Publicado en Estrategias Viernes, 12 Abril 2019 05:37

La excursión a Veracruz para votar por Javier Duarte

Escrito por

“Estacionaron los camiones en un lugar y ahí se quedó María Asunción Díaz Flores y a nosotros nos llevaron a otro lugar en taxis y camionetas, no teníamos la menor idea de por qué nos habían llevaron ahí, sólo vimos mucha gente formada. Una persona, al parecer que trabajaba en el IFE de Veracruz, nos repartió fichas para que nos formáramos, ellos al parecer sí sabían a qué íbamos, pero nosotros no.

“Cuando llegué a la puerta de la oficina le entregué mi credencial de elector que dice que soy de Morelos, y me dijo: pásele con la señorita, y me pidió la credencial, le sacó una copia y me da una hoja en blanco, la firmo. Me dice: póngase ahí, le voy a tomar la foto y me firma la credencial, y es todo”

La anterior es la declaración de una de las casi 500 personas originarias de Morelos que en 2010 fueron llevadas a una excursión a Veracruz y que meses más tarde se enteraron que estaban acusadas de delitos electorales ante la Procuraduría General de la República.

El caso Veracruz será recordado en Fiscalía de Delitos Electorales de la PGR como la mayor operación de “turismo electoral” de un partido político: el empadronamiento “fast track” de alrededor de 500 personas llevadas desde Cuernavaca Morelos para que votaran a favor del PRI en las pasadas elecciones del 4 de julio del 2010 donde ganó la gubernatura Javier Duarte Ochoa, hoy preso por diversos delitos.  

Las investigaciones por presuntos delitos electorales iniciaron a partir de que el Partido Acción Nacional (PAN) presentó una queja  contra el Partido Revolucionario Institucional (PRI), por presunta promoción de cambios irregulares de domicilio con la finalidad de beneficiar a sus candidatos en la elección de Veracruz de 2010, con apoyo de personal de los módulos de atención ciudadana que instala el IFE.

En su queja presentada por Everardo Rojas, representante suplente del blanquiazul ante el Instituto Federal Electoral (IFE), el partido también denunció a César Cruz, delegado del PRI en Veracruz; Erick Yair Salgado, presidente del PRI en Cuernavaca; Manuel Martínez Garrigós, alcalde de Morelos, y Teódulo Martínez Vergara.

En el mismo documento, el PAN precisa que de julio de 2009 a febrero de 2010 se registraron más de 45 mil nuevos electores en Veracruz provenientes de los estados de Morelos, San Luis Potosí, Tabasco, Baja California, Chihuahua, Tamaulipas, Puebla y Chiapas.

Según la denuncia del PAN, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) detectó que 492 personas fueron trasladadas de Cuernavaca, Morelos, a Boca del Río, Veracruz, por invitación de César Cruz (PRI), con ayuda Erick Salgado Fernández (PRI).

El PRI ganó el municipio de Boca del Río en la elección del cuatro de julio de 2010 por un total de 984 votos.  Para el PAN el traslado de personas de un estado a otro para que sufraguen a favor de un candidato viola los artículos 41, 116 y 130 constitucionales, así como el 38, 345 y 381 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe).

 “Se advierten indicios que arrojan imputaciones a servidores públicos del IFE que permitieron la realización de los movimientos irregulares, tales como cambio de domicilio atípico”, puntualiza el partido en su escrito de denuncia.

La denuncia electoral se convirtió en denuncia penal ante la FEPADE y quedó registrada bajo el expediente 954/FEPADE/2011 y posteriormente fue remitida a un Juzgado de Distrito con sede en Veracruz  y quedó radicada con el numeral  34/2011.

Y de acuerdo a las declaraciones ministeriales de los implicados (cuya copia obra en poder de este columnista), en dicha movilización participaron personajes que eran funcionarios del Ayuntamiento de Cuernavaca, líderes populares, pero también gente del PRI-Veracruz y funcionarios del IFE asignados a esa entidad.

 “Los que nos metieron en esto fueron Asunción Díaz Flores (chonita) y Erick Salgado (presidente del PRI en Cuernavaca cuando ocurrieron los hechos) ellos nos llevaron con engaños diciéndonos que íbamos a un mitin en Boca del Río, Veracruz. Nos ofrecieron el viaje, un almuerzo y 220 pesos por persona.

“Los que ha íbamos saliendo de los módulos nos quedamos afuera esperando a que vinieran por nosotros, y los demás siguieron formados hasta como a las ocho de la noche. Los taxis y las camionetas llegaron ya oscureciendo y nos regresaron a donde estaba Chonita, quien se encargó de recoger los papelitos que nos dieron en el IFE.

“Algunos le preguntamos que por  qué los papelitos decían que teníamos que regresar el 24 de febrero  de 2010 a recoger la credencial  y la señora Asunción decía que ella nos avisaría lo que posteriormente se haría, y observamos que esta misma señora entregó todos los papelitos a un hombre y una mujer que al parecer eran de ese lugar donde nos llevaron. De ahí nos llevaron al Restaurante “La Gaviota” en el mercado del Centro de Veracruz y después nos regresamos a Cuernavaca, llegando como a la medianoche”.

Meses después se enteraron de que la PGR los andaba buscando como presuntos responsables de delitos electorales.

¿Cómo lo resolvieron? El PRI-Morelos les contrató abogados para que les tramitaran amparos a todos los que estaban acusados.

Pero también en Veracruz, Javier Duarte, ya con el poder que le significó el haber ganado (tramposamente) la gubernatura, maniobró para encubrir a los funcionarios tanto federales como estatales que participaron en la operación.

Javier Duarte repartió dinero a las autoridades federales para que dieran “carpetazo” a la investigación que bien pudo haberle costado la elección. En eso era un experto Javier Duarte, lo que demostraría a lo largo de todo su sexenio.

HASTA EL LUNES.

 

 

Modificado por última vez en Jueves, 18 Abril 2019 09:51
Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.