Viernes, 27 Noviembre 2015 01:13

El fiscal en el Congreso

Escrito por

Bordonave: el intelectual

1.- El fiscal General del Estado, Javier Pérez Durón, compareció ayer ante diputados para afirmar que el Gobierno estatal se ha manejado con transparencia y legalidad en el caso de las fosas de Tetelcingo, de las cuales sostuvo que son fosas comunes y no clandestinas, pues se encuentran dentro de un panteón y se abrieron con los permisos correspondientes. 

Ahí se inhumaron 118 cadáveres, pero quedan 116, de los cuales 105 tienen sus respectivas carpetas de investigación; los demás no tienen expediente pero están plenamente referenciados e incluso tres cuerpos fueron entregados por universidades que los tenían para prácticas profesionales. El funcionario acudió al Congreso local a convocatoria de las comisiones unidas de Seguridad Pública y Protección Civil y de Justicia y Derechos Humanos, que presiden, respectivamente, la perredista Hortencia Figueroa y el aliancista Francisco Santillán, y durante la reunión tomaron parte otros legisladores como la panista Norma Alicia Popoca, el humanista Jesús Escamilla, la pevemista Silvia Irra, el panista José Manuel Tablas y los perredistas Ricardo Calvo, Enrique Laffitte y Eder Rodríguez.

2.- Pérez Durón hizo una exposición general sobre el caso de las fosas del Campo del Maguey, sito en la comunidad indígena de Tetelcingo (Cuautla). La Fiscalía General ha informado hasta la saciedad que no se trata de fosas clandestinas o irregulares, sino de espacios semejantes a otros operados de la misma forma por las autoridades ministeriales para la disposición final de cadáveres jamás identificados o reclamados por alguien. Esto se ha sabido y repetido a lo largo de muchas décadas. Empero, cualquier asunto mal manejado por las instituciones correspondientes, adscritas al Poder Ejecutivo, siempre otorga la posibilidad de impugnar o por lo menos cuestionar al grupo gobernante. Los actores políticos entran al terreno de la incredulidad, por angas o mangas. Y fue así como en el caso de las fosas comunes de Tetelcingo se desató la polémica que rebasó las fronteras estatales, desde luego ante la presunta inhumación de hasta 150 cuerpos que, según se especuló inicialmente, pudiera encerrar hechos indebidos y esconder ilícitos… a la manera de Guerrero.

3.- La síntesis de la comparecencia es que se trata de fosas comunes y no clandestinas, que sí hay precedente de cada uno de los cuerpos ahí inhumados, que hay disposición gubernamental respecto de dar transparencia a todo lo hecho por la FGE con relación a este asunto y la intervención de la Comisión de Derechos Humanos que preside Lucero Benítez y la de la UAEM a cargo del rector Alejandro Vera, institución que voluntariamente se ofreció para coadyuvar a la identificación genética de los cuerpos, pero con la que no hubo acuerdo, según reveló el Fiscal, porque pretendía un pago por sus servicios y exigía que públicamente se diera a las fosas el tratamiento de clandestinas, cuando la autoridad sostiene y acredita que son legales y se denominan comunes. Tómala. Luego de su exposición, el Fiscal respondió a preguntas de los legisladores, todo ello no solo ante los medios de comunicación presentes en el salón de Comisiones del Congreso, sino con transmisión vía internet promovida por dicho órgano colegiado, como lo hace con muchos de sus eventos, pero también por el Ejecutivo. La presencia de Pérez Durón tuvo una amplia cobertura, quedando patente el interés del Congreso y el Ejecutivo por transparentar tan espinoso asunto.

4.- Al desglosar las conclusiones de la comparecencia, la presidenta de la Comisión de Seguridad Pública y Protección Civil, Hortencia Figueroa Peralta, destacó que con este evento el Congreso cumple una parte del compromiso asumido el 6 de noviembre pasado al nombrar a Pérez Durón como titular de la Fiscalía General del Estado, en el sentido de que no se desentendería de las actividades del funcionario y de la dependencia, insertado todo ello dentro de compromisos compartidos entre el Ejecutivo y el Legislativo. Por eso habló de mejorar el presupuesto de la FGE (de cara a la aprobación del Paquete Económico 2016 que podría darse en las próximas horas), particularmente para optimizar lo referente a los servicios periciales y conformar un espacio donde puedan estar las víctimas. Se refirió también a la necesidad de poner en marcha el Consejo para atender, prevenir y erradicar la desaparición forzada de personas. Subrayó la importancia de poner en claro la situación legal de las fosas, en cuanto a que se trata de fosas comunes dentro de un panteón operado dentro del marco jurídico, y no de fosas clandestinas, cuya mención causó inquietud ante casos de enterramientos a todas luces ilegales que se han descubierto en otras entidades, como el vecino estado de Guerrero. Para concluir con este tema recordaré que durante el sexenio de Marco Adame y siendo Pedro Luis Benítez procurador general de Justicia, hubo tal concentración de cadáveres en el Servicio Médico Forense del Sector Central, que los gusanos se paseaban por el área donde en ese entonces se expedían las cartas de antecedentes no penales. Al trascender aquello a través de medios informativos, las autoridades dispusieron de inmediato de los cuerpos, hasta que quedó liberado el Semefo. ¿En qué fosa común fueron a parar los cadáveres? Sepa Dios. Sobre aquello nadie dijo nada y actualmente nadie lo recuerda.

5.- Cambiemos de frecuencia. Durante mucho tiempo se ha dicho que los dueños del Partido Social Demócrata (PSD) son los hermanos Roberto y Julio Yáñez Moreno, lo cual es inexacto, pues el auténtico propietario es Eduardo Bordonave Zamora, hoy presidente del Comité Ejecutivo Estatal de ese instituto político y primer regidor para el Ayuntamiento de Cuernavaca 2016-2018. Lenta pero progresivamente, desde 2009, cuando le arrebató el control del PSD a Jesús Escamilla (hoy diputado local por el Partido Humanista), hasta ahora, Bordonave ha mantenido el control absoluto del partido, desde luego en coordinación con los Yáñez Moreno, pero disponiendo a discreción de los alrededor de ocho millones de pesos que anualmente le ha entregado la autoridad estatal electoral, cifra que sube considerablemente cuando hay comicios. El PSD ha sido una franquicia parecida a Movimiento Ciudadano manejada desde hace años por una familias. Aquí el más beneficiado ha sido Bordonave y le explico por qué.

6.- A continuación le proporcionaré, gentil lector, un listado de los parientes y amigos cercanos de Bordonave incrustados en el PSD como delegados asambleístas. Primero daré el nombre y luego el parentesco, comenzando con Antonio Zamora Uribe, tío; Diego Kennes Macías, amigo de toda la vida, quien le ha apoyado para la consecución de facturas (¿apócrifas?); Erick Sánchez Zamora, primo; Israel Yudico Herrera, su asesor jurídico, ex cuñado y su suplente en la primera regiduría. Este último consiguió que el registro de Cuauhtémoc Blanco pasara sin problemas ante el Impepac, donde tuvo el apoyo de la consejera electoral Citlalli Gómez Terán. Sigo con Elizabeth Gutiérrez Aguilar, ex cuñada; Paola Isabel Zamora Esquivel, prima; Samanta Bordonave Zamora, hermana; y Sara Sofía Zamora Hernández, prima. Todo ha quedado entre familia. Conclusión: el verdadero propietario del PSD es Bordonave, quien además es la parte intelectual del proyecto que impulsó al “Cuau” hacia su complicada aventura en nuestra capital.

 

Guillermo Cinta

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.