Publicado en Estrategias Viernes, 06 Abril 2012 07:28

Magistrados: la caída de Cuenca y la llegada de Ponce

Escrito por

Ahora, la disputa por la presidencia del TSJ.

El espionaje político.

Por fin los diputados de la LI Legislatura se dignaron a resolver la situación de tres magistrados del Tribunal Superior de Justicia que terminaban su periodo en mayo próximo y nombraron a quien vendrá a ocupar el lugar que dejó vacante el depuesto magistrado presidente Ricardo Rosas Pérez (nadamás  se tardaron un año y nueve meses).

Con lo que el Pleno del TSJ se encuentra nuevamente completo y listo para nombrar al nuevo titular del Poder Judicial en el Estado.

Pero vayamos por partes. Primero el tema de la designación del sustituto de Ricardo Rosas, que fue realmente lo que provocó que el tema fuera pospuesto en varias ocasiones pues desde hace varias semanas se daba por hecho la ratificación de Miguel Ángel Falcón Vega, Rocío Bahena y Valentín González.

Y desde hace varios meses ya existía una lista de aspirantes al cargo de magistrado por parte del Partido Revolucionario Institucional que sigue teniendo mayoría en la Cámara de Diputados. La lista era la siguiente y en ese orden de posibilidades: Carlos Cuenca Dardón, Marco Antonio Ponce Santiago, Alejandro Hernández Arjona y Juan Emilio Elizalde Figueroa.

Al principio hubo la intención de no ratificar a ninguno de los magistrados que terminan su periodo en mayo próximo y meter en esos espacios a los antes mencionados. Pero se dieron cuenta que los no ratificados seguramente interpondrían sendos recursos de amparo con muchas posibilidades de ganarlos, de tal manera que quienes fueran designados estarían en riesgo de ser magistrados sólo por unos meses.

Aunado a ello, el PAN solicitó la permanencia de Miguel Ángel Falcón Vega, actual presidente y quien se encargó de reanudar las relaciones del TSJ con el gobierno de Marco Adame Castillo, rotas en su totalidad por el polémico Rosas Pérez.

Por su parte, el PRI de Amado Orihuela defendió a capa y espada al magistrado Valentín González García (ambos efímeros estudiantes de la Universidad de Chapingo en sus años mozos) y exigió su ratificación a pesar de los argumentos expuestos en su contra por su compañero magistrado Andrés Hipólito Prieto.

Y en un caso poco común, los tres partidos políticos fuertes y “la chiquillada” resolvieron ratificar en el cargo a la magistrada Rocío Bahena Ortíz, por la simple razón de que le encontraron un expediente personal totalmente limpio.

Así las cosas, los diputados (más bien dicho sus coordinadores parlamentarios porque muchos nuevos legisladores no saben ni lo que votan) ya habían acordado ratificar a los tres magistrados del TSJ al igual que a sus homólogos del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (cuyo caso abordaremos en otra columna).

Donde “el engrudo se les hizo bolas” fue en la designación del sustituto de Ricardo Rosas. Y es que el que iban “cincho” se cayó por algunas cuestiones dudosas en lo que se refiere a sus títulos profesionales, pero aseguran que lo que fue determinante fue que se enteraron de que estaba negociando con el PAN para quedarse con una de las tres Notarías Públicas que está ofertando el gobierno de Marco Adame.

En estricto orden de aparición le tocaba entonces a Marco Antonio Ponce Santiago. Este abogado es hechura del ex gobernador Jorge Arturo García Rubí, la prueba está en que lo acompañó en la Procuraduría de Justicia, en el Tribunal Superior, en la Secretaría de Gobierno y en la Gubernatura. Es justo decir que Ponce Santiago si bien no tiene una carrera judicial amplia como la de Hernández Arjona, hace muchos años fue secretario proyectista de la magistrada Elvia Lugo de Vera, que es maestro en Derecho y actualmente cursa la Maestría en Juicios Orales que imparte la Universidad de Ciencias Jurídicas propiedad de Cipriano Sotelo.

Pero Ponce Santiago no puede negar “la cruz de su parroquia”. Entró a la Dirección Jurídica del Congreso Local como parte de las prerrogativas al Partido Revolucionario Institucional, tras desempeñarse como asesor jurídico del diputado priísta Andrés González García.

Cualquiera pensaría que su nombramiento se lo debe a Jorge Arturo García Rubí, pero no. Cuando García Rubí decide apoyar a Manuel Martínez Garrigos y le manda a su hijo Jorge Mario para que lo acompañe en la fórmula como regidor suplente, Marco Ponce se distancia y a la larga se une al grupo de Amado Orihuela.

La elección de Ponce Santiago por parte de los diputados resultó un tanto cómica, pues como ya es sabido apenas entraron un buen número de diputados suplentes y parece que no habían entendido que ahí se va a obedecer órdenes de sus coordinadores, no a votar libremente.

Al parecer a eso se debió que, en un inicio, la votación queda de la siguiente forma: 16 votos a favor de Marco Antonio Ponce Santiago, cinco votos para Alejandro Hernández Arjona y dos votos para Nicolás Garduño, asesor jurídico del diputado Fidel Demédicis Hidalgo.

El presidente de la Mesa Directiva declaró un receso (para explicarles a los nuevos diputados cómo funciona el Congreso) y posteriormente volvieron a votar. Ahora, Marco Antonio Ponce Santiago recibió el respaldo de 26 diputados.

Zanjadas las vicisitudes del caso, el hecho es que ya están los 13 magistrados numerarios de donde habrá de salir el presidente del Tribunal Superior de Justicia para un periodo de dos años a partir del 18 de mayo próximo. Y aquí van los posibles.

Miguel Ángel Falcón Vega.- Actual presidente del Tribunal y quien ya ha declarado abiertamente que buscará la reelección por otros dos años. Aunque su designación como magistrado hace seis años fue una propuesta del Partido de la Revolución Democrática, hoy Falcón Vega tiene mejor relación con los panistas, lo que en otros tiempos hubiese sido favorable para él.

Circula el rumor de que los diputados priístas le advirtieron que le daban la ratificación como magistrado pero con la condición de que no buscara la reelección. Pero las palabras se las lleva el viento, ultimadamente.

A fin de cuentas al presidente del TSJ lo eligen los magistrados numerarios y los únicos que tienen la obligación de obedecer la línea que mande el PRI son Valentín González y Marco Antonio Ponce, por las circunstancias arriba mencionadas.

Recordemos que en un análisis publicado el 24 de diciembre de 2010 (en el que anticipamos la designación de Marco Ponce como magistrado) explicamos la nueva conformación política del TSJ a partir de la salida de Ricardo Rosas, y así quedaba:

“El pleno del Tribunal Superior de Justicia ha quedado dividido en tres bloques: los que apoyan a Miguel Ángel Falcón, que son Andrés Hipólito Prieto, Carlos Iván Arenas Ángeles, Carmen Cuevas, Ángel Garduño, Leticia Taboada y Norberto Calderón Ocampo. Los que alguna vez fueron considerados afines al anterior presidente Ricardo Rosas: Nadia Lara, Virginia Popoca, Ezequiel Honorato y Rocío Bahena, quien a últimas fechas ha votado con el grupo de Falcón.

“Y finalmente, los que desde ahora ya son considerados abiertamente “enemigos del presidente”, o lo que es lo mismo, integrantes del grupo de (Julio Ernesto) Pérez Soria: Valentín González (quien promovió un amparo para intentar regresar al Consejo de la Judicatura), Rubén Jasso Díaz, Guillermina Jiménez Serafín y María Idalia Franco Zavaleta.

“Tomando en cuenta que los magistrados supernumerarios no tienen voto al interior del Pleno, el grupo opositor al presidente se reduce a dos, que sumados a los de Rosas Pérez (aunque habría que aclarar que ya no tienen relación alguna con el ex presidente) son cinco, en tanto que Falcón Vega goza de la simpatía de cinco de sus compañeros y puede votar por sí mismo.

“Como se puede observar, Miguel Ángel Falcón tiene el voto de la mayoría pero su situación es endeble, por lo que el 2011 será determinante para su fortalecimiento o debilitamiento al interior del Pleno”, especulábamos en diciembre del 2010.

Hoy, haciendo un nuevo recuento podemos considerar que Falcón Vega sigue teniendo como aliados a “los panistas” (conste que va entrecomillado) Andrés Hipólito, Carlos Iván Arenas, Carmen Cuevas y Ángel Garduño. Norberto y Leticia no tienen derecho a voto. Es decir, por sí solo el grupo de “Los panistas” no puede reelegir a Falcón Vega. Forzosamente tendría que aliarse con el grupo de Pérez Soria (con quien estuvo a punto de llegar a los golpes cuando descubrió que sostenía reuniones con jueces a sus espaldas) o bien con ese grupo que poco a poco ha ido perdiendo identidad (primero les decían Ciancistas, luego Rosistas) pero que más bien podríamos identificarlos como “Los ex jueces”. Sí, porque a estas alturas lo único que tienen en común Virginia Popoca, Ezequiel Honorato, Rocío Bahena y Nadia Lara, es que todos ascendieron a la magistratura tras años de ser jueces.

Ezequiel Honorato Valdez.- Es su última oportunidad porque en dos años tiene retirarse forzosamente. Ya en una ocasión el PAN-Gobierno lo lanzó al ruedo pero “Cheque” (como lo conocen sus amigos) no quiso entrarle para no enfrentarse con el entonces poderoso Ricardo Rosas. Tampoco  le basta con el voto de sus compañeras ex juezas, tendría que buscar votos en los otros grupos.

Andrés Hipólito Prieto.- Lo que alguna vez era un punto a favor hoy es una desventaja: está demasiado identificado con el PAN. Además,  está peleado a muerte con Valentín González (también con Leticia Taboada pero ella no vota). Es temperamental. Sus compañeros no olvidan cuando arrojó unos libros o expedientes en una sesión de pleno.

Rocío Bahena Ortíz.- El hecho de haber sido la única magistrada que fue ratificada en el cargo por votación unánime de los partidos representados en el Congreso, y su trayectoria sin mancha alguna,  la convierte en candidata natural a suceder a Miguel Ángel Falcón. Además, está de moda poner a mujeres al frente de instituciones importantes.

Es la que tiene mejor relación con los demás grupos, pero falta que ella quiera aventarse el paquete.

En resumen, digamos que el PAN tiene presencia en el Poder Judicial pero ya se van. El PRI todavía no llega, el PRD ni aparece. Debe llegar alguien que no sea ni de uno ni de otro, pero que tenga la capacidad de sacar adelante al Tribunal Superior de Justicia.

 

EL ESPIONAJE POLÍTICO

 

Escuchar conversaciones telefónicas ajenas, así como acceder a correos electrónicos de un tercero, nunca fue tan sencillo, pues actualmente en México una persona puede tener acceso a una vasta oferta de dispositivos “espías” que permiten esa práctica desde mil 600 pesos.

Sin embargo, aunque obtener información privada es considerado ilícito, la compra de estos gadgets no lo es, y fomenta un mercado que hasta hoy han aprovechado aproximadamente 18 millones de personas.

“Hay plumas, relojes, pisapapeles y software que sirve para esto, y dada la oferta de estos productos te podría decir que hoy cuesta entre mil 600 y dos mil pesos obtener información ilícita en el país. El mercado es muy grande, pero calculamos que 18 millones de personas han adquirido, por lo menos, alguno de estos productos a través de medios lícitos”, comenta Jorge Manrique, Rector del Colegio Jurista.

Dichos datos fueron revelados por un estudio realizado por el Colegio Jurista en esta materia, el cual menciona que la permisibilidad para que medios lícitos vendan productos que permiten el espionaje cibernético y telefónico es de preocupar, pues aunque la venta de estos no es penada como lo es su uso, el que estén a la vista fomenta un mercado de espionaje.

“Lo que nos preocupa en la tendencia que existe en medios lícitos para vender estos dispositivos, que aunque los oferten de buena voluntad, obtener información privada es una práctica penada por la ley”, dijo.

“A quien intervenga las comunicaciones privadas sin mandato de autoridad judicial competente se le aplicarán sanciones de seis hasta 12 años de prisión y de 300 a 600 días de multa”, según el Código Penal Federal.

Sin embargo, aunque la acción esté penada, datos del estudio realizado por el Colegio de Juristas reveló que esta práctica es frecuentemente utilizada en México, principalmente, por la comprobación de infidelidades, así como por parte de políticos y de las empresas privadas.

El espionaje telefónico es una práctica ilegal tolerada en México, trasfondo del incremento del espionaje informativo, que creció 15% este año y es considerado el principal ciber delito, pues se dan 35 millones de casos anualmente año, según cálculos del Colegio de Jurista de México.

El espionaje informático tiene como principal objetivo robar programas o dañar y destruir ordenadores, enlaces electrónicos y redes sociales, y normalmente lo realizan personas con altos conocimientos en computación y acceso a Internet, conocidas como hackers.

El espionaje cibernético busca información confidencial de empresas y personas, esencialmente se emplea para competer fraudes. Es de menor rango y suele abrir puertas clandestinas del correo electrónico y redes sociales.

Aunque es ilícito interceptar correos electrónicos, en México es de las principales maneras en las que se puede exhibir información para denunciar infidelidad conyugal, espionaje industrial y fraudes, de acuerdo al Colegio Jurista.

 

LOS CANDIDATOS

Jorge Meade, y sus “ángeles verdes”. – Ayer, un boletín enviado por  la coordinación de campaña de Enrique Peña Nieto explicaba que brigadistas encabezados por Jorge Meade Ocaranza iniciaron la cruzada de promoción del voto en la ciudad de Cuernavaca, misma que se extenderá al resto del estado  como parte de la estrategia de acercamiento personal y efectivo del candidato del PRI a la presidencia de la República.

“Los brigadistas destacaron entre los automovilistas las propuestas de Peña Nieto para recuperar la paz, abatir la pobreza, crear empleos, mejorar el acceso a una educación de calidad y devolver a México el liderazgo internacional”, decía el boletín.

Pero lo curioso es que terminaba diciendo que “en los módulos donde se concentraron las brigadas, se auxilió a los automovilistas con asistencia vehicular, balanceo de llantas y revisión de niveles”.

Cuestión de enfoques.- Bien dicen que cada quien ve lo que le conviene ver. Dice un comunicado del PSD que “el equipo de campaña del candidato a la gubernatura por el Estado de Morelos, Julio Yáñez Moreno, recibió con muy buenos ojos los resultados de la encuesta realizada por el Instituto de Ciencias de la Educación entre estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), donde el abanderado del Partido Socialdemócrata (PSD) está posicionado con el 8.3 de las preferencias electorales antes de iniciar la difusión de propuestas y el llamado al voto de los morelenses”.

Según esa encuesta, la preferencia de los universitarios es la siguiente:  27.37% por Graco Ramírez; 23.21% por Amado Orihuela Trejo; 9.85% Adrián Rivera Pérez; Julio Yáñez 8.3% y 27.34% aún no define o no dio a conocer su intención de voto.

Y mientras el resto de la gente ve a Julio Yañez en último lugar, su equipo hace notar que “en el sondeo Julio Yáñez se encuentra a escaso punto y medio del candidato del PAN”.

¿Y la sintaxis?.- La oficina del candidato a diputado federal (y consejero de la Judicatura por las mañanas) Antonio Tallabs Ortega, envió copia scaneada del escrito entregado el miércoles en la oficina del Ayuntamiento de Cuernavaca, mismo que textualmente dice:

“Por el dicho de diversas personas, al parecer el personal del área de limpia e imagen urbana del gobierno municipal a su digna encomienda, a (sic) realizado el borrado de diversas bardas que tienen rotulado propaganda de índole electoral del Partido Acción Nacional, en la cual, el suscrito proyecté mi imagen político electoral, lo que me genera una situación de extrañeza, por lo que le solicito respetuosamente tenga a bien instruir al personal que labora en el H. Ayuntamiento de Cuernavaca, Morelos, a efecto de que se abstenga de borrar mi propaganda electoral que pinte en las bardas de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, ya que cuento con la autorización por escrito de sus propietarios para tal fin”.

Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.