Máximo Cerdio

Máximo Cerdio

Inicia la recepción de solicitudes de padres de 55 años o más para reunirse con sus hijos de Estados Unidos

Viernes, 26 Abril 2019 05:02

Arnulfo Linares, músico de Chalma

Ocuilan de Arteaga, Estado de México. El viejo llevaba colgado del pescuezo un violín despintado que parecía una iguana o algún reptil muerto, tan o más antiguo que el dueño. Los dos eran casi del mismo color, los dos eran flacos.

Estaba parado al inicio de los escalones de la capilla localizada frente al ahuehuete sagrado. Hombres, mujeres, ancianos, niños, perros, pasaban junto a él y no lo escuchaban, su voz era un susurro:

–Si quieren danzar al señor del Ahuehuete aquí es, frente a mí. Si viene a cumplir su manda, dígame, yo le toco para que cumpla su manda, su devoción. Si quieren bailar, allá está el baile, con aparatos de sonido, en la plaza, aquí no.

Dos muchachos, se acercaron al músico, uno llevaba en la cabeza una corona de flores. Les señaló con la punta del arco de su violín que ahí, frente a él bailaran. También se acercó una niña como de nueve años con su papá y le dijo que allí también.

El hombre se llevó el instrumento al hombro, puso las cintas del arco sobre las cuerdas y comenzó a frotar. Era un sonido apagado, casi una queja de un objeto muy pero muy viejo, cansado de tocar, obligado a tocar aquello que no se parecía a son alguno. Como un trozo de madera arrojado hacia una escalera, como un zumbido de algo a punto de quebrarse…

Los danzantes daban brincos arrítmicos, que duraron menos de un minuto, y el músico decidió en qué momento parar.

–¡Hasta aquí! –gritó, más para su violín que para los danzantes.

-Ahora que tu “padrino” pague la pieza –le dijo al muchacho que no llevaba corona, mientras recibía unas monedas del padre de la niña.

-Adiós –le dijeron los chicos después de que le dieron monedas de a peso. El viejo no respondió.

Su nombre: Arnulfo Linares, de 94 años de edad, originario de Ocuilan, y con 80 años tocando su música en el mismo sitio.

Más allá abajo, en la explanada del manantial, un tumulto miraba cómo algunas personas bailaban al ritmo de una canción, de unas bocinas con reproductor, donde predominaban guitarras rústicas.

Desde allí observa el Ahuehuete sagrado.

Esto sucedió el viernes de crucifixión, el 19 de abril de 2019.

 

El ahuehuete y el manantial

Este árbol, Taxodíum mucronaturn, cuyo nombre en castellano es “viejo del agua” (del náhuatl, compuesta por atl agua y huehue viejo), según Aurora Montúfar López, quizá por la apariencia de anciano canoso que le confieren las epífitas que viven y cuelgan de sus ramas, tiene una edad aproximada de 230 años y mide 40 metros de altura.

De acuerdo con la tradición, el  Ahuehuete es un paso obligado. Es costumbre bañarse en el manantial que brota de sus raíces o refrescarse con ellas, la gente le atribuye propiedades curativas y simbólicas: supone que con esto se llega limpio y con energías renovadas para presentarse ante el Señor de Chalma.

Al pie del ahuehuete hay una plazoleta en donde las personas que llegan por primera vez son coronados con flores de colores (nardo, crisantemos, bugambilia o clavel, según la tradición) confeccionadas por amas de casa de las comunidades cercanas; ahí, el primerizo debe danzar. Esta corona será depositada en un sitio especial para ello, como ofrenda, antes de entrar a la iglesia, en donde está el Santísimo Señor de Chalma.

 

Danza o baile

De acuerdo con esta costumbre, cuyos orígenes van más allá de la conquista española, quien pide para sí o para otra persona debe danzar o bailar. En uno u otro caso, esta acción tiene fines rituales, de ofrenda al señor de Chalma (o a Oxtotéotl, Tezcatlipoca y Tlazoltéotl), según los propios creyentes.

Según el viejo Arnulfo Linares, se trata de una danza y se realiza al pie de la capilla, detrás de Ahuehuete, pero el espacio es muy pequeño, y hace ya mucho tiempo se mandó abril un espacio para que la gente puede realizar allí el ritual de la danza o baile, ahora con bocinas y un reproductor y música compuesta por lugareños.

 

Ni yendo a bailar a Chalma

Nadie sabe cómo se originó este dicho: “Ni yendo a bailar a Chalma”, que refiere a que hay hechos irremediables que es imposible revertir, pero que aluden a la danza o baile de este lugar sagrado en donde se puede encontrar al Santísimo Señor de Chalma, que lo puede todo, o casi todo…

 

 

 

 

 

El papá de Axel “N”, el niño muerto por una bala en el pecho en Atlacomulco, se le fue encima a uno de los reporteros y le dio un puñetazo en la boca. El periodista se retiró dolido y siguió grabando. Según se pudo observar, el reportero grabó imágenes de los papás del niño a pesar de que éstos habían exigido a los medios de comunicación que no querían ser grabados con video ni fotografiados y que no hablarían a la prensa.

Esto sucedió ayer a eso de las 3:05 de la tarde, durante el homenaje de cuerpo presente que el equipo de basquetbol Cobras Pino, donde jugaba el niño, le rindió en las canchas del campo deportivo Satélite, en la colonia del mismo nombre.

El espacio había sido adornado por los chicos y sus padres con globos y con cartulinas. Una de ellas, la que tenía una foto del pequeño decía: “Un excelente jugador de baloncesto, un gran amigo, un increíble compañero, partió de nosotros pero ya estás en un lugar mejor, aunque hubiera preferido que siguieras aquí”.

Los familiares del chico habían llevado su cuerpo dentro de un ataúd blanco; pusieron su retrato sobre la caja en medio de la cancha y sus compañeros de equipo jugaron un juego en su honor y gritaron porras a Axel.

Hubo mucho llanto por parte de sus familiares y sus amigos. En uno de los extremos, la madre del pequeño que hasta el momento había permanecido callada no se pudo contener. Mientras los niños jugaban ella comenzó a llamar a su hijo:

–¡Axel, párate de ahí. ¡Ven a jugar mi amor! ¡Me mataron a mi bebé! –gritaba, en tanto era abrazada por su esposo. Los dos, muy jóvenes, morenos, delgados, él más bajo que ella.

Mientras se realizaba el juego en homenaje al niño, entró a las canchas una anciana que dijo ser la abuela de Axel. Varios reporteros se desplazaron hacia ella cuando vieron que era entrevistada.

La mujer dijo que su nieto era un niño muy sano, no le hacía daño a nadie, que se dedicaba a su escuela y a jugar, porque le gustaba mucho el basquetbol:

–No es posible que hayan privado de la vida a una criatura de diez años. Les pido a las autoridades que hagan algo –exigió.

Los papás de Axel se acercaron al ataúd y un camarógrafo comenzó a grabarlos. Un hombre vestido de blanco con mezclilla se acercó al camarógrafo y le dijo que se retirara y una mujer, familiar del niño, comenzó a gritar a todos los reporteros que se salieran de la cancha y que ya no siguieran cubriendo. “No saben hacer su trabajo. No saben respetar”, reclamó. Ante esto, los representantes de los medios de comunicación comenzaron a abandonar la cancha y se fueron.

A las dos de la tarde, los familiares habían citado a los reporteros en la calle Vicente Guerrero, en la colonia Granjas. De ahí partiría el cortejo hacia el campo deportivo para realizar el homenaje de cuerpo presente, y de ese lugar se trasladarían al poblado de Atlacomulco de Jiutepec, haciendo una parada en la escuela primaria “Mártires de la Libertad” de la colonia Ampliación Chapultepec de Cuernavaca –que colinda con la citada comunidad–, donde sus compañeros recibirían el cuerpo; hecho esto, se encaminarían al panteón municipal de Atlacomulco.

Pocos minutos después de las dos de la tarde varios reporteros llegaron al lugar de donde partiría el cortejo. Fueron recibidos en una casa con las puertas de un garaje abiertas, donde comía un grupo de personas. Los invitaron a pasar y adentro, una mujer, que afirmó ser familiar del niño Axel, les dijo que no habría declaraciones de nadie y que sólo podrían documentar el homenaje en el campo deportivo; que estaba prohibido sacar videos o fotos a la mamá y al papá del niño y que no debían citar nombres.

De acuerdo con esta mujer, que no quiso dar su nombre, la razón de esta decisión de la familia fue porque ese mismo día en esa calle había pasado un perifoneo anunciando que en el periódico que anunciaban venía la nota del niño “asesinado por un ajuste de cuentas de la familia”.

Aun cuando los reporteros insistieron en que ellos estaban ahí para escuchar a la familia y que la sociedad podría tener esa versión de la familia por conducto de ella, la mujer se negó rotundamente a dar declaraciones o decir quién podría hablar:

–Las autoridades no nos han dicho nada, ni nos van a decir. Ustedes fueron invitados para grabar el homenaje. Después, pueden preguntar con quien quieran, pero no a la familia, no den nombres, no graben a los papás del niño –advirtió.

Axel “N”, de 10 años de edad, murió la madrugada del lunes 22 de abril en el hospital del IMSS de la avenida Plan de Ayala de Cuernavaca, al que ingresó un día antes, tras recibir un impacto de proyectil de arma de fuego en el estómago, en la comunidad de Atlacomulco.

Chicago, Illinois, Estados Unidos. La fotografía en mi imaginación la había tomado ese mismo día, 10 de abril de 2010. Sería a las 5:30 de la tarde, desde un segundo o tercer piso: en primerísimo plano, los 100 zapatas avanzando juntos, ocupando la mitad de la Wood street, rumbo al National Museum of Mexican Art (NMMA).

Chicago, Illinois, Estados Unidos. 10 de abril de 2019.- El vicepresidente de la Federación de Clubes Morelenses, Alfonso Seiva García, dio a conocer que la "Marcha de los 100 Zapatas", que estaba programada para este miércoles, a las 5 de la tarde, se realizará en tres semanas, en razón de que las condiciones climatológicas cambiaron.

"Estamos a una temperatura de 4 grados celsius, con una sensación térmica de menos cero, entonces fue imposible realizar la marcha. Esto no es nada extraordinario en la ciudad de Chicago, porque es un lugar en donde continuamente cambia la condición climatológica. El día de ayer estábamos a 17 grados celsius y era una temperatura agradable, digamos, y con posibilidades para marchar", explicó.

También dijo que la marcha se pospone, pero las actividades por el centenario luctuoso continúan en el Museo de Arte Mexicano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zacatepec.- Cuauhtémoc Barrera Treviño, preservador de tradiciones de su pueblo que es Ixcateopan de Cuauhtémoc, Guerrero, reveló que en su localidad la danza de los Tecuanes está asociada con la muerte del último emperador azteca.

Durante el Tercer Encuentro Nacional de Tecuanes, realizado en Tetelpa, comunidad de Zacatepec, Morelos, dio a conocer que después de que, en febrero de 1525, Hernán Cortés manda ahorcar a Cuauhtémoc, el cuerpo estaba colgado, en el estado de Tabasco, y por la noche, los primeros que llegaron a danzar ante el cadáver fueron los caballeros o guerreros tigre o jaguar, que eran militares de rango; luego le danzaron otras personas que no tenían rango.

De acuerdo con Cuauhtémoc Barrera, el origen de la danza de los tecuanes de Ixcateopan es ese, en referencia a que fueron los jaguares o tigres los que le danzan primero al cadáver de Cuauhtémoc.

“Existe la tradición de que el cuerpo lo sacaron de Tabasco viniéndose a Ixcateopan y entraron por la montaña, por Huamuxtitlán, Guerrero, y caminaban de noche, de tal manera que cuando llega el cuerpo a los pueblos le hacían su ceremonia, y bailaban al estilo de aquel tiempo, sus danzas, de ahí que cada pueblo adquiere la danza y le da sus propias peculiaridades”, explicó.

Barrera Treviño relató que, en el caso de los tecuanes de Ixcateopan, las máscaras son rústicas, casi todas de madera de tzompantle, sólo la de La Pera es de cuero; pero todas deben ser deformes:

“Los mexicas le tenían una cierta divinidad a las personas con defectos físicos, no los desechaban, de tal manera que nuestras máscaras son deformes porque son seres divinos, son chuecas, es a propósito”.

Por último, dijo que en la danza participan 16 parejas, y son personas del pueblo, nunca ensayan, sólo salen a danzar en 22 de diciembre por el cumpleaños de Huitzilopochtli, aunque la religión católica lo refiera a Santa María de la Asunción, cuya fiesta es originalmente el 15 de agosto, pero como el pueblo no tenía nada que celebrar ese día, la fiesta se pasa al 22 de diciembre.


Los tecuanes de Tetelpa

En Zacatepec, de acuerdo con Florentino Sorela Severiano, a quien en 2011 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), le otorgó la distinción de “Tesoro humano vivo”, por considerar que con su actividad como promotor de un bien cultural inmaterial, había participado directamente en la preservación del mismo entre su comunidad, la danza de los Tecuanes del grupo que él dirige y coordina, representa la cacería y captura del tecuán, ya que se robaba el ganado de un hacendado, quien contrató a un caporal para que buscara a varias personas para cazarlo.

Pablo Paredes Ocampo, pitero y coordinador del otro grupo de danzantes de los Tecuanes de Tetelpa, afirmó que el grupo que él dirige relaciona esta danza con los chamanes y los nahuales:

“Aquí se habla del nahualismo indígena, del poder del nahual, de la persona que tiene el poder de la transmutación de dominar un animal con la mente, pero no habla de matar al jaguar. En la trilogía simbólica del pensamiento náhuatl, el ser humano está constituido por tres entidades: hombre, fiera y espíritu; sobre eso estamos apegados, nosotros no aceptamos la estandarización, no tenemos nada que ver con el jaguar o tigre o felino, pero el felino no es el nahual, existe el que domina a los animales, el que a través del chamanismo tiene el poder de convertirse. Ciertamente el jaguar o tigre es un personaje, pero el verdadero tecuani es un animal en sí dominado por un nahual”, explicó.

El sábado 6 de abril se realizó en Tetelpa el Tercer Encuentro Nacional de Tecuanes.

De acuerdo con los organizadores del evento y con folletos del programa que se repartieron durante el evento, participaron danzantes de Tonahuixtla, Acatlán de Osorio, la Galarza, provenientes del estado de Puebla; de Guerrero estuvieron danzantes de Ixcateopan, Teloloapan y Zitlala, y de Morelos Tepalcingo, Ocotepec, Xoxocotla, Tetecala, Alpuyeca y Tlatenchi.

 

 

 

Habrá un homenaje para el autor del mural más grande del mundo; pondrán su nombre al taller y se restaurará un mural de Silverio.

Omar Javier González Santamaría, alumnos del maestro José Silverio Saiz Zorrilla, reabrió el taller “Taller de pintura del pueblo y para el pueblo”, fundado en 1979 y localizado las alturas de la nave del mercado Adolfo López Mateos, a un costado de las oficinas administrativas.

Desde que Silverio Saiz murió, el 16 de febrero de 2017, hasta octubre de 2018 el taller permaneció cerrado.

El pintor Omar Javier González Santamaría o Javier Santamaría relató que en noviembre de 2018 comenzó a escombrar y a limpiar el taller, con la idea de reabrirlo, ya que la voluntad del maestro Silverio fue que estuviera abierto siempre, sobre todo para muchachos de bajos recursos que no pudieran pagar una escuela de pintura o una universidad o clases particulares costosas.

“Queremos hacer un homenaje al maestro. Vamos a reunir a sus alumnos y amigos. También vamos a solicitar el cambio de nombre del taller: va a seguir conservando el nombre largo de “Taller de la Asociación de Pintores Muralistas Mexicanos” pero para designarlo de ‘Taller de pintura del pueblo y para el pueblo’, proponemos ‘Taller de pintura Silverio’ o ‘Taller de pintura del maestro Silverio Saiz’. Además, queremos restaurar un mural que pintó hace muchos años el maestro, dedicado a la lucha sindical, localizado dentro en el auditorio y que ahora es parte de las oficinas administrativas del mercado Adolfo López Mateos, restaurarlo y reubicarlo si es posible, está integrado por paneles, porque se está echando a perder allí”, explicó el artista visual.

También dio a conocer que un proyecto de mediano o largo plazo es documentar por medio de la fotografía lo que se pueda rescatar del gran mural, el más grande del mundo, que hizo el maestro Silverio en la comba del mercado y que se destruyó por un incendio ocurrido en 2002.

Para el 22 de julio, día del cumpleaños del maestro Silverio Saiz, se le rendirá un homenaje:

“Yo tengo ahí su archivo, voy a ampliar algunas fotografías y voy a hacer una biografía del maestro, aparte de proyectar las fotos con sus obras, también se va a proyectar el documental ‘Por encima de todo’, de Jorge Aarón Salgado. También se va a invitar a los que fueron sus alumnos para que presenten algunos trabajos que realizaron bajo su tutoría y de manera y por cuenta de ellos”.

Javier y los pasos de Silverio

Javier Santamaría tiene en la actualidad 27 años, estudió artes plásticas y se fue inclinando por la pintura, en la cual Silverio fue su maestro en diferentes técnicas.

Cuando tenía 12 años comenzó a dibujar, a los 15 ya pintaba con aerosol, pero a los 17 años conoció al maestro Silverio y eso lo marcó. Antes él dibujaba y pintaba por gusto solamente, pero con Silverio aprendió lo que es la disciplina en la pintura y el dibujo, y las técnicas.

“Silverio me mostró una forma de composición muy diferente a la que yo tenía, a la que yo veía en los libros, su forma es de una composición de un códice en el que tú puedes expresar algo gráfico, pero que tiene posibilidad de ser leído de manera visual. En cuestión de colores el maestro manejaba desde una gama seca que era su gama natal o una más colorida como la michoacana, por ejemplo. Y en lo que más influyó en mí Silverio fue en las técnicas el óleo, me enseño el temple, la encáustica, el fresco, la pintura con esmalte, acuarela, pastel, y muchas más”.

Según este artista plástico joven, el pintor debe dominar todas las técnicas, porque aunque se case con alguna de ellas, “a veces piden ciertas técnicas y no puede decir yo no trabajo esas técnicas”.

Dijo que durante más de dos años estuvo ausente del taller de Silverio porque fue a algunos estados y a Oaxaca, a aprender de otros maestros, del maestro Olegario Hernández, por ejemplo, y que regresó a Cuernavaca por una enfermedad y ya que salió de ésta comenzó a reactivar el taller de Silverio; no tuvo problemas con la reapertura porque los comerciantes lo conocían como alumno del maestro Saiz y le dieron facilidades para reabrirlo.

Relató que los primeros días sin Silverio:

“Todo estaba muy triste, melancólico, su muerte fue repentina. Él siempre fue un maestro, no sólo de pintura, de la vida, se siente un vacío; estoy tratando de reavivar el espacio con plantas”.

Al día de hoy, Javier tiene seis alumnos, la más pequeña tiene 10 y la más grande 40, a quienes enseña el método y las técnicas que aprendió, a su vez de su maestro Silverio: “primero vemos algo de acrílico, de acuarela, eso a los pequeños, a los grandes ya les enseño técnicas de dibujo, luego al óleo, luego algo de muralismo”. Las clases son los lunes, miércoles y viernes de 14 a 18 horas.

“El taller de Silverio está abierto para gente que quiera aprender pintura y dibujo. Pero también para quien quiera compartir sus conocimientos, es decir quien quiera dar talleres de fotografías, literatura, todo lo que quieran compartir”.

José Silverio Saiz Zorrilla nació el 22 de julio de 1948 en la Ciudad de México y murió el jueves 16 de febrero de 2017 en Cuernavaca, Morelos.

Su “Taller de pintura del pueblo y para el pueblo”, fundado en 1979, está localizado en las alturas de la nave del Mercado Adolfo López Mateos.

A Silverio se le recuerda, entre otras obras, por haber creado el mural más grande del mundo, con mil metros cuadrados de superficie en la comba del techo del Mercado ALM, que quedó destruido casi en su totalidad por un incendio en 2002.

 

 

 

 

 

 

Iniciarán el 7 de abril e incluyen la develación de un busto, la presentación de un libro, una marcha, una exposición fotográfica, entre otras.

La Federación de Clubes Morelenses (FCM) dio conocer una serie de actividades que se realizarán en Chicago, Illinois, Estados Unidos, con motivo del centenario luctuoso del general Emiliano Zapata Salazar.

En la fuente central del Jardín Borda, la representante de la FCM, Yareli Bahena, acompañada por el director de migrantes de la Secretaría de Desarrollo Social, Rodrigo Botello; el maestro Roberto Pérez Celis, promotor cultural internacional y ciudadano de Morelos, y algunos actores que participarán en las actividades culturales que se realizarán en Chicago, anunció que las actividades iniciarán el 7 de abril, a las 12 del día, fecha en la que se hará la develación del busto del general Zapata, donado por el escultor de Tehuixtla, Javier Dircio, en las oficinas de la Federación de Clubes Morelenses, en Chicago; el 9 de abril se presentará el libro “Corazón de fuego”, sobre la vida de Zapata, de Alejandro Zenteno Chávez, en la Casa Michoacán, a las siete de la tarde.

El día de más actividad será el miércoles 10 de abril, aniversario luctuoso del general Emiliano Zapata Salazar. A las cinco de la tarde iniciará la “Marcha de los 100 Zapatas”, de la Plaza Tenochtitlan al National Museum of Mexican Art, en Pilsen, Chicago, Estados Unidos.

“Hombres, mujeres y niños se caracterizarán como el general Zapata y marcharán por las principales calles de Chicago para recordar el legado del Caudillo del Sur, para recordar su lucha, su sacrificio y decirle a Estados Unidos que Zapata vive y que nosotros somos los herederos de su legado”, expusieron en un comunicado Juan y Alfonso Seiva García, presidente y vicepresidente de la FCM.

Las actividades continuarán a las seis de la tarde en el Museo de Arte Mexicano, en donde se inaugurará la exposición de fotografía del maestro Antonio Berlanga “Emiliano Zapata, homenaje a 100 años de su muerte”, en el National Museum of Mexican Art, ubicado en 1852 W., 19th St.; además de exposiciones y ventas de libros y charlas sobre el Caudillo del Sur y la Revolución Mexicana.

Unas de estas charlas serán: “Zapata y la resistencia de mujeres y hombres del pueblo”, por la periodista Luz Adriana Robledo Valencia; y “Un revolucionario zapatista”, por el maestro Wilfrido Ávila, director del Museo de Arte Indígena Contemporáneo de la UAEM, de Cuernavaca, Morelos, México.

Rodrigo Botello, director de migrantes de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), agradeció la FCM, presidida por Juan Seiva García, por la organización del evento cultural. Dijo que la Sedeso, presidida por Gilberto Alcalá Pineda, está comprometida con el apoyo de estos eventos organizados por migrantes y en favor de ellos.

El fotógrafo Antonio Berlanga, el maestro Wilfrido Ávila, la periodista Luz Adriana Robledo Valencia y el escritor Alejandro Zenteno Chávez, agradecieron la invitación para participar en Chicago, en este evento histórico y en representación del estado de Morelos.

El maestro Roberto Pérez Celis, quien participó en la organización de la conmemoración, dijo que estas actividades tienen que ver con el amor que los participantes tienen por Morelos y por la figura, el símbolo que representa Emiliano Zapata.

Entre los asistentes también se encontraba Óscar Israel Zapata Martínez, bisnieto de Emiliano Zapata Salazar, quien agradeció a todos los migrantes de Chicago, especialmente a la Federación de Clubes Morelenses, porque con estas actividades están enalteciendo la imagen de Zapata, quien encabezó la lucha agraria y luchó por la tierra y la libertad.

 

 

Lunes, 01 Abril 2019 05:45

Modernos rupestres

Sobre la carcasa de metal del estadio de futbol “Agustín Coruco Díaz” unos chicos pegan fotografías impresas en papel blanco y negro, engomadas. Los modelos son algunas piezas arqueológicas del Museo Comunitario de Tetelpa, aspectos de Zacatepec antiguo y actual, futbolistas.

Xoxocotla, pueblo indígena. Pasadas las 13 horas del último día de marzo, Javier Dircio Jiménez dio el busto de Emiliano Zapata a Roberto Pérez Celis, para que lo lleve a Chicago, Illinois, Estados Unidos y sea entregado el 10 de abril de este año, a la Federación de Clubes Morelenses (FCM), una de las asociaciones que organiza las actividades que se realizarán en conmemoración del centésimo aniversario luctuoso del General Emiliano Zapata Salazar.

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.