Publicado en Estrategias Viernes, 29 Octubre 2010 15:33

La teoría de “la tabla con arena” en el proceso interno del PRI

Escrito por

• Un enorme y pesado “elefante” llamado Canal 3.

• En seguridad ¿se vale reciclar?.

En todas las contiendas electorales es fundamental convencer a los votantes que uno es el que va a ganar, para lo cual se debe mostrar una actitud triunfadora, pero en un proceso interno como el que va a tener el Partido Revolucionario Institucional (PRI), ese factor es doblemente importante.

Como decíamos en la columna de la semana pasada, los candidatos ya no tienen que preocuparse por la gente en general, ni por el abstencionismo, sino sólo por esos 118 mil hombres y mujeres que se registraron previamente. Todos tienen nombre completo y domicilio, sólo falta convencerlos de que voten a favor de uno u otro.

 

Cada uno de los tres contrincantes tiene su gente, lo que se llama el “voto duro”, los que le deben todo a Maricela, a Amado o a Jaime, y que ahí seguirán. Pero muchos otros registraron gente precisamente para vender su voto al mejor postor.

Ahí es donde se va a dar la llamada  “teoría de la tabla con arena”.

Me explico: Normalmente se pensaría que el proceso del domingo 7 de noviembre se puede representar con una balanza en la que ganará el que tenga más votos. Pero no es así, en realidad se asemeja a una tabla en la que hay tres montoncitos de arena. En la medida que se comience a correr la voz que el candidato A es quien va ganando, la arena se irá cargando hacia ese lado, primero granito por granito, pero al final como avalancha.

Y todo ello por una sencilla razón: nadie quiere quedar en el equipo perdedor.

Sólo así se entiende que los dos grupos mayoritarios que buscan la dirigencia estén echando mano de sus mejores estrategias, no sólo en la compra de votos, sino en aparentar cada uno que va ganando para provocar ese fenómeno arriba mencionado.

Ya lo decíamos la semana anterior: “Lo de la encuesta es un truco viejísimo, pero efectivo”. Los mismos estrategas de Amado Orihuela deben admitir que el madruguete los afectó, y requirieron varios días para re-convencer a sus adeptos y evitar una desbandada.

El contraataque vino a través de algunos medios de comunicación identificados claramente.  Al más viejo estilo priísta, apareció una foto del candidato guerrerense Manuel Añorve junto a Amado. Y por supuesto, la nota dando como ganador al cañero.

El reto a debatir que lanzó Guillermo del Valle no tuvo tanto efecto como se esperaba. El comentario recurrente entre periodistas y priístas es que sería un golpe con todas las agravantes (premeditación, alevosía y ventaja) poner ante el público a un campesino que difícilmente hila una idea completa para darse a entender, a menos de que el debate versara sobre cultivo de caña y de dichos populares.

Astutos, los operadores de Amado Orihuela lanzaron la versión de que Amado no acudiría al debate, no por miedo, sino porque pondría en riesgo su ventaja. Lo hicieron comparar con Andrés Manuel López Obrador, quien iba “en caballo de hacienda” hacia la presidencia y por eso no aceptó debatir con Felipe Calderón y Roberto Madrazo.

Y en torno a lo que ocurrE dentro del PRI, Javier López Sánchez en el Congreso opera más que su jefe. Es el poder tras el trono.

Javier López se hace sentir a través del diputado sin partido Rufo Villegas. A pesar del escaso talento del ex legislador panista, su nombre aparece en diversos medios con propuestas que quizás ni siquiera entienda totalmente. Lleva en su frente pintadas las siglas JLS, lo que a veces le beneficia, pero casi siempre le perjudica.

Javier tiene resuelta su situación económica y sigue en la política más bien por hobbie o porque el hambre de poder es insaciable.

En la legislatura anterior era un secreto a voces que quien quisiera hacer algo relacionado con el Congreso debía ver a Julio Ernesto Pérez Soria. Hoy tienen que hablar con Javier López y quizá otro más, no sólo por los diputados que representan, sino por los medios que manejan.

 

 

UN ENORME Y PESADO “ELEFANTE” LLAMADO CANAL 3

El otrora Sistema Morelense de Radio y Televisión está convertido en un enorme y pesado “elefante blanco” que si no ha desaparecido es porque a los diputados les conviene mantenerlo como “bolsa de trabajo” para su gente.

Desde cualquier punto de vista que se le vea: administrativo, operativo, laboral, el Canal 3 es totalmente obsoleto e infuncional. De entrada, hay un problema legal porque el permiso de operación de la SCT está a nombre del Poder Ejecutivo, por lo que el director no tiene personalidad jurídica para firmar nada.

Administrativamente el Canal es un caos. El problema es que las plazas de subdirectores, coordinadores (creadas para personas afines a los diputados) se asignan en el congreso, sin que el director a veces tenga la facultad de asignar funciones, horarios y salarios que se ponen a criterio de los diputados. Por eso es posible que se den situaciones tan absurdas como que un subdirector de noticias gane más que un director, como ocurrió en una época cercana.

El personal de apoyo y técnico tiene la carga más pesada de trabajo y sólo recibió un incremento de 500 pesos mensuales al inicio de esta legislatura, mismo que se  manejó como un obsequio de la dirección y se dio, en principio sólo a los allegados. Se carece de un tabulador de acuerdo a funciones y aptitudes pero bueno, eso ya es algo común en  todo el poder legislativo.

Por otra parte, el Sistema de Radio y TV está fuera de la norma de la SCT desde hace cuatro años, cuando encadenó la señal de radio y dejó de operar las tres estaciones, dejando al aire solo Universal FM en el 102.9 con la antena y el transmisor ubicados en Ocotepec. El no operar las tres estaciones le hace acreedor a la pérdida del permiso de operación. Además, hay una clara violación a la Ley de Radio y Televisión por que se transmite a una potencia menor de la autorizada a la estación de radio y televisión, originada por problemas técnicos, básicamente por el transmisor adquirido desde la primera época del Canal en manos del Congreso, cuando Rubén Jiménez Ricardez, con el apoyo de Sergio Álvarez Mata y Guillermo López Ruvalcaba compraron un transmisor de segunda mano a una empresa de dudosa procedencia que cerró al poco tiempo. El transmisor es único en el país, por lo viejo y obsoleto, tanto que no existen refacciones y de todos modos tendrá que ser desactivado en cuanto se ejecute el llamado “apagón analógico” que anunció recientemente el presidente Calderón.

Otro tema al que no le quieren entrar los diputados es el aspecto de la comercialización. Por tratarse de un permiso, y no una concesión, está prohibido cualquier tipo de comercialización. Aún así, el programa “Ritmo Salvaje” comercializa abiertamente sus espacios, pero si quitan ese programa de corte grupero ya nadie vería el canal 3.

Y es que el canal ni el director tienen autorización de la Secretaría de Hacienda para expedir recibos deducibles de impuestos y manejar el esquema de patrocinios que ha dado tanto éxito a proyectos como canal 11 de televisión. La dirección mantiene acuerdos verbales y solicita recursos de dos a tres mil pesos mensuales para poder salir al aire, sin entregar recibo, ni factura ni estar facultado. Ahora tiene estos acuerdos con dos empresas, una escuela de idiomas y una asociación civil  que oferta servicios de programación neurolinguística e inteligencia emocional a cambio de efectivo que no se conoce claramente como entra y se gasta.

En alguna época se pretendió la firma de cartas compromiso pero los recursos que se consiguieron con ello se invirtieron en equipo que la administración del Congreso controlada por el PAN se negó siempre a comprar. Una prueba de ello es el equipo de producción de radio, la consola y aditamentos que fue donada por el entonces secretario de Desarrollo Agropecuario, Jorge Morales Barud a cambio de la transmisión de un programa orientado a los productores del campo en el estado. De no haber sido por esto, el Sistema no tendría ni ese mínimo equipo.

Para que usted tenga una idea más clara de lo que es el Canal 3, se puede comparar con un ferrocarril, cuya locomotora todavía funciona, pero tiene que arrastrar diez o quince vagones que no tienen utilidad alguna.

Con los actuales adelantos tecnológicos, lo que hoy hace el Canal 3 con quince millones anuales, se pueden hacer con 10 cámaras digitales, unas cuantas computadoras que ya traen todo integrado y un pequeño estudio. Pero entonces dónde trabajarían los amigos de los diputados.

EN SEGURIDAD ¿SE VALE RECICLAR?

Uno de los programas implementados por la actual administración municipal de Cuernavaca como parte de la solución a los problemas de inseguridad, es el llamado “botón rojo”. Sin embargo, éste ya existía desde la administración de Adrián Rivera Pérez con el nombre de “botón de pánico”, pero fue suspendido en el gobierno de Jesús Giles por infuncional.

El botón de pánico es una simple terminal telefónica que emite una señal, misma que es recibida en una central, en cuya pantalla aparece el lugar exacto donde está ubicado el botón.

Especialistas consultados al respecto explicaron que el botón de pánico es recomendable sólo para establecimientos comerciales para atacar el delito de robo con violencia o bien para autobuses de transporte público. La efectividad de este mecanismo está condicionada a que el botón sea activado en el momento en que está ocurriendo el delito, por eso el botón debe estar instalado en un lugar estratégico en el que pueda ser activado por la víctima sin que el victimario se dé cuenta.

“Al activarse la señal en el centro de monitoreo, de inmediato sabemos que hay un asalto en tal comercio, y en un lapso de 30 segundos se debe dar aviso vía radio a las unidades para que se aproxime la que esté más cerca. Si logramos que la primera unidad llegue en cinco minutos, es muy posible que alcance a los delincuentes cuando van saliendo o muy cerca del lugar, con altas posibilidades de detenerlos”, explica Jorge Luis Estrada, experto en seguridad.

“Pero usar botones de pánico para la seguridad de una ciudad es hacer “castillos en el aire”. En todas las ciudades mexicanas el principal problema es que el flujo de información es muy lento desde que se recibe la llamada de auxilio hasta que se envía la unidad policiaca. A eso hay que agregarle que ninguna corporación tiene el número suficiente de elementos y de vehículos para tener cubierto todo su territorio”, abunda.

Imaginemos que ocurre un asalto a mano armada a un establecimiento comercial ubicado en una zona donde existe un “botón rojo”. La víctima comenzará a buscar ayuda a partir de que el delincuente se fue llevándose el botín. El comerciante corre hasta la casa del vecino que en su interior tiene instalado el botón de pánico, lo que se llevaría de dos a cuatro minutos, dependiendo la distancia. Si tiene suerte de que el vecino se encuentre en casa, es posible que se tarde unos dos minutos en que le abran la puerta, le comente rápidamente lo que le sucedió y procedan a accionar el aparato que les entregó en comodato el Ayuntamiento.

En la pantalla del centro de monitoreo de la Policía aparecerá un mensaje indicando que ha sido activado el botón ubicado en equis calle de equis colonia, asignado a la señora fulana de tal. Sin embargo, eso no será suficiente para enviar unidades al lugar, sino que el operador procederá a llamar al teléfono del vecino que está sirviendo de enlace. Le preguntará qué tipo de auxilio necesita y los detalles del acontecimiento. Hasta ahí ya habrían pasado casi 10 minutos.

Enterado del hecho delictivo, el operador de la policía llamará por radio al encargado del turno y le dará los datos básicos (lo cual es muy rápido porque son en clave), y es éste quien tendrá que asignar qué patrulla es la que se dirige al lugar.

Aún cuando se diera la circunstancia de que una patrulla estuviera en ese momento circulando frente al comercio asaltado, y acudiera de inmediato al auxilio, los delincuentes ya le llevarían 10 minutos de ventaja, por lo que los elementos se limitarían a tomar los datos y proporcionarlos a su base para incrementar la estadística delictiva.

Durante los tres años de Adrian Rivera Pérez, no se detuvo a un solo delincuente mediante el uso de esta herramienta tecnológica. Ojalá en este trienio tengan más suerte.

ALVAREZ MATA Y LOS ALCALDES

Ya la semana pasada hablábamos de las incidencias durante la realización del  Panel denominado “Reforma del Estado”, dentro de la Primera Semana de la Cultura Jurídica que se llevó a cabo en la Facultad de Derecho de la UAEM.

Una de las participaciones que llamó la atención de los asistentes fue la del senador panista Sergio Álvarez Mata, quien explicó que una de las propuestas de Felipe Calderón es permitir la reelección inmediata de los presidentes municipales, pues dicha prohibición “carece ya de sentido”. Pero además, es necesario por cuestiones financieras y en materia de obras y servicios, pues no se puede pedir a los alcaldes que hagan mucho en tres años.

“La realidad es que los alcaldes, en el primer año aprenden, en el segundo ya saben lo que tienen que hacer pero en el tercero ya están pensando en el siguiente cargo que quieren tener”.  No hay suficiente tiempo para planear y ejecutar programas de larga duración. Y por otro lado, tampoco se puede fiscalizar correctamente su trabajo, pues cuando la Auditoría Superior del Estado detecta alguna irregularidad, al alcalde ya no lo encuentran o ya tiene fuero.

En el caso de los legisladores sucede exactamente lo mismo, sostuvo Sergio Álvarez Mata, en el sentido de que el primer año de trabajo legislativo comienza a entender cuál es su papel en el Congreso, al siguiente ya le entendió y está listo para trabajar pero en el tercero ya sólo está esperando el momento para saltar al siguiente cargo.

De aprobarse esta propuesta, habría un factor de interacción de la ciudadanía con sus representantes. Es decir, no habría sanción más efectiva de la gente hacia un diputado improductivo, que el negarle el voto para su eventual reelección, dijo Álvarez Mata, ex candidato perdedor a la presidencia municipal de Cuernavaca.

Sólo habría que preguntarle al legislador si cuando habla de alcaldes que sólo trabajan bien el segundo año, pues en el primero aprenden y en el tercero ya están viendo a dónde se van, también incluye a sus compañeros de partido José Raúl Hernández Ávila, Adrian Rivera Pérez y Jesús Giles Sánchez, y si cuando él fue diputado también paso por ese mismo proceso de “aprendizaje”.

DE TODO UN POCO

Similitudes.- Recientemente vimos, o más bien escuchamos, una conversación entre los que se suponen son el diputado federal Julio César Godoy Toscano y un narcotraficante apodado “La Tuta”. Antes, habíamos visto a Edgar Valdez alias “La Barbie” en un video de la PGR donde admitía una serie de ilícitos.

Más recientemente vimos en la televisión un video previamente subido a “Youtube” en el que un sujeto da nombres y apodos de quienes supuestamente levantaron a un grupo de michoacanos en Acapulco, Guerrero. Y hace apenas unos días en un video un sujeto  de nombre Mario González Rodríguez da santo y seña de cómo su hermana Patricia daba protección a narcotraficantes cuando era Procuradora de Chihuahua.

Los primeros dos son autoría de la PGR, los segundos de la delincuencia organizada. Ninguno de los cuatro tiene validez jurídica ante un juez.

Los cuatro tienen el mismo objetivo: “quemar” a la gente en los medios de comunicación, independientemente del resultado en los tribunales.

Funcionarios en problemas.- .- En la sesión de ayer del IMIPE se determinó requerir al titular de la Unidad de Información Pública (UDIP) y al tesorero del Ayuntamiento de Zacatepec, Francisco Ávila y Luis Enríquez, respectivamente, para que en un plazo no mayor de 5 días hábiles posteriores a la notificación, remita la información solicitada -documentación relativa a la venta de derechos o concesiones de los juegos mecánicos, locales comerciales y demás de la feria patronal del pasado mes de julio, así como recibos de Tesorería de dichos ingresos-, debiéndolo hacer de manera gratuita al incurrir en positiva ficta.

Máxima austeridad en la SPyAC.- Para ahorrar dinero, en la Secretaría de Protección y Auxilio Ciudadano desaparecieron la oficina de prensa y ahora dan la información “por Twitter”. El problema es que la persona que pusieron a manejarlo (dicen los reporteros de Nota Roja) no sabe ni utilizar dicha herramienta cibernética.

Modificado por última vez en Viernes, 29 Octubre 2010 15:35
Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.