Mexicano de la Radio, pero sin más ni más, desde hace quince días ya no tengo trabajo y necesito un empleo para subsistir y mantener a mi hijo, quien tiene parálisis cerebral infantil permanente irreversible y síndrome de Lennox Gastaut. Por eso hice mi anuncio, mira.”

La playera negra de Rosy decía: “Desempleada. Tocada por la 4T AMLO”.

La reportera y fotoperiodista freelance de 48 años que radica en Cuautla y cubre la zona oriente del estado, también me contó QUE el peso de su hijo (Jesús Daniel, seis años y 16 kilogramos) le están ocasionando problemas en la columna y que se le había roto el arnes que carga a la espalda y donde acomoda a su hijo. “Un amigo va a tratar de reforzarlo con unas abrazaderas porque es de aluminio y es complicado soldarlo”, dijo.

En otras ocasiones Rosy ha comentado que no puede dejar a su pequeño en las guarderías porque tiene ataques epilépticos repentinos y hay un gran riesgo para él y para quienes lo pudieran cuidar.

A las 8:36 de la mañana del 12 de enero de 2019, Rosy se atravesó un rebozo y metió dentro a Jesús Daniel. Iba de acá para allá, tomando fotos y entrevistando. A veces el niño la cansaba y se sentaba en la banqueta, bajó el sol bárbaro de la “tierra del jefe”; entonces platicaba con el chico o le daba algo de comer o de beber.

Sabía que el presidente de México ya no viaja con una veintena de militares cuyo trabajo era evitar que le tocaran un pelo al “máximo jefe de las fuerzas armadas mexicanas”, ha visto a Andrés Manuel saludar y recibir de manos de las personas cuanto escrito le dan, y vio, minutos antes, que muchísima gente quería entregar documentos al presidente; por eso se puso frente a la valla donde suponía que iba a entrar al Axocoche.

(“Sr. Precidente Una audiencia con Ud. Asunto: Tratar…”, había puesto un anciano en una hoja de papel con copia de su credencial para votar con fotografía.)

A las 10:09 de la mañana Andrés Manuel bajó de prisa de una camioneta negra. Cientos de personas lo acorralaron. Lo querían tocar, querían saludarlos de mano, querían una foto y muchos querían entregarle escritos.

Al menos cien personas cerraron el paso a Rosy y a Daniel: nadie los vio, los aplastaron y casi se los llevan arrastrando por el piso. La mujer y el muchacho en el rebozo se abrieron y buscaron otro lugar detrás del enrejado. Andrés Manuel avanzaba despacio, saludando a la gente que le pedía se acercara. Rosy levantó la carpeta roja, ahora arrugada, le gritaba fuerte, pero su grito se apagaba con los otros que lo felicitaban o le pedían fotos. Rosy empujó y se logró agarrar de la rejilla, gritó más fuerte y Andrés Manuel pudo ver el folder casi desecho y le estiró la mano; lo tomó y lo puso con los demás que sostenía en la izquierda, se acercó a Rosy:

–Estoy desempleada y mi hijo tiene discapacidad. Le estoy entregando un fólder con documentos y un CD.

–¿Ya estás en el censo?

–No, no estoy, pero lo que más necesito es un trabajo.

Entonces Andrés Manuel llamó a un asistente y éste le tomó datos a Rosy.

El presidente se fue entre vivas, recibiendo lo que la multitud le daba: un saludo, besos, bendiciones, peticiones, escritos… hasta que pudo entrar al escenario donde se haría la declaratoria.

Rosy se quedó atrás, cargando a Jesús Daniel, sudados y apachurrados. Una vez repuestos se dirigieron al lugar que los organizadores tenían asignado para la prensa; desde allí realizó algunas grabaciones y varios videos y escribió algunos apuntes para las notas.

El acto oficial acabó pasadas las doce del día. Un río de gente pobre caminaba por la carretera de Ayala; ahí junto con el vendedor de los churros y varios perros callejeros que nunca faltan en las desgracias o en las celebraciones populares, iba Rosy Linares, cargando a su hijo Jesús Daniel: había conseguido entregar su petición al presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

 

 

Página 1 de 43
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.