Publicado en Editorial Martes, 18 Diciembre 2018 05:15

Nóminas gordas

Escrito por

Ya son demasiados los trienios en que las alcaldías se dedican a coleccionar juicios laborales que por lo general pierden, con tal de cumplir el capricho de los presidentes municipales que llegan al poder y tienen que acomodar en la nómina a sus amigos o familiares.

A esto se suma la desleal práctica de los empleados de confianza de no renunciar cuando se acaba el periodo para el que fueron contratados, como era común hasta hace pocos años. 

Los Ayuntamientos han dejado de cumplir su función de atender a los gobernados para dedicarse a fungir como bolsa de trabajo, muchas veces bien pagada para quienes son amigos del alcalde o de los regidores.

Prácticamente la obra pública municipal es inexistentes y los servicios públicos se prestan con menor calidad o se ha dejado en manos de particulares que cobran.

Reducir las amplias nóminas y negociar correctamente los despidos suena a una acción lógica, que sin embargo no se aplica, pero todo indica que ya es el momento de cambiar.

Publicado en Editorial

Lo último de La Redacción

Más en esta categoría: « Retos 2019 El interés público »
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.