Publicado en Estrategias Viernes, 10 Febrero 2012 07:54

¿Una figura presidencial con “enaguas”?

Escrito por

El PRI está entregando el Estado a la oposición.

Alejandro Vera, el candidato de la continuidad en la UAEM.

El principal obstáculo para Josefina Vázquez Mota, recién electa candidata del PAN a la presidencia de la república, será la labor desempeñada por los dos últimos presidentes de México, Vicente Fox y Felipe Calderón.

Su gran reto será convencer al electorado de que, a pesar de que proviene del mismo partido que sus antecesores, su gobierno será muy diferente. Algo así como lo que hizo Luis Donaldo Colosio con Carlos Salinas de Gortari.

Los analistas coinciden en que la participación de una mujer en los comicios presidenciales cambia radicalmente los escenarios, pues mientras Cordero o Creel tenían asegurado el tercer lugar en las votaciones, una mujer por el simple hecho de serlo lograría la elección presidencial más reñida de la historia.

Y es que el único “lado flaco” por el que puede ser atacada Josefina Vázquez Mota es que trabajó en el gobierno de Felipe Calderón, ése que prometió ser el presidente del empleo y terminó siendo lo contrario; el mismo que prometió acabar con la inseguridad y hoy tiene al país a merced de los diferentes cárteles del narcotráfico.

En la medida que Josefina logre separarse de la figura de Calderón, en esa proporción se incrementarán sus posibilidades de triunfo. Una posible estrategia es propagar el hecho de que ella no era la candidata de Calderón y que no necesariamente tendrá que dar continuidad a sus métodos para combatir la delincuencia organizada.

“Mientras el PRI apuesta al carisma de Peña Nieto y a la sólida estructura territorial que lo caracteriza, y López Obrador juega a capitalizar su imagen de irreductible opositor y confía en las redes de apoyo construidas a lo largo de los años, Josefina apostará a ser puente de conexión entre varios sectores hoy dispersos, dentro y fuera del PAN, y a operar en la política como una mujer moderna en el hogar: la que soluciona disputas, organiza la casa, hace que funcione y termina siendo la referencia de su pareja y sus hijos, y en muchas ocasiones, en casi 30% de los hogares de México, la que mantiene a su familia con su esfuerzo”, escribió Jorge Fernández Menéndez al otro día de que se dio a conocer el triunfo de JVM.

“Creo que Josefina encabezaría un gobierno laico (simpatizante con la corriente de la Teología de la Liberación), de apoyo a las mujeres y la no confrontación con las libertades ya ganadas por las comunidades homosexuales. Además, espero que escuche a los que estamos por la legalización de la mariguana. Uno de sus slogans podría ser: ‘¡Mota sí!’”, apuntó por su parte Guadalupe Loaeza.

Y acotó: “Para muchos electores, Vázquez Mota tiene una familia bastante mejor estructurada que la de la mayoría de los contendientes. Esto transmite una sensación de tranquilidad y de armonía que contrasta con lo que vivimos actualmente. Verla por la televisión o en persona compartir sus logros con su marido (y único novio) Sergio Ocampo, tres hijas (María José, Celia María y Montserrat) y el resto de su familia cercana (cuarta de siete hermanos) inspira confianza”.

Lo más increíble del caso es que Josefina Vázquez Mota competirá por la presidencia de la república con la bandera de un partido político para cuyos miembros las mujeres deben estar en su casa cuidando a los hijos, los cuales deben ser concebidos sin ninguna limitación más que la voluntad divina (los hijos que Dios nos mande, suelen decir los panistas).

Cuánto hace que Diego Fernández de Cevallos se refería a las mujeres de su partido como “El Viejerío” y cuánto hace que las mujeres panistas no tenían la mínima posibilidad de alcanzar una posición política.

La verdad es que a muchos panistas de cepa todavía no les cabe en la cabeza la posibilidad de ver a una figura presidencial “con enaguas” mientras el marido despacha en el DIF o cuida a las hijas. Pero ni modo de votar por Peña Nieto o por “El Peje”.

 

Y EN MORELOS, DE PRONTO SE VOLVIERON FEMINISTAS

 

Y si a nivel nacional los panistas ven con recelo a las mujeres que sobresalen en la política o la administración pública, en Morelos los hechos demuestran que a las mujeres sólo les ven futuro tomando notas o llevando el café.

Si bien es cierto que algunas mujeres han sobresalido en determinadas posiciones políticas, eso más bien ha sido por una mera cuestión de economía familiar más que por méritos propios. Me explico: en un partido político dominado por la llamada “Sagrada Familia”, resultaba mejor método para incrementar el ingreso familiar meter a la esposa en un cargo político que darle la oportunidad a gente de fuera.

Por eso Ericka Cortés de Castañón ha sido diputada y últimamente directora del Instituto de la Mujer; por eso Adriana Vieyra de López quería ser diputada y actualmente directora del Inmujer al igual que lo fue en su momento Martha Patricia Franco de Del Valle. Por eso Susana González de Hernández fue regidora de Cuernavaca y actualmente directora del ICATMOR y por eso en su momento Blanca Olivia Enríquez de Álvarez Mata fue secretaria de Desarrollo Humano en el Ayuntamiento de Cuernavaca.

Haciendo cuentas, la única mujer que ha llegado a cargos de importancia sin el apellido del marido es Margarita Alemán Olvera.

También hay que recordar que la única secretaria de gabinete en el actual gobierno fue Patricia Mariscal Vega, a quien mandaron a su casa por andar husmeando en los manejos de prominentes funcionarios fundadores del panismo morelense.

Por eso a nadie convence que de pronto los panistas de Morelos se volvieron feministas y que están conformes con que los represente una mujer.

 

EL PRI ESTÁ ENTREGANDO EL ESTADO A LA OPOSICIÓN

 

Tras el acuerdo que llevó a Manuel Martínez Garrigós a terminar con su movimiento de insurrección aceptando la presidencia del PRI en Morelos, se han estado llevando a cabo los registros de precandidatos a los diversos cargos de elección popular.

Sin embargo, y a decir de varios líderes de diversos sectores, las designaciones no han sido las más acertadas y las consecuencias se habrán de ver en los resultados del primero de julio próximo. Es notorio que existe un exceso de confianza en el PRI y los encargados de “palomear” las listas de aspirantes a diputados están volviendo a caer en los errores que se cometieron en el pasado y que fue la principal causa de que los votantes les voltearan la espalda durante dos sexenios.

Auténticos “cartuchos quemados”, gente sin trayectoria, mitómanos, verdaderos desconocidos para el grueso de los priistas, otros que se ganaron el puesto a base de zalamerías y algunos que no tienen más mérito que el apellido, son las características de quienes habrán de representar al PRI en las próximas elecciones.

Y es que los jerarcas priistas que encabeza Pedro Joaquín Coldwell creen que la gente votará en bloque por el partido y que difícilmente se fijará en el nombre de los candidatos. Craso error. Hoy los electores están más despiertos y exigen saber quiénes son los que habrán de representarlos en las Cámaras legislativas.

Que luego no se digan los sorprendidos quienes hoy están mandando al proceso electoral a pésimos candidatos si la noche del primero de julio los resultados son adversos para el tricolor. Que luego no pregunten –desde sus cómodas oficinas del Distrito Federal-- por qué perdió el PRI en Morelos. Hoy Coldwell todavía está a tiempo de preguntarle a las bases priistas quiénes son los que ya se acomodaron en las candidaturas a diputados federales.

En suma, y de acuerdo con lo que han comentado personas cercanas al PRI, es el propio partido el que está entregando el Congreso local, el federal y los Ayuntamientos a otros partidos que ya se están frotando las manos al ver la calidad de los precandidatos que se están registrando.

Los priistas no salen todavía del hoyo en el que estuvieron estos últimos años, y ya están cavando otra vez su tumba.

 

ALEJANDRO VERA, EL CANDIDATO DE LA CONTINUIDAD EN LA UAEM

 

Hace un par de semanas abordamos en este espacio el tema de la sucesión en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Hicimos un recuento sobre la forma cómo llegó Fernando Bilbao Marcos al cargo más importante dentro de la máxima casa de estudios después de ser un académico de muy bajo perfil.

Dejamos asentado que su triunfo se debió al apoyo de un grupo de miembros de la universidad que también buscaban llegar a la rectoría y a los que identificamos como “Los Biólogos”, mismos que lograron imponerse al grupo de “Los Abogados” que encabezaba Jorge Arturo García Rubí y al candidato del gobernador, el médico Miguel Ángel Castañeda. En una segunda votación, los dos últimos cedieron y así Bilbao Marcos fue ungido rector por unanimidad.

A lo anterior sólo habría que agregarle que ninguno de “Los Biólogos” fue incluido en los puestos más importantes del organigrama de Bilbao. De hecho, hubo un rompimiento entre “Los Biólogos” y el hoy candidato a diputado federal por el PRD.

Hoy, a casi seis años de distancia, varios de los protagonistas de esa historia refieren haberse quedado “con la boca abierta” al conocer que el que ocuparía la Secretaría General de la UAEM no sería ninguno de los que estuvieron “en campaña”, sino el doctor en Derecho Carlos Alberto Puig Hernández, quien por cierto sólo estuvo unos meses en el cargo.

Lo que no resultó sorpresa para nadie fue que al relevo llegara Alejandro Vera Jiménez, hombre de todas las confianzas del rector y quien desde la campaña fue intermediario entre Bilbao y los diferentes grupos que buscaban la rectoría.

La relación entre los dos psicólogos data de hace varios años. Si analizamos sus respectivos currículos, nos encontraremos con que ambos trabajaron en la Subsecretaría de Desarrollo Humano del gobierno estatal, Fernando como director y Alejandro como jefe del departamento de Trabajo Social. En el DIF estatal el primero fue director de Desarrollo y Orientación y el segundo subdirector de Mejoramiento Nutricional. Cuando Fernando era director de la Facultad de Psicología, su pupilo era secretario de Investigación y Posgrado. Al asumir la rectoría Bilbao Marcos lo nombró secretario de Extensión Universitaria pero casi de inmediato lo subió a secretario general, es decir, su brazo derecho.

Es más que evidente que Fernando Bilbao sería el más contento con que Alejandro Vera lo sucediera en el cargo de rector. Y de hecho las condiciones están dadas para que así sea. Ser el número dos en la administración de la UAEM representa una excelente posición para aspirar al máximo puesto dentro del organigrama y eso se lo debe a su amigo Fernando.

Quién hubiera pensado que aquel muchacho proveniente del Distrito Federal que en 1991 era el orientador vocacional de la Prepa uno (y cuya carrera docente se reduce a cinco años) hoy esté a un paso de dirigir los destinos de la máxima casa de estudios. Y quién hubiera pensado que habiendo tantos administradores y licenciados en Derecho, sean los psicólogos quienes manejen los destinos de la UAEM desde hace 12 años y posiblemente 18.

Pero si de trayectorias meteóricas hablamos, ni qué decir del actual rector interino, Víctor Mora, a quien muchos de su generación recuerdan el esfuerzo que tenía que hacer para acudir a estudiar a la escuela de Biología. Muchos conocen de las vicisitudes que tuvo que pasar siendo profesor de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y las que superó gracias a su amigo Arturo Alarcón Martínez, entonces secretario general del Sindicato de Trabajadores Académicos de la UAEM. En esos tiempos de “vacas flacas” y que andaba a “salto de mata” nunca se imaginó que algún día sería rector, aunque sea por unos meses.

 

BUSCAN SANEAR LAS FINANZAS DEL PANAL

 

La repentina salida de Juan Antonio Andrew López como responsable de las finanzas del Partido Nueva Alianza es una evidente reacción del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación ante el dudoso manejo de los recursos del partido en los últimos años. La llegada de Antonio Buenrostro a la tesorería del Panal en un paquete en el que también arriban Felipe Castro Baldovinos y Fernando Casillas, es una muestra de que la secretaria general de la sección XIX del SNTE, María Eugenia Ocampo Bedolla, ya cayó en la cuenta de que el Panal pertenece al Sindicato y no al revés.

El enroque es oportuno ante la cercanía del proceso electoral en el que el gremio magisterial tendrá que demostrar que tiene la fuerza suficiente para influir en el escenario político del estado de Morelos. La separación del Panal con el PRI a nivel nacional servirá para conocer la fuerza real de ese partido sin la ayuda del tricolor.

Sin embargo, en Morelos es de esperarse una alianza formal o informal entre el partido de los maestros y el Revolucionario Institucional por una sencilla razón: la operatividad de Matías Nazario Morales, quien tiene influencia tanto en uno como en otro partido.

Lo único que falta es definir a quién mandará el Panal a competir en las próximas elecciones. Los profesores esperan que se privilegie el trabajo sindical y partidista a la hora de repartir las candidaturas y no se imponga a los amigos del presidente del partido, Francisco Santillán, quien de hecho ya tiene un pie afuera de la dirigencia.

Los maestros de Morelos han demostrado que sí tienen capacidad de atraer votos, y sólo como ejemplos podríamos citar el caso de Ageo Anaya Crisantos, eterno aspirante a la dirigencia del SNTE y quien en las pasadas elecciones logró casi 20 mil votos; también está el profesor Gil Solano, dos veces presidente municipal de Tetecala por diferentes partidos; Remedios Melgar en Coatlán del Río y Atanasio Pérez Villalobos en Jojutla.

Es altamente probable que Leandro Vique (otro de los que María Eugenia Ocampo Bedolla dejó en el camino) sea tomado en cuenta para buscar una diputación local por el PRI, el Panal o los dos juntos, lo que sería una garantía de triunfo.

El SNTE tiene suficiente presencia para mandar a un maestro a cada municipio a buscar por lo menos una regiduría. De esa manera el Panal tendría asegurado su registro en el estado.

 

DE TODO UN POCO

Policía Acreditable.- Ayer se dio a conocer que se dio inicio al proceso de alta en la estructura nominal de la Secretaría de Seguridad Pública a los primeros 183 elementos de la llamada “Policía Acreditable”. De acuerdo con un comunicado de la SSP, son 183 elementos plenamente acreditados, es decir, evaluados, capacitados, con instrucción de especialización en cada área de responsabilidad, y en las próximas semanas concluirá su instrucción de especialidad otro grupo de elementos que también serán integrados para un proyecto de 421 elementos. Como quien dice, es una policía ideal.

La mala es que 800 elementos que ya estaban en activo reprobaron los exámenes de confianza y ya despidieron a 400. Muchos de ellos, al no poder ser contratados ni siquiera como guardias privados, irán a engrosar las filas de la delincuencia.

Por otra parte, así como está la burocracia es muy posible que la Policía Acreditable esté totalmente lista una semana antes de que termine el presente sexenio.

Hablando de generales.- Por cierto, ayer fue ratificado como secretario de Seguridad Pública el general Rafael García Aguilar. El nombramiento se lo ganó la noche del 24 de diciembre cuando mandó a cerrar con patrullas la calle Actores de la colonia Carolina.

Otro general, Mario Ayón Rodríguez, prepara maletas para regresarse a Puebla porque su proyecto para suceder al general García Aguilar ya se cayó.

Jaripeo con buena causa.- El regidor de Hacienda del municipio de Emiliano Zapata, Jorge Luis García Ocampo, invita a la población en general a que acuda al jaripeo baile que se llevará a cabo hoy viernes en la plaza de toros La Asunción, en el poblado de Tejalpa, municipio de Jiutepec, a beneficio del asilo de ancianos “Yolanda Vargas Dulche”. Vale la pena ir a divertirse y de paso ayudar a la manutención de esta casa hogar para personas de la tercera edad.

Hasta el próximo viernes.

Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.