Publicado en Estrategias Jueves, 01 Agosto 2019 05:54

Ocotepec, la ilegal tradición de retener policías

Escrito por

El pasado martes abordamos en este espacio el tema de “La Ronda de Ocotepec”, un cuerpo “para-policiaco” que primero se dedicaba solamente a dar vigilancia a ese pueblo, pero que a últimas fechas ya está sustituyendo también a la Policía Vial, que tiene su propio corralón y servicio de grúas, y que tiene “jurisdicción” hasta la avenida Paseo del Conquistador.

En nuestra columna de antier dimos datos de un percance automovilístico en el que, aún cuando las partes involucradas ya habían llegado a un acuerdo, llegó “La Ronda” y exigía 3 mil 500 pesos para no llevarse un vehículo. Ni la Policía Vial, ni el Mando Coordinado quisieron intervenir a favor de las mujeres que práctica y legalmente fueron “extorsionadas” por un tal comandante Fernando Romero.

¿Por qué las corporaciones policiacas le tienen tanto miedo a los ronderos?

Bajo el argumento de que es un pueblo que se rige por “usos y costumbres”, Ocotepec se mantiene fiel a su costumbre de retener a elementos de cualquier corporación policiaca que se atreva a entrar a lo que consideran su territorio, una circunscripción en la que no vale la Constitución ni ninguna otra ley.

Aquí algunos antecedentes:

A finales del 2009 pobladores de Ocotepec retuvieron durante horas a los elementos de la Policía Preventiva Estatal José Antonio Rivera Ortega y Mauricio Basurto, por interrogar a unos vendedores de aves. Después de mantenerlos desde las 10:30 de la mañana en la “cárcel” de la Ayudantía Municipal, fueron liberados a las 14:30 horas, luego de que el entonces director operativo de la corporación, Arturo Carrasco Escamilla, jurara ante la muchedumbre que nunca más entraría la Policía Preventiva a Ocotepec.

En noviembre del 2002, los vecinos de Ocotepec retuvieron durante varias horas a dos elementos de la Policía Metropolitana de Cuernavaca a los que responsabilizan de haber causado daños al vehículo de un vecino y amagar con sus armas al propietario del coche.

José Antonio González Poncelis se dirigía a su domicilio en el poblado de Ocotepec, a bordo de su vehículo Pointer modelo 2000, cuando intempestivamente fue rebasado por la patrulla 157 de la Secretaría de Seguridad y Tránsito Metropolitana.

Por la falta de pericia y cuidado del chofer de la patrulla, ésta “se llevó” el espejo del Pointer, prosiguiendo su camino sobre la avenida denominada Camino Viejo a Atlacomulco. González Poncelis le dio alcance a la camioneta Pick Up en la que iban alrededor de seis elementos para exigir que respondieran por el daño causado.

Sin embargo, a decir del agraviado, lejos de aceptar su responsabilidad los policías lo amagaron con sus armas y se comportaron en forma prepotente, tanto con el afectado, con sus familiares y vecinos que llegaron a apoyarlo e incluso el ajustador de la compañía aseguradora que acudió para buscar un arreglo.

Cuando estaban en plena discusión llegó la Policía de Ronda de Ocotepec, cuyos elementos también desenfundaron sus armas estando a punto de darse un enfrentamiento. Al verse en desventaja, los metropolitanos optaron por emprender la huida, siendo perseguidos por los policías comunitarios logrando detener solamente a dos: Jorge Mondragón Alday y Emiliano Guzmán Mateos.

Después de varias horas de negociaciones, los elementos fueron entregados al entonces secretario de Seguridad Pública de Cuernavaca, Anselmo Sotelo Parra.

En el 2003, unos elementos de la Agencia Federal de Investigaciones que regresaban de unos operativos en la zona oriente pasaron por la avenida principal de Ocotepec, donde existen decenas de puestos de piratería. Sin saber que estaban en un pueblo que se rige por sus propias leyes, los agentes federales intentaron decomisar los productos apócrifos, siendo detenidos por los “ronderos” y llevados a la cárcel de la Ayudantía.

Minutos después llegó el responsable de la AFI en Morelos en aquellos días, Ulises Arellano Garnica, a solicitar la liberación de sus compañeros, pero como “llevaba aliento alcohólico”, también fue retenido.

Tuvo que acudir un representante del entonces delegado de la PGR, Martín Rubio Millán, para que les fueran entregados los elementos, previa devolución de sus discos “piratas”.

A principios del 2004, ronderos de Ocotepec dispararon contra policías Metropolitanos, después de que éstos detuvieron a dos jóvenes que ingerían cerveza e inhalaban solventes en la colonia Chamilpa. Los centinelas del poblado advirtieron a los efectivos que "se encontraban dentro de sus límites".

Los metropolitanos habían recibido el reporte de que en la calle Cuauhtémoc de la colonia Chamilpa había un sujeto pintando graffitis en la fachada de una casa, por lo que al sitio se trasladaron dos patrullas.

Cuando las unidades 187 y 193 llegaron al lugar, los uniformados se percataron de que había varios sujetos tomando cerveza y un joven inhalaba solventes con una estopa; por tal motivo decidieron aprehender a los infractores, pero algunos vecinos del lugar se pusieron demasiado agresivos e intentaron impedir el arresto de los presuntos responsables.

Ante el comportamiento violento de los colonos, los metropolitanos sólo capturaron a Raúl Avilés Ramírez y a Luis Angel Román Sánchez -quien inhalaba el solvente- pero de pronto, algunos de los lugareños empezaron a gritar y chiflar, por lo que poco después llegó una camioneta blanca, con el logotipo de la Ronda de Ocotepec, a bordo de la cual viajaban alrededor de 10 hombres armados, quienes intercambiaron palabras con los agentes e intentaron impedir que los presuntos implicados fueron detenidos.

Los vigilantes del poblado de Ocotepec alegaban que se encontraban en su jurisdicción y que los muchachos eran sus familiares, y que por esos motivos no podían aprehender a los jóvenes.

Pero los uniformados les manifestaron que estaban en Chamilpa, por lo que tras una fuerte discusión, los metropolitanos subieron a los tipos a las patrullas y se trasladaron a su base.

Sin embargo, en la carretera federal Cuernavaca-Tepoztlán, a la altura del callejón del Arrastradero de Chamilpa, los policías fueron alcanzados por una camioneta pick up color rojo y la camioneta blanca, ambas con los logotipos de la Ronda de Ocotepec y los rescataron a punta de pistola.

El único que ha podido ponerles un alto a los ronderos de Ocotepec fue el general Leopoldo Díaz Pérez, jefe de la 24ava Zona Militar en el sexenio de Marco Adame Castillo.

Elementos de Inteligencia Militar vestidos de civil fueron detenidos por la Ronda y llevados a su cárcel de la Ayudantía Municipal. Informado del hecho, el general Leopoldo Díaz Pérez montó en cólera y mandó varias unidas artilladas que rescataron a los elementos y se llevaron detenidos a los ronderos, a quienes pusieron a disposición de la Procuraduría de Justicia del Estado.

Al otro día, decenas de habitantes de Ocotepec se manifestaron en Base Zapata, hasta que sus ronderos fueron liberados mediante el pago de una fianza.

HASTA MAÑANA

 

Modificado por última vez en Jueves, 01 Agosto 2019 08:41
Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.