Publicado en Estrategias Viernes, 27 Mayo 2011 09:26

Caso Juan Bosco: dos reflexiones

Escrito por

El caso Jetrho Ramses Sánchez puede cimbrar a las instituciones

Las divas del Congreso.

La detención del director de la Policía Preventiva Municipal, Juan Bosco Castañeda, nos lleva a dos conclusiones igualmente graves, dependiendo del resultado final de las investigaciones y la resolución jurídica que arroje:

1.- Suponiendo que es declarado culpable. Esto significaría que la nómina del narcotráfico en la que presuntamente estuvieron cobrando Luis Ángel Cabeza de Vaca, Francisco Sánchez, González y Salvador Pintado, entre muchos otros, sigue intacta, y que sólo cambiaron los nombres de los destinatarios.

Dicha hipótesis habrá de ser corroborada por el recién detenido Jesús Hernández Radilla alias “El Negro”, identificado como uno de los líderes del Cartel del Pacífico Sur al que se le imputa el homicidio de siete personas, entre ellas el de Juan Francisco Sicilia.

Y aquí no es cuestión de partidos (para aquellos que de inmediato le encontraron tintes político-partidistas a la detención de Bosco). El caso Francisco Sicilia deja en evidencia a las policías de Cuernavaca (PRI),  de Jiutepec (PRD), de Temixco (PRI), y del Estado (PAN) tanto Preventiva como Ministerial.

Exhibe también como un fracaso todos los mecanismos de control y confianza adoptados por el gobierno estatal en los últimos años (tomando en cuenta que es el Estado el que se encarga de ello, aún para las corporaciones municipales).  Tanto Francisco Sánchez González como Juan Bosco Castañeda, aprobaron todos y cada uno de los exámenes que les aplicaron para poder asumir el cargo. Ambos observaban un modo de vivir modesto, exageradamente discreto.

2.- Suponiendo que salga libre tras demostrar su inocencia. Es igualmente grave, porque significaría que todos estamos en riesgo de que un delincuente nos mencione como parte de su banda y de inmediato el Ejército vaya por nosotros y nos metan 40 días al centro de arraigos de la PGR pisoteando la Constitución General de la República.

Como ya ha trascendido, la detención de Juan Bosco se da como consecuencia de la detención de “El Gordo Varilla”, quien le declara a la prensa  (ojo, no un agente del MP, no a un Juez) que le pagaban 15 mil pesos mensuales al comandante Bosco para que les avisara de los operativos.

De ahí de la conferencia de prensa donde fue presentado por los militares, un convoy castrense se fue directo a la Secretaría de Protección y Auxilio Ciudadano de Cuernavaca. “Vamos por Bosco”, dijo un coronel al reducido grupo de reporteros que ya se ha convertido en su “pull de prensa” para difundir sus detenciones.

A Mauricio Vega Chavaje le tocó la ingrata situación de entregar a su subalterno, pero no tenía otra opción. En las propias cámaras de seguridad de la dependencia se observa cómo salen los soldados de la oficina de Chavaje  llevando detenido a Bosco.

Y serán esas mismas imágenes (transmitidas ya por la televisión local) las que servirán al abogado Enrique Paredes Sotelo para echar por tierra la argucia legal utilizada por la Procuraduría General de la República en Morelos para mantener privado de su libertad al jefe policiaco en lo que tramitaban una orden de arraigo: que Bosco tenía un arma de uso exclusivo del Ejército en su oficina y que por eso fue detenido.

Desde mi punto de vista particular veo endebles las acusaciones en contra de Bosco por parte de “El gordo Varilla”. Pero si “El Negro” Radilla da detalles de la forma en que tenían comprado al jefe de la Policía Preventiva de Cuernavaca, entonces podría ocurrir lo mismo que con Cabeza de Vaca, quien logró echar abajo los señalamientos de los ex policías Gaspar y Royaceli, no así de Sergio Villarreal “El Grande”, quien aportó los datos que hoy lo mantienen preso en Nayarit.

EL CASO JETRHO RAMSES

Cuando el caso Juan Francisco Sicilia parece que está apagándose tras la detención de los autores intelectuales y materiales, surge otro igual de delicado por las implicaciones que puede tener y las instituciones a las que involucra.

Como ya es del dominio público, un joven de 26 años de edad de nombre, Jethro Ramses Sánchez Santana, se encuentra desaparecido y se teme por su vida, luego de que este junto con su amigo, Horacio Hernández, fueran detenidos  la madrugada del lunes dos de mayo  en la Feria de Cuernavaca, tras de que los amigos bajo los influjos del alcohol se dijeron miembros de “La Familia Michoacana”, para no pagar una cuenta.

Así lo denunció su padre, Héctor Sánchez López, tras iniciar la carpeta de investigación por desaparición de persona, SC01/3782/2011, misma que fue atraída ya por el Ministerio Público Federal.

Casualidad o no, es el director de la Policía Preventiva Municipal, Juan Bosco Castañeda, quien firma un reporte en el que afirma que los dos jóvenes quedaron en poder de miembros del Ejército esa madrugada, y es el Ejército quien días después va por él a detenerlo bajo el argumento de que un delincuente lo delató como parte de la organización.

La posición oficial de la SPyAC ha sido cuidadosa, exonerando a sus elementos de toda responsabilidad pero sin señalar a nadie.

No obstante, los policías federales que recibieron a los jóvenes de manos de la Policía Municipal y los entregaron a los militares, dieron datos suficientes para identificar a quienes se llevaron a Jethro, según consta en el expediente. Ahora sólo hay que esperar a que las investigaciones caminen, si es que hay voluntad presidencial para que caminen.

De llegar a sus últimas consecuencias este asunto, las instituciones se van a cimbrar.

 

¿Y AHORA QUÉ VA A PASAR CON SICILIA?

La detención de Jesús Hernández Radilla “El Negro” y sus principales cómplices, deja sin justificación la permanencia del movimiento iniciado por el poeta Javier Sicilia, al menos en lo que se refiere a la razón de su nacimiento que fue el homicidio de su hijo.

Todos estamos de acuerdo en que con nada se va a devolver la vida a Francisco Javier, pero lo más que puede hacer la autoridad en estos casos es detener a los responsables y aplicarles la sanción que contempla la Ley.

En este asunto se tiene esclarecido el móvil del homicidio, que es una riña previa entre los amigos de Juan Francisco y los miembros del CPS. El destino puso al hijo del poeta en el momento y el lugar menos indicado, pagando por algo que él no cometió. Están detenidos tanto los autores intelectuales como los materiales y –salvo la pifia de aquel sujeto apodado “El Chemis”, “sembrado” por la misma mafia para entorpecer las investigaciones- las versiones de los protagonistas coinciden en tiempos y lugares.

Luego entonces ¿con qué argumentos los iniciadores del movimiento pueden pedir la salida de Genaro García Luna y/o del procurador morelense Pedro Luis Benítez Vélez?

En honor a la verdad, se debe reconocer que fue en la Procuraduría de Morelos donde comenzó el esclarecimiento del caso y por lo tanto el principio de la caída del “negro Radilla”, al ubicar un perito en dactiloscopia la huella de uno de los participantes en el coche donde fueron encontrados los cadáveres, misma que dio positivo en el banco de datos de quienes han estado en la cárcel.

Y como en las películas, el rastreo de llamadas telefónicas fue lo que llevó a los policías federales hasta Veracruz donde lo detuvieron.

¿Ahora cómo va a pedir Sicilia la cabeza de García Luna? La podrá pedir por proteger a “El Chapo” o por estarse enriqueciendo inexplicablemente, pero no porque no haya resuelto el homicidio de su hijo.

El movimiento de Javier Sicilia se puede comparar con un río en el que alguien puso un dique y se comenzó a almacenar el agua. Se juntó tanta que hoy esa agua tiene la suficiente fuerza para arrasar un campo de cultivo, inundar una ciudad, o bien, canalizarla hacia una máquina que convierta la energía fluvial en electricidad.

¿Qué va a pasar con el movimiento que ya hizo una marcha multitudinaria en Cuernavaca, otra en el Distrito Federal y ahora está todo preparado para recorrer todo el norte del país hasta llegar a Juárez?

Es obvio que cualquier partido político daría gustoso una candidatura al señor Sicilia o podría encabezar una cruzada nacional exigiendo el regreso de los militares a sus cuarteles, pero sería una cuestión totalmente política que nada tendría que ver con el homicidio de Juan Francisco Sicilia.

Sería lamentable que un movimiento iniciado por miles de ciudadanos en un legítimo reclamo de justicia, sea aprovechado por políticos oportunistas.

LAS DIPUTACIONES PLURINOMINALES DEBEN DESAPARECER

Las diputaciones de representación proporcional fueron creadas en la década de los setentas por el gobierno cuando el PRI era literalmente “el partido aplanadora” y el presidente en turno deseaba que se le recordara como un impulsor de la democracia.

Darle chance de participar en las decisiones a “los perdedores con más votos” resultó una excelente forma de simular la democracia, pues la fórmula establecida en la Ley permitió que, por más votos que tuvieran, los partidos “satélite” nunca podrían tener más diputados que el PRI.

A 40 años de distancia las circunstancias han cambiado radicalmente.  Esos partidos creados o alentados por el mismo gobierno ahora son verdaderos monstruos que se devoran el presupuesto.

Hoy la figura del diputado plurinominal no tiene ya razón de existir. Los partidos tienen la suficiente infraestructura para tener en los Congresos representantes avalados con el voto de la ciudadanía.

Si a eso le agregamos el desprestigio que ha venido teniendo la figura del diputado en general, llegamos a la conclusión de que la única justificación para que sigan existiendo, es garantizar espacios en la toma de decisiones (o en el reparto del botín, como le quiera llamar) a los dueños de partidos políticos y sus familiares.

Lo más deleznable del asunto es que, en varios  casos, aún teniendo diputados que llegaron al cargo mediante el voto directo del ciudadano, los coordinadores parlamentarios son plurinominales, y en el peor de los casos, presiden los órganos colegiados de representación.

Qué calidad puede tener un diputado que no llegó hasta ahí por la voluntad manifiesta de sus conciudadanos sino por negociaciones o canonjías con el partido que representa.

LAS  DIVAS DEL CONGRESO

A raíz de la publicación de varios casos de diputados que han sobresalido por escándalos y simulaciones, recibí varios correos electrónicos en los que me preguntan por los que me faltaron de mencionar, y en particular un mail que me habla sobre “las divas del Congreso”:

“Te faltó mencionar a esas señoras que hasta hace unos meses eran empleadas de gobierno, amas de casa o repartían volantes de su partido, pero que hoy se comportan como verdaderas divas, con choferes, ayudantes, secretarias, asesores, todos pagados con nuestros impuestos.

“Ahí está Tania Valentina, quien a cambio de llevar la bandera de los feminicidios y de gritar en la tribuna (porque como tú lo has mencionado en tus columnas, no tiene nada qué perder) se da vida de reina cuando ni siquiera una carrera profesional tiene. Cuando llega a los restaurantes pareciera que resucitó María Félix o que viene doña Margarita Zavala. Siempre trae un tipo con ella que hasta quiere probar la comida que va a comer la señora diputada.

“Otra que perdió el piso es Jessica Ortega de la Cruz, una muchachita que trabajaba en el Ayuntamiento de Jiutepec y que por circunstancias del destino hoy es diputada, que hace esperar a presidentes municipales y ciudadanos en general porque “se encuentra muy ocupada”, y que sólo se dedica a viajar aprovechando que está en la Comisión de Turismo. Pero ya sólo le quedan unos meses para regresar a su vida normal, a algún cargo en algún municipio donde su partido haga alianza porque por sí solo no gana ni una regiduría. Pasó sin pena ni gloria por el Congreso.

Ni qué decir de Hortencia Figueroa, que ella misma autonombra en las redes sociales como “Hortediva” y aparece vestida de mujer maravilla. Ya se siente presidenta municipal de Jojutla y presume de haber sido la única que no ha cobrado aguinaldo como diputada. Pero con el sueldo y el dinero que le dan para “gestión social”, qué más quiere”.

Hasta ahí lo “publicable” de este correo que todo parece indicar fue escrito por una mujer que conoce bien a las legisladoras.

EL FIESTÓMETRO

Tal como lo pronosticamos, la celebración del onomástico de Manuel Martínez Garrigos y Jorge Morales Barud el pasado fin de semana, sirvió para medir la capacidad de convocatoria de cada uno e irremediablemente los eventos tuvieron una connotación política electoral.

Los que estuvieron presentes dicen que el ágape preparado para el joven alcalde supero los 20 mil asistentes, mientras que el ex gobernador interino reunió a unos dos mil invitados en su rancho de Puente de Ixtla.

Pero los eventos deben ser analizados más allá de la proporción meramente cuantitativa. En Los Pilares de Jojutla hubo toda una estructura diseñada para invitar a la gente. Se manejaron volantes tanto impresos como en Facebook, se pusieron camiones a disposición y en el lugar había juegos infantiles y música popular. Fue más un mitin que una celebración de cumpleaños, tan es así que el tiempo que estuvo presente el festejado fue mínimo, sólo el necesario para pronunciar un discurso netamente político.

Y como ocurre en este tipo de eventos: la culpa de los errores se la echan entre unos y otros, nadie la acepta, pero si se trata de adjudicarse los aciertos, entonces  los méritos en la organización se los disputan entre Víctor Saucedo Perdomo, Erick Salgado, Víctor Tapia Ocampo e Ignacio Retiguín, entre otros.

En la celebración de Puente de Ixtla llegaron menos, pero por sus propios medios. El festejado estuvo todo el tiempo y departió con los invitados, entre ellos el gobernador Marco Adame Castillo y el cantautor del momento, Joan Sebastian. La organización del evento estuvo a cargo básicamente de quienes trabajaron con Morales Barud en aquella efímera gubernatura y su gente del rancho.

¿Para qué le alcanza ese poder de convocatoria y arraigo entre la gente a Morales Barud? Lo sabremos muy pronto.

 

CAMBIO DE CRITERIOS

Hasta hace algunos años se suponía que para ocupar un cargo público se requería lo que se llama “intachable reputación”, pero todo parece indicar que esos criterios han cambiado, al menos en la oficina que encabeza Oscar Sergio Hernández Benítez, secretario de Gobierno de la actual administración, donde tal parece que, por el contrario, entre más cuestionado esté significa que tiene mayor capacidad para el puesto.

Prueba de ello es el caso siguiente, para el cual reproduzco textualmente el documento recibido hace unos días y que dice:

“En atención a la solicitud identificada con el folio número 00132911, de fecha cinco de mayo del año en curso por el cual el C. Jesús Castillo García solicita se le informe “si el C. José Francisco Aguilar Contreras ha sido sujeto de algún proceso administrativo y en su caso la sanción que se le aplicó”: al respecto informo a Usted lo siguiente:

Revisada la base de datos que lleva la Dirección a mi cargo, le informo que el C. José Francisco Aguilar Contreras, cuenta con un procedimiento administrativo de responsabilidad, el cual se encuentra temporalmente restringido a la ciudadanía toda vez que el mismo está clasificado como información confidencial y reservada en virtud de que a la fecha no existe  resolución firme, ya que se interpuso un juicio nulidad y juicio de amparo, lo que impide a esta autoridad continuar con el procedimiento.

De lo anterior, la autoridad que represento se encuentra en términos del artículo 127 Ley de Información Pública, Estadística y Protección de Datos Personales del Estado de Morelos impedida para brindar alguna información del mismo por prohibición expresa de la Ley, en el entendido de que en caso de que esta autoridad brinde alguna información será sancionada por entregar información considerada como reservada o confidencial.

Por otra parte informo a Usted que el C. José Francisco Aguilar Contreras fue sujeto a un procedimiento administrativo de responsabilidad identificado con el número 28/2007 del cual se emitió resolución sancionadora, y por virtud del recurso de revisión interpuesto ante la Secretaría de la Contraloría, a través de la resolución de fecha 30 de junio de 2008 en el expediente de revisión 03/2008 se confirmó la sanción de destitución del cargo que venía desempeñando (director de la Policía Industrial Bancaria y Auxiliar).

Lo que se hace de su conocimiento para los efectos a que haya lugar.

Sin otro particular reciba un cordial saludo.

Lic. Huitzel Román González

Directora General de Responsabilidades

y Sanciones Administrativas de la Secretaría de la Contraloría”.

Cualquier lector podrá constatar en la página oficial del gobierno estatal, que el mencionado José Francisco Aguilar Contreras, se desempeña como asesor en la Coordinación de Asesores que encabeza Jesús Martínez Dorantes, dependiente de la Secretaría de Gobierno de Oscar Sergio Hernández Benítez, con un salario de 19 mil 841 pesos mensuales.

DE TODO UN POCO

Aluden al “chueco”.-  El pasado miércoles, con motivo del Día del Contador, la Universidad Interamericana que encabeza como rector el C.P.C. Alberto Pérez Apáez, organizó un ciclo de conferencias a la que asistió  como ponente el también contador público Alfredo Salgado Salgado, en su calidad de presidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, sección Morelos.

Durante su ponencia, Salgado Salgado arremetió contra aquellos funcionarios que, sin reunir el perfil, desempeñan cargos de primer nivel en la administración pública. Se congratuló con la llegada de Alfredo Jaime de la Torre a la Contraloría el Estado (donde antes estaba la abogada Patricia Mariscal) a quien se refirió como una persona con “capacidad y experiencia para el cargo”.

Por el contrario, lamentó que en la Auditoría Superior Gubernamental, instancia encargada de supervisar los manejos del erario público en Ayuntamientos, poder judicial y organismos públicos descentralizados, el titular sea un licenciado en derecho y no un experto en materia de fiscalización como debiera ser. Creo que se refiere a Luis Manuel González Velázquez, mejor conocido como “El chueco”.

Excelente organización.- De primer nivel estuvo el evento de bienvenida a la Convención Nacional de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación que se llevó a cabo la noche del miércoles en el “Rancho Cuernavaca”.  Teniendo como anfitrión al presidente de Canacintra-Morelos, Francisco Sotelo, los representantes de todo el país fueron recibidos con un coctel al que también acudió el secretario de Desarrollo Económico, Rafael Tamayo y la subsecretaria de Turismo, Margarita González Sarabia.

Raro, pero casi no hubo políticos. Sólo notamos la presencia de Jorge Meade Ocaranza, quien ya anda de lleno en su campaña por la candidatura a la gubernatura del Estado.

Colegio Jurista.- Este día a partir de las nueve de la mañana se desarrolla en el auditorio del Palacio de Cortés el ciclo de conferencias “Jornada Jurista 2011” en el que se tiene contemplada la participación del director general del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, Miguel Ángel Álvarez Martínez para hablar sobre delitos informáticos; los peritos Blanca Andrea Vega Vargas, Juan Luis Valencia Rodríguez y Antonieta Castañeda presentarán una ponencia sobre el papel del perito en el nuevo sistema de Justicia Penal. También estará Gabriel Regino García, ex subsecretario de Seguridad Pública del DF y el fiscal Manuel Granados Quiroz, entre otros.

HASTA EL PROXIMO VIERNES

Publicado en Estrategias

Lo último de Jesús Castillo

logo
© 2018 La Unión de Morelos. Todos Los Derechos Reservados.