Sociedad
Lectura 3 - 5 minutos

Las víboras y el muerto de Las Carpas


4600 Views
  • Like
  • Comentar

Tlaquiltenango. Muchas víboras comenzaron a bajar desde el cerro. Atravesaron las calles y los corrales de las casas. Eran de diferentes tamaños y también de colores diferentes. Había varias en la carretera. Esto es lo que relata Sofía, vecina de la comunidad de Las Carpas, quien tiene una vivienda a la orilla de la carretera y en las faldas del cerro.

“Y aquí, en el patio, también vi que pasaron algunas. Un vecino que se llama José y vive hacia debajo de la carretera también vino corriendo, muy asustado. Me contó que un montón de culebras había atravesado la calle y su patio y él tuvo que meterse a su casa porque eran muchas y se dirigían al monte; habían bajado del cerro: ‘allá, algunos perros andaban matando a las víboras’, me dijo”.

Todo esto sucedió el día 20 de septiembre por la mañana, horas después del sismo del día anterior que afectó gran parte de Jojutla.

De acuerdo con Sofía y con varias vecinas de esta comunidad, las serpientes (y otros animales como alacranes) comenzaron a bajar a partir de los movimientos y ruidos que se sienten y se escuchan en el cerro de Las Carpas.

Los vecinos de este lugar dicen que son “tronidos”, ruidos raros como de “piedras acomodándose debajo de la tierra o hirviendo”, y atribuyen que como consecuencia de ellos bajaron las serpientes y alimañas.

 

Las serpientes gigantescas

Sofía mencionó que inmediatamente después de que sucedió la bajada de las serpientes hablaron a las autoridades municipales, pero nadie atendió la petición de auxilio, sino hasta más de un mes después que se subió un video a las redes sociales en donde se muestra a una serpiente de más o menos seis metros, y a varias personas, entre ellas Antonio Salgado Martínez, ayudante municipal de la colonia Las Carpas.

La serpiente (Boa constrictor) del video fue encontrada en el terreno de Angélica Díaz Aguilar, una mujer que vive en el cerro, y quien entrevistada por el reportero Iram Zambrano Hernández, dio testimonio de que después del sismo del 19 de septiembre ha habido “tronidos” debajo de la tierra en el cerro.

También dijo que habían aparecido más víboras de ese tamaño; a dos las mataron y la otra se escapó dentro de un agujero.

Angélica Díaz Aguilar dio a conocer que un elemento de Protección Civil le había dicho que ese tipo de serpientes se pueden llegar a comer a un niño.

También nos regañaron porque nos dijeron que esos animales no son malignos, pero nosotros no los conocemos, precisamente pedimos ayuda a las autoridades municipales para que nos dijeran qué debemos hacer, pero nunca nos auxiliaron ni nos informaron, expuso Sofía.

 

El muerto de la piedra

Fermina Romero, una anciana que tiene familiares en esa comunidad y que vive en Cuernavaca pero que va de paseo cada fin de semana relató:

“Además del temblor, los tronidos y las culebras, está el muerto ese que ofrece dinero. Ahora se ha aparecido mucho. Desde las diez hasta después de las doce de la noche se aparece ahí, donde está la piedra del crucero. Le dice a uno ‘ven, ven aquí hay dinero, mira’, y se lo va llevando a uno. Ya se le ha aparecido varios, pero ninguno ha querido ir con él a ver lo del dinero. Esto pasó después del sismo. Me lo cuentan mis amigas de aquí, yo no soy de aquí, pero me lo cuentan. A mí si se me apareciera no le diría que sí, no quiero así ese dinero, quién sabe qué quiere ese muerto; dicen que cuando la gente deja pendientes no se va, sigue acá y hacen cosas como esa que está haciendo ese muerto de la piedra”.

 

Se fue la tranquilidad

Sofía dijo que aun cuando especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México fueron a tomar muestras al cerro y dijeron al ayudante municipal Antonio Salgado que no se trata de un volcán (investigadores del Instituto de Geofísica de la UNAM lo descartaron), sino de reacomodos que ocurren después del sismo, y el ayudante lo comunicó a la población en una asamblea, la gente sigue creyendo que es otra cosa y continúa muy asustada.

“En esta comunidad no pasaba nada, era todo muy tranquilo, en más de treinta años que llevamos viviendo aquí, nunca había pasado nada, y ahora vivimos asustados con los tronidos, los temblores, los animales y ese muerto de la piedra que dicen que le ha dado por salir”, concluyó.

 

Visto 4600 veces
Inicia sesión y comenta

Máximo Cerdio

709 Posts 3,202,098 Views
Enviar mensaje Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ant. La Profeco reporta incidentes menores durante el Buen Fin
Sig. Del 90%, la ocupación hotelera por el fin de semana largo

Hay 3643 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.