Publicado en Estrategias Viernes, 20 Enero 2012 08:00

El voto de los militares

Escrito por

Rogelio, el de San Antón

Omar Guerra: bajo sospecha

La participación del ejército mexicano en la lucha contra las drogas es un tema que divide a los mexicanos y que podría marcar el rumbo del país a partir de la salida del actual gobierno federal. Cada uno de nosotros tiene su propio punto de vista con respecto a la llamada “guerra de Calderón”, y quienes están en desacuerdo con ella seguramente votarán por el PRI o el PRD, en tanto que otra parte de la sociedad está convencida de que dejar de combatir a los narcos es entregarles el país por lo que debe haber continuidad en esa lucha que inició el PAN.

Pero hasta ahora ningún analista ha reparado en la pregunta ¿y qué opinan los militares? ¿Por quién votarán los miles de elementos con que cuenta el país?

Jorge Alejandro Medellín, uno de los pocos analistas expertos en el tema, escribió recientemente que el desgaste operativo y el grueso expediente de miles de presuntas violaciones a los derechos humanos -de las cuales varias al menos 92 han sido confirmadas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)- que acumula la Sedena, son parte de una agenda en la que la milicia se siente afrentada por el poder presidencial, pese a que los mandos castrenses intenten asegurar lo contrario señalando que el soldado no cuestiona, obedece.

“Los militares fueron enviados a esta guerra contra el narco con recursos limitados; armamento deficiente y envejecido, cartuchos, chalecos antibala, cascos, equipos de visión nocturna, gogles tácticos, paracaídas, equipos GPS, equipos y sistemas de radiocomunicación, arneses, guantes, cuerdas para rappel, lanchas, granadas, fusiles de asalto, miras telescópicas, sistemas de radar, aeronaves, helicópteros, equipo de intercepción de comunicaciones y tripulaciones de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) rezagadas, anticuadas, incompletas”.

El documento Panorama General del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, elaborado por el Estado Mayor de la Defensa Nacional (EMDN) en 2007 y presentado en al menos dos ocasiones a senadores y diputados federales por el General Guillermo Galván para que conocieran las graves limitaciones con las que recibió la administración, daba cuenta puntual y detallada del atraso de la Sedena.

En estas condiciones fue que el Comandante Supremo envió a los militares a una lucha cuyas dimensiones no se molestó en prever o al menos indagar antes de iniciar las hostilidades.

Según este analista, el proceso de sucesión al interior de la Sedena está imbuido de cuentas pendientes, de saldos a cobrar y de reposicionamientos en los que el ejército se enfoca a dirigir su voto duro hacia candidatos priistas, en primer lugar, y hacia aquellas figuras que nada tengan que ver con el Partido Acción Nacional (PAN).

Los militares temen que, ya sea un gobierno priísta o en el peor de los casos de izquierda, en el próximo sexenio surjan fiscalías para juzgar a los militares por los abusos cometidos y sobre todo a su Comandante Supremo.  Es decir, que de héroes pasen a ser verdugos, lo que no sería nuevo en la historia de México.

Es por eso que sería muy interesante una encuesta al interior de la milicia, porque ellos también votan. Durante años se decía que el militar no debía votar por otro que no fuera el PRI, pero hoy las circunstancias cambian y de qué manera.

Por poner un ejemplo, ¿por quién votará la familia del teniente Guerra? Para quienes no lo recuerdan, es el teniente que recibió en calidad de detenido a Jethro Ramses en la feria de la Primavera y ordenó someterlo a un interrogatorio para que confesara a qué cartel pertenecía. Al no aguantar el castigo el muchacho falleció y hoy el teniente (considerado por sus propios compañeros como un eficaz elemento en la lucha contra los narcos) espera sentencia en el Campo Militar número uno.

Como militar seguramente Raziel se vio beneficiado con los constantes aumentos a su salario y otras prestaciones ordenados por el presidente Calderón para congraciarse con la milicia, pero hoy está preso como consecuencia de una guerra en la que él –y todos sus compañeros- no pidió entrar.

Por eso otra vez la pregunta cuya respuesta quizás nunca sepamos: ¿Por quién votarán los soldados y sus familias?

 

ROGELIO, EL DE SAN ANTÓN

 

Corría la década de los cincuentas cuando un hombre con aspecto de campesino llegó al Hotel Chulavista, ubicado en la calle Jesús H. Preciado de la colonia San Antón, y tímidamente pidió hablar con el cocinero.

”Dígale por favor que lo busca su tío Mauro, de Los Ángeles”, le dijo al encargado de la puerta.

A los pocos minutos salió Adrián Sánchez, encargado de la cocina de ese importante hotel, y desde la entrada distinguió la figura de su tío Mauro Sánchez Espinoza. Y sí era de Los Ángeles, pero no California, sino Los Ángeles Tlatongio, municipio de Nochistlán, Oaxaca, de dónde años antes también había salido el cocinero.

Luego del saludo y las clásicas preguntas sobre la familia, Mauro le confió a su sobrino el motivo de su visita: “Necesito trabajar, allá en el pueblo se acabó la chamba y tengo hijos qué mantener. Dame trabajo de lo que sea”.

Para su buena suerte desde ese mismo día comenzó a trabajar en el Hotel Chulavista  haciendo de todo. La mayor parte de su sueldo lo mandaba a su familia y se quedaba con otra parte para ir haciendo un ahorro, pues su idea era vivir definitivamente en Cuernavaca.

Así, un buen día el cocinero del Hotel Chulavista vio llegar nuevamente a su tío Mauro, pero ya no venía solo. Tras él venía su esposa Maura Gatica y seis niños “en escalerita”, cargando cajas de huevo a manera de equipaje.

Don Mauro los llevó hasta donde sería su nuevo hogar: dos cuartos en una vecindad de la colonia San Antón, justo frente a la Iglesia. Ahí vivieron durante algún tiempo con muchas carencias pues el sueldo que ganaba don Mauro en el Hotel no era suficiente para darle de comer a seis bocas que luego aumentó a siete con el nacimiento de una niña.

Al poco tiempo se cambiaron a otra vecindad, ahora en la calle de Las Flores, cerca del Salto de San Antón. La necesidad hizo que los niños tuvieran que salir a la calle a buscar el sustento, pero eso sí, sin dejar de asistir a la escuela.

Rogelio, quien para ese tiempo ya era un adolescente, comenzó a cuidar carros en el Salto de San Antón. Años más tarde, consideró que ya tenía la experiencia suficiente en el “viene viene, quebrándose quebrándose” y podía hacerla de agente de tránsito.

Y un buen día se apersonó en la oficina del director de tránsito, Jorge Meade (padre de Jorge Meade Ocaranza) y le pidió que le diera la oportunidad de ser “tamarindo” aunque no le pagara. Le cayó bien al jefe de la Policía y le entregó a Rogelio Sánchez Gatica un uniforme de policía auxiliar de tránsito, el cual le permitía combinar su trabajo de “viene viene” en el Salto de San Antón, con el dirigir el tránsito vehicular en el centro de Cuernavaca.

La tenacidad del chaparrito de San Antón hizo que en poco tiempo lo dieran de alta como agente de tránsito, al tiempo que seguía estudiando. Así, al poco tiempo que había entrado a la carrera de leyes en la entonces Escuela de Derecho de la UAEM, comenzó a laborar en la Procuraduría de Justicia, primero como mecanógrafo, después auxiliar de Ministerio Público y de ahí no se detuvo hasta ocupar el cargo más alto en la institución que es el de procurador.

A la par con sus actividades de servidor público y en temporadas también como litigante, Rogelio Sánchez Gatica hizo una carrera como catedrático de la hoy Facultad de Derecho.

Y ese niño chaparrito y morenito que un día llegó de un pueblo perdido en Oaxaca a una vecindad en San Antón, y que cuidaba los coches de quienes visitaban “El Salto”, es hoy el presidente municipal de Cuernavaca.

Ya no vive en la vecindad de San Antón, pero sí muy cerca de ahí, en el barrio que lo vio crecer y consolidarse como un buen abogado, pero sin perder la sencillez que desde siempre le ha caracterizado.

 

MANUAL PARA POLÍTICOS PRINCIPIANTES

 

Recientemente leí una entrevista publicada en el portal Nueva Generación a Javier Sánchez Galicia, quien fuera jefe de comunicación social de Mario Marín, quien enfrentó el “linchamiento mediático” y al que algunos consideran “el salvador” del llamado “gober precioso”.

En lo particular no creo que haya sido salvado, sino solamente sostenido en el cargo a través de muchísimo dinero proveniente del erario público y hoy está pagando las consecuencias y ya sin dinero que repartir.

Pero lo interesante de la entrevista son los conceptos que maneja en torno a la elección que se avecina.

Javier Sánchez Galicia refiere que hay cuatro tipos de electores: el leal, que vota por un partido siempre; el voto switcher, que es el que va cambiando como le va en la feria; el antipartido, el que nunca votaría por uno, es decir, votaría por el que fuera menos por un partido en especial (por ejemplo, hay mucho antipriismo), y cuarto, la abstención que es una decisión finalmente.

“El voto switcher, son por lo general jóvenes críticos que leen, están pendientes, están en las redes, no los puedes acarrear, y por ejemplo, la directora de Sociología de la Ibero del DF decía que los alumnos veían a Peña Nieto como un prototipo, era un icono para este segmento ya se los había ganado por la pura imagen, y de repente se cae y en un medio donde ellos están que son las redes sociales.

“Con lo que le pasó a Peña Nieto en la Feria del Libro, no va a perder la elección, pero sí le restó puntos”, apunta el experto.

Y para aquellos que creen que interactuando a través del Facebook y del Twitter ganarán un puesto de elección popular, la siguiente anotación de Javier Sánchez:

“Yo creo que el tema de las redes sociales no es la panacea, no es determinante: es estratégico pero no es condicionante porque el segmento de la población que está en redes sociales es muy reducido o no vota. Sí es importante cómo lo uses, porque si lo que tú metes en redes sociales tiene repercusión en medios tradicionales entonces ese vínculo es donde puedes aprovechar.

“Yo creo que todavía la televisión sigue siendo la gran educadora de este país: una de mis hipótesis en el artículo es que si el caso (Marín-Cacho) no hubiera subido a la tele, no hubiera pasado nada y nadie se hubiera enterado, porque diría Sartori, ‘si no te veo no existes’: necesito verte y entonces la credibilidad se construye a partir de lo que ves y escuchas”.

Y para finalizar, las características que –según este experto en manejo de medios- debe tener un candidato para que gane:

“Deben ser congruentes con lo que dicen, si tú le preguntas a la gente una palabra asociada con diputado, a botepronto la respuesta es corrupción, entonces el político está mal calificado; sin embargo, tu trayectoria personal te da cierta credibilidad pero la gente piensa ‘para empezar no es honesto porque es político’. Yo he hecho encuestas, perfiles de candidatos y como persona salen bien evaluados pero cuando se les pone la etiqueta de un partido se caen.

“¿Cómo construye su credibilidad y su perfil? A través de los atributos que la gente le reconoce y hay tres maneras de construir la imagen: 1) atributos naturales 2) de las estrategias de los adversarios -como la etiqueta que ya tiene Peña Nieto de inculto- y 3) lo que tú puedas construir, que es más fácil construir a alguien desconocido, pues es muy difícil reconstruir la imagen de alguien que ya tiene etiquetas negativas”.

 

OMAR GUERRA, BAJO SOSPECHA

 

A nadie le queda duda de que la llegada de Omar Guerra al Congreso Local fue el resultado de un extraño fenómeno de la teoría de la comunicación en la que el emisor envió el mensaje y el receptor lo recibió, pero la interpretación fue totalmente al contrario de lo deseado. El exceso de publicidad pagada con recursos del erario público, el inundar la capital morelense y municipio circunvecinos con la imagen de Adriana Vieyra, hizo que los votantes le tuvieran tal animadversión que buscaron cualquier otra opción que la hoy directora del Instituto de la Mujer. Y el beneficiado fue el modesto conductor de noticieros locales y aprendiz de pastor Omar Yamil Guerra Melgar.

También para nadie es un secreto que la candidatura a diputado local la consiguió por servicios prestados a Guillermo del Valle y Marisela Sánchez desde que era conductor de televisión, pero que en cuanto se vio sentado en la curul les volteó la espalda y hoy ofrece sus gestiones al mejor postor a cuanto grupo priísta se le acerque. Hoy con Marisela, mañana con Amado, y pasado mañana con quien esté en el poder.

Y en el colmo de las incongruencias, lo que tanto criticó cuando era comunicador, tachando de bolsones y holgazanes a los diputados, hoy no solamente lo practica sino que lo hace con creces. Es parte del grupo de Los Simuladores, como han sido calificados los actuales diputados (la peor legislatura, la legislatura de la vergüenza, etc), porque hace como que presiona pero en realidad sólo está viendo que saca; hace como que beneficia a una escuela pero en realidad está haciendo proselitismo con recursos públicos pues todos sabemos sus orígenes.

Su único logro que viene presumiendo desde que entró y durante todo este tiempo, es que renovó el canal 3, pero en realidad lo está utilizando como un negocio particular. Ahí tiene cobrando a la gente que le ayuda en su campaña y ordena cobertura especial para la gente que le conviene.

Es cierto que se ha invertido como nunca en el Canal Tres, pero también lo es que los gastos se han hecho de manera discrecional, amparados en la opacidad que caracteriza al Congreso Local en su conjunto, y que no hay autoridad que se atreva a revisar los gastos erogados en el Sistema de Radio y TV del Congreso, so pena de sufrir el acoso de la Auditoría Superior,  hoy en manos del PRI a través del desprestigiadísimo Luis Manuel González El Chueco.

Por eso la única esperanza de Omar es quedar como diputado federal, para obtener un fuero que lo proteja de posibles investigaciones sobre el manejo de los recursos en el SMRTV.

Bien dicen que el que no tiene y llega a tener loco se quiere volver, y a éste ya lo perdimos.

 

A PETICION DE LOS LECTORES

A raíz de la columna de la semana anterior, varias personas que nos distinguen con su preferencia nos preguntaron sobre lo que dice el libro “Los señores del Narco”, de Anabel Hernández, sobre el actual presidente del PRI en Morelos, pues no todos tienen la posibilidad de adquirir la obra.

Y ahí les va:

“Directamente de su fuga (Joaquín Guzman Loera) el capo responsabilizó a tres hombres, figuras de la política y seguridad pública en México. Uno de ellos es el teniente coronel y ex gobernador de Quintana Roo, Joaquín Ernesto Hendricks Díaz. Dice el chapo que él lo ayudó cuando trabajaba en la Secretaría de Gobernación. El único cargo que Hendricks tuvo en esa dependencia fue en el sexenio de Ernesto Zedillo como director de Ejecución de Sentencias en la Dirección General de Prevención y Readaptación Social cuando Francisco Labastida era titular de la dependencia.

“En 1999 Hendricks Díaz se convirtió en el gobernador de uno de los estados con mayor desembarque de droga en México, y por ende, una de las principales bases de operaciones de la organización del Pacífico”.

 

INTENTO DE ALBAZO “TUITERO”

La noche del miércoles se vivió un ambiente de “velatorio virtual” entre los priístas y comunicadores de Morelos debido a que se esperaba que el CEN del PRI diera a conocer el nombre del candidato tricolor al gobierno de Morelos.

A la medianoche varios compañeros se decían dispuestos a pasar la noche en vela con tal de llevarse la primicia. “Esto es como un velorio aunque no todos están juntos. Nadie dormirá esta noche”, comentaba un servidor. “Velorio, sí, me gusta la definición”, decía Marina de los Santos. “¿Y quién es el muertito al que velamos”, preguntaba Jaime Brito desde su trinchera.

“.....El resucitado, el que andaba de parranda, el que estaba empanizado, el caballo negro o el bueno....”, bromeaba Carlos Félix.

“Quiero esperar a saber quién será el elegido pero mis ojitos se me cierran”, decía Marcela García.

“Yo no pienso desvelarme por el PRI, ahí los leo mañana  temprano”, advertía un servidor.

“Sale.....Que descanses, mi Chucho.....Jaime, hay que hacer café, como en los velorios.” Sugería Carlos Félix.

“Mejor una chela el viernes por la desvelada”, ofrecía Jaime Brito.

“Pues yo no participo en la desvelada pero sí acepto la chela”, decía la cuenta de @chuchocastillo.

“Por el horario de los noticiarios, es posible que la primicia se la lleve Teodoro Rentería”, agregaba.

Y Teodoro celebraba: “¡¡Atentos!!”.

“Una noche larga de paciencia vale más que un día corto sin futuro”, filosofaba Erick Castro desde Jojutla.

“Mi aprecio para todos..Twitter off...por el momento....”, escribía Carlos Felix y era secundado por David Monroy, en vela también hasta ese momento.

Poco después de las cinco de la mañana, aparecía un mensaje firmado por @otilioriveran que decía: “CONFIRMADO, ES UN HECHO, AMADO ORIHUELA CANDIDATO A LA GUBERNATURA, A TRABAJAR ,UNIDAD, INCLUSIÓN, RESPETO. GANA MORELOS GANA #MORELOS”.

Y después de retuitear lo anterior, José Luis Borbolla, el restaurantero metido a político decía: “Logra #PRI Candidato de Unidad en #Morelos en torno a Amado Orihuela Trejo ahora a sumarnos todos que a eso nos comprometimos Animo!!!”.

A través de su gente, Manuel Martínez Garrigos advertía que no había nada oficial todavía y en cambio resaltaba el hecho de que un Tribunal Colegiado lo había exonerado en el caso PASA.

Y esto es apenas el principio de la guerra cibernética.

 

DE TODO UN POCO

 

Pena ajena.- En días pasados el aspirante a presidente municipal de Tlaltizapán por el Partido de la Revolución Democrática, Joaquín Carpintero Salazar (quien ya ocupó el cargo una vez con pésimos resultados), le organizó un evento al precandidato del PRD a la gubernatura del estado, Rabindranath Salazar, en el salón de eventos “La Casa del Caudillo”, pero ni regalando la comida logró que se juntara gente, y sólo estuvieron menos de 50 personas entre empleados y familiares del ex alcalde. Ahí se ve el arrastre que tiene tanto uno como otro. De hecho, ambos saben que no tienen oportunidad ni siquiera de llegar a la candidatura, pues tienen enfrente a Matías Quiroz Medina y  Graco Ramírez, respectivamente, pero ninguno quiere quedarse fuera del presupuesto.

A propósito de la zona sur.- Suena Saúl Medina Villagómez como posible candidato de las izquierdas a la alcaldía.  Empresario del ramo de bienes raíces en la zona sur,  es apoyado por el PT, Movimiento Ciudadano y las expresiones del PRD en Jojutla, integrante de la planilla ganadora de las elecciones internas del 23 de Octubre del 2011, en las que la diputada Hortensia Figueroa quedo en tercer lugar después de Jazmín Pastrana.

Entre sus méritos está el haber donado el predio donde actualmente está la Subprocuraduría de Justicia de aquella región, además de que es un benefactor de la Cruz Roja de aquella región.

En la Canacintra.- Alejandro Escobar Botello cerró su campaña a la presidencia de Canacintra Morelos, con un evento en “La Herradura” al que asistieron unos 150 socios de esa organización, además estuvieron presentes los ex presidentes y los líderes de las ramas.  Alejandro Escobar también recibió el espaldarazo de los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Morelos, encabezados por Juan Carlos Salgado Ponce.

Hasta el próximo viernes

Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.