Sociedad

Regresa la quema de judas a Tlatenchi


Lectura 4 - 8 minutos
Regresa la quema de judas a Tlatenchi
Regresa la quema de judas a Tlatenchi
Sociedad
Lectura 4 - 8 minutos

Regresa la quema de judas a Tlatenchi


Regresa la quema de judas a Tlatenchi
Fotógraf@/ MÁXIMO CERDIO
  • Like
  • Comentar

Jojutla. Como lo programó el diablero, después de las siete de la tarde del día 16 de abril comenzó la ceremonia de la quema de judas en la comunidad de Tlatenchi.

El cartonero, sus hijos, sus nietos y los amiguitos de estos lo cargaron en hombros desde el taller hasta el corral de toros.

El diablo medía más de cuatro metros, era rojo, cachudo, carracón, barbudo, ojo azul, tatuado con hiedras y flores blancas de cacaloxóchitl (flor de cuervo) y con un mascarón como los que hay en la catedral de la ciudad de Cuernavaca en el pecho y la barriga. El diablero le puso un nombre en náhuatl: Tlahuanki, borracho en español.

Por las calles donde el chamuco pasaba cargado sorprendía a la gente que tomaba el fresco en la puerta de sus casas o transitaba caminando o en vehículo.

Dos años pasaron sin que pudieran dar continuidad a esta tradición, porque las disposiciones de la pandemia prohibían las concentraciones masivas de personas.

Alfonso Morales Vázquez, artesano cartonero, al lado de Tlahuanki explicó a los escasos asistentes las razones del ritual:

“En la época de la Colonia la Iglesia usaba a los judas para evangelizar a los indígenas. Se representaba en Judas Iscariote la maldad, la traición, lo malo, y la quema era el triunfo del bien sobre el mal, por eso la figura era un diablo”.

Enseguida le prendió fuego al chamuco por la boca y por las manos, y éste ardió en el corral de toros como si estuviera en el mismísimo Infierno, con muchas ganas, después de dos años de abstinencia.

Había varios niños que fueron llevados por sus padres. Desde varios ángulos veían, con la mano apretada a la de su mamá o papá, cómo consumía el fuego al gigante de papel.

Eran dos chamucos, sólo quedó uno

El domingo 10 de abril el maestro cartonero Alfonso Morales Vázquez dio a conocer que por la pandemia no se había podido realizar la quema de Judas, estaban prohibidas por Protección Civil las concentraciones, para evitar contagios por coronavirus; pero que este año quemarán dos monigotes en el corral de toros de Tlatenchi.

Sobre el patio de tierra del taller Almorales había dos torsos gigantes: uno de una calavera y otro de un chinelo.

También había carretes de hilo negro y carrizos completos y en tiras, como tripas, que el artesano había ido a expropiar a las orillas del río Apatlaco.

Dos días antes de la quema del diablo, el maestro dijo que sólo haría uno de ellos, y escogió el del chinelo.

Puro papel de estraza, carrizo e hilo negro, engrudo y pintura. Vamos a meter la lumbre por la boca, para que comience a arder desde arriba. Va a soltar una bola de fuego cuando le prendamos, vaticinó Alfonso Morales.

La tradición

"En Xoxocotla no se han dejado de producir estos judas, que son pequeños y tienen cohetes con los que los explotan, ellos tienen dinero, nosotros no. En Tlatenchi la tradición es otra, aunque la finalidad es la misma", dijo.

En la tradición cristiana se recuerda en el Jueves Santo la Última Cena de Jesús con sus apóstoles; durante el Viernes Santo hay representaciones del Vía Crucis (o camino a la cruz) desde que Jesucristo es condenado a muerte hasta el momento en que es crucificado y depositado en el sepulcro. Durante el Sábado de Gloria, día entre la muerte y la resurrección de Cristo, se procura solemnidad y respeto.

El maestro cartonero recordó que en Morelos, en tiempos antiguos, los comerciantes llenaban con mercancía al judas y el pueblo despedazaba a los muñecos y se quedaba con la mercancía.

En algunas partes de México la quema de judas ha sido prohibida porque con ello se ha ridiculizado a personajes o a políticos.

 El diablo, imagen y semejanzas

Para el maestro Alfonso Morales la imagen del Diablo es la del chamuco, un diablo panzón, caricaturesco, “burlista”:

“Mis diablos no son precisamente malos, tienen una sonrisa de burla, son sarcásticos, panzones y sin cola”, afirmó.

Esa imagen tan temida del diablo con cuernos, garras, dientes filosos y demás características que simbolizan la máxima maldad es relativamente nueva para la existencia del mal.

La primera imagen gráfica de Satanás se encuentra en la Biblioteca Nacional de Suecia, en Estocolmo, y pertenece al Códice Gigas, de 624 páginas, 92 centímetros de alto, 50,5 de ancho, 22 de grosor y de 74,8 kilos, considerado como el manuscrito medieval más grande conocido hasta la fecha. Fue escrito entre 1204 y 1230 por un monje llamado Inclusus Hermanus Monachus (Herman el Recluso), recluido en su celda del monasterio de Podlažice (en Chrudim, en el centro de la actual República Checa).

Con el transcurso de los años esta imagen fue tomando formas diversas, dependiendo de la finalidad con la que se utilizaba.

Diablo proviene del griego διάβολος diábolos, "calumniador”.

 

La palabra se consigna en español por primera vez en el diccionario Nebrija en 1495: “Diablo en latín. Calumniator. Oris.”, y en el Diccionario de Covarrubias de 1611, en la página 630 se da un concepto:

“diablo, diabolus, calumniador, deceptor, que vale acusador, calumniador, engañador, soplón, y mal fin: porque siendo el que nos induce a pecar, el mismo es el que nos pone delante de la Justicia Divina, acusándonos y vendiéndonos: por manera que es atributo del Ángel malo, el cual comunicó con Judas como el mayor traidor de los hombres, y este nombre le da nuestro Redentor Jesucristo”.

 Los rastros del maligno

En el corral de toros de Tlatenchi el mal se fue quemando poco a poco en la mirada de algunos espectadores e iluminó una fe del tamaño de un grano de mostaza: los días venideros serían mejores, después de la chinga que le acomodó a todo el mundo el coronavirus, que a esa fecha sumaba en la entidad cinco mil 298 cráneos.

Una vez que se apagó la última llama, algunos se fueron a misa a la bendición del cirio Pascual en la iglesia Natividad de María; otros se quedaron en el corral platicando y los más se retiraron a sus casas. El Domingo de Resurrección concluiría la Semana Santa.

Las cenizas de lo que fue Satanás, quedaron, en la forma de un gigante, en el pasto quemado del potrero. Por la noche, el viento se llevaría los últimos rastros del maligno.

Epílogo

-Un grupo de amigos de un círculo de estudio de las Santas Escrituras hemos hecho algunos hallazgos y queremos compartirlos con usted. ¿Me permite?

Era la voz de un hombre grande, quizá adulto mayor. Me dio la impresión de que había ensayado bien su discurso y sus palabras.

-No tengo tiempo, señor. Otro día –colgué.

Dos días después:

-¿Ha leído la Biblia? ¿Sabía usted que todo lo que está ocurriendo se encuentra en la Biblia?

-No. Gracias.

Siguiente día.

-¿Cuándo me va a regalar unos minutos de su tiempo? ¡Podría ser su salvación!

-Señor, no me esté molestando. ¡Lo voy a bloquear!

Siguiente día:

-Señor, creo que usted tiene temor de que la palabra de Dios lo convenza….

-Ok. Vamos a hacer un trato. ¡Escúcheme!

-Lo oigo, señor.

-Le voy a dar el teléfono y nombre de una mujer que me convenció de que dejara de creer en Dios como una deidad. Ella tiene mucha información y ha estudiado mucho este asunto, por ende, ha convencido a muchos con sus argumentos, porque son irrebatibles y muy lógicos, creo que usted ganaría mucho más si convence a esta mujer. Tome nota y apunte, le va a responder algo enojada y va a preguntar quién le dio el número de celular, si se pone muy pesada y lo amenaza con denunciarlo dígale que se lo dio Mefisto, vocero de la extinta LUZYFUERza del centro (haciendo énfasis en las primeras ocho palabras).

El hombre colgó y yo bloqueé el número desde donde me llamaba.

 

Inicia sesión y comenta

Máximo Cerdio

755 Posts 3,980,480 Views
Enviar mensaje Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Ant. El Museo Morelense de Arte Contemporáneo y su comunidad
Sig. Vázquez Luna, firme en Policía de Cuernavaca: Urióstegui

Hay 4000 invitados y ningún miembro en línea

Publish modules to the "offcanvas" position.