Sociedad
Lectura 2 - 3 minutos

Reclamando la calle

TXT Arq. Víctor Hugo Wido Martínez
850 Views
  • Like
  • Comentar

"Las calles y sus aceras, los principales lugares públicos de una ciudad, son sus órganos más vitales. ¿Qué es lo primero que nos viene a la mente al pensar en una ciudad? Sus calles. Cuando las calles de una ciudad ofrecen interés, la ciudad entera ofrece interés; cuando presentan un aspecto triste, toda la ciudad parece triste".

Jane Jacobs

Imaginemos que salimos de viaje a una ciudad totalmente desconocida para nosotros, ya sea en nuestro propio país o en el extranjero. Somos un individuo como cualquier otro habitante de esa ciudad, sin embargo nosotros desconocemos el lugar ¿Qué es lo primero que haríamos para explorar la ciudad? En mi experiencia, caminar y mucho. La ciudad se vive y se habita a nivel del ojo humano, esto solo lo podemos lograr caminando, no en automóvil, camión o tren, solo caminando.

La calle es el primer estar de una ciudad, sus pasajes nos dan una perfecta lectura de su identidad e historia. El andar es una práctica natural o, como conceptualiza el arquitecto Francesco Careri, “el andar como práctica estética”. Caminar significa andar de un lugar a otro, a través de ello uno reflexiona la naturaleza del lugar.

La calle y la banqueta son los escenarios perfectos para la exploración. Sin ellos la ciudad no tiene vida, como menciona Jane Jacobs… “son sus órganos más vitales”

¿A qué me refiero con “escenarios perfectos para la exploración”? Hagamos memoria: cuando queremos ir caminando de un punto a otro lo que uno menos piensa es en detenerse, porque el objetivo es llegar a nuestro destino lo antes posible, pero ¿qué hace que un individuo se detenga en plena calle? normalmente debe ser algo que capte nuestra atención, por ejemplo, un artista, un músico, un escupe fuegos, un comediante, una acogedora cafetería o la arquitectura del lugar.

Si lo conceptualizamos de esta forma todo surge gracias al primer escenario de cada artista, la calle, o en el mejor de los casos la banqueta. Sin esto último la ciudad pierde su identidad y pasa a ser una ciudad sin vida.

Como caso típico, Cuernavaca ha dejado de ser una ciudad con vida llena de gente reclamando la calle. La urbe es intransitable, sin “órganos vitales” que nos conecten con nuestro destino.

El gobierno y la ciudadanía han perdido el interés por recuperar lo que por derecho nos pertenece, la calle y por eso convoco a todos a exigir y tomar las calles.

Visto 850 veces
Inicia sesión y comenta
Ant. Promueve IEBEM correcto abanderamiento en escuelas
Sig. Insisten ambulantes en bloquear la avenida Plan de Ayala

Hay 3412 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.